TRAS LAS RE­JAS DE OITNB

En pleno mo­tín nos in­fil­tra­mos en la cár­cel más fa­mo­sa de la pan­ta­lla y vi­vi­mos el en­cie­rro de los mu­ros que al­ber­gan a las pri­sio­ne­ras de Oran­ge is the New Black. Ca­mi­na­mos por sa­las de vi­gi­lan­cias, ca­fe­te­ría y dor­mi­to­rios, has­ta en­con­trar­nos en la en­fer

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Lucy Will­son des­de Nue­va York

En Nue­va York, nos in­fil­tra­mos en la cár­cel de Oran­ge is the new black, la más fa­mo­sa de la te­le­vi­sión mun­dial.

Sin ves­tir­nos en uni­for­me na­ran­ja, pe­ro temprano y con va­rios gra­dos ba­jo ce­ro un bus sa­le de Man­hat­tan pa­ra lle­var­nos di­rec­to a pri­sión. En me­nos de me­dia ho­ra ya se cie­rra la pe­sa­da re­ja de se­gu­ri­dad y par­te el en­cie­rro. Bueno, no en la fa­mo­sa cár­cel te­le­vi­si­va de Litch­field sino que en los es­tu­dios As­to­ria de Queens, don­de se re­crea la fa­mo­sa pe­ni­ten­cia­ría que ha­bi­tan las re­clu­sas de la premiada se­rie de Net­flix Oran­ge is the New Black (OITNB).

La quin­ta tem­po­ra­da del pro­gra­ma abor­da tres días de un vio­len­to mo­tín ga­ti­lla­do por las ma­las con­di­cio­nes del lu­gar y muer­te de la que­ri­da re­clu­sa Pous­sey Was­hing­ton (Sa­mi­ra Wi­ley). To­da­vía gra­ban los mo­men­tos fi­na­les del nue­vo ci­clo y la ten­sión se sien­te. Nos di­ri­gen a una sa­la con ven­ta­nas en­re­ja­das de la que no po­de­mos sa­lir por ho­ras pa­ra res­guar­dar la tra­ma y só­lo te­ne­mos ‘ho­ra­rio de vi­si­tas’, en la que lle­gan a sa­lu­dar in­ter­nas co­mo Da­ya­na­ra (Das­ha Polanco),

Cindy (Adrien­ne Moo­re), Glo­ria (Se­le­nis Leyva) y la lí­der de la re­vuel­ta Tays­tee (Da­nie­lle Brooks).

Es sin du­da el ci­clo más po­lí­ti­co. Y en una es­ca­pa­da in­di­vi­dual si­len­cio­sa en­tre guir­nal­das y tó­tems de li­bros (co­mo me­mo­rial a la vo­lun­ta­ria de la bi­blio­te­ca Pous­sey), los la­be­rín­ti­cos pa­si­llos dan a ca­ma­ro­tes des­ar­ma­dos, la ca­fe­te­ría he­cha un desas­tre, una co­ci­na aban­do­na­da y la sa­la de vi­gi­lan­cia sin guar­dias aler­tas.

Son mo­men­tos dra­má­ti­cos y se no­ta des­de la os­cu­ri­dad de nues­tra po­si­ción, al ver a Na­tas­ha Lyon­ne (Nicky) pe­dir guía emo­cio­nal al di­rec­tor Jes­se Pe­retz (un pre­fe­ri­do en se­ries li­de­ra­das por mu­je­res co­mo Girls, Di­vor­ce y la re­cien­te Glow) en una es­ce­na de gran in­ten­si­dad. En el sue­lo la es­pe­ra en­tre lá­gri­mas la de­li­ran­te ita­lia­na Lor­na

Mo­re­llo (Yael Sto­ne).

Un es­pio­na­je en ca­li­dad de in­fil­tra­da que cie­rra con la en­tra­da en si­lla de rue­das de la más ca­ris­má­ti­ca de las re­clu­sas des­de el debut del show,

Crazy Eyes (Uzo Adu­ba). Per­so­na­je que in­ser­ta su pro­pio e ima­gi­na­ti­vo mun­do en Litch­field.

Ya de re­gre­so al en­cie­rro ini­cial, apa­re­ce la mu­jer de­trás de es­te po­pu­lar per­so­na­je. “Uno de mis de­seos de Año Nue­vo fue ser más atre­vi­da. Ca­mi­nar sin miedo”, son las pri­me­ras pa­la­bras de Adu­ba (36). Y quie­nes es­ta­mos fren­te a ella y la ve­mos con su uni­for­me car­ce­la­rio, pe­lo ri­za­do en

dread­locks e in­con­fun­di­ble voz ron­ca la es­cu­cha­mos con sus­pi­ca­cia. ¿Te­me­ro­sa la mu­jer que dio vi­da a la au­daz e im­pre­de­ci­ble Su­zan­ne Wa­rren, co­no­ci­da a ni­vel pla­ne­ta­rio por los fans por su apo­do te­le­vi­si­vo de Crazy Eyes? Cues­ta creer­lo.

