EL GA­TE UNI­FOR­MA­DO

El pe­rio­dis­ta ha­bla de la in­ves­ti­ga­ción que pu­bli­ca­rá pron­to, re­ve­lan­do una se­rie de aris­tas des­co­no­ci­das, en­tre las que des­ta­can las si­mi­li­tu­des con el Ca­so Mi­li­co­ga­te. Una de las ma­yo­res du­das apun­ta al pa­pel de la in­te­li­gen­cia mi­li­tar y po­li­cial de las

Caras (Chile) - - CONTENIDO - → Por Ja­vie­ra Mo­ra­ga Ruiz

El pe­rio­dis­ta Mau­ri­cio Weibel ha­bla de la in­ves­ti­ga­ción del Ca­so Pacogate re­ve­lan­do una se­rie de aris­tas has­ta aho­ra des­co­no­ci­das, en­tre las que des­ta­can las si­mi­li­tu­des con el ca­so Mi­li­co­ga­te.

Mau­ri­cio Weibel (47) tra­ba­ja afa­no­sa­men­te en un li­bro —que en­tre­ga­rá en oc­tu­bre pró­xi­mo— so­bre el Ca­so Pacogate. Sus cre­den­cia­les no son me­no­res; él des­ta­pó el Ca­so Mi­li­co­ga­te. Aho­ra bus­ca la hebra del en­tra­ma­do ocu­rri­do en Ca­ra­bi­ne­ros don­de se per­die­ron 22.500 mi­llo­nes de pe­sos. En es­ta en­tre­vis­ta ha­bla de có­mo la evi­den­cia ju­di­cial mues­tra que los ban­cos chi­le­nos de­ja­ron de reportar cien­tos de ope­ra­cio­nes sos­pe­cho­sas en­tre 2011 y 2015 por la lla­ma­da “Ma­fia de la In­ten­den­cia”, la red de Ca­ra­bi­ne­ros in­ves­ti­ga­da por des­viar ma­si­vos fon­dos des­de esa ins­ti­tu­ción a las ar­cas per­so­na­les de, has­ta aho­ra, más de 70 per­so­nas que es­tán sien­do in­ves­ti­ga­das.

Weibel apun­ta al pa­pel de la in­te­li­gen­cia mi­li­tar y po­li­cial en el Mi­li­co­ga­te y el Pacogate. Tan­to el Dine co­mo la Di­pol­car in­ves­ti­ga­ron los ilí­ci­tos en 2011. Y en los dos ce­rra­ron las pes­qui­sas sin destapar la co­rrup­ción. En Ca­ra­bi­ne­ros, por cier­to, las mi­ra­das apun­tan al ge­ne­ral di­rec­tor, Bruno Vi­lla­lo­bos, quien en­ton­ces era je­fe de la Di­pol­car. En esa oca­sión, se pi­dió un informe de los he­chos al hoy for­ma­li­za­do ge­ne­ral (r) Fla­vio Eche­ve­rría, el que lue­go fue en­via­do al fis­cal Jo­sé Mo­ra­les, quien ar­chi­vó la in­ves­ti­ga­ción. El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co in­da­ga aho­ra có­mo se abor­tó la in­ves­ti­ga­ción de aque­lla pri­me­ra aler­ta so­bre el des­fal­co.

—¿Có­mo se in­vo­lu­cró en el Ca­so del Mi­li­co­ga­te y aho­ra en un li­bro del Pacogate?

—Es una ca­sua­li­dad. A fi­nes del año 2014, el abo­ga­do Cris­tián Cruz me co­men­tó so­bre un pe­que­ño des­fal­co que se es­ta­ba in­ves­ti­gan­do en la

LA EVI­DEN­CIA JU­DI­CIAL INDICA QUE LOS BAN­COS CHI­LE­NOS DE­JA­RON DE REPORTAR CIEN­TOS DE OPE­RA­CIO­NES SOS­PE­CHO­SAS EFEC­TUA­DAS EN­TRE 2011 Y 2015 POR LA LLA­MA­DA “MA­FIA DE LA IN­TEN­DEN­CIA”, LA RED DE CA­RA­BI­NE­ROS IN­VES­TI­GA­DA POR DES­VIAR MA­SI­VOS FON­DOS DE ESA INS­TI­TU­CIÓN.

jus­ti­cia mi­li­tar so­bre la Ley Re­ser­va­da del Co­bre. Tu­ve la in­tui­ción de que po­día ser más gran­de. Creo que en el Mi­li­co­ga­te fa­ci­li­tó que por me­ses nin­gún otro me­dio se in­vo­lu­cró en el te­ma, en­ton­ces en The Cli­nic to­ma­mos la de­ci­sión de con­tar la his­to­ria co­mo si fue­ra una no­ve­la por ca­pí­tu­los.

