TE­RROR EN MAN­CHES­TER

El Es­ta­do Is­lá­mi­co vuel­ve a ate­rro­ri­zar Eu­ro­pa con cruel­dad. El aten­ta­do en el con­cier­to de Aria­na Gran­de que de­jó más de vein­te muer­tos y de­ce­nas de he­ri­dos —la ma­yo­ría ado­les­cen­tes y ni­ños—, fue el nue­vo blan­co que lo­gró ins­ta­lar la pa­ra­noia en los even

Caras (Chile) - - ECOS - Por Ol­ga Ma­llo, des­de In­gla­te­rra

Aria­na Gran­de ha­bía in­ter­pre­ta­do la úl­ti­ma can­ción de un con­cier­to per­fec­to.

Eran las 22:45 ho­ras del lu­nes 22 de ma­yo y sus jó­ve­nes se­gui­do­res co­men­za­ban a aban­do­nar el Man­ches­ter Are­na aún ta­ra­rean­do los te­mas de la es­ta­dou­ni­den­se, cuan­do una fuer­te ex­plo­sión en el fo­yer del re­cin­to desató el caos y el pá­ni­co. Vein­ti­dós muer­tos y do­ce­nas de he­ri­dos, en­tre ellos va­rios ni­ños y ado­les­cen­tes, fue el re­sul­ta­do del peor ata­que te­rro­ris­ta en el Reino Uni­do des­de aquel 7 de ju­nio del 2005 en que va­rias bom­bas de­to­na­ron en el me­tro de Lon­dres, de­jan­do 52 víc­ti­mas fatales. Aque­lla vez las víc­ti­mas fue­ron al azar, no hu­bo co­mo ob­je­ti­vo edad, se­xo, ni ra­za. En Man­ches­ter los asis­ten­tes eran ni­ños y jó­ve­nes y es­te dato no era ajeno al gru­po que se ad­ju­di­có el ata­que: ISIS (Es­ta­do Is­lá­mi­co de Irak y Si­ria). Era un blan­co fá­cil, pues pe­se a to­das las me­di­das de se­gu­ri­dad dis­pues­tas, las reunio­nes ma­si­vas son vul­ne­ra­bles, más aún cuan­do el pú­bli­co es con­si­de­ra­do de ba­jo ries­go, co­mo era en es­te ca­so.

No pa­sa­ron mu­chas ho­ras an­tes de que un vi­deo fue­ra re­ve­la­do por un ca­nal sim­pa­ti­zan­te del gru­po te­rro­ris­ta. En la gra­ba­ción, un hom­bre en­mas­ca­ra­do de­cla­ró: “Lo que vie­ne se­rá aún más se­ve­ro pa­ra los ado­ra­do­res de la cruz y sus alia­dos, con el per­mi­so de Alá. To­da ala­ban­za de­be ser pa­ra él, se­ñor de la crea­ción”. “El que no ado­ra a Alá de­be ser eli­mi­na­do”, pa­re­cie­ra ser la pre­mi­sa. Ani­qui­lar to­da otra re­li­gión, o no re­li­gión, se­ría la con­sig­na. Sin em­bar­go, se­gún el ana­lis­ta y coau­tor de Den­tro de la men­te yiha­dis­ta: en­ten­dien­do una ideo­lo­gía, Mi­lo Co­mem­ford, hay ade­más una in­ten­ción de re­pre­sa­lia. “ISIS ha jus­ti­fi­ca­do en oca­sio­nes sus ac­tos te­rro­ris­tas con­tra ci­vi­les cul­pán­do­los por su pa­pel en la elec­ción de po­lí­ti­cos que per­pe­tran ata­ques a su lla­ma­do ca­li­fa­to y en­mar­can las muer­tes de inocen­tes co­mo da­ños co­la­te­ra­les, al­go usa­do por otros ideó­lo­gos yiha­dis­tas pa­ra jus­ti­fi­car la vio­len­cia”. Otra jus­ti­fi­ca­ción de es­tos fa­ná­ti­cos, se­gún Co­mer­ford, se­ría la per­pe­tra­ción de ac­tos vis­tos co­mo sím­bo­los de la de­ca­den­cia de un ré­gi­men no is­lá­mi­co, sien­do prue­ba de es­to la de­cla­ra­ción de ISIS tras sus ata­ques de no­viem­bre de 2015 en Pa­rís en la que se des­cri­bía la sa­la de con­cier­tos de Ba­ta­clan co­mo una gua­ri­da de “pros­ti­tu­ción y vi­cio”.

