Quién con­tro­la nues­tros da­tos en Chi­le

El re­cien­te hac­keo mun­dial a los compu­tado­res de mi­les de per­so­nas y em­pre­sas en más de 150 paí­ses en­cen­dió la alar­ma so­bre lo ex­pues­tos que se en­cuen­tran los da­tos per­so­na­les. ¿Sa­be­mos real­men­te quién con­tro­la nues­tros an­te­ce­den­tes? En Chi­le se pro­du­ce u

Caras (Chile) - - REPORTAJE - Por San­dra Ro­jas y Fe­li­pe Vi­lla­grán

“¡Ups! Tus ar­chi­vos han si­do ro­ba­dos! Mu­chos de tus vi­deos, fo­tos y ba­ses de da­tos ya no se­rán ac­ce­si­bles por­que han si­do en­crip­ta­dos. Pro­ba­ble­men­te aho­ra es­tás ocu­pa­do bus­can­do una ma­ne­ra de re­cu­pe­rar­los, pe­ro no pier­das el tiem­po, na­die po­drá ha­cer­lo sin nues­tro ser­vi­cio de de­co­di­fi­ca­ción”. Ese fue el men­sa­je que mi­les de per­so­nas, em­pre­sas y go­bier­nos en­con­tra­ron en sus compu­tado­res du­ran­te la jor­na­da del 12 de ma­yo pa­sa­do. El malwa­re, iden­ti­fi­ca­do co­mo Wa­naCry­ptor, ex­tor­sio­na­ba a sus víc­ti­mas so­li­ci­tan­do un mon­to de 300 dó­la­res en bit­coin —mo­ne­da di­gi­tal— pa­ra re­cu­pe­rar los ar­chi­vos se­cues­tra­dos. Más de 150 paí­ses se vie­ron afec­ta­dos y en Chi­le, em­pre­sas co­mo Mo­vis­tar, Eve­ris, La­tam Air­li­nes y Enap in­me­dia­ta­men­te to­ma­ron me­di­das pre­ven­ti­vas, apa­ga­ron sus compu­tado­res y se des­co­nec­ta­ron de in­ter­net, in­ten­tan­do res­guar­dar sus in­tere­ses y los da­tos de los clien­tes. Es­te ci­be­ra­ta­que en­cen­dió la

Da­lar­ma e hi­zo reac­cio­nar al ciu­da­dano co­mún y co­rrien­te so­bre lo hi­per­co­nec­ta­dos que vi­vi­mos y el gran nú­me­ro de da­tos que cir­cu­lan por la red. “Hoy, to­dos los ser­vi­cios, in­clu­so el go­bierno, fun­cio­nan so­bre la ba­se del tra­ta­mien­to de da­tos. Tan­to así, que la in­for­ma­ción per­so­nal es con­si­de­ra­da el pe­tró­leo del fu­tu­ro. Quien tie­ne más da­tos per­so­na­les, to­ma me­jo­res de­ci­sio­nes en re­la­ción a te­mas eco­nó­mi­cos, po­lí­ti­cos y so­cia­les, por lo que los sis­te­mas de tra­ta­mien­to de la in­for­ma­ción ca­da vez ma­ne­jan de una ma­ne­ra más ma­si­va las fuen­tes de re­co­lec­ción, des­de que te pi­den el Rut al com­prar en una ca­sa co­mer­cial has­ta que re­gis­tras tu hue­lla di­gi­tal en el ban­co”, ex­pli­ca Lo­re­na Do­no­so, con­se­je­ra del Ins­ti­tu­to Chi­leno de De­re­cho y Tec­no­lo­gía.

