MU­JER X MU­JER

VEIN­TE LÍ­DE­RES ACEP­TA­RON LA IN­VI­TA­CIÓN DE CARAS Y RIPLEY PA­RA PAR­TI­CI­PAR EN LA PRI­ME­RA IN­TER­VEN­CIÓN UR­BA­NA QUE BUS­CÓ VI­SI­BI­LI­ZAR EL EM­PREN­DI­MIEN­TO Y EL EM­PO­DE­RA­MIEN­TO FE­ME­NINO EN CHI­LE. TO­DAS ELI­GIE­RON SU­MAR­SE Y ABRA­ZAR LAS CAU­SAS DE OTRAS MU­JE­RES, IGUAL

Caras (Chile) - - CONTENIDO - → Pro­duc­ción Anahí Mi­ra­lles → Asis­ten­te Pro­duc­ción Jes­si­ca Mo­ra­les → Ma­qui­lla­je Ma­ca Mat­te → Pe­lo John Pé­rez → Ma­qui­lla­je Dia­na Bolocco Ale del San­te

Ja­vie­ra Suá­rez, Da­nie­la Ve­ga, Eri­ka

Oli­ve­ra, So­le­dad Onetto, Ju­lia Vial, Glo­ria Münchmeyer, Ce­ci­lia Pé­rez, Ga­brie­la Her­nán­dez, Ama­ya Forch, Dia­na Bolocco... La his­to­ria de­trás de las cua­ren­ta mu­je­res que des­fi­la­ron en el Pa­seo Ahu­ma­da pa­ra ce­le­brar el em­po­de­ra­mien­to y el em­pren­di­mien­to fe­me­nino en Chi­le.

Cua­ren­ta mu­je­res, vein­te de ellas re­co­no­ci­das fi­gu­ras pú­bli­cas y las otras miem­bros

de dis­tin­tas fun­da­cio­nes, acep­ta­ron nues­tra au­daz pro­pues­ta. La de pa­rar­se y des­fi­lar arri­ba de una pa­sa­re­la en pleno Pa­seo Ahu­ma­da pa­ra vi­si­bi­li­zar la fuer­za fe­me­ni­na y de­mos­trar que no hay un so­lo ti­po ni una ma­ne­ra de ser mu­jer; sino un aba­ni­co gi­gan­te y di­ver­so, don­de ca­da cual tie­ne su pro­pia be­lle­za, es­te­reo­ti­po, es­ti­lo, in­tere­ses, com­pro­mi­sos y sen­si­bi­li­da­des.

Una in­ter­ven­ción ur­ba­na iné­di­ta que jun­to a Ripley hi­ci­mos en el co­ra­zón de San­tia­go; el cen­tro neu­rál­gi­co ca­pi­ta­lino don­de se cons­ta­tan a diario las dis­tin­tas reali­da­des, la di­ver­si­dad y la ola de in­mi­gran­tes que ha­bla de un nue­vo Chi­le. Allí, es­tas cua­ren­ta gue­rre­ras con historias po­ten­tes de per­se­ve­ran­cia, re­si­lien­cia, rein­ven­ción y va­len­tía, des­fi­la­ron abra­zan­do dis­tin­tas cau­sas que las re­pre­sen­tan o in­ter­pre­tan, a tra­vés de las cua­les pue­den trans­for­mar el mun­do y por las que lu­cha­rán has­ta al­can­zar la ple­na igual­dad de de­re­chos y opor­tu­ni­da­des.

Ama­ya Forch, Mary Ro­se Mac-Gill y So­le­dad Onetto abra­za­ron la ban­de­ra de la au­to­es­ti­ma; Ce­ci­lia Pé­rez, Eri­ka Oli­ve­ra, Ja­vie­ra Suá­rez, Ju­lia Vial y Ca­ro­li­na Fi­gue­roa (im­pul­so­ra de la Ley Emi­lia), de la va­len­tía; Alejandra Mus­ta­kis, Car­la Guel­fen­bein y Ma­ría Jo­sé Prieto, del em­pren­di­mien­to; Elvira Cris­ti, Da­nie­la Ve­ga, Cathy Ba­rri­ga y Mi­lla­ray Vie­ra, de la di­ver­si­dad e in­clu­sión; Car­men Glo­ria Arro­yo, Ma­ría Con­sue­lo Her­mo­si­lla; de la no vio­len­cia. Mien­tras que Dia­na Bolocco y las ac­tri­ces Fran­cis­ca Im­bo­den, Li Frid­man, Glo­ria Münchmeyer y Gaby Her­nán­dez hi­cie­ron su­yo el de­re­cho a la educación y a so­ñar.