Ja­son Bur­ke, co­rres­pon­sal del dia­rio The Guar­dian en Me­dio Orien­te y au­tor de los bes­tse­llers Al-Qae­da y La Nue­va Ame­na­za , iden­ti­fi­ca la ex­plo­sión de­mo­grá­fi­ca en paí­ses co­mo Egip­to y Tú­nez co­mo un fac­tor im­por­tan­te en el au­men­to de la mi­li­tan­cia is­lá­mi­ca. Mi­llo­nes de jó­ve­nes in­ca­pa­ces de en­con­trar tra­ba­jo o for­mar fa­mi­lia, son atraí­dos por la pro­me­sa de un pro­pó­si­to en la vi­da. Y aun­que mu­chos de ellos pa­re­cie­ran ac­tuar co­mo “lo­bos so­li­ta­rios”, — tér­mino acu­ña­do por al­gu­nos me­dios—, ra­ra vez lo son. Po­si­ble­men­te fue el ca­so del hom­bre de 22 años Sel­man Abe­di, a quien se cul­pa porc la tra­ge­dia de Man­ches­ter. Es­tos fa­ná­ti­cos cuen­tan con el apo­yo de re­des mi­li­tan­tes y a me­nu­do via­jan al ex­tran­je­ro pa­ra su for­ma­ción.

Bur­ke, en su úl­ti­mo li­bro, cul­pa, ade­más, al co­lap­so de los re­gí­me­nes tras la Pri­ma­ve­ra Ára­be del 2011 que tra­jo el cam­bio en las ba­ses de po­der re­gio­na­les y al abis­mo ca­da vez ma­yor en­tre su­ni­tas y chií­tas, sin ol­vi­dar el gran error de ha­ber in­ter­fe­ri­do en Irak.

El pa­sa­do mar­tes, lue­go de la no­che de te­rror, uno de los asis­ten­tes al con­cier­to de Aria­na Gran­de co­men­ta­ba al ser en­tre­vis­ta­do: “Las bom­bas de Irak y Af­ga­nis­tán re­bo­ta­ron aquí en Man­ches­ter”. Y ese es un gran de­ba­te tan­to en el Reino Uni­do co­mo en Eu­ro­pa. La pre­gun­ta es si el bom­bar­deo de oc­ci­den­te a orien­te con los co­rres­pon­dien­tes da­ños co­la­te­ra­les fo­men­ta el te­rror o lo ate­núa, dos teo­rías que di­vi­den a po­lí­ti­cos y pú­bli­co en ge­ne­ral y que es uno de los pun­tos cla­ve en los res­pec­ti­vos ma­ni­fies­tos pro­pues­tos por los par­ti­dos pa­ra las elec­cio­nes ge­ne­ra­les an­ti­ci­pa­das del pró­xi­mo 8 de ju­nio con­vo­ca­das por la Pri­me­ra Mi­nis­tra The­re­sa May, sien­do los la­bo­ris­tas más rea­cios a es­tas in­tro­mi­sio­nes en Me­dio Orien­te.

En me­dio del te­rror, emer­gió lo me­jor de una ciu­dad que vi­vió en 1996 el más de­vas­ta­dor ata­que a In­gla­te­rra des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, cuan­do el IRA ( Ejér­ci­to Re­pu­bli­cano Ir­lan­dés) de­to­nó una bom­ba di­ri­gi­da a des­truir la in­fra­es­truc­tu­ra y la eco­no­mía de la ciu­dad y aun­que cau­só da­ños se­ve­ros, no oca­sio­nó muer­tes. Aque­lla tris­te no­che del lu­nes re­cién pa­sa­do, en Man­ches­ter, los fun­da­men­tos de paz bri­lla­ron en­tre el caos y la san­gre de los he­ri­dos cuan­do ta­xis­tas de to­das las re­li­gio­nes, mu­chos de ellos mu­sul­ma­nes, fue­ron ins­ta­dos por sus lí­de­res re­li­gio­sos a aca­rrear gra­tis a jó­ve­nes que se ha­bían que­da­do sin mo­vi­li­za­ción por la clau­su­ra mo­men­tá­nea de es­ta­cio­nes de tre­nes y bu­ses. Los ho­te­les abrie­ron sus puer­tas pa­ra ofre­cer alo­ja­mien­to sin cos­to y per­so­nas de to­das las creen­cias re­ci­bían a las asus­ta­das víc­ti­mas en sus ho­ga­res.

AQUE­LLA TRIS­TE NO­CHE EN MAN­CHES­TER, LOS FUN­DA­MEN­TOS DE PAZ BRI­LLA­RON EN­TRE EL CAOS Y LA SAN­GRE DE LOS HE­RI­DOS CUAN­DO TA­XIS­TAS DE TO­DAS LAS RE­LI­GIO­NES, MU­CHOS DE ELLOS MU­SUL­MA­NES, FUE­RON INS­TA­DOS POR SUS LÍ­DE­RES RE­LI­GIO­SOS A ACA­RREAR GRA­TIS A JÓ­VE­NES QUE SE HA­BÍAN QUE­DA­DO SIN MO­VI­LI­ZA­CIÓN.

TRAS EL ATEN­TA­DO, ARIA­NA GRAN­DE CAN­CE­LÓ SUS SI­GUIEN­TES CON­CIER­TOS EN EU­RO­PA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.