60 EL PLAN DE KA­REN Y RA­QUEL

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Pau­la Pa­la­cios Fo­tos Ari Pro­duc­ción Te­re Con­cha y Ca­ro­la de la Ba­rre­ra Ma­qui­lla­je Ra­quel Mar­ga­ri­ta Vás­quez pa­ra Mac Cos­me­tics Pe­lo Nel­son Saa­ve­dra Ma­qui­lla­je y pe­lo Ka­ren Ca­ro­la Je­rez pa­ra Mac Cos­me­tics

Tras tiem­po ale­ja­das de la te­le­vi­sión, Ar­gan­do­ña y Dog­gen­wei­ler se las in­ge­nia­ron pa­ra re­gre­sar a la pri­me­ra lí­nea. Se­rán las pro­ta­go­nis­tas de Peo­ple, un mu­si­cal ba­sa­do en la mú­si­ca de Bár­ba­ra Strei­sand que el 21, 22 y 23 de ju­lio pre­sen­ta­rán jun­to a los pri­me­ros bai­la­ri­nes del Mu­ni­ci­pal de San­tia­go en el Tea­tro Cor­pAr­tes.

Tras tiem­po ale­ja­das de la pan­ta­lla, es­tas co­mu­ni­ca­do­ras se las in­ge­nia­ron pa­ra re­gre­sar a la pri­me­ra lí­nea. Se­rán las pro­ta­go­nis­tas de Peo­ple, un mu­si­cal ba­sa­do en la mú­si­ca de Bar­bra Strei­sand que el 21, 22 y 23 de ju­lio pre­sen­ta­rán jun­to a los pri­me­ros bai­la­ri­nes del Tea­tro Mu­ni­ci­pal de San­tia­go en el Tea­tro Cor­pAr­tes. De es­te de­but, sus in­cur­sio­nes en po­lí­ti­ca, la caí­da del Bue­nos días a to­dos y has­ta de sus can­di­da­tos pre­si­den­cia­les con­ver­sa­ron las di­vas de la TV.

Da la sen­sa­ción de que fue­ran muy di­fe­ren­tes, pe­ro bas­ta con re­pa­sar un po­co sus his­to­rias y vi­das pa­ra ver que Ra­quel Ar­gan­do­ña y Ka­ren Dog­gen­wei­ler

tie­nen bas­tan­te en co­mún. Se tra­ta de dos mu­je­res po­ten­tes, con ca­rác­ter —in­clu­so te­mi­das por al­gu­nos—, que for­ja­ron sus ca­rre­ras de co­mu­ni­ca­do­ras al ale­ro de TVN, im­pu­sie­ron su se­llo en el ma­ti­nal Bue­nos días a to­dos (BDAT), fue­ron es­tre­chas ami­gas de Fe­li­pe Ca­mi­roa­ga y am­bas a su ma­ne­ra han in­cur­sio­na­do en la are­na po­lí­ti­ca (aun­que por dis­tin­tas ten­den­cias), con hi­jas igual de po­ten­tes que han se­gui­do sus pa­sos.

Ale­ja­das ha­ce un tiem­po de la pan­ta­lla —Ra­quel se abu­rrió de la TV, mien­tras que Ka­ren re­nun­ció al ma­ti­nal pa­ra asu­mir otros pro­yec­tos del ca­nal, don­de pron­to de­bu­ta­rá con el pro­gra­ma eco­ló­gi­co Ope­ra­ción Ver­de—, el tea­tro vuel­ve a re­unir­las y a po­ner­las en pri­me­ra lí­nea. Ellas lo sa­ben y por eso acep­ta­ron ser las pro­ta­go­nis­tas de Peo­ple, el mu­si­cal crea­do por el des­ta­ca­do bai­la­rín uru­gua­yo Gustavo Ya­co­buc­ci, quien se ba­só en la dis­co­gra­fía de la ac­triz y can­tan­te nor­te­ame­ri­ca­na Bar­bra Strei­sand pa­ra es­te tra­ba­jo. El ar­tis­ta ase­gu­ra que pen­só en ellas pa­ra po­ner en un mis­mo es­ce­na­rio el ta­len­to de los pri­me­ros bai­la­ri­nes del Tea­tro Mu­ni­ci­pal de San­tia­go con la fa­ma de dos di­vas de la TV, quie­nes ha­ce va­rias se­ma­nas es­tán so­me­ti­das a va­rias ho­ras dia­rias de en­sa­yo.