Pa­ra mu­chas de ellas no fue fá­cil pa­rar­se arri­ba de una pa­sa­re­la. Sin em­bar­go, sa­ben que co­mo rostros pú­bli­cos, re­pre­sen­tan y vi­si­bi­li­za­ban las cau­sas de mi­llo­nes de mu­je­res sin voz que me­re­cen ser es­cu­cha­das, por eso des­fi­la­ron fe­li­ces y cam­pan­tes, en­ten­dien­do que so­lo uni­das pue­den ge­ne­rar una fuer­za trans­for­ma­do­ra úni­ca, ca­paz de cam­biar el mun­do.

Una ini­cia­ti­va que Alejandra Mus­ta­kis aplau­de por­que pien­sa que ya es ho­ra de mos­trar las co­sas bue­nas que se es­tán ha­cien­do y que Car­la Guel­fen­bein ob­ser­va co­mo par­te de un mo­vi­mien­to fe­me­nino in­ter­na­cio­nal. “Las mu­je­res de hoy, que he­mos sa­li­do al tra­ba­jo, que te­ne­mos con­tac­to con el ex­te­rior y fui­mos ca­pa­ces de li­diar con si­tua­cio­nes de las cua­les éra­mos ve­ta­das, hoy es­ta­mos en una po­si­ción en la que po­de­mos pe­dir más con nues­tra voz, sin es­pe­rar que nos re­ga­len na­da”, dice la es­cri­to­ra abrien­do los fue­gos de la con­ver­sa­ción.

En ese sen­ti­do, Dia­na Bolocco es una con­ven­ci­da de que en­tre las mu­je­res hay ca­da vez ma­yor con­cien­cia de acep­tar­se, que­rer­se y cui­dar­se. “En al­gún mo­men­to, las crí­ti­cas más fe­ro­ces ve­nían de no­so­tras. Y aun­que si­gue esa ten­den­cia, mu­chas hoy al­zan la voz pa­ra que nos pro­te­ja­mos y que­ra­mos. Uni­das, po­de­mos al­can­zar más rá­pi­do los de­re­chos que aún nos fal­tan por con­se­guir. Lo im­por­tan­te es ha­blar en­tre no­so­tras, com­par­tir ex­pe­rien­cias pa­ra re­sol­ver me­jor la vi­da que lle­va­mos, que es bas­tan­te más com­ple­ja por la can­ti­dad de ro­les y fun­cio­nes que desem­pe­ña­mos”.

Una idea de so­li­da­ri­dad que en­tu­sias­ma a la ac­triz Ama­ya Forch, quien por su tra­ba­jo en los me­dios, se sien­te ex­pues­ta a las crí­ti­cas y pre­jui­cios. “Vi­vi­mos en una so­cie­dad que nos en­se­ña des­de chi­cas a cri­ti­car­nos. Mi lu­cha ha si­do creer­me el cuen­to de que sí pue­do, y de­cir­les a las de­más que tam­bién pue­den”. El lla­ma­do a sus pa­res es a un ma­yor apo­yo y em­pa­tía con la par­ti­cu­lar for­ma de sen­tir y de pen­sar que las dis­tin­gue co­mo gé­ne­ro. Lo mis­mo pi­de Ma­ría Con­sue­lo Her­mo­si­lla, quien con­si­de­ra que las mu­je­res son po­de­ro­sas, y cuan­do se unen, son ca­pa­ces de

MujerxMujer, ele­gir es lo me­jor del mun­do. “Uni­das, po­de­mos al­can­zar más rá­pi­do los de­re­chos que aún nos fal­tan por con­se­guir. Lo im­por­tan­te es ha­blar en­tre no­so­tras, com­par­tir ex­pe­rien­cias pa­ra re­sol­ver me­jor la vi­da que lle­va­mos”, dice Dia­na Bolocco.

mo­ver un mun­do en­te­ro. “Te­ne­mos una fuer­za ca­si so­bre­na­tu­ral que nos sa­le de las en­tra­ñas. No hay una ex­pli­ca­ción ló­gi­ca, pe­ro cuan­do ac­tua­mos jun­tas, lo­gra­mos más”, sostiene la ma­dre de An­to­nia Ga­rros, quien tras la muer­te de su hi­ja en fe­bre­ro pa­sa­do, es­tá en cam­pa­ña pa­ra que se ti­pi­fi­que por ley la in­duc­ción al sui­ci­dio, in­cor­po­ran­do a pa­re­jas no formales.

