LA SIN­TO­NÍA DE BEA­TRIZ SÁN­CHEZ

En Chi­le no só­lo se mue­ve el pi­so por cul­pa de las pla­cas tec­tó­ni­cas. Tam­bién por­que el ma­pa elec­to­ral es­tá cam­bian­do y una de las pie­zas cla­ve de es­ta nue­va geo­gra­fía es el ex ros­tro de Red TV. Mien­tras pa­sa el tem­blor, aquí re­la­ta có­mo lle­gó a ser la mu

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por So­nia Li­ra Fo­tos Die­go Ber­na­les

“Hay un país que no es­tá vo­tan­do ni por Chi­le Va­mos ni por la Nue­va Ma­yo­ría y cree­mos que sin­to­ni­za­mos con esas per­so­nas”, di­ce la pre­can­di­da­ta pre­si­den­cial del Fren­te Am­plio.

“¿Es­tán to­dos bien?”, pre­gun­ta Bea­triz Sán­chez (46)

mien­tras se le­van­ta del so­fá y par­te a che­quear a sus hi­jos al se­gun­do pi­so. Aca­ba de tem­blar —6.9 en el epi­cen­tro— y por un ra­to se in­te­rrum­pe la en­tre­vis­ta. Co­mo en to­das las ca­sas se ar­ma un pe­que­ño lío. La co­no­ci­da pe­rio­dis­ta mo­ni­to­rea la si­tua­ción do­més­ti­ca y lo ha­ce bien: se­gu­ra, con­te­ne­do­ra, prác­ti­ca. En­ton­ces sur­ge la pre­gun­ta inevi­ta­ble. ¿Po­drá el ex ros­tro de Red TV y voz de La Cla­ve en­fren­tar un es­ce­na­rio si­mi­lar, pe­ro am­pli­fi­ca­do a mi­llo­nes de chi­le­nos co­mo ocu­rrió con el terremoto del 2010?

Por es­ta vez el sis­mo no pa­sa a ma­yo­res. La ca­sa de Bea­triz en Ñu­ñoa es só­li­da y sin pre­ten­sio­nes co­mo lo era la an­ti­gua cla­se me­dia. Aus­te­ra, la úni­ca ex­cen­tri­ci­dad a la vis­ta es una co­lec­ción de ma­ni­quíes pa­ra or­de­nar jo­yas, aun­que las su­yas son más bien aros ar­te­sa que acom­pa­ñan ese pe­lo cor­to que es tam­bién su mar­ca re­gis­tra­da.

—¿Cuán­to de­mo­ró en su de­cla­ra­ción de pa­tri­mo­nio?

—Me­dia ho­ra. De­cla­ré con Ara­ve­na (co­mo lla­ma a su ma­ri­do Pa­blo, pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo de

El Mer­cu­rio) tres pro­pie­da­des, dos de las cua­les to­da­vía es­toy pa­gan­do con cré­di­to hi­po­te­ca­rio: don­de vi­vo en Ñu­ñoa, un de­par­ta­men­to an­ti­guo en An­to­nio Va­ras y una ca­sa en un con­do­mi­nio fren­te al Es­ta­dio Na­cio­nal. Hi­ci­mos es­tas in­ver­sio­nes pen­san­do en que íba­mos a sa­car una muy ma­la pen­sión co­mo pe­rio­dis­tas.

Ra­ra mez­cla de rea­lis­mo e idea­lis­mo, a ra­tos cues­ta en­ten­der su de­ci­sión de aban­do­nar una pre­mia­da carrera co­mo co­mu­ni­ca­do­ra pa­ra lan­zar­se co­mo pre­can­di­da­ta del Fren­te Am­plio (FA) don­de com­pe­ti­rá en pri­ma­rias con­tra el so­ció­lo­go Al­ber­to Ma­yol. La Bea tie­ne siem­pre la pre­gun­ta en la pun­ta de la lengua y va­rios mi­nu­tos des­pués del tem­blor to­da­vía quie­re sa­ber si nos pu­di­mos co­mu­ni­car con nues­tras fa­mi­lias, dón­de fue el epi­cen­tro, qué pa­sa en Chi­le.

—¿Qué pre­gun­ta­ría a Bea­triz Sán­chez can­di­da­ta?

—¿Por qué em­pe­zas­te es­to? Es inevi­ta­ble, to­dos me lo pre­gun­tan y yo tam­bién lo ha­go. Tam­bién por los cos­tos de en­trar a la po­lí­ti­ca.

S—¿Su re­nun­cia al pe­rio­dis­mo es sin vuel­ta atrás?