In­cer­ti­dum­bre que en Chi­le ya se ha­bía sem­bra­do ha­ce unos años cuan­do un im­por­tan­te ban­co aban­do­nó los da­tos pri­va­dos de sus clien­tes en un te­rreno bal­dío. Juan Lla­nos —su nom­bre ha si­do cam­bia­do pa­ra res­pe­tar su pri­va­ci­dad— fue uno de los afec­ta­dos y has­ta el día de hoy es­tá in­mer­so en una ba­ta­lla ju­di­cial pa­ra re­ci­bir una in­dem­ni­za­ción. To­do co­men­zó cuan­do un ca­nal de TV chi­leno lo con­tac­tó pa­ra una en­tre­vis­ta el año 2015. El men­sa­je que le en­tre­gó el pe­rio­dis­ta lo de­jó he­la­do: “Sus da­tos per­so­na­les —así co­mo el de otros mi­les de usua­rios del ban­co— han si­do aban­do­na­dos en un ba­su­ral”. Nom­bre com­ple­to, fir­ma, fo­to­co­pias de car­né de iden­ti­dad, es­ta­dos de si­tua­ción fi­nan­cie­ra, liquidaciones de suel­do y una se­rie de in­for­ma­cio­nes pri­va­das ha­bían si­do desecha­dos en una zo­na ale­da­ña a la co­mu­na de Cu­ra­ca­ví. “Lo pri­me­ro que pen­sé fue que mis da­tos po­dían lle­gar a ma­nos de es­ta­fa­do­res o de­lin­cuen­tes”, ex­pli­ca Juan, por lo que lue­go de ase­so­rar­se, de­ci­dió unir­se a otros afec­ta­dos e ini­ciar un pro­ce­so ju­di­cial en con­tra del ban­co.

El pro­ce­di­mien­to ha si­do lar­go y te­dio­so. En Chi­le, la Ley 19.628 so­bre Pro­tec­ción de la Vi­da Pri­va­da no cum­ple con los es­tán­da­res exi­gi­dos in­ter­na­cio­nal­men­te y po­see una se­rie de va­cíos le­ga­les que no res­guar­dan la in­ti­mi­dad de los usua­rios. Ca­sos co­mo la fil­tra­ción —des­de la pla­ta­for­ma web del Min­sal— de fi­chas mé­di­cas con­fi­den­cia­les de pa­cien­tes del sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud en 2016, o el con­ve­nio en­tre far­ma­cias e isa­pres pa­ra com­par­tir in­for­ma­ción de sus clien­tes, son el cla­ro ejem­plo de que las em­pre­sas li­de­ran el im­pe­rio de los da­tos, ad­mi­nis­tran­do es­ta in­for­ma­ción sin el con­sen­ti­mien­to ex­plí­ci­to de sus clien­tes. “Has­ta aho­ra nues­tros da­tos per­so­na­les es­tán pro­te­gi­dos por una ley que da­ta de 1999 y es­tá prác­ti­ca­men­te ob­so­le­ta”, ex­pli­ca Ro­mi­na Garrido, abo­ga­da y co­fun­da­do­ra —jun­to a la tam­bién abo­ga­da Jes­si­ca Ma­tus— de la Fun­da­ción Da­tos Pro­te­gi­dos que des­de ha­ce dos años pro­mue­ve y de­fien­de el de­re­cho a la pri­va­ci­dad. “En Chi­le no con­ta­mos con una au­to­ri­dad pú­bli­ca que vea es­te te­ma en es­pe­cí­fi­co, ade­más, no exis­te nin­gún ti­po de in­frac­cio­nes. Si bien hay mul­tas es­ta­ble­ci­das por la ley, han si­do po­co ejer­ci­das”, ex­pli­ca, ha­cien­do hin­ca­pié en la im­por­tan­cia de dar­le ur­gen­cia a es­ta si­tua­ción de­bi­do al con­tex­to his­tó­ri­co en que vi­vi­mos. El boom de in­ter­net, las re­des so­cia­les y las in­ter­co­mu­ni­ca­cio­nes, ha lle­va­do a que nos trans­for­me­mos en in­di­vi­duos pú­bli­cos y que nues­tros per­fi­les sean ma­ne­ja­dos por em­pre­sas que ni si­quie­ra co­no­ce­mos.