Se­gún Her­mo­si­lla, ur­ge un cam­bio en la ley, pen­san­do que cuan­do una mu­jer es vio­len­ta­da no es­tá en su to­tal ca­pa­ci­dad, en­ton­ces es po­co pro­ba­ble que acu­se a su agre­sor. Por ello, agre­ga, es im­pres­cin­di­ble una mo­ción en don­de ter­ce­ros pue­dan de­nun­ciar y quien lo ha­ce, no ten­ga que ra­ti­fi­car sus di­chos.

Una ini­cia­ti­va le­gal que com­par­te Gaby Her­nán­dez, quien a los 78 años in­ten­ta se erra­di­que to­do ti­po de vio­len­cia. “Mi pa­dre es­pa­ñol siem­pre nos in­cul­có el au­to­rres­pe­to y no de­pen­der de nin­gún hom­bre. En mi ca­sa nun­ca se le­van­tó la mano ni la voz. Se­guí sus con­se­jos. Es cues­tión de per­so­na­li­dad. El vic­ti­ma­rio bus­ca la víc­ti­ma y a ve­ces és­ta lo bus­ca a él. Hay que ter­mi­nar con el abu­so fí­si­co y si­co­ló­gi­co, que re­quie­re ma­yor educación y de más lu­ga­res don­de pe­dir ayu­da”.

Lo im­por­tan­te en es­to, se­gún la con­duc­to­ra de La Red Ju­lia Vial, es que se pro­te­ja a quien es­tá sien­do mal­tra­ta­da una vez he­cha la de­nun­cia. “El ac­tual sis­te­ma no res­guar­da a la víc­ti­ma, en­ton­ces co­mo la si­tua­ción pue­de em­peo­rar, mu­chas ve­ces pre­fie­ren ca­llar”.

Si bien la ma­yo­ría coin­ci­de en que la so­cie­dad ha evo­lu­cio­na­do a una más in­clu­si­va y que las mu­je­res es­tán más em­po­de­ra­das, aún per­ci­ben pro­fun­dos re­sa­bios de ma­chis­mo, don­de la dispu­ta de gé­ne­ro no se ha zan­ja­do y la ba­ta­lla fe­me­ni­na por lo­grar po­si­cio­na­mien­to e igual­dad de opor­tu­ni­da­des, per­ma­ne­ce. Una reali­dad que pa­ra La jue­za de CHV Car­men Glo­ria Arro­yo, es­tá arrai­ga­da en la con­cien­cia po­pu­lar: “Al­gu­nos hom­bres nos ca­ri­ca­tu­ri­zan co­mo las fe­mi­na­zis, ca­yen­do en la des­ca­li­fi­ca­ción e in­di­fe­ren­cia y des­co­no­cien­do el mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta; lo peor, es que mu­chas de no­so­tras les si­guen el jue­go, con­vir­tién­do­se en los prin­ci­pa­les es­co­llos pa­ra avan­zar. No bus­ca­mos ser me­jo­res, sino te­ner los mis­mos de­re­chos y ac­ce­sos”.

Que aún per­sis­tan di­fe­ren­cias de suel­dos pa­ra un mis­mo car­go, es un te­ma que se re­pi­te en bo­ca de to­das y es qui­zás una de las de­sigual­da­des que más las in­dig­na. La ac­triz Fran­cis­ca Im­bo­den ase­gu­ra que le si­guen dan­do ex­pli­ca­cio­nes que no lo­gran con­ven­cer­la. “En la ac­tua­ción ne­ce­si­tan a un hom­bre y a una mu­jer de pro­ta­gó­ni­cos y ese rol va­le tan­to. A mí me ha ido bien, pe­ro sé que a mis com­pa­ñe­ros les pa­gan más, aun­que gra­be­mos las mis­mas ho­ras y sea­mos igual de im­por­tan­tes en la his­to­ria. Agra­dez­co lo que gano, ¡pe­ro la pe­leo!: o al otro le ba­jan el suel­do ¡o a mí me lo suben! Por bas­tan­te tiem­po a la so­cie­dad le re­sul­tó có­mo­do te­ner­nos ca­lla­das en la ca­sa cui­dan­do a los ni­ños, por al­go per­sis­ten esas di­fe­ren­cias y te­ne­mos las peo­res pen­sio­nes”.

