Bruno mars PO­DER FUNK

Ya se anun­cia el éxi­to que se­rá en no­viem­bre el Es­ta­dio Na­cio­nal con el show de Bruno Mars den­tro: un hom­bre que sa­be ci­tar bien no só­lo a Mi­chael Jack­son sino al Sa­lón de la Fa­ma del Funk en su con­jun­to pa­ra ex­plo­tar una exi­to­sa fór­mu­la pop.

Caras (Chile) - - MÚSICA - → Por David Pon­ce

El con­cier­to es en sie­te me­ses, pe­ro la fie­bre par­tió ya. Bruno Mars pin­ta pa­ra el acon­te­ci­mien­to pop in­ter­na­cio­nal del año con las ven­tas ins­tan­tá­neas de lo­ca­li­da­des de su show del 28 de no­viem­bre en el Es­ta­dio Na­cio­nal. Y es prue­ba de éxi­to an­ti­ci­pa­da pa­ra la nue­va fór­mu­la de pop re­ci­cla­do que ex­plo­ta hoy el can­tan­te ha­waiano de­ve­ni­do es­tre­lla mun­dial.

Cuan­do ha­ce ya cin­co años em­pe­zó a cir­cu­lar en ra­dios un sin­gle de Bruno Mars lla­ma­do “Loc­ked out of hea­ven” el so­ni­do po­día re­mi­tir en pri­me­ra ins­tan­cia a los Po­li­ce que gra­ba­ron “Can’t stand lo­sing you”, y no por na­da en otras can­cio­nes en ese dis­co (“Unort­ho­dox ju­ke­box”, de 2012), el can­tan­te se apli­ca­ba al soul o al reg­gae, tal co­mo ya en el ál­bum pre­vio (“Doo-wops & hoo­li­gans”, de 2010). Pe­ro en el mis­mo 2012 Mars de­ja­ba es­cu­char unas mu­le­ti­llas vo­ca­les de Mi­chael Jack­son en “Moons­hi­ne”, y el éxi­to “Trea­su­re” ter­mi­na­ba por con­sa­grar­lo.

Y si en 2012 la uti­le­ría dis­po­ni­ble era una bo­la de dis­co­te­ca, cua­tro años des­pués la es­ce­no­gra­fía es­ta­ba pa­ra íte­mes más lu­jo­sos, en­tre mu­cho vo­co­der, elec­tró­ni­ca, des­ca­po­ta­bles, avión pri­va­do y to­do el blin blin ne­ce­sa­rio en el clip de “24K Ma­gic”, can­ción del dis­co de igual tí­tu­lo con que el can­tan­te ter­mi­nó de con­sa­grar­se en 2016. Apar­te de la lu­ju­ria ar­mó­ni­ca que re­bal­sa en “24K ma­gic” (la can­ción), “24K ma­gic” (el dis­co) es ca­si una cla­se de la His­to­ria del Funk por es­ta­cio­nes, o un pa­seo por el Sa­lón de la Fa­ma del Funk, con Bruno Mars co­mo guía en­tre pa­ra­das de­di­ca­das a Ja­mes Brown o Ste­vie Won­der . Dos años an­tes el pro­duc­tor in­glés Mark Ron­son ha­bía in­vi­ta­do al ha­waiano a can­tar “Up­town funk” en su dis­co “Up­town spe­cial” (2013), y no im­por­ta que sea una can­ción de Ron­son, por­que ese hit pa­só di­rec­to a en­gro­sar la lis­ta de éxi­tos con que Bruno Mars va a ha­cer bai­lar al Es­ta­dio Na­cio­nal.

Im­pe­ca­ble en la pro­duc­ción y en­fo­ca­do en las in­fluen­cias: ésos son sus mé­ri­tos. En las es­tro­fas de “24K Ma­gics” jue­ga con lle­var de co­pi­lo­to al Rick Ja­mes que gra­bó el sen­sa­cio­nal éxi­to “Su­per­freak” en 1981. Y cuan­do en esas es­tro­fas en­to­na aque­llo de I’m a dan­ge­rous man with so­me mo­ney in my poc­ket, lo que sue­na es el mis­mo in­ter­va­lo de quin­ta que usa­ban los Is­ley Brot­hers cuan­do re­sol­vían Enough of the sin­gin’ / Let’s ma­ke lo­ve, an­tes de pa­sar a la zo­na más es­ti­mu­lan­te de su éxi­to “Bet­ween the sheets” (1983). Un in­ter­va­lo: dos no­tas mu­si­ca­les en el te­cla­do. Los her­ma­nos Is­ley in­vi­ta­ban a la ca­ma en 1983 ahí don­de Bruno se lle­na los bol­si­llos de di­ne­ro hoy, pe­ro, más sim­ple que eso, se tra­ta de mú­si­ca, y Bruno Mars sa­be li­te­ral­men­te qué te­clas to­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.