—Sí. Es­to no tie­ne vuel­ta atrás.

—¿Lo con­ver­só con su fa­mi­lia?

— Sí, las de­ci­sio­nes gran­des siem­pre las to­ma­mos en pa­to­ta.

—¿Y qué di­ce su ma­ri­do so­bre la po­si­bi­li­dad de ser ‘pri­mer ca­ba­lle­ro’ de la Re­pú­bli­ca?

—El es­tá dis­po­ni­ble a asu­mir un rol que ha­bi­tual­men­te los hom­bres no acep­tan. Nos ha pa­sa­do har­to por­que por mu­chos años yo ga­né más pla­ta que él y nun­ca fue te­ma.

—¿Có­mo vi­ven hoy?

—De un suel­do no­más. En Con­cep­ción (don­de es­tu­dió pe­rio­dis­mo y co­no­ció a su ma­ri­do) vi­vía­mos con 300 lu­cas y pa­gá­ba­mos co­mo

130 mil de arrien­do. ¿Por qué aho­ra no po­dría­mos vi­vir con un suel­do? ¡Cla­ro que se pue­de apre­tar el cin­tu­rón! So­mos aus­te­ros y nues­tros úni­cos gran­des gas­tos son los via­jes (el úl­ti­mo fue a Pun­ta del Es­te en au­to). Aho­ra no va­mos a via­jar por un tiem­po, de­ja­re­mos de com­prar al­gu­nas co­sas, no ire­mos a co­mer afue­ra.

—¿Ha pen­sa­do en los cos­tos fa­mi­lia­res?

—La ex­po­si­ción pú­bli­ca es un cos­to y en mi ca­so po­dría ser que, por ejem­plo, se fil­tren las no­tas de mis hi­jos o que mi carrera po­lí­ti­ca afec­te a mis pa­dres, her­ma­na o sue­gros.

—¿Qué di­cen sus pa­pás?

—Mi pa­pá es­tá or­gu­llo­so, pe­ro mi ma­má es­tá muy te­me­ro­sa. Tie­ne mie­do a que me des­tru­yan, a que me ata­quen. Es­tá pen­dien­te de mí, me lla­ma to­dos los días.

—¿Por qué tie­ne mie­do? ¿La sien­te dé­bil, in­ge­nua qui­zá?

—Por­que sa­be que los mis­mos de siem­pre no van a que­rer que lle­gue un cam­bio. Yo le di­go que de­pen­de de to­dos y que es po­si­ble.

—¿Qué le pa­sa cuan­do ve a la Pre­si­den­ta que­brar­se por­que ata­can a su hi­ja?

—Em­pa­ti­zo har­to con Ba­che­let por­que a las mu­je­res nos pre­sen­tan de una ma­ne­ra dis­tin­ta en los me­dios.

—¿Có­mo?

—En La Ter­ce­ra ha­bla­ban de có­mo me ves­tía en la uni­ver­si­dad, co­sa que no he vis­to que ha­gan con los can­di­da­tos hom­bres. Hay fi­ja­cio­nes que tie­nen que ver con el machismo. Me acuer­do de Na­ta­lia Val­de­be­ni­to cuan­do di­jo que na­die pre­gun­ta por el pa­pá de Sebastián Dá­va­los. A Ba­che­let no só­lo se la cues­tio­na por su res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca en el Ca­so Caval, sino que por su rol de ma­dre. ¡Có­mo si cual­quier co­sa que ha­ga un hi­jo es ex­clu­si­va res­pon­sa­bi­li­dad de la ma­má!

—Su sec­tor tam­bién ha si­do du­ro con ella.

—Sí, pe­ro so­bre su con­duc­ción po­lí­ti­ca. No nos he­mos me­ti­do con su ma­ter­ni­dad.

—¿Si la cri­ti­ca­ran a us­ted co­mo ma­má?

—Se­ría muy in­jus­to. En Chi­le usa­mos mu­chas fra­ses he­chas so­bre la ma­ter­ni­dad, por ejem­plo, que los hi­jos son siem­pre una ben­di­ción. Yo me re­be­lo an­te esos mol­des, por­que la ma­ter­ni­dad tie­ne cla­ros­cu­ros.

—¿Có­mo?

—Los hi­jos pro­vo­can al­go muy tre­men­do que va más allá de cuán­to los que­re­mos. Es un cam­bio to­tal del cen­tro de la mujer por­que ce­des to­do fren­te a esa gua­gua y, ade­más, la so­cie­dad chi­le­na te res­pon­sa­bi­li­za com­ple­ta y ab­so­lu­ta­men­te por tu hi­jo. Eso es fe­roz.