La dis­cu­sión no só­lo se cen­tra en torno a las ba­ses de da­tos. Fo­to­gra­fías, vi­deos y un sin­nú­me­ro de otros for­ma­tos se ocul­tan en el ci­be­res­pa­cio, arra­san­do mu­chas ve­ces con el de­re­cho de pri­va­ci­dad de las per­so­nas. Un ca­so icó­ni­co es el del jo­ven Ser­gio Lands­kron (29), quien per­dió la vi­da tras ma­ni­pu­lar inocen­te­men­te una bom­ba que se en­con­tra­ba den­tro de una mo­chi­la en 2014. Las fo­tos de su cuer­po cal­ci­na­do aun dan vuel­tas por in­ter­net, pe­se a to­dos los in­ten­tos de sus fa­mi­lia­res por eli­mi­nar­las. “Nues­tra preo­cu­pa­ción es nues­tra nie­ta, quien só­lo te­nía cin­co años cuan­do mi hi­jo mu­rió. No que­re­mos que un día goo­glean­do en­cuen­tre las fo­tos de su pa­pá, po­dría afec­tar­le pa­ra to­da la vi­da”, ex­pli­ca el pa­dre de Ser­gio. El y su fa­mi­lia lle­van años en tri­bu­na­les y, si bien han con­se­gui­do al­gu­nos avan­ces co­mo iden­ti­fi­car a los cul­pa­bles de la di­fu­sión de las imá­ge­nes, aun no lo­gran ba­jar las fo­tos de la web.

Chi­le es de los po­cos en el mun­do que no tie­ne una le­gis­la­ción cla­ra al res­pec­to. In­clu­so, al­gu­nos gru­pos in­ter­na­cio­na­les co­mo la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y De­sa­rro­llo Eco­nó­mi­co (OCDE) que reúne a las na­cio­nes más in­dus­tria­li­za­das de eco­no­mía de mer­ca­do, ha exi­gi­do al país per­fec­cio­nar su ley de pro­tec­ción de da­tos pa­ra man­te­ner­se en sus fi­las. La si­tua­ción bien la co­no­ce el dipu­tado Pa­blo Lo­ren­zi­ni, que du­ran­te el año pa­sa­do pre­si­dió el Co­mi­té de Eva­lua­ción de la Ley y, tras un pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción, pre­sen­tó una pro­pues­ta de per­fec­cio­na­mien­to de la nor­ma­ti­va. “Los chi­le­nos no te­ne­mos pri­va­ci­dad. Es­ta­mos atra­sa­dos unos 30 años res­pec­to a los otros paí­ses en cuan­to a la pro­tec­ción de da­tos per­so­na­les. Ne­ce­si­ta­mos una ley que fo­ca­li­ce, aco­te y que es­ta­blez­ca qué co­sa sí y qué no, ba­jo qué pa­rá­me­tros y a quién le re­cla­mo si es que no se cum­ple”, ex­pli­ca.

Per­fec­cio­na­mien­to de la ley que es­ta­ba en deu­da des­de el año 2010. Ba­jo el go­bierno de

Sebastián Pi­ñe­ra se en­vió un pro­yec­to pa­ra me­jo­rar­la, pe­ro el trá­mi­te no pros­pe­ró. Re­cien­te­men­te, la Pre­si­den­ta fir­mó el en­vío de un pro­yec­to de ley con una mo­di­fi­ca­ción al ré­gi­men ac­tual. El do­cu­men­to es­ta­ble­ce la crea­ción de una Agen­cia de Pro­tec­ción de Da­tos Per­so­na­les en­car­ga­da de fis­ca­li­zar en torno a la te­má­ti­ca, fi­jan­do al­gu­nos prin­ci­pios bá­si­cos, co­mo li­ci­tud, pa­ra que es­tos só­lo pue­dan usar­se con el con­sen­ti­mien­to del ti­tu­lar o por dis­po­si­ción le­gal y pa­ra los fi­nes ex­plí­ci­ta­men­te se­ña­la­dos. To­do ello, en torno a cua­tro de­re­chos lla­ma­dos AR­CO: Ac­ce­so, rec­ti­fi­ca­ción, can­ce­la­ción y opo­si­ción al uso, que se­rán per­so­na­les, in­trans­fe­ri­bles, irre­nun­cia­bles y no po­drán ser res­trin­gi­dos o li­mi­ta­dos.

