La mal­di­ción de Seattle

IM­PAC­TO MUN­DIAL PRO­DU­JO EL SUI­CI­DIO DE UNO DE LOS ÚL­TI­MOS ICO­NOS DEL ROCK. LA CIU­DAD CU­NA DEL GRUNGE LLO­RA A CORNELL, QUIEN NUN­CA PU­DO SU­PE­RAR SU DE­PRE­SIÓN Y SE UNIÓ A LA TRIS­TE LIS­TA QUE IN­CLU­YE A KURT COBAIN, LAY­NE STALEY O SHANNON HOON.

Caras (Chile) - - ECOS - Por Fran­co Fa­so­la

A los 52 años, Ch­ris Cornell pa­re­cía ser un

hom­bre que ve­nía de vuel­ta. Pa­dre de fa­mi­lia de­vo­to, sus dos hi­jos Ch­ris­top­her y To­ni jun­to a su mujer Vivky Ka­ra­yian­nis, y su hi­ja ma­yor, Li­lian Jean, de su an­te­rior ma­tri­mo­nio, eran el nú­cleo del vo­ca­lis­ta de Sound­gar­den, Au­dios­la­ve y otros pro­yec­tos, in­clu­so al­gu­nos ex­tra­mu­si­ca­les, co­mo fun­dar un res­to­rán en Pa­rís lla­ma­do Black Ca­la­va­dos.

Su­pe­ra­das las adic­cio­nes que se lle­va­ron a va­rios de sus ca­ma­ra­das ha­ce ya va­rios años, Cornell es­ta­ba com­ple­ta­men­te ac­ti­vo, de­jan­do una can­ción pa­ra la pe­lí­cu­la The Pro­mi­se, so­bre el ge­no­ci­dio del pue­blo ar­me­nio y ha­bía vi­si­ta­do ha­ce po­co un cam­po de re­fu­gia­dos en Gre­cia.

Pe­ro mien­tras mu­chos veían con ale­gría el re­torno de una de las ban­das de rock más im­por­tan­tes de los úl­ti­mos 30 años y con ello a una de las vo­ces más res­pe­ta­das de la his­to­ria, Cornell te­nía otros pla­nes. Lue­go de su­bir a es­ce­na con Sound­gar­den por úl­ti­ma vez en el Tea­tro Fox de De­troit, to­mó una do­sis ma­yor de Ati­van (lo­ra­ze­pan), un an­sio­lí­ti­co que usa­ba co­mo me­di­ca­men­to se­gún de­cla­ró su mujer, que to­da­vía no en­tien­de có­mo el can­tan­te se ahor­có tras el show, que ho­ras an­tes ter­mi­nó con se­ña­les que aho­ra se leen cla­ras en las le­tras de uno de sus pri­me­ros éxi­tos, Sla­ves and bull­do­zers del dis­co Bad­mo­tor­fin­ger, uno de lo que dio el pun­ta­pié ini­cial a una ge­ne­ra­ción de mú­si­cos co­mo Nir­va­na o Pearl Jam. Co­mo si fue­ra un fi­nal com­ple­ta­men­te pen­sa­do, la pre­sen­ta­ción que ce­rra­ba el ini­cio de una gi­ra mun­dial de Sound­gar­den se fun­día con un co­ro de In my ti­me of dying, un clá­si­co de la mú­si­ca gós­pel que in­mor­ta­li­zó Led Zep­pe­lin, con la que Ch­ris Cornell (52) lan­za­ba en vi­vo la úl­ti­ma pa­la­da a su tum­ba: “Cuan­do yo me mue­ra/ no quie­ro que na­die es­té tris­te/ To­do lo que quie­ro que ha­gas/ es lle­var mi cuer­po a ca­sa”.

Mien­tras su mujer e hi­jos se que­da­ban con la idea de unas va­ca­cio­nes pa­ra el Me­mo­rial Day que es­ta­ban pre­pa­ran­do, la mal­di­ción de Seattle vol­vió a caer so­bre uno de sus hi­jos ilus­tres.

Tres shows a ta­ble­ro vuel­to en el Mu­ni­ci­pal tu­vie­ron en Chi­le a Cornell por úl­ti­ma vez en no­viem­bre pa­sa­do. Apar­te del re­gre­so de Sound­gar­den, el mú­si­co es­ta­ba de­di­ca­do a la fi­lan­tro­pía. Su fu­ne­ral se­rá el 26 de ma­yo en Ca­li­for­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.