CLUB DE TOBY

El tor­neo que se ini­cia el sá­ba­do 17 de ju­nio no es só­lo un tor­neo de fút­bol. Es la opor­tu­ni­dad de Vla­di­mir Pu­tin de in­ten­tar me­jo­rar su ima­gen y la del país, una nue­va prue­ba pa­ra la se­gu­ri­dad, ade­más de un en­fren­ta­mien­to con la sombra de la co­rrup­ción y

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Fe­li­pe Hur­ta­do H.

Se­cre­tos, ne­go­cios, po­lí­ti­ca, viajes y sue­ños de­fi­nen a es­tos cin­co gru­pos de ami­gos que man­tie­nen con­tra vien­to y ma­rea sus co­fra­días. Los Evó­po­li, los si­ba­ri­tas y los ma­ga­llá­ni­cos nos ha­blan de sus jun­tas y có­di­gos que ha­cen de es­tas amis­ta­des víncu­los in­que­bran­ta­bles.

A Vla­di­mir Pu­tin, pre­si­den­te de Ru­sia, el fút­bol no le va ni le vie­ne.

Lo su­yo es el ju­do, co­mo lo acre­di­tan su cin­tu­rón ne­gro, el ma­nual que es­cri­bió so­bre es­te de­por­te y sus en­tre­na­mien­tos con Bes­lan Mu­dra­nov, me­da­lla de oro en Río de Janeiro. Pe­ro sa­be lo que los gran­des even­tos de­por­ti­vos sig­ni­fi­can, así es que hi­zo to­do lo que es­tu­vo a su al­can­ce, por arri­ba y por de­ba­jo de la me­sa, pa­ra que­dar­se con el Mun­dial de 2018, cu­ya an­te­sa­la, o en­sa­yo ge­ne­ral si se pre­fie­re, es des­de 1992 la Co­pa Confederaciones, cu­ya edi­ción 2017 par­te es­te sá­ba­do 17.

El man­da­ta­rio tie­ne cla­ras las po­si­bi­li­da­des que re­pre­sen­tan tor­neos de in­te­rés co­mo es­te pa­ra mos­trar una ca­ra ama­ble del país y su go­bierno, en es­ta oca­sión por la vi­sión crí­ti­ca que de él tie­ne Oc­ci­den­te, de­bi­do a epi­so­dios co­mo la ane­xión de Cri­mea en 2014 y el in­vo­lu­cra­mien­to de sus ser­vi­cios en la cam­pa­ña pre­si­den­cial de EE.UU., a tra­vés de la di­fu­sión de no­ti­cias fal­sas so­bre la can­di­da­ta Hi­llary Clin­ton que ter­mi­na­ron fa­vo­re­cien­do a Do­nald Trump.

Es cier­to, a ve­ces pue­de re­sul­tar un ar­ma de do­ble fi­lo, co­mo su­ce­dió con la ten­sa pre­via de los Jue­gos Olím­pi­cos de In­vierno de So­chi 2014, a cau­sa de su mul­ti­mi­llo­na­rio cos­to (US$ 51 mil mi­llo­nes) y por las du­das so­bre po­si­bles ata­ques lue­go del aten­ta­do en Vol­go­gra­do que, a fi­nes de 2013, ma­tó a 30 per­so­nas. En esa opor­tu­ni­dad, sor­teó con re­la­ti­vo éxi­to los po­si­bles con­flic­tos y en­tre­gó una com­pe­ten­cia de­por­ti­va im­pe­ca­ble.

Pu­tin ha in­ver­ti­do fuer­te en el de­por­te, con­si­guien­do con los mi­llo­nes del gas y el pe­tró­leo, el Mun­dial de Atle­tis­mo de Mos­cú 2013, el Mun­dial de Natación de Ka­zán 2015 y una fe­cha en el ca­len­da­rio de la siem­pre gla­mo­ro­sa Fór­mu­la Uno.

Qui­zás una de las ma­yo­res preo­cu­pa­cio­nes del go­bierno sea el te­rro­ris­mo. En abril, un aten­ta­do en el me­tro de San Pe­ters­bur­go, una de las cua­tro se­des del cam­peo­na­to jun­to a Mos­cú, Ka­zán y So­chi, de­jó 14 muer­tos y en­cen­dió las alar­mas.

La orden fue re­do­blar las me­di­das de se­gu­ri­dad en el cam­peo­na­to. Si en So­chi, ha­ce tres años, lo re­sol­vie­ron con éxi­to lle­nan­do las ca­lles de po­li­cías y mi­li­ta­res, aho­ra con un cer­ta­men que se dispu­tará en cua­tro se­des mul­ti­pli­ca­rán las res­tric­cio­nes en la cir­cu­la­ción de avio­nes y bu­ses, ade­más de li­mi­tar la en­tra­da de in­mi­gran­tes, la ven­ta de al­cohol y la ce­le­bra­ción de ac­tos pú­bli­cos.