Con un mon­ta­je y pro­duc­ción al más pu­ro es­ti­lo de los es­pec­tácu­los de Broad­way que com­bi­na­rá di­fe­ren­tes lí­neas co­reo­grá­fi­cas co­mo clá­si­cos en pun­ta, jazz y mú­si­ca de los ’80, Ra­quel se­rá Li­la; una so­cia­li­té aman­te de la mo­da que al fin cuen­ta con di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra ves­tir­se con su di­se­ña­do­ra fa­vo­ri­ta Fanny (Ka­ren), a quien se le va la vi­da por su tra­ba­jo, ol­vi­dán­do­se de ella, del amor y de for­mar fa­mi­lia.

Una pro­pues­ta ines­pe­ra­da que am­bas, cuen­tan, acep­ta­ron en­can­ta­das. Ka­ren, quien du­ran­te mu­chos años prac­ti­có ba­llet, fue idea de la co­reó­gra­fa

re­clu­ta­ra Ro­si­ta co­mo Piu­lats,la pri­ma quien don­na­le su­gi­rió­de su a obra. Ya­co­buc­ci Ra­quel, la por su par­te, re­cuer­da ese al­muer­zo con Gustavo, cuan­do le ofre­ció se su­ma­ra al pro­yec­to mu­si­cal en el cual tra­ba­jó tres años. “Me con­tó la idea, me mos­tró los per­so­na­jes, el ves­tua­rio, me ha­bló de los bai­la­ri­nes y le di­je, no hay na­da que pen­sar, ¡acep­to!, más tar­de acla­ra­mos las pla­tas. ¡Pri­me­ra vez que acla­ro los de­ta­lles des­pués! (ríe)”. —Que ha­ya acep­ta­do sin sa­ber cuán­to le pa­ga­rían, eso sí que es nue­vo en us­ted Ra­quel.

—Es­toy en un mi­nu­to en que pri­vi­le­gio los pro­yec­tos; quie­ro dis­fru­tar la vi­da, el día a día, ha­cer lo que quie­ro y no tra­ba­jar por ne­ce­si­dad. Es­ta ofer­ta me ca­yó co­mo ani­llo al de­do, era una fan­ta­sía. Cuan­do veía esos mu­si­ca­les en Nue­va York de­cía: “¡qué ga­nas de es­tar en un es­ce­na­rio así!”. Era lo que que­ría y lo que me fal­ta­ba por ha­cer. —¿Bai­la Ra­quel?

—Lo nor­mal, co­mo cual­quie­ra, pe­ro apro­ve­cho las opor­tu­ni­da­des. No te nie­go que des­pués me asus­té. Mu­chos pro­fe­sio­na­les de pri­mer ni­vel han de­po­si­ta­do su con­fian­za en al­go que nun­ca he he­cho. Lo con­ver­sé con Kel y me di­jo que no lo du­da­ra, que es un pro­yec­to a otro ni­vel.

—Ka­ren: Ra­quel no mien­tas, bai­las muy bien. Fue de las pri­me­ras en par­ti­ci­par en los pro­gra­mas de bai­le de TVN y lo hi­zo es­tu­pen­do. —¿Có­mo ha si­do tra­ba­jar jun­tas?