—La afec­ta mu­cho el te­ma.

—Me afec­ta por­que es in­jus­to y por­que no se ha­bla. Co­mo que las ma­dres de­be­mos siem­pre son­reír y ser fe­li­ces por el so­lo he­cho de te­ner un hi­jo. Pe­ro en Chi­le tie­ne un cos­to enor­me en to­do sen­ti­do: si eres ma­má te trans­for­mas en una tra­ba­ja­do­ra de se­gun­da cla­se por­que de­bes pe­dir per­mi­so cuan­do el hi­jo se en­fer­ma; se sos­pe­cha so­bre tu desem­pe­ño, so­bre tu com­pro­mi­so con el tra­ba­jo. La ma­ter­ni­dad tie­ne mo­men­tos fe­li­ces, tam­bién otros muy tris­tes y so­los, por eso ha­blo de cla­ros­cu­ros.

—Que­dó em­ba­ra­za­da a los 19 años, ¿có­mo lo en­fren­tó?

—Con an­gus­tia. Sen­tí que fa­lla­ba a quie­nes fi­nan­cia­ban mi carrera fue­ra de ca­sa; lo que no era

menor por­que mis pa­dres eran muy exi­gen­tes. Sen­tí te­rror cuan­do vi el test po­si­ti­vo por­que a esa edad no que­ría ser ma­dre, no es­ta­ba pre­pa­ra­da.

—¿Có­mo reac­cio­nó su pa­re­ja?

—Con Ara­ve­na te­nía­mos una súper bue­na re­la­ción y lo vi­vi­mos de una for­ma muy uni­da, pe­ro lle­vá­ba­mos só­lo unos me­ses jun­tos.

—¿El fue el pri­me­ro?

— Sí.

—¿Y el úl­ti­mo?

—Yo nun­ca me pro­yec­to en la vi­da (Ríe). He­mos evo­lu­cio­na­do mu­cho. Ara­ve­na si­gue sien­do el mis­mo en al­gu­nas co­sas, pe­ro en otras es un hom­bre dis­tin­to. Y eso me enamo­ra, aun­que en otras pa­re­jas esos cam­bios no lo lo­gran.

—¿Có­mo fue eso de que pen­sa­ron abor­tar y no re­sul­tó?

—Efec­ti­va­men­te de­ci­di­mos abor­tar es­ta gua­gua. Fue una con­ver­sa­ción muy se­ria y du­ra. Ha­bía una ami­ga en con­tra por­que —de­cía— me po­dría arre­pen­tir to­da la vi­da. Otros com­pa­ñe­ros en­ten­dían que era mi op­ción y me apo­ya­ban.

—¿Se cui­da­ba?

—Sí, usá­ba­mos con­dón, pe­ro al­go fa­lló.

—En­tien­do que usó unas in­yec­cio­nes.

—Me las con­se­guí al ini­cio del em­ba­ra­zo por­que nos di­mos cuen­ta muy pron­to. Ara­ve­na lo in­tuía, me de­cía que te­nía al­go dis­tin­to. Nos hi­ci­mos dos test y am­bos sa­lie­ron po­si­ti­vos.

—¿Qué ocu­rrió des­pués?

—La ver­dad es que esas in­yec­cio­nes no me hi­cie­ron na­da. Pa­só el tiem­po y se­guía em­ba­ra­za­da, pe­ro nun­ca pen­sa­mos en otro ti­po de abor­to. Por eso lo ter­mi­na­mos acep­tan­do y las re­la­cio­nes con mi fa­mi­lia se ten­sa­ron mu­cho. No fue un em­ba­ra­zo re­la­ja­do, aun­que tu­ve to­dos los pri­vi­le­gios: me si­guie­ron pa­gan­do la carrera, mi vi­da en Con­cep­ción y lue­go me ayu­da­ron en la crian­za de Die­go (el ma­yor de sus tres hi­jos que hoy es­tu­dia So­cio­lo­gía). Por eso soy ac­ti­vis­ta en el te­ma del abor­to. Sé que en otras cir­cuns­tan­cias pue­de ser dis­tin­to, por ejem­plo, pa­ra una chi­qui­lla de 14 ó 15 años que no tie­ne el apo­yo y las fa­ci­li­da­des que yo sí tu­ve.

—¿Su hi­jo le re­pro­chó ha­cer­lo pú­bli­co?

