ME­DI­TAR pa­ra sa­nar

DES­PUÉS DE PER­DER A SU PA­RE­JA DU­RAN­TE UN VIA­JE, LOU DES­CU­BRIÓ EN EL YO­GA EL LU­GAR DON­DE TRANS­FOR­MAR SU TRIS­TE­ZA EN ENER­GÍA CONS­TRUC­TI­VA. POR SU FUER­ZA TRANSFORMADORA, ES UNA DE LAS CHI­LE­NAS ELE­GI­DAS CO­MO EM­BA­JA­DO­RA DEL PER­FU­ME SÌ DE GIOR­GIO AR­MA­NI, QUE CE

Caras (Chile) - - BELLEZA/ACTITUD SÌ - Por Ger­mán Ro­me­ro Fo­tos Ka­ta Ulloa Ma­qui­lla­je y Pe­lo Daniela Kirberg

Des­pués de una in­ten­sa bús­que­da por va­ria­das dis­ci­pli­nas de­por­ti­vas, Lou Coo­per no lo­gra­ba sa­tis­fa­cer su bús­que­da de al­go que lle­na­ra su cuer­po y men­te. Fue así co­mo si­guien­do el con­se­jo de una pri­ma, co­no­ció el yo­ga vin­ya­sa y su vi­da dio un vuel­co: “Cuan­do en­ten­dí lo que sig­ni­fi­ca­ba el yo­ga en mí, lo que me es­ta­ba apor­tan­do y en lo que yo me es­ta­ba trans­for­man­do des­cu­brí que es­to no só­lo se­ría una te­ra­pia, sino al­go a lo que que­ría de­di­car mi vi­da y trans­mi­tir­lo”.

Un año an­tes, y mien­tras ha­cía un via­je por Indonesia, Lou su­frió la te­rri­ble pér­di­da de su pa­re­ja mien­tras am­bos ha­cían bu­ceo en el mar. Des­pués del shock, que du­ró va­rios me­ses, se re­plan­teó su vi­da una y otra vez bus­can­do al­go que le ayu­da­ra a com­pren­der es­ta pér­di­da y mi­rar ha­cia el fu­tu­ro. Fue du­ran­te ese tiem­po que bus­có re­fu­gio en el bu­ceo, la fo­to­gra­fía, el cul­ti­vo or­gá­ni­co, y si bien nin­gu­na ac­ti­vi­dad lo­gró con­quis­tar­la por com­ple­to, sa­bía que se­rían com­ple­men­tos de al­go gran­de que ve­nía en el fu­tu­ro: el Yo­ga. “Es­ta dis­ci­pli­na me ayu­dó a co­nec­tar­me con mi pér­di­da, a trans­mu­tar la ener­gía. Apren­dí a ca­na­li­zar mi pe­na y mi ra­bia en al­go cons­truc­ti­vo y trans­for­ma­dor. El yo­ga me per­mi­tió mo­ver es­tos sen­ti­mien­tos de tris­te­za en al­go po­si­ti­vo y con eso na­cie­ron las ga­nas de trans­mi­tir es­ta ex­pe­rien­cia. Le di­je sí a vi­vir los cam­bios y re­plan­tear­me la vi­da. Le di­je sí a la ad­ver­si­dad”, re­cuer­da.

De ese mo­men­to han pa­sa­do só­lo cin­co años, y sin pro­po­nér­se­lo, el tra­ba­jo de Lou Coo­per se ha he­cho co­no­ci­do no só­lo en Chi­le, sino tam­bién en el ex­tran­je­ro gra­cias a su in­ten­sa ac­ti­vi­dad en re­des so­cia­les don­de tie­ne 25 mil se­gui­do­res. A tra­vés de su Ins­ta­gram (@lou_­coo­pe­r_­yo­ga), es­cri­be post de­di­ca­dos a su dis­ci­pli­na y tam­bién com­par­te con­se­jos de ali­men­ta­ción, es­ti­lo de vi­da y re­fle­xio­nes que des­cu­bre des­pués de ca­da prác­ti­ca. Su in­te­rés por la na­tu­ra­le­za y la fo­to­gra­fía la ha lle­va­do a re­tra­tar­se en di­fe­ren­tes lu­ga­res ha­cien­do pos­tu­ras de yo­ga, co­mo una ma­ne­ra de unir el de­por­te al pai­sa­je co­mo una ex­pe­rien­cia com­ple­men­ta­ria. “A tra­vés de mis fo­tos co­men­cé a te­ner un boom in­sos­pe­cha­do que qui­se se­guir tra­ba­jan­do. Me gus­ta ser lú­di­ca en lo que ha­go y gra­cias a la ayu­da de al­gu­nos fo­tó­gra­fos he po­di­do trans­mi­tir de otra for­ma mi pa­sión. Es to­do ama­teur. Va sa­lien­do en el mi­nu­to y es muy gra­ti­fi­can­te ver las res­pues­tas de la gen­te”, di­ce.

Ade­más de las cla­ses par­ti­cu­la­res que rea­li­za a pe­que­ños gru­pos, Lou tam­bién ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ha­cer cla­ses ma­si­vas. Una de ellas se con­cre­tó es­te año en Wan­der­lust don­de di­ri­gió una prác­ti­ca con más de qui­nien­tos asis­ten­tes. “Me gus­ta co­mu­ni­car, trans­mi­tir y vi­vir la ener­gía que se pro­du­ce con mu­cha gen­te en la mis­ma. Es una sen­sa­ción si­mi­lar a lo que se vi­ve en un con­cier­to, una adre­na­li­na que flu­ye de igual for­ma pa­ra to­dos. Al prin­ci­pio da sus­to, pe­ro le di­je sí a trans­mi­tir la pa­sión por lo que ha­go”, con­clu­ye. Un ver­da­de­ro ejem­plo, que le ha va­li­do con­ver­tir­se en una de las em­ba­ja­do­ras de la nue­va fra­gan­cia de Gior­gio Ar­ma­ni, que ce­le­bra a las mu­je­res que se atre­ven a per­se­guir sus sue­ños.

Lou fue ca­paz de trans­for­mar su do­lor en ener­gía po­si­ti­va. Hoy es un re­fe­ren­te en el mun­do del yo­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.