—Ra­quel: Mi­ra, cuan­do en­tré a TVN me ad­vir­tie­ron que Ka­ren era una gran pro­fe­sio­nal, pe­ro que te­nía un ge­nio heavy, muy po­ten­te. Lle­gué co­mo pa­ne­lis­ta al BDAT y re­co­noz­co que cuan­do se pe­ga­ba sus via­jes a Pa­rís y me de­ja­ban en re­em­pla­zo, yo de­cía “Ay, Dios mío”. Pe­ro no, siem­pre fue un apo­yo in­creí­ble; ja­más he­mos te­ni­do un en­con­trón o al­gún pro­ble­ma. —Ra­quel lle­ga­ba con su fa­ma de po­lé­mi­ca, ¿no es­tu­vo a la de­fen­si­va Ka­ren?

—No. La co­no­cía por nues­tro ami­go co­mún Fe­li­pe (Ca­mi­roa­ga), que la ado­ra­ba. El sen­tía que la Ra­quel era una súper com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo, ami­ga, part­ner. Es­tu­vi­mos jun­tas en

Ani­mal Noc­turno... Ra­quel es en­can­ta­do­ra, di­ver­ti­da, jue­ga el jue­go; sa­be me­jor que na­die es­to del show, si al fi­nal, eso es la te­le.

—Ra­quel: Tú tam­bién eres súper bue­na en eso. Ka­ren te da el es­pa­cio pa­ra que te desen­vuel­vas, le ti­ras la ta­lla, la re­co­ge y te la de­vuel­ve pa­ra que me­tas el gol. Es per­fec­ta en ese cuen­to; al­go que hoy no se da en la TV. —¿Hoy ve más in­tere­ses per­so­na­les que co­lec­ti­vos en pan­ta­lla?

—Ya no exis­ten las du­plas, el jue­go, la fu­sión en­tre ani­ma­do­res y pa­ne­lis­tas, que to­dos ti­ren pa­ra un mis­mo la­do. Hoy se ve que ca­da uno tra­ta de de­fen­der su pues­to, ol­vi­dán­do­se que de­ben tra­ba­jar pa­ra un ob­je­ti­vo.

Am­bas tu­vie­ron mo­ti­va­cio­nes dis­tin­tas a

la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes en sus ca­rre­ras. Mien­tras la pe­rio­dis­ta de TVN has­ta aho­ra le pe­sa más lo afec­ti­vo, Ra­quel siem­pre pri­vi­le­gió lo eco­nó­mi­co. “Mis prio­ri­da­des eran tra­ba­jar pa­ra en al­gún mi­nu­to no se­guir ha­cién­do­lo y dar­me los gus­tos a que es­ta­ba acos­tum­bra­da, sin de­ber­le un pe­so a na­die. Lo lo­gré, siem­pre fui or­de­na­da y aho­ra pue­do pa­gar mis en­tre­ten­cio­nes, mis via­jes. Hoy acep­to los tra­ba­jos que quie­ro, no por ne­ce­si­dad. Eso es muy ri­co a mi edad”, sos­tie­ne la Ar­gan­do­ña. La con­duc­to­ra de TVN, por su la­do, re­co­no­ce que ha si­do me­nos es­tra­té­gi­ca. “He de­ja­do el ca­nal dos ve­ces por acom­pa­ñar a Mar­co, apo­yan­do su can­di­da­tu­ra pro­gre­sis­ta; ideas que a ve­ces no son fá­ci­les o po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tas de de­fen­der. Otra ani­ma­do­ra lo pen­sa­ría o me­di­ría los ries­gos si le con­vie­ne o no, en ese sen­ti­do he si­do más... —¿Co­ra­zón que ca­be­za?

—A Ra­quel tam­bién le ha pe­sa­do el co­ra­zón. Es­toy se­gu­ra de que ella no se hu­bie­se pri­va­do de sus ni­ños por un pro­gra­ma o el es­te­lar de la vi­da.