Elvira Cris­ti apo­ya a Im­bo­den y agre­ga que mu­chas ve­ces les exi­gen es­tar del­ga­das. Hay pre­sión por es­tar gua­pas. Una pro­ta­go­nis­ta tie­ne que ser ca­si per­fec­ta, lo que ha­bla del país ma­chis­ta en que vi­vi­mos, ase­gu­ra.

Dia­na Bolocco ha he­cho su­ya la cau­sa de la de­sigual­dad sa­la­rial que pa­ra ella tie­ne un tras­fon­do más bru­tal, el de la sub­es­ti­ma­ción ex­plí­ci­ta a las ca­pa­ci­da­des de las mu­je­res y la creen­cia de que ellas tie­nen la ca­be­za en mil par­tes, por tan­to, son más dis­per­sas, me­nos en­fo­ca­das e in­efi­cien­tes.

En ese sen­ti­do, Ca­ro­li­na Fi­gue­roa (im­pul­so­ra de la Ley Emi­lia) que tra­ba­ja en el mun­do aca­dé­mi­co, es­pe­ra que al­gu­na vez una mu­jer ga­ne el Pre­mio Na­cio­nal de His­to­ria pa­ra rom­per con ese “des­equi­li­brio” que, dice, exis­te en la Aca­de­mia. “Ya es ho­ra de que de­jen de re­la­cio­nar­nos só­lo con la ma­ter­ni­dad. Sí, so­mos ma­dres, pe­ro tam­bién ciu­da­da­nas, pro­fe­sio­na­les, lle­va­mos cau­sas; so­mos mul­ti­di­men­sio­na­les. No­so­tras di­na­mi­za­mos la so­cie­dad, te­ne­mos otra pers­pec­ti­va y ve­mos pro­ble­má­ti­cas que los hom­bres no con­si­de­ran, a las cua­les les po­ne­mos nues­tra ener­gía pa­ra que avan­cen y se vi­si­bi­li­cen”.

Una opi­nión que com­par­te Alejandra Mus­ta­kis, en su con­di­ción de pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción de Em­pren­de­do­res de Chi­le (Asech) y di­rec­to­ra de IF. “Pa­ra el mun­do de hoy, que tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas fe­me­ni­nas, de co­la­bo­ra­ción, crea­ti­vi­dad, in­tui­ción, de aco­ger... la mu­jer es fun­da­men­tal. Si ellas es­tu­vie­ran en los orí­ge­nes de una nue­va so­cie­dad que cons­trui­re­mos a par­tir de aho­ra, se­ría un lu­gar más amo­ro­so, cons­truc­ti­vo, di­ver­so, que nos in­clu­ya a to­dos”.

Car­la Guel­fen­bein ase­gu­ra que exis­ten es­tu­dios que de­mues­tran que la pre­sen­cia de sus pa­res en em­pre­sas ha­ce que las re­la­cio­nes hu­ma­nas sean más amables y com­pren­si­vas. Que el ele­men­to fe­me­nino in­tro­du­ce em­pa­tía al gru­po. “Hom­bres y mu­je­res so­mos di­fe­ren­tes y te­ne­mos al­go que apor­tar a es­te mun­do, sin em­bar­go, lo que po­de­mos ofre­cer no­so­tras ha si­do re­du­ci­do al mí­ni­mo. Si tu­vié­ra­mos el es­pa­cio que nos co­rres­pon­de, po­dría­mos cam­biar mu­chas co­sas”.

