RO­JO KIM JONG-UN Y EN­CAN­DI­LA­DO

Caras (Chile) - - LA ILUSTRACIÓN - → Por Alfredo Ló­pez → Ilus­tra­ción Vi­cen­te Mar­tí

En me­dio de la fie­bre ar­ma­men­tis­ta emerge su

fi­gu­ra de ca­ra re­don­da y cha­que­ta cru­za­da, un se­mi­diós lla­ma­do Kim Jong-Un, el úl­ti­mo vás­ta­go de una fa­mi­lia que lle­va 60 años en el po­der a cos­ta de ca­be­zas gui­llo­ti­na­das y pa­rien­tes en­ve­ne­na­dos que tra­ta­ron de cru­zar la fron­te­ra con pa­sa­por­tes fal­sos. No hay re­be­lión en Co­rea del Nor­te, sino una nue­va ira que desafía al mun­do y que, in­ter­na­men­te, se me­ce con apa­ren­te tran­qui­li­dad ba­jo un sis­te­ma co­mu­nis­ta que no ol­vi­da lu­jo ni reg­gae­ton.

El hom­bre que tie­ne en aler­ta a los ga­bi­ne­tes de Es­ta­do y que se ha ga­na­do un pues­to en la his­to­ria co­mo el nue­vo vi­llano del si­glo, pa­re­ce só­lo com­pa­ra­ble al te­rror de fi­gu­ras co­mo Hitler, Hus­sein o Mua­mar Ga­da­fi. Na­ció en 1982 o 1983. Po­co se sa­be de su in­fan­cia, sal­vo que es­tu­dió en co­le­gios sui­zos, que fue aven­ta­ja­do en idio­mas y que a los tres años ya sa­bía ma­nio­brar un ya­te. Su rei­na­do, ab­so­lu­tis­ta y su­pre­mo, no tie­ne ar­mi­ños ni or­bes, sino la gra­cia de le­van­tar­se an­te más de 26 mi­llo­nes de nor­co­rea­nos co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do del Tra­ba­jo y lí­der su­pre­mo de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar.

Cuan­do su pa­dre mu­rió, un día de los inocen­tes, fue in­ves­ti­do con las ar­mas del do­mi­nio ab­so­lu­to. El cuar­to y úl­ti­mo hi­jo de Kim Jong-il con su ter­ce­ra y úl­ti­ma pa­re­ja, Ko Young-hee, no hi­zo más que man­te­ner el po­de­río de su abue­lo que im­pul­só un Es­ta­do ba­jo un es­tric­to sta­tu quo sta­li­nis­ta. Aun así, el he­re­de­ro nun­ca ha po­di­do de­jar de la­do la fas­ci­na­ción que le pro­vo­ca Oc­ci­den­te, en­lo­que­ce con los par­ti­dos de bás­quet­bol y Mi­chael Jor­dan es su ído­lo in­de­cli­na­ble. Un ‘ca­pi­ta­lis­mo ro­jo’ es su carta ba­jo la man­ga, to­do a tra­vés de una tar­je­ta de cré­di­to que con el nom­bre de Na­rea emo­cio­na a los co­rea­nos. Pa­ra te­ner­la en la bi­lle­te­ra, an­tes hay que pa­gar 2.5 dó­la­res y las fi­las pa­ra con­se­guir­la son más lar­gas que las de la co­li­na Mo­ran­bong, don­de la gen­te lle­ga a bus­car agua po­ta­ble en pleno Piom­jang. Cuan­do Ri Sol-ju, su mujer apa­re­ce só­lo es pa­ra inau­gu­rar cen­tros co­mer­cia­les y tien­das de de­par­ta­men­tos. Ahí es­tá, con un dos pie­zas si­mi­lar a un Ch­ris­tian Dior pa­ra ador­nar una nue­va fie­bre con­su­mis­ta do­mi­na­da por la ad­qui­si­ción de pul­se­ras de oro de Jor­da­nia, pie­dras pre­cio­sas de los Emi­ra­tos Ara­bes, re­lo­jes Tissot y Be­ring. Es ahí don­de la gen­te pa­sea sus pla­ce­res mun­da­nos, en­tre vi­tri­nas lu­mi­no­sas que al­ter­nan lo­cio­nes de be­lle­za y fo­tos de los mi­si­les que ame­na­zan la paz des­de la ri­be­ra del río Tae­dong. La pro­me­sa an­te su pue­blo, mien­tras tan­to, no es otra que pron­to lle­ga­rá el día en que to­dos bai­len al com­pás de un ge­nuino Gan­gnam Sty­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.