—Ra­quel: Pa­ra mí Ka­ren es la me­jor ani­ma­do­ra de es­te país por­que es ver­sá­til: bai­la, se dis­fra­za, cuen­ta chis­tes, tie­ne hu­mor; ¡es com­ple­ta! Por lo mis­mo, siem­pre le he di­cho cám­bia­te de ca­nal, te es­tás per­dien­do ahí don­de no te va­lo­ran. Me cons­ta que ha te­ni­do otros ofre­ci­mien­tos, pe­ro ella ¡da­le con TVN! ¿Di­me si no?, ¡ay, no me pe­gues por aba­jo! (la acu­sa). Ella se mue­ve por las per­so­nas, los sen­ti­mien­tos; yo por los pro­yec­tos y las lu­cas. Me da­ría lo mis­mo si mi her­ma­na es di­rec­to­ra y quie­re que la ayu­de; la fa­mi­lia es fa­mi­lia, y el tra­ba­jo es tra­ba­jo. —¿Y có­mo no apren­dió na­da de Ra­quel?

—De ella he apren­di­do otras co­sas. Es bue­na pa­ra re­tar­me. De re­pen­te se me acer­ca­ba y me de­cía: “Ka­ren, ese cha­le­qui­to nun­ca más”; que el pe­lo me lo arre­gle no sé dón­de...

In­te­rrum­pe Ar­gan­do­ña:

—No mi­ra, es que es­ta mujer es de esas que le tie­ne ca­ri­ño a una pe­lu­que­ra y no la de­ja. Ten­go que de­cir­le: “Ka­ren, ol­ví­da­te, esa pe­lu­que­ra ¡ya fue!”. Y ella, “no, es que es tan bue­na per­so­na”, pe­ro re­sul­ta que la bue­na per­so­na no es la que apa­re­ce en pan­ta­lla. Pa­ra mí los afec­tos es­tán en la ca­sa, en mi fa­mi­lia y ami­gos que son po­cos. En la te­le mien­tras sir­vas te di­cen que te quie­ren, pe­ro des­pués chao no­más. —Fue­ron par­te im­por­tan­te del BDAT, ¿cuál es el aná­li­sis de por qué no re­pun­ta?

—Ka­ren: Son pro­ce­sos y en es­te ca­so se ha alar­ga­do, pe­ro no creo que es­te­mos en el tiem­po de de­cir es­to lle­gó has­ta aquí. Es­tá ini­cian­do una eta­pa nue­va, a la es­pe­ra de pla­tas que lle­guen al ca­nal. TVN jue­ga con otras re­glas, es es­ta­tal, sin em­bar­go, nos au­to­fi­nan­cia­mos.

No en­con­tra­ría tan te­rri­ble que pro­gra­mas edu­ca­ti­vos co­mo Ma­má a los 15, por ejem­plo, los fi­nan­cia­ra el Mi­nis­te­rio de Sa­lud. Ha­ce fal­ta re­plan­tear­se mu­chas co­sas. De­be ha­ber fi­nan­cia­mien­to del Es­ta­do si al fi­nal es un ca­nal con mi­sión, que se le exi­ge más, que de­be dic­tar nor­mas y te­ner un ob­je­ti­vo. —¿Us­ted com­par­te esa mi­ra­da, Ra­quel?

—No, el error del ma­ti­nal es que prue­ban gen­te en pan­ta­lla. Y lle­van ros­tros que no son re­pre­sen­ta­ti­vos del ca­nal. Por ejem­plo el fran­cés (Yann Yvin) es guapo, pe­ro cuan­do ha­blan de Chi­le o de cier­tas no­ti­cias, ¡que­da col­ga­do! Es­ta­ba muy bien pa­ra el pro­gra­ma de chefs, pe­ro hoy en el ma­ti­nal es­tá co­mo adorno, pa­re­ce mo­de­li­to, le cues­ta el cas­te­llano. Des­pués traen a Cris­tián Sán­chez que es amo­ro­so, pe­ro es ros­tro de Chi­le­vi­sión. Bus­can al­go que les re­sul­te, pe­ro eso de­be­rían ha­cer­lo fue­ra de pan­ta­lla. Y jue­gan y en­ga­ñan a la gen­te con con­cur­sos de que es­tán bus­can­do a un ani­ma­dor y des­pués no pa­sa na­da. A TVN y so­bre to­do al BDAT, el pú­bli­co los cas­ti­gó y pre­fie­ren otros ma­ti­na­les. —¿Un cas­ti­go por no re­co­no­cer el ma­ti­nal tras la muer­te de Fe­li­pe Ca­mi­roa­ga?