Y mien­tras Mus­ta­kis cree que por los múl­ti­ples ro­les que cum­ple su gé­ne­ro, de­bie­ran te­ner re­glas dis­tin­tas y fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral, Ju­lia Vial no con­ci­be que “se nos si­ga cas­ti­gan­do en los pla­nes de sa­lud por te­ner úte­ro”. Ape­la, ade­más, a pen­sio­nes dig­nas, so­bre to­do pa­ra aque­llas ma­dres que se de­di­can a sus hi­jos y que que­dan des­pro­te­gi­das por­que ja­más re­ci­bi­rán una ju­bi­la­ción.

Mary Ro­se Mac-Gill, en su car­go de vi­ce­pre­si­den­ta de la Cor­po­ra­ción del Pa­tri­mo­nio Re­li­gio­so y Cul­tu­ral y co­mo di­rec­to­ra de la Fun­da­ción Cul­tu­ral de Pro­vi­den­cia, con­si­de­ra que la gran deu­da del Es­ta­do con la mu­jer es una educación de ca­li­dad pa­ra sus hi­jos. “La chi­le­na siem­pre ha si­do ba­ta­lla­do­ra, de­di­ca­da a su fa­mi­lia; ¡la me­jor de La­ti­noa­mé­ri­ca! Por años, he­mos te­ni­do pro­ble­mas de ma­ri­dos que se des­preo­cu­pan de los hi­jos. ¿Y quién sa­ca ade­lan­te esa fa­mi­lia? Des­de ni­ña veía en el cam­po mu­je­res ma­ra­vi­llo­sas, a las 4 de la ma­ña­na en pie pa­ra ali­men­tar a sus ni­ños y lle­var­los a la es­cue­la. En­ton­ces esa ma­dre que tra­ba­ja las 24 ho­ras, que quie­re sa­car a sus hi­jos ade­lan­te, me­re­ce que pue­dan re­ci­bir una bue­na educación, por­que si no que­da­rán exac­ta­men­te don­de es­tán”, afir­ma Mary Ro­se. Pa­ra ella, el Es­ta­do de­be te­ner más sa­las cu­nas y jar­dí­nes in­fan­ti­les gra­tui­tos y de ca­li­dad, por­que so­lo así se ni­ve­la la can­cha des­de tem­pra­na edad. “Los ni­ños de­ben em­pe­zar su educación con in­glés in­clui­do y es­cu­chan­do bue­na mú­si­ca. Los míos, por ejem­plo, co­men­za­ron a los tres años en un pár­vu­lo bri­tá­ni­co. En­ton­ces ese pri­vi­le­gio que tu­ve, tam­bién quie­ro que lo ten­gan to­das las chi­le­nas, in­de­pen­dien­te de su con­di­ción eco­nó­mi­ca. Que los me­no­res de Ay­sén, Ari­ca, de los pue­blos per­di­dos de la cor­di­lle­ra o de la cos­ta, cuan­do en­tren a pri­me­ra pre­pa­ra­to­ria, se­pan lo mis­mo que un ni­ño que es­tu­dia en la educación pri­va­da”.

La ex mi­nis­tra Ce­ci­lia Pé­rez ha le­van­ta­do des­de siem­pre la ban­de­ra de la no dis­cri­mi­na­ción. Al pun­to que a los 18 in­gre­só a la po­lí­ti­ca pa­ra fo­men­tar la par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na en su sec­tor. La ac­tual di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­cio­nes del co­man­do de Se­bas­tián Pi­ñe­ra cree que pa­ra ter­mi­nar con las de­sigual­da­des de gé­ne­ro no só­lo se ne­ce­si­ta un cam­bio cul­tu­ral, sino tam­bién po­lí­ti­cas pú­bli­cas de to­dos los sec­to­res. “Por des­gra­cia, hoy se fo­men­ta no dia­lo­gar; y cuan­do no se con­ver­sa, no exis­te el res­pe­to. Es lo pri­me­ro que de­be­mos su­pe­rar y los ac­to­res pú­bli­cos es­ta­mos lla­ma­dos a vi­si­bi­li­zar­lo, rom­per las ba­rre­ras y en­ten­der que quien es­tá al fren­te es tu ad­ver­sa­rio, no tu enemi­go. De­be pri­mar la to­le­ran­cia, el res­pe­to, sa­ber es­cu­char­se, mi­rar­se y en­ten­der que hay mu­chas cau­sas en que po­de­mos te­ner mi­ra­das dis­tin­tas, pe­ro que en al­gu­na par­te po­de­mos con­fluir pa­ra per­mi­tir que Chi­le si­ga sien­do un país ma­ra­vi­llo­so”.

