LAS CONFESIONES DE MU­RA­KA­MI

De qué ha­blo cuan­do ha­blo de es­cri­bir reúne on­ce en­sa­yos de au­to­rre­fle­xión so­bre el ofi­cio de es­cri­tor del ja­po­nés Ha­ru­ki Mu­ra­ka­mi. Ideas de un can­di­da­to per­ma­nen­te al No­bel que ten­sio­na el con­cep­to de la al­ta li­te­ra­tu­ra con aque­lla que se pro­du­ce pa­ra la

Caras (Chile) - - LETRAS Y PALABRAS - → Por Ro­mi­na Re­yes

En 1979 Ha­ru­ki Mu­ra­ka­mi (68) tra­ba­ja­ba en un club de jazz. Po­co an­tes ha­bía te­ni­do la re­ve­la­ción de ser ca­paz de es­cri­bir una no­ve­la, mien­tras veía un par­ti­do de béisbol. Su pri­mer li­bro fue es­cri­to en un cua­derno. El pri­mer bo­rra­dor ter­mi­nó en la ba­su­ra. Es­cri­bió pri­me­ro en in­glés y lue­go se tra­du­jo a sí mis­mo al ja­po­nés en la bús­que­da de un es­ti­lo ale­ja­do de la pom­po­si­dad de su li­te­ra­tu­ra na­cio­nal. Su no­ve­la que­dó co­mo fi­na­lis­ta en el pre­mio de la re­vis­ta Gun­zo. Des­de en­ton­ces, han pa­sa­do más de 35 años. Su nom­bre ha es­ta­do cons­tan­te­men­te en­tre los can­di­da­tos al No­bel y, con ca­tor­ce no­ve­las pu­bli­ca­das en to­do el mun­do, se ubi­ca có­mo­da­men­te en el po­dio de la li­te­ra­tu­ra mun­dial. Es esa la au­to­ri­dad que mo­ti­va un li­bro co­mo De qué ha­blo cuan­do ha­blo de es­cri­bir (Tus­quets), una co­lec­ción de en­sa­yos pu­bli­ca­dos el 2015 en ja­po­nés, que fun­cio­nan co­mo una au­to­bio­gra­fía es­cri­tu­ral don­de el au­tor re­pa­sa su his­to­ria li­te­ra­ria y su par­ti­cu­lar vi­sión del ofi­cio.

Mu­ra­ka­mi des­cri­bi­rá el fun­cio­na­mien­to del cam­po cul­tu­ral li­te­ra­rio con la pers­pec­ti­va que le otor­ga su pro­pio in­gre­so al mis­mo: co­mo un ac­ci­den­te. Lue­go, la li­te­ra­tu­ra y la no­ve­la, que des­de la crí­ti­ca pa­re­ce va­lo­rar­se co­mo un ejer­ci­cio ma­yor de es­cri­tu­ra —ma­yor al cuen­to o la poe­sía— se vuel­ven pa­ra el ja­po­nés pu­ro ejer­ci­cio de de­ter­mi­na­ción.

Pa­ra Mu­ra­ka­mi, el gé­ne­ro de la no­ve­la es ama­ble, ge­ne­ro­so, abier­to, y al mis­mo tiem­po, “un lu­gar bas­tan­te in­de­ter­mi­na­do”. Por lo mis­mo di­rá que una no­ve­la pue­de ser es­cri­ta por “ca­si cual­quie­ra que se lo pro­pon­ga”, sin ne­ce­si­dad de es­tu­dios es­pe­cí­fi­cos y con el úni­co re­que­ri­mien­to de te­ner ima­gi­na­ción su­fi­cien­te pa­ra in­ven­tar una his­to­ria y re­dac­tar­la bien. Pa­ra él, la no­ve­la es una lu­cha li­bre abier­ta con su­fi­cien­te es­pa­cio pa­ra la par­ti­ci­pa­ción de to­do el mun­do. Un ring de bo­xeo sin de­ma­sia­das re­glas, don­de mu­chos son ca­pa­ces de triun­far y lla­mar la aten­ción, pe­ro po­cos po­seen la ri­gu­ro­si­dad pa­ra man­te­ner­se en pie has­ta el fi­nal.

Por­que pe­se a las lu­ces y la fa­ma mo­men­tá­nea de los li­bros, Mu­ra­ka­mi se con­si­de­ra un ti­po sen­ci­llo que no re­ci­be tra­tos es­pe­cia­les por ser es­cri­tor. El ofi­cio, fi­nal­men­te, se for­ma en la cons­tan­cia de es­cri­bir, co­mo di­ce él, diez pá­gi­nas al día, ca­da día. Es­cri­bir li­te­ra­tu­ra no es otra co­sa que eso.

Una no­ve­la pue­de ser es­cri­ta por “ca­si cual­quie­ra que se lo pro­pon­ga”, di­ce Mu­ra­ka­mi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.