—A ver, par­ta­mos con que fue muy in­jus­to lo que hi­cie­ron con Ju­lián El­fen­bein. De ani­ma­dor es­tre­lla de CHV se lo lle­va­ron a TVN pa­ra ha­cer es­te­la­res, sin em­bar­go, lue­go de la tra­ge­dia de Juan Fer­nán­dez, se plan­tó en el ma­ti­nal ese mis­mo día a la es­pe­ra de que bus­ca­ran el ani­ma­dor de­fi­ni­ti­vo. En­tre me­dio le ofre­cie­ron un pro­gra­ma y mien­tras lo pen­sa­ba, le di­cen que ya no va, ¡y se que­dó sin tra­ba­jo! —Tras su pa­so en el ve­rano Ka­ren, se pen­só que vol­vía al res­ca­te del ma­ti­nal.

—Es­tu­ve en Vi­ña, pe­ro la con­duc­to­ra es Ma­ría Lui­sa Go­doy; hay que res­pe­tar a los ani­ma­do­res que hoy es­tán. Me gus­tó en­trar un ra­to y sa­lir, no más que eso.

—Ra­quel: Dis­cul­pa pe­ro se co­men­ta que es­tos ani­ma­do­res son de tran­si­ción, que aún an­dan bus­can­do a la pa­re­ja de­fi­ni­ti­va. —¿No se­ría me­jor que el BDAT mu­rie­ra co­mo pro­gra­ma y par­tie­ra otro dis­tin­to?

—Ra­quel: Ló­gi­co, pien­sa que de lla­mar­se

Bue­nos días a to­dos, aho­ra es Muy bue­nos días,

¡¿dón­de es­tá la crea­ti­vi­dad de ese equi­po?!

—Ka­ren: Bueno, ese equi­po ya no es­tá... Me su­mo a lo de Ju­lián, fue du­ro, lo que­re­mos y ex­tra­ña­mos. Su com­pro­mi­so con el ca­nal era im­pre­sio­nan­te. De­be vol­ver a la TV; es ta­len­to­so, com­pro­me­ti­do y crea­ti­vo. Re­gre­san­do a los ma­ti­na­les, creo que es­tos gi­ran muy en torno a las per­so­nas; en su mi­nu­to fue Fe­li­pe, en el Tre­ce es­tá Ton­ka, Me­ga con Lu­cho Ja­ra... —Lo que no ocu­rre hoy con TVN. ¿Se­rá que nin­gún ros­tro con­sa­gra­do quie­re ha­cer­se car­go de ese bu­que?

—Ra­quel: ¡Ob­vio!, si des­pués que tú te fuis­te Ka­ren, em­pe­za­ron a re­nun­ciar to­dos; es­tá cla­ro que na­die quie­re ha­cer­se car­go. De afue­ra se ve que los ma­ti­na­les es lo úni­co que es­tá que­dan­do vi­gen­te, por­que la gen­te ca­si ya no ve te­le­vi­sión. Yo cuan­do lo ha­go, sin­to­ni­zo el de la Ton­ka y a ve­ces el del ‘Yo­yo’ de Lu­chi­to que es muy sim­pá­ti­co, aun­que cuan­do es­tá mu­cho ra­to, me abu­rre. Me da pe­na TVN, tra­tan, se es­fuer­zan, pe­ro sa­can tres pun­tos; no lo lo­gran ha­ce mu­cho.