La caí­da de Jo­sep Blat­ter y su en­ma­ra­ña­da red de co­rrup­ción en la FIFA

tu­vo un alia­do en Ru­sia y Pu­tin, in­clu­so en los peo­res mo­men­tos. No cues­ta mu­cho en­ten­der de dón­de vie­ne esa leal­tad: la elec­ción del gi­gan­te eu­ro­asiá­ti­co co­mo se­de del Mun­dial 2018 y, por con­si­guien­te, de la Co­pa Confederaciones.

Las de­ci­sio­nes de or­ga­ni­zar la pró­xi­ma Co­pa del Mun­do ahí y la de 2022 en Qatar han es­ta­do ba­jo la sombra de los so­bor­nos ma­si­vos. In­clu­so, una vez con­fir­ma­da la sa­li­da del sui­zo de la tes­te­ra de la organización en Zu­rich se lle­gó a es­ta­ble­cer que am­bas de­ter­mi­na­cio­nes po­drían re­ver­tir­se si se com­pro­ba­ban pa­gos in­de­bi­dos, ame­na­za que nun­ca se ma­te­ria­li­zó. Ese ca­so,

su­ma­do a la ima­gen da­ña­da por Cri­mea y las no­ti­cias fal­sas, no le ha sa­li­do gra­tis a Ru­sia.

En abril pa­sa­do, el dia­rio Fi­nan­cial Ti­mes pu­bli­có un ar­tícu­lo so­bre las di­fi­cul­ta­des que ha en­con­tra­do la FIFA pa­ra con­se­guir aus­pi­cia­do­res pa­ra el Mun­dial: de los 20 spon­sors cor­po­ra­ti­vos que tu­vo en Bra­sil 2014, aho­ra so­lo lle­va la mi­tad.

La co­pa tam­bién re­sul­ta una prue­ba pa­ra el de­por­te ru­so, lue­go del es­cán­da­lo sur­gi­do tras la pre­sen­ta­ción en 2015 del In­for­me McLa­ren, que es­ta­ble­cía una po­lí­ti­ca de do­pa­je ar­ti­cu­la­da por el Es­ta­do pa­ra con­se­guir be­ne­fi­cios, en par­ti­cu­lar en el atle­tis­mo. Eso sig­ni­fi­có que el Co­mi­té Olím­pi­co les prohi­bie­ra a 112 de­por­tis­tas, en­tre ellos la rei­na de la ga­rro­cha, Ye­le­na Isin­ba­ye­va, par­ti­ci­par en los Jue­gos Olím­pi­cos de Río de Janeiro.

“El de­por­te ru­so ca­re­ce de los mí­ni­mos re­qui­si­tos de cre­di­bi­li­dad pa­ra or­ga­ni­zar gran­des even­tos de­por­ti­vos”, re­cla­mó Da­mian Co­llins, sub­se­cre­ta­rio de De­por­tes bri­tá­ni­co una vez co­no­ci­das es­tas re­ve­la­cio­nes y otras he­chas por la Agen­cia Mun­dial An­ti­do­pa­je (WADA). Los in­gle­ses, en to­do ca­so, res­pi­ra­ban por la he­ri­da, pues que­rían el Mun­dial de 2018 pa­ra ellos.

De to­das for­mas, un es­pe­cia­lis­ta en con­tro­les an­ti­do­pa­je co­mo Jo­seph de Pen­cier, fun­da­dor del Ins­ti­tu­to de Agen­cias An­ti-Do­ping, le de­cla­ró en enero a CNN que el pro­ce­so de re­cons­truc­ción por el que pa­sa el sis­te­ma de con­trol ru­so di­fi­cul­ta la trans­pa­ren­cia de los miem­bros de una de­le­ga­ción de­por­ti­va de ese país en cual­quier gran even­to.

La se­lec­ción que se pre­pa­ra pa­ra la Co­pa Confederaciones, en to­do ca­so, pre­ten­de en­tre­gar una prue­ba de lim­pie­za en los tests pre­vios. “Los es­ta­mos es­pe­ran­do, no te­ne­mos na­da que ocul­tar”, ase­gu­ran.