Pa­ra la al­cal­de­sa de Mai­pú Cathy Ba­rri­ga, el im­po­ner­se y sa­lir ade­lan­te tie­ne que ver con que­rer­se a sí mis­ma, res­pe­tar­se, lo­grar un es­ta­do in­terno po­si­ti­vo y pro­yec­tar­lo. “Nun­ca sen­tí que debía de­mos­trar al­go, por lo que es más sa­tis­fac­to­rio que te re­co­noz­can y fe­li­ci­ten por tu tra­ba­jo. El em­po­de­ra­mien­to ac­tual tie­ne que ver con una luz in­te­rior que los de­más ven en ti. Que ca­da una bri­lle, res­pe­tan­do y unién­do­nos a quie­nes son di­fe­ren­tes”.

Con su ex­pe­rien­cia en el mun­do de em­pren­de­do­res, Alejandra Mus­ta­kis ha vis­to que las mu­je­res, al ge­ne­rar su pro­pio tra­ba­jo o ini­cia­ti­va, se dan cuenta del po­der que tie­nen y su au­to­es­ti­ma em­pie­za a cam­biar, al pun­to que mu­chas ve­ces deciden in­clu­so no con­ti­nuar con pa­re­jas que sien­ten son po­cos ca­ri­ño­sos o que las mal­tra­tan. Ase­gu­ra que dar­le opor­tu­ni­da­des a una per­so­na pa­ra que desa­rro­lle sus ta­len­tos, es el me­jor re­ga­lo que exis­te. “La vi­da pa­sa vo­lan­do, hay po­co tiem­po, por tan­to, de­be­mos pre­gun­tar­nos, ¿se­ré va­lien­te pa­ra sa­lir a bus­car mis sue­ños?”. El su­yo

Alejandra Mus­ta­kis ase­gu­ra que dar­le opor­tu­ni­da­des a una per­so­na pa­ra que desa­rro­lle sus ta­len­tos, es el me­jor re­ga­lo que exis­te. “La vi­da pa­sa vo­lan­do, hay po­co tiem­po, por tan­to, de­be­mos pre­gun­tar­nos, ¿se­ré va­lien­te pa­ra sa­lir a bus­car mis sue­ños?”.

se ha vuel­to ca­si una ob­se­sión: crear desa­rro­llo en Chi­le, por­que es­tá con­ven­ci­da de que so­mos ca­pa­ces de ha­cer lo que ima­gi­ne­mos.

To­das es­tas mu­je­res re­co­no­cen te­ner sue­ños y ob­je­ti­vos por los cua­les lu­char. Mien­tras Ju­lia Vial, co­mo ma­dre de una pe­que­ña con Sín­dro­me de Down abo­ga por la in­clu­sión de per­so­nas con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes, Dia­na Bolocco se can­só de tra­tar de cum­plir per­fec­to to­dos sus ro­les, ol­vi­dán­do­se mu­chas ve­ces de ella. “Mi cau­sa hoy es re­co­no­cer que el tiem­po es li­mi­ta­do y que so­mos im­per­fec­tas por na­tu­ra­le­za. Si la ca­sa es­tá des­or­de­na­da o lle­go tarde a una reunión de apo­de­ra­dos por tra­ba­jo o vi­ce­ver­sa, ¡¿qué im­por­ta?!”, re­fle­xio­na.

Ce­ci­lia Pé­rez se­gui­rá sa­can­do la voz en con­tra de cual­quier ti­po de dis­cri­mi­na­ción, a la vez que Ama­ya Forch in­ten­ta­rá re­ver­tir una so­cie­dad que con­si­de­ra “crí­ti­ca y cha­que­te­ra” por una más apo­ya­do­ra, pa­ra que su gen­te ten­ga una ma­yor au­to­es­ti­ma.