Con su par­ti­da del ma­ti­nal, Ka­ren prio­ri­zó su vi­da fa­mi­liar con Mar­co En­rí­quez-Omi­na­mi

y sus hi­jas Fer­nan­da y Ma­nue­la. En­tre tan­to, se cam­bió a una nue­va ca­sa en Vi­ta­cu­ra y es­tá con pro­yec­tos que —tras va­rios me­ses de au­sen­cia—, pron­to la trae­rán de re­gre­so a la pan­ta­lla. “Em­pe­cé a ha­cer co­sas que an­tes no po­día, co­mo jun­tar­me con al­guien a to­mar un ca­fé en la ma­ña­na, ¡ha­bía vi­da a esa ho­ra!”. —La fir­me, ¿lo su­yo fue re­nun­cia vo­lun­ta­ria o un des­pi­do dis­fra­za­do tras el epi­so­dio en que su­pues­ta­men­te cen­su­ró ta­pán­do­le la bo­ca a una mujer que se ma­ni­fes­ta­ba en con­tra de Ba­che­let? —Fue in­jus­to, una ope­ra­ción... Qui­se ir­me, ha­cer otras co­sas. —¿Ope­ra­ción po­lí­ti­ca se re­fie­re?

—Evi­den­te.

—¿Qué cos­to tu­vo en su ima­gen ese epi­so­dio? En las re­des so­cia­les le die­ron du­ro.

—Creo que en esos días ha­bía po­cas no­ti­cias. Y un ti­po ar­mó el cuen­to y lo subió a un por­tal de no­ti­cias (Emol), pe­ro ese te­ma ya no re­sis­te aná­li­sis. Que­dó cla­ro que fue por una mo­ti­va­ción po­lí­ti­ca hi­per­mon­ta­da e in­jus­ta. Al prin­ci­pio me afec­tó, pe­ro des­pués la gen­te en­ten­dió que hu­bo apro­ve­cha­mien­to de una si­tua­ción que ha­bía pa­sa­do cua­tro días an­tes.

—Ra­quel: ¿Y te afec­ta lo que di­gan?, a mí na­da, es­toy cu­ra­da de es­pan­to. Siem­pre fui cri­ti­ca­da; mien­tras ha­blen eres im­por­tan­te, aun­que te des­tru­yan. Eso sig­ni­fi­ca que se to­man el tiem­po pa­ra ha­cer­lo.

—¿A us­ted Ka­ren tam­bién le da igual que la des­tru­yan?

—Me cues­ta creer que ha­ya per­so­nas de­di­ca­das a eso, pe­ro evi­den­te que es así. A es­tas al­tu­ras lo acep­to co­mo par­te de...

—A la lar­ga, ¿les ha su­ma­do o res­ta­do in­cur­sio­nar en po­lí­ti­ca?

—Ra­quel: En su mo­men­to sí, pe­ro hoy no me pre­sen­ta­ría a na­da por­que es­tá muy des­pres­ti­gia­da. La ciu­da­da­nía es­tá vo­tan­do más por las per­so­nas, pe­ro yo en es­ta pa­sa­da me voy por el can­di­da­to más se­gu­ro y pro­ba­do. Hoy no vol­ve­ría por na­da del mun­do; es­toy de­cep­cio­na­da por lo que de­jé de ser mi­li­tan­te de RN. In­clu­so a

Kel le han ofre­ci­do ser con­ce­jal y al­cal­de­sa, pe­ro tam­po­co le in­te­re­sa.

—¿Y en su ca­so, Ka­ren?

—No soy de cal­cu­lar lo que me con­vie­ne o sir­ve por­que ten­go con­vic­cio­nes y por­que no pue­den ga­nar los mis­mos de siem­pre. Al fi­nal, la gen­te pre­mia, res­pe­ta y va­lo­ra que ma­ni­fies­tes tus pos­tu­ras. Aun­que con Ra­quel pen­se­mos dis­tin­to, es im­po­si­ble no coin­ci­dir en te­mas de vio­len­cia en con­tra de la mujer o que nues­tros vie­jos ten­gan pen­sio­nes más dig­nas. In­te­rrum­pe Ra­quel:

—¡Tú de­bie­ras ser la can­di­da­ta Ka­ren! —Ka­ren: ¿Yo?, ¡no!, no me gus­ta es­te Con­gre­so. Es­tá atra­sa­do en dis­cu­sio­nes co­mo pen­sio­nes, abor­to te­ra­péu­ti­co. Es el col­mo que la so­cie­dad va­ya más ade­lan­te y el Par­la­men­to no se en­te­re. Vi la ex­pe­rien­cia de Mar­co co­mo dipu­tado, era un fran­co­ti­ra­dor en es­tos te­mas y fue com­pli­ca­do. Pre­sen­tó el pro­yec­to de ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio, cam­biar la ley de adop­ción y ha cos­ta­do mu­cho. Va­lo­ro los in­ten­tos de avan­ce; me en­can­ta, por ejem­plo, ver a mi hi­ja Fer­nan­da com­pro­me­ti­da en sus ro­les de mi­li­tan­te del Pro y de con­se­je­ra aca­dé­mi­ca de la UDP. Mar­co ju­gó ahí un pa­pel súper im­por­tan­te; me enor­gu­lle­ce que la ha­ya cria­do co­mo su hi­ja; ¡que sea su hi­ja!, que ten­ga a su her­ma­na, ha­ya flo­re­ci­do. —Fer­nan­da di­jo que Mar­co se pre­sen­ta­rá a elec­cio­nes las ve­ces ne­ce­sa­rias has­ta que sal­ga pre­si­den­te, ¿has­ta dón­de lo apo­ya­rá us­ted?

—Siem­pre, co­mo di­jo Cha­yan­ne: “Lo de­ja­ría to­do...”.

—Ra­quel: ¡Pu­cha la mujer enamo­ra­da! ¿Cuán­to lle­vas ca­sa­da?

—Ka­ren: Cum­pli­mos 13 años. Sí, es­toy enamo­ra­da, me en­can­ta Mar­co. Me ca­sé un 7 de di­ciem­bre y Ma­nue­li­ta na­ció el 7 de sep­tiem­bre, que­de em­ba­ra­za­da esa no­che y lo su­pe al­ti­ro. La úl­ti­ma vez que se pre­sen­tó co­mo can­di­da­to ha­bía muy bue­nas ra­zo­nes pa­ra ga­nar pe­ro tam­bién muy bue­nos mo­ti­vos pa­ra per­der, y una de ellas fue plan­tear lo ne­ce­sa­rio de una asam­blea cons­ti­tu­yen­te. Mar­co cuen­ta con­mi­go siem­pre y quie­ro que sea aho­ra.

—¿Tie­ne po­si­bi­li­da­des reales de ga­nar?

—Pre­fie­ro no se­guir me­tién­do­me en po­lí­ti­ca por res­pe­to al ca­nal don­de tra­ba­jo.

—Se lo pre­gun­to por­que los cues­tio­na­mien­tos al fi­nan­cia­mien­to de su cam­pa­ña an­te­rior lo gol­pea­ron du­ro. ¿Cuál ha si­do su pa­pel ahí?

—Mar­co es fuer­te, lo veo muy fir­me.

—¿Cuál fue el error?

—Te in­sis­to, no ha­bla­ré.

—Siem­pre ha­bló de po­lí­ti­ca y has­ta hi­zo cam­pa­ña con su ma­ri­do es­tan­do en TVN.

—En cam­pa­ña sí. Cuan­do es­te­mos en el co­man­do te di­go lo que quie­ras, pe­ro aho­ra no.

—¿Qué opi­na de Mar­co can­di­da­to, Ra­quel?

—¡Guapo!, pe­ro yo vo­ta­ré por Sebastián Pi­ñe­ra. Es un pre­si­den­te pro­ba­do, Chi­le es­tu­vo muy bien ba­jo su go­bierno, dis­mi­nu­yó la ce­san­tía y me sen­tí a gus­to du­ran­te su pe­río­do.

“Siem­pre le he di­cho a Ka­ren cám­bia­te de ca­nal, te es­tás per­dien­do ahí don­de no te va­lo­ran. Me cons­ta que ha te­ni­do otros ofre­ci­mien­tos, pe­ro ella ¡da­le con TVN! “, cuen­ta Ra­quel.