Den­tro de to­do es­te pa­no­ra­ma ge­ne­ral,

el fo­co se con­cen­tra­rá en el fút­bol y con Chile en un rol pro­ta­gó­ni­co. La de­cla­ra­ción de prin­ci­pios que reali­zó el vo­lan­te Mar­ce­lo Díaz al lle­gar a San­tia­go pa­ra ini­ciar los tra­ba­jos de la se­lec­ción pa­ra la Co­pa apun­ta en esa di­rec­ción.

“Ale­ma­nia ju­ga­rá con equi­po al­ter­na­ti­vo. No­so­tros apos­ta­mos a ga­nar la Co­pa, por eso va­mos to­dos los ju­ga­do­res que nor­mal­men­te es­ta­mos en la se­lec­ción”, di­jo.

El plan­tel que di­ri­ge Juan An­to­nio Piz­zi tie­ne muy asu­mi­do lo que ha con­se­gui­do, la Co­pa Amé­ri­ca 2015 y la Centenario 2016, y lo que pue­den y quie­ren ga­nar co­mo un gru­po, cons­cien­tes de que son la me­jor ge­ne­ra­ción de fut­bo­lis­tas chi­le­nos de la his­to­ria y que vi­ven, qui­zá, sus úl­ti­mos años en el al­to ren­di­mien­to. De ahí que no te­man apos­tar al­to, tan­to aho­ra co­mo el pró­xi­mo año, en el Mun­dial, aun­que to­da­vía les que­de cla­si­fi­car.

El tor­neo lo dispu­tan cam­peo­nes de ca­da con­fe­de­ra­ción (Chile, Mé­xi­co, Por­tu­gal, Aus­tra­lia, Ca­me­rún y Nue­va Ze­lan­dia), el mo­nar­ca de Bra­sil 2014 (Ale­ma­nia) y el an­fi­trión. Se dispu­ta en dos gru­pos de cua­tro equi­pos, don­de los dos pri­me­ros lu­ga­res avan­zan a se­mi­fi­na­les. La “Ro­ja” com­par­te zo­na con los afri­ca­nos, los ger­ma­nos y los “aus­sies”, que por co­sas del ba­lom­pié son los re­pre­sen­tan­tes de Asia.

¿Chile pue­de con­se­guir lo que se plan­tea? No es des­ca­be­lla­do. Ade­más del as­pec­to aními­co por los tí­tu­los lo­gra­dos, en las eli­mi­na­to­rias ha en­ca­rri­la­do un ren­di­mien­to en las úl­ti­mas fe­chas que le per­mi­tió me­ter­se en zo­na de cla­si­fi­ca­ción di­rec­ta.

Lle­ga con sus dos gran­des fi­gu­ras, Ar­tu­ro Vidal y Ale­xis Sán­chez, en un ni­vel muy al­to. El vo­lan­te fue uno de los ba­luar­tes en la co­ro­na que al­can­zó el Ba­yern Mu­nich en la Bun­des­li­ga ale­ma­na, mien­tras que el de­lan­te­ro fue el ter­cer go­lea­dor de la Pre­mier Lea­gue in­gle­sa.

Tal co­mo lo de­cía Mar­ce­lo Díaz, Chile va con lo me­jor que tie­ne, a di­fe­ren­cia de Ale­ma­nia, que por tra­di­ción aso­ma co­mo ri­val más li­na­ju­do en la fa­se gru­pal y del tor­neo en ge­ne­ral. Su téc­ni­co Joa­chim Löw pre­fi­rió pro­bar ele­men­tos de re­cam­bio y de­jó fue­ra de la nó­mi­na a gen­te de la ta­lla de Ma­nuel Neuer, Tho­mas Mü­ller, Sa­mi Khe­di­ra, Me­sut Özil, Mar­co Reus, Mats Hum­mels y Je­ro­me Boa­teng.

No son po­cos los que han si­tua­do a la “Ro­ja” co­mo fa­vo­ri­ta pa­ra ga­nar el tor­neo, en­tre ellos dos ex cam­peo­nes del mun­do co­mo el en­tre­na­dor ar­gen­tino Cé­sar Luis Me­not­ti y el de­fen­sa es­pa­ñol Car­les Pu­yol. No son di­chos exa­ge­ra­dos, pues hay que te­ner en cuen­ta que se tra­ta de un cam­peo­na­to de ocho equi­pos y que la se­lec­ción re­pre­sen­ta a uno de los dos con­ti­nen­tes más fuer­tes en es­te jue­go.

Des­con­tan­do la in­cóg­ni­ta que po­dría re­pre­sen­tar Ale­ma­nia, el otro gran can­di­da­to es Por­tu­gal, con Cris­tiano Ro­nal­do al fren­te, quien bus­ca­rá una ra­zón más pa­ra ga­nar un nue­vo Ba­lón de Oro a fin de año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.