Pe­ro lo que pa­re­cía ser un gran avan­ce en ma­te­ria ju­di­cial, no cum­plió com­ple­ta­men­te con las ex­pec­ta­ti­vas de las fun­da­cio­nes que lu­chan por con­se­guir una ley de pro­tec­ción de da­tos trans­pa­ren­te y se­gu­ra. “La agen­cia de con­trol que se es­ta­ble­ce en es­te pro­yec­to es dé­bil y no cum­ple los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les”, ase­gu­ra Ro­mi­na Garrido. “Es una es­pe­cie de au­to­ri­dad sim­bó­li­ca por­que no le es­tán dan­do la au­to­no­mía su­fi­cien­te pa­ra ejer­cer sus la­bo­res. Se pro­po­ne un nom­bra­mien­to por al­ta di­rec­ción pú­bli­ca, y esos son car­gos que tie­nen un pro­me­dio de du­ra­ción de ocho me­ses. El pro­yec­to de ley de­be­ría ase­gu­rar la inamo­vi­li­dad de la au­to­ri­dad por al me­nos tres años y cla­ra­men­te no tie­ne que de­pen­der del po­der po­lí­ti­co de turno”. Otra de las de­bi­li­da­des del pro­yec­to es que los or­ga­nis­mos pú­bli­cos no se­rían so­me­ti­dos a la fiscalización de es­te nue­vo or­ga­nis­mo. Es de­cir, las per­so­nas que quie­ran re­cla­mar con­tra el Es­ta­do por el mal uso de da­tos, ten­drán que con­tra­tar un abo­ga­do y lle­gar has­ta tri­bu­na­les. A es­to, hay que su­mar­le que es­ta ins­ti­tu­cio­na­li­dad fun­cio­na­ría ba­jo el ale­ro del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, lo que le da­ría un en­fo­que prin­ci­pal­men­te fi­nan­cie­ro, ex­clu­yen­do otras te­má­ti­cas igual de im­por­tan­tes co­mo sa­lud, tra­ba­jo y edu­ca­ción. “Si se aprue­ba tal y co­mo es­tá, que­da pen­dien­te cum­plir con los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les en cuan­to a una au­to­ri­dad de con­trol. No pa­sa­ría­mos la prue­ba de la blan­cu­ra en Eu­ro­pa”, con­clu­ye la abo­ga­da. Un pa­no­ra­ma fren­te al que ca­da día sur­gen nue­vas du­das, es­pe­cial­men­te por el rá­pi­do avan­ce de las tec­no­lo­gías que per­mi­ten que el trá­fi­co de da­tos sea al­go co­ti­diano. La in­for­ma­ción es di­ne­ro, por lo que es ta­rea de ca­da uno to­mar con­cien­cia so­bre el ver­da­de­ro po­der de nues­tra pri­va­ci­dad.

EN CHI­LE, LA LEY SO­BRE PRO­TEC­CIÓN DE LA VI­DA PRI­VA­DA NO CUM­PLE CON LOS ES­TÁN­DA­RES EXI­GI­DOS IN­TER­NA­CIO­NAL­MEN­TE Y PO­SEE UNA SE­RIE DE VA­CÍOS LE­GA­LES QUE NO RES­GUAR­DAN A LOS USUA­RIOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.