Dog­gen­wei­ler no se re­sis­te y le ad­vier­te: “Me que­dan unos me­ses pa­ra con­ven­cer­te”.

Ra­quel se la de­vuel­ve: “Mi­ra, si la can­di­da­ta fue­ras tú, vo­ta­ría por ti. Creo que la pue­do con­ven­cer de que de­je un ra­to el co­ra­zón en el ca­jón. In­sis­to, ella de­bie­ra ser la can­di­da­ta, tie­ne lle­ga­da. Su án­gel es muy im­por­tan­te”.

La ani­ma­do­ra de Te­le­vi­sión Na­cio­nal di­ce que es el mo­men­to de pen­sar en un Chi­le dis­tin­to, con vi­da de ba­rrio, don­de se re­cu­pe­re la con­fian­za y nos vol­va­mos a que­rer. “Un país don­de lo eco­nó­mi­co sea im­por­tan­te, pe­ro que exis­tan otros pi­la­res igual de va­lio­sos co­mo la edu­ca­ción, sa­lud, vi­vien­da y pen­sio­nes. No es po­si­ble que al­guien se sal­ve de una en­fer­me­dad se­gún las lu­cas que ten­ga. A pe­sar del Au­ge, de la ley Ri­car­te So­to, se­gui­mos ani­man­do bin­gos, ri­fas y com­ple­ta­das pa­ra que una per­so­na no mue­ra. En el fon­do, un Es­ta­do me­nos sub­si­dia­rio y más ga­ran­te, don­de per­der la pe­ga no sig­ni­fi­que que una fa­mi­lia que­de en la calle”.

Ra­quel agre­ga:

—Tam­bién hay que po­ner­le mano du­ra a la de­lin­cuen­cia y a la jus­ti­cia, por­que los ga­llos sa­ben per­fec­to que al tiem­po es­tán li­bres. Hoy los de­lin­cuen­tes es­tán do­mi­nan­do nues­tro país, la gen­te no sale, no se ven ni­ños ju­gan­do en la calle, no pue­des pa­sear ni si­quie­ra a tus mas­co­tas. An­tes las mu­je­res po­día­mos sa­lir tran­qui­las, no se veían vio­la­cio­nes, fe­mi­ci­dios. Has­ta cuan­do sa­len tus hi­jos que­das in­tran­qui­la por te­mor a que los asal­ten y acu­chi­llen en la es­qui­na.

—Sue­na pe­si­mis­ta, Ra­quel.

—Así es­tán las co­sas, pues. As­pi­ro a un Chi­le don­de ha­ya tra­ba­jo, se res­pe­te al an­ciano, se per­mi­ta el abor­to y el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio. Que las per­so­nas ten­gan una vi­da dig­na, que el suel­do mí­ni­mo al­can­ce y ha­ya tiem­po pa­ra des­can­sar, es­tar con los hi­jos, la fa­mi­lia.

—Ka­ren: Es pro­gre­sis­ta Ra­quel, ¿vis­te? Y un Es­ta­do sin abu­sos, don­de no se per­mi­tan las co­lu­sio­nes pro­duc­to de la fal­ta de fiscalización y de la con­cen­tra­ción eco­nó­mi­ca.

—Ra­quel: Y un pre­si­den­te con lu­cas ¡por fa­vor!, pa­ra que no ro­be o ro­be me­nos que los otros.

Acom­pa­ña­da de los pri­me­ros bai­la­ri­nes del Tea­tro Mu­ni­ci­pal, Ra­quel y Ka­ren pro­ta­go­ni­za­rán el mu­si­cal Peo­ple, ba­sa­do en las can­cio­nes de Bar­bra Strei­sand.

Su par­ti­ci­pa­ción en po­lí­ti­ca: “No soy de cal­cu­lar lo que me con­vie­ne por­que ten­go con­vic­cio­nes y no pue­den ga­nar los mis­mos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.