Por su la­bor de es­cri­to­ra y crea­do­ra de fic­ción, Car­la Guel­fen­bein apren­dió que pue­de ayu­dar a sa­nar en mu­chos as­pec­tos. “Ha­go ta­lle­res con mu­je­res don­de las in­vi­to a so­ñar y les abro el ca­mino pa­ra que en­cuen­tren la ma­ne­ra de cum­plir lo que desean. La fe­li­ci­dad pa­sa por mu­chas co­sas con­cre­tas co­mo sa­lud, te­cho, educación, tra­ba­jo digno, pe­ro tam­bién por la ca­pa­ci­dad de so­ñar. Y la cul­tu­ra que de­bie­ra ser un de­re­cho y no un lujo, tie­ne una fun­ción muy gran­de en es­te as­pec­to”.

Ca­ro­li­na Fi­gue­roa si­gue en su lu­cha por le­van­tar la Fun­da­ción Emi­lia y de acom­pa­ñar ju­rí­di­ca­men­te a las víc­ti­mas, a las que no han po­di­do asis­tir por fal­ta de re­cur­sos. “Es ne­ce­sa­rio por­que la jus­ti­cia en es­te país ha si­do aban­do­na­da. Nues­tro objetivo es que las per­so­nas no se sien­tan re­vic­ti­mi­za­das”. Ma­ría Con­sue­lo Her­mo­si­lla, por su par­te, tie­ne co­mo úni­co objetivo ter­mi­nar con la vio­len­cia de gé­ne­ro, tras la muer­te de su hi­ja en fe­bre­ro pa­sa­do. “De­jé mi vi­da de la­do pa­ra vi­si­bi­li­zar es­te fla­ge­lo y que la gen­te sal­ga de su zo­na de con­fort y nos mo­vi­li­ce­mos pa­ra ha­cer cam­bios. No es po­si­ble que los proyectos de ley duer­man en el Con­gre­so, mien­tras la vio­len­cia fe­me­ni­na es un te­ma país”.

Cathy Ba­rri­ga se iden­ti­fi­ca con las ma­dres sol­te­ras y esa ha si­do por mu­cho tiem­po su

ban­de­ra per­so­nal. “Ne­ce­si­tan apo­yo y tra­ba­jo pa­ra sa­lir ade­lan­te y en­con­trar esa au­to­es­ti­ma que al­gún día per­die­ron. En mi ca­so en­fren­té una se­rie de pre­jui­cios, pe­ro al fi­nal esa ex­pe­rien­cia te for­ta­le­ce. La idea es que ese ca­mino sea más cor­to y no lle­gues a sen­tir­te bien cuan­do tus hi­jos ya sean gran­des”.

Elvira Cris­ti se de­cla­ra una de­fen­so­ra de las cau­sas per­di­das. No so­por­ta el su­fri­mien­to ajeno, las in­jus­ti­cias ni el des­am­pa­ro. Por ello des­de su tribuna in­ten­ta edu­car des­de el amor y la hu­mil­dad, pa­ra ha­cer es­te país más hu­mano y so­li­da­rio.

Gaby Her­nán­dez in­sis­te en que se ter­mi­nen los mal­tra­tos ha­cia la mu­jer, mien­tras Fran­cis­ca Im­bo­den quie­re de­jar de sen­tir­se vio­len­ta­da por usar mi­ni­fal­da y tam­bién por el in­gra­to te­ma de las pen­sio­nes ali­men­ti­cias. “¿Por qué co­mo ma­dres te­ne­mos que ex­po­ner­nos a de­man­dar a un ex y que­dar co­mo la ma­la, bru­ja y des­gra­cia­da fren­te a los hi­jos? ¿Por qué él no pa­ga? ¿Dón­de es­tá esa res­pon­sa­bi­li­dad?”, se cues­tio­na.

Mary Ro­se Mac-Gill pre­ten­de con­ti­nuar acer­can­do el ar­te a los chi­le­nos, a la vez que Car­men Glo­ria Arro­yo no ce­sa­rá en su lu­cha per­so­nal por de­fen­der e igua­lar los de­re­chos de la mu­jer, aun­que eso sig­ni­fi­que gol­pear la me­sa. “No ten­go pro­ble­mas en de­cir las co­sas por su nom­bre. Po­de­mos ser muy dul­ces, pe­ro tam­bién muy ru­das y di­rec­tas cuan­do se tra­ta de lu­char por lo que nos im­por­ta. En es­te ca­so, igua­lar la can­cha de las mu­je­res, en un am­bien­te de bas­tan­te pa­si­vi­dad so­cial”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.