La ac­triz —lle­na de pre­mios por el pa­pel y con una ca­rre­ra tea­tral y en la mú­si­ca— in­tu­ye la in­cre­du­li­dad. Por eso ex­pli­ca en la ilu­mi­na­da sa­la cel­da: “Cuan­do me to­ca ha­cer una es­ce­na en

OITNB, ella sa­ca mi ma­yor au­da­cia pa­ra ver­se y sen­tir­se in­ten­sa, ade­más de rui­do­sa. Y lo he ido prac­ti­can­do en otros tra­ba­jos por­que al­go que apren­dí en es­ta se­rie es con­ver­tir­me en una mu­jer más no­to­ria. No en el sen­ti­do agre­si­vo sino que des­de la con­vic­ción. Al­go que ya cru­za de lo pro­fe­sio­nal a mi vi­da dia­ria.

—¿Y si le hu­bie­ran da­do la opor­tu­ni­dad de ele­gir otro per­so­na­je?

—Es que des­de el ini­cio re­co­no­cí en Su­zan­ne su ca­pa­ci­dad de amar, al­go que yo ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do. Me en­se­ñó que es­tá bien, aun­que sal­gas con el co­ra­zón ro­to. Ad­mi­ro su op­ti­mis­mo e in­ten­si­dad. Pue­do de­cir que hoy eso es par­te de mí. No sé si lo lo­gro, pe­ro tra­to.

Adu­ba es­tá con­ven­ci­da de que un ele­men­to del éxi­to de la se­rie es in­ter­net. “Hi­zo ac­ce­si­ble co­sas y que pa­re­cían tan le­ja­nas y dis­tin­tas a no­so­tros. Pe­ro es­te me­dio (en es­te ca­so Net­flix) mos­tró que te­nía­mos más en co­mún de lo que pen­sá­ba­mos”.

—¿Có­mo Crazy Eyes cam­bió su vi­da?

—Es al­go que nos ha pa­sa­do a to­das. Gra­cias a es­ta se­rie han apa­re­ci­do proyectos más rá­pi­do de lo que su­ce­de en es­ta pro­fe­sión. Oran­ge abrió las puer­tas pa­ra que nues­tra ac­tua­ción sea vis­ta, ade­más de ser un es­pa­cio pa­ra aque­llas que tie­nen una pa­sión po­lí­ti­ca.

—Em­pe­zó co­mo ac­triz in­vi­ta­da en OITNB y ga­nó un Emmy. Pa­ra la se­gun­da tem­po­ra­da ya era par­te del elen­co es­ta­ble y se lle­vó otro. Los me­dios la de­fi­nen co­mo “el co­ra­zón de la se­rie”. ¿Ha­cia dón­de va aho­ra?

—Al fi­nal del día só­lo me sien­to afor­tu­na­da por­que pue­do ha­cer lo que siem­pre qui­se en la vi­da: con­tra historias y re­pre­sen­tar a mu­je­res con di­fe­ren­tes rostros e ideas. Y es ma­ra­vi­llo­so po­der pro­yec­tar el fu­tu­ro gra­cias a Su­zan­ne,

¡al­guien que es tan dis­tin­ta y fue­ra de cual­quier ca­si­lla tra­di­cio­nal! Ja­más pen­sé que lle­ga­ría a mi si­tua­ción ac­tual. O sea, agra­de­cía si me lle­ga­ban a lla­mar pa­ra un nue­vo epi­so­dio de Oran­ge. A par­tir de aho­ra quie­ro ser par­te de proyectos con historias que pa­re­cen des­apa­re­ci­das has­ta que las ve­mos. Re­la­tos con mu­je­res di­ná­mi­cas, di­ver­sas en edad, ta­lla, raza y re­li­gión. Se­ría ma­ra­vi­llo­so ver una ex­pan­sión de eso en pe­lí­cu­las.

—¿Va a vol­ver a can­tar?

—Ob­vio. ¡Ab­so­lu­ta­men­te! Quie­ro ha­cer­lo to­do. Ese es mi sue­ño.

Da­ya­na­ra (Das­ha Polanco) y Glo­ria (Se­le­nis Leyva) son las la­ti­nas que pro­ta­go­ni­zan al­gu­nas de las si­tua­cio­nes más ex­tre­mas en la nue­va tem­po­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.