—No, por­que él siem­pre lo su­po. Se lo fui con­tan­do de a po­co, se­gún su edad. Era im­por­tan­te por­que soy ac­ti­vis­ta en es­te te­ma. El abor­to sí exis­te y es inacep­ta­ble que al­gu­nas mu­je­res ten­gan ac­ce­so a uno pro­te­gi­do sa­ni­ta­ria­men­te y otras no por­que no tie­nen pla­ta.

—¿Y la ini­cia­ti­va del go­bierno?

—Me pa­re­ce in­su­fi­cien­te la des­pe­na­li­za­ción en tres cau­sa­les. La mujer es la úni­ca que sa­be si pue­de lle­var a tér­mino su em­ba­ra­zo y con­ver­tir­se en ma­dre. Ade­más, par­te im­por­tan­tí­si­ma del mo­de­lo eco­nó­mi­co en Chi­le des­can­sa so­bre los hom­bros de las mu­je­res —un tra­ba­jo que no es re­mu­ne­ra­do ni re­co­no­ci­do— co­mo lo es el cui­da­do de ni­ños, an­cia­nos, dis­ca­pa­ci­ta­dos, pos­tra­dos o en­fer­mos. Una huel­ga de mu­je­res cui­da­do­ras pa­ra­li­za el país, na­die po­dría ir a tra­ba­jar. Ese te­ma na­die lo to­ca por­que es súper útil pa­ra el mo­de­lo.

Pa­san los días y si­gue tem­blan­do. Son sis­mos me­no­res, pe­ro que avi­san que al país se le es­tá mo­vien­do el pi­so. La pre­can­di­da­ta aca­ba de par­ti­ci­par en una ma­ni­fes­ta­ción es­tu­dian­til. Al te­lé­fono se la es­cu­cha al­go agi­ta­da, pe­ro tran­qui­la.

—¿Le “fal­ta calle” al FA co­mo di­jo el pre­si­den­te del PPD Gon­za­lo Na­va­rre­te?

—Mi­ra, aho­ra mis­mo ven­go de una mar­cha con los es­tu­dian­tes (Ríe). Cuan­do se nos acu­sa de que nos “fal­ta calle”, ¿qué quie­ren de­cir si nues­tro pro­pio pro­gra­ma de go­bierno lo es­ta­mos ge­ne­ran­do con los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas en for­ma vin­cu­lan­te?

Bea­triz de Je­sús Sán­chez es de ri­sa fá­cil —tam­bién lo es de llan­to—, pe­ro su voz ad­quie­re un tono al­go so­lem­ne cuan­do se le pre­gun­ta por su al­za en las en­cues­tas: “Lo asu­mo con hu­mil­dad. No tie­ne que ver só­lo con­mi­go”. So­bre las crí­ti­cas al pu­ris­mo que le cri­ti­can al FA res­pon­de: “Ja­más nos he­mos ne­ga­do al diá­lo­go. Sa­be­mos qué es po­ner­nos de acuer­do”.

—¿Exis­tió des­leal­tad de al­gu­nos di­ri­gen­tes del FA con es­te go­bierno, por ejem­plo, cuan­do Gior­gio Jack­son se re­ti­ra de la dis­cu­sión de la re­for­ma edu­ca­cio­nal?

—Eso es al­go muy in­terno de Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca (RD) y yo no mi­li­to ahí. En­tien­do que hay una au­to­crí­ti­ca en RD so­bre có­mo se ma­ne­ja­ron en ese te­ma. En to­do ca­so, cuan­do es­tás en una coa­li­ción que fi­nal­men­te cie­rra las puer­tas a lo que im­pul­sa­ba, no sé si que­da es­pa­cio pa­ra que­dar­se.

—En Qué Pa­sa Jorge Sharp ad­vier­te so­bre los ries­gos de caer en un “exi­tis­mo elec­to­ral”, ¿hay una crí­ti­ca ve­la­da a Ga­briel Bo­ric y a Jack­son?

—No creo que ha­ya crí­ti­cas ve­la­das en­tre ellos: los veo tra­ba­jar muy uni­dos. Y cla­ro que no hay exi­tis­mo, Gior­gio y Ga­briel son los pri­me­ros que siem­pre di­cen que va­mos ‘pa­si­to a pa­si­to’.

—¿La to­mó por sor­pre­sa la pro­pues­ta de Jack­son y Bo­ric de ser pre­can­di­da­ta?

—Por sor­pre­sa-sor­pre­sa no por­que me ha­bían lle­ga­do ru­mo­res. Uno se ríe. ¿Es bro­ma? Pa­só har­to tiem­po —me fui de va­ca­cio­nes— has­ta que tu­ve una reunión con Ga­briel y Gior­gio don­de la pre­sen­ta­ron de ma­ne­ra muy con­tun­den­te. Me di­je­ron que me ha­bía con­ver­ti­do en su vo­ce­ra des­de ha­ce mu­cho tiem­po con mis edi­to­ria­les en la ra­dio sin que tu­vié­ra­mos nin­gu­na co­ne­xión for­mal.

