13 REA­SONS WHY Bu­lling & sui­ci­dio

Caras (Chile) - - TELEVISIÓN - → Por Os­car Con­tar­do

Ha­ce un año Net­flix com­pró el do­cu­men­tal Au­drey&Daisy, una pro­duc­ción que si­gue la his­to­ria de dos ado­les­cen­tes aco­sa­das y abu­sa­das por sus com­pa­ñe­ros de co­le­gio en Es­ta­dos Uni­dos. Am­bas chi­cas —de ciu­da­des y fa­mi­lias di­fe­ren­tes— se plan­tean el sui­ci­dio co­mo sa­li­da an­te el en­cie­rro. Era el re­gis­tro de si­tua­cio­nes reales, sin em­bar­go su im­pac­to no al­can­zó el in­te­rés que lo­gró un año más tar­de la se­rie 13 rea­sons why, la adap­ta­ción de una no­ve­la que to­ca los mis­mos te­mas —aco­so, abu­so y sui­ci­dio— des­de la fic­ción, cap­tu­ran­do la aten­ción de la au­dien­cia más jo­ven en los paí­ses en los que Net­flix la ha in­clui­do en su pa­rri­lla. El fer­vor ado­les­cen­te por es­ta se­rie ha es­ta­do acom­pa­ña­do por la alar­ma en­tre los adul­tos: la pues­ta en es­ce­na del sui­ci­dio co­mo una po­si­bi­li­dad pa­ra es­ca­par de los pro­ble­mas de la vi­da es con­si­de­ra­da pe­li­gro­sa.

La se­rie arran­ca des­pués de que Han­nah Ba­ker ha muer­to. Una chi­ca lin­da y des­pier­ta de­ci­dió ma­tar­se y la es­cue­la de una ciu­dad pe­que­ña in­ten­ta so­bre­po­ner­se al he­cho. Sin em­bar­go Han­nah de­jó un le­ga­do: sie­te ca­se­tes con su voz re­cor­dan­do los even­tos que la em­pu­ja­ron a la muer­te y que de­ben ser es­cu­cha­dos por sus com­pa­ñe­ros más cer­ca­nos. La na­rra­ción es una ma­de­ja que se va des­en­re­dan­do len­ta­men­te pri­me­ro. Se tra­ta de jo­ven­ci­tos en una edad en la que cual­quier co­sa — una pa­la­bra, una mi­ra­da, una si­tua­ción equí­vo­ca— co­bra una im­por­tan­cia des­me­su­ra­da. Sin em­bar­go, con el co­rrer de los ca­pí­tu­los el re­la­to se tor­na os­cu­ro, en la me­di­da que la apa­ren­te inocen­cia y su­per­fi­cia­li­dad de las re­la­cio­nes va ten­sán­do­se. Aque­llo que po­dría­mos ha­ber juz­ga­do a la li­ge­ra, co­bra un tono vio­len­to y as­fi­xian­te. La po­lé­mi­ca desata­da por 13 rea­sons why re­fle­ja el mo­do en que cier­tos te­mas re­la­cio­na­dos con la vi­da ado­les­cen­te son tra­ta­dos por los adul­tos y las ins­ti­tu­cio­nes a car­go de su edu­ca­ción: en lu­gar de con­cen­trar­se en la amar­ga des­crip­ción del aco­so y abu­so al que son so­me­ti­dos mu­chos es­co­la­res día a día en sus co­le­gios, el re­vue­lo sur­gió an­te la po­si­bi­li­dad de que al­guien qui­sie­ra imi­tar a Han­nah y aca­bar con su vi­da. To­dos —pro­fe­so­res, apo­de­ra­dos, si­có­lo­gos— fi­nal­men­te aca­ba­ron de­ba­tien­do en torno al sui­ci­dio, ol­vi­dan­do que la ver­da­de­ra dis­cu­sión de­be­ría de­te­ner­se en las si­tua­cio­nes que em­pu­jan a al­guien jo­ven a sui­ci­dar­se. La sui­ci­da —en es­te ca­so y en es­te de­ba­te— es vis­ta y tra­ta­da co­mo un mal ejem­plo, en lu­gar de en­fren­tar que se tra­ta de una víc­ti­ma; una chi­ca abu­sa­da por un vic­ti­ma­rio cu­yo su­fri­mien­to fue ig­no­ra­do por la co­mu­ni­dad a la que per­te­ne­cía. 13 rea­sons why no es la idea­li­za­ción del sui­ci­dio, sino una his­to­ria de fan­ta­sía que des­cri­be la ex­pe­rien­cia dia­ria de mu­chos ado­les­cen­tes que a di­fe­ren­cia de Han­nah, nun­ca pu­die­ron de­jar un re­gis­tro de su pro­pio cal­va­rio.

EN NET­FLIX. Con el co­rrer de los ca­pí­tu­los el re­la­to se tor­na os­cu­ro, en la me­di­da que la apa­ren­te inocen­cia y su­per­fi­cia­li­dad de las re­la­cio­nes va ten­sán­do­se. Aque­llo que po­dría­mos ha­ber juz­ga­do a la li­ge­ra, co­bra un tono vio­len­to y as­fi­xian­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.