—¿No pen­só en que la po­drían uti­li­zar? Ellos no tie­nen edad pa­ra pos­tu­lar y us­ted es un ros­tro que le ha­ce con­tra­pe­so a Gui­llier.

“NO­SO­TROS QUE­RE­MOS QUE VO­TE MÁS GEN­TE. AQUÍ HAY UN PAÍS QUE NO ES­TÁ VO­TAN­DO NI POR CHI­LE VA­MOS NI POR LA NUE­VA MA­YO­RÍA Y CREE­MOS QUE SIN­TO­NI­ZA­MOS CON ESAS PER­SO­NAS”.

—Nun­ca sos­pe­ché de se­gun­das in­ten­cio­nes. Por sus tra­yec­to­rias, no me pa­re­ce que ac­túen de esa ma­ne­ra. Es cier­to que hay un fac­tor ga­na­do si una es más co­no­ci­da y, bueno, tam­bién tie­ne que ver con una for­ma de ha­cer pe­rio­dis­mo que asu­me un rol po­lí­ti­co.

—Co­mo di­cen, ¿‘te la creís­te’ es­to de lle­gar a ser pre­si­den­ta?

—Mu­chas ve­ces yo tam­bién me pre­gun­té, ¿qué le pa­sa a al­guien que quie­re ser pre­si­den­te? Sí —res­pon­de—. No te di­go que es­te sea un ca­mino don­de no ten­ga du­das, por­que sí las hay.

—¿Por ejem­plo?

—Du­das res­pec­to de las de­ci­sio­nes que tie­nes que to­mar; a los equi­pos con lo que tra­ba­jas; a la for­ma de plan­tear las co­sas pa­ra que ha­gan sen­ti­do.

—¿Sien­te que tie­ne la ca­pa­ci­dad de con­du­cir a un país?

—Sí, me sien­to con esa ca­pa­ci­dad. En Chi­le las mu­je­res te­ne­mos esa car­ga de sen­tir que nos fal­tan ca­pa­ci­da­des pa­ra… Los hom­bres no. Pe­ro no es un tra­ba­jo que se ha­ce so­la. ¿Qué es li­de­rar? Es en­con­trar los me­jo­res equi­pos pa­ra tra­ba­jar; es dar­les la guía per­ma­nen­te­men­te; te­ner cla­ro lo que se quie­re ha­cer. Eso es­tá. Eso va a es­tar.

—Pe­ro tam­bién se ne­ce­si­ta mu­ñe­ca po­lí­ti­ca.

—Aquí tam­bién hay mu­ñe­ca po­lí­ti­ca. Si hay po­lí­ti­cos que han si­do pre­si­den­tes de par­ti­do. No por­que sean mo­vi­mien­tos o par­ti­dos jó­ve­nes tie­nen me­nos ex­pe­rien­cia.

—La úl­ti­ma vez vo­tó por Mar­co En­rí­que­zO­mi­na­mi. ¿Le preo­cu­pa ser es­ta vez el MEO y fa­ci­li­tar la victoria de Sebastián Pi­ñe­ra?

—No­so­tros que­re­mos que vo­te más gen­te. Aquí hay un país que no es­tá vo­tan­do ni por Chi­le Va­mos ni por la Nue­va Ma­yo­ría y cree­mos que sin­to­ni­za­mos con esas per­so­nas. No es­toy en el cálcu­lo de si es­to va a per­mi­tir que ga­ne o no Pi­ñe­ra por­que no lo sé. Ade­más, tam­po­co es que Pi­ñe­ra es­té dis­pa­ra­do en las en­cues­tas y ten­ga la carrera co­rri­da.

—Si no pa­sa a se­gun­da vuel­ta, ¿vo­ta­rá por Gui­llier?

—Es­ta­mos re­cién en pri­ma­rias, tra­ba­jan­do con to­do pa­ra que vo­te mu­cha gen­te. Si lo lo­gra­mos, da­re­mos lo me­jor pa­ra pa­sar a se­gun­da vuel­ta. Aho­ra, si la gen­te de­ci­de otra co­sa, en el FA va­mos a con­ver­sar qué ha­ce­mos, siem­pre re­cor­dan­do que los vo­tos son de la gen­te, no de los par­ti­dos ni de los can­di­da­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.