Así sur­gió la idea de ha­cer un li­bro so­bre el te­ma con Pen­guin Ran­dom Hou­se. “Es se­guir el es­ti­lo de Trai­ción a la pa­tria, el li­bro so­bre Mi­li­co­ga­te que tra­ta de la his­to­ria de los per­so­na­jes: ¿qué su­ce­dió?, ¿por qué se in­vo­lu­cra­ron? Me in­tere­sa el des­ma­dre que hay de­trás. Por­que fi­nal­men­te no son só­lo ci­fras. Hoy el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co dice que hay 22.500 mi­llo­nes de pe­sos pér­di­dos en Ca­ra­bi­ne­ros, ci­fra que re­co­no­ce la mis­ma ins­ti­tu­ción. En la acu­sa­ción se ha­bla de que un so­lo ofi­cial re­ci­bió, ba­jo cuer­da, 900 mi­llo­nes de pe­sos. Es in­tere­san­te sa­ber qué pa­só en Ca­ra­bi­ne­ros, don­de has­ta aho­ra hay 70 per­so­nas apa­ren­te­men­te in­vo­lu­cra­das y na­die fue ca­paz de con­tro­lar eso por años”.

—¿Por qué nin­gún me­ca­nis­mo de con­trol de­tec­tó el des­fal­co?

—Fí­ja­te que hay al­gu­nas si­mi­li­tu­des con el Mi­li­co­ga­te, in­clu­so en fe­chas. En el Ejér­ci­to, el 2011 hay una pri­me­ra aler­ta de fraude y se desecha. Ese mis­mo año, es­tá el pri­mer avi­so en el Pacogate y, cu­rio­sa­men­te tam­bién se desecha. En el ca­so del Pacogate hu­bo 34 fis­ca­li­za­cio­nes de la Con­tra­lo­ría, en el pe­río­do 2012-2016, y nin­gu­na fue ca­paz de de­tec­tar la si­tua­ción. Hoy día es­tos su­pues­tos ilí­ci­tos es­tán pres­cri­tos ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te, que es dis­tin­to a lo pe­nal, en­ton­ces uno se pre­gun­ta, có­mo es que na­die hi­zo una ley más es­tric­ta, pa­ra que es­to no pres­cri­bie­ra tan rá­pi­da­men­te.

—¿Qué otras fa­llas ha de­tec­ta­do?

—En de los equi­pos de in­te­li­gen­cia de Ca­ra­bi­ne­ros. Si hay per­so­nas que ma­ne­jan mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en Ca­ra­bi­ne­ros, lo mí­ni­mo es to­mar res­guar­dos, no só­lo por un te­ma de pro­bi­dad, sino por­que la in­te­li­gen­cia po­li­cial de­bie­ra con­tro­lar qué pa­sa con el pa­tri­mo­nio de los al­tos ofi­cia­les. La in­ves­ti­ga­ción ha de­mos­tra­do que hay de­ce­nas de so­cie­da­des cons­ti­tui­das por las per­so­nas in­vo­lu­cra­das en es­te ca­so. En el Mi­li­co­ga­te ocu­rre lo mis­mo, la in­te­li­gen­cia en nin­gún mo­men­to fis­ca­li­zó qué pa­sa­ba con el pa­tri­mo­nio de quie­nes te­nían a su car­go las com­pras de ar­mas del país. Ima­gí­na­te que esa gen­te hu­bie­ra si­do pa­ga­da por una na­ción ex­tran­je­ra, pa­ra sa­ber qué ar­ma­men­to com­pra­ba Chi­le. No es só­lo un te­ma de co­rrup­ción, es tam­bién un te­ma ins­ti­tu­cio­nal más am­plio. Ade­más hu­bo mu­chas aler­tas de ofi­cia­les que estaban mo­les­tos con es­ta si­tua­ción, y esas de­nun­cias se ta­pa­ron. Y es ahí don­de sur­ge la pre­gun­ta: ¿có­mo na­die to­mó en se­rio esas de­nun­cias? Eso es muy gra­ve por­que es­ta­mos ha­blan­do que só­lo en­tre el Ejér­ci­to y Ca­ra­bi­ne­ros, se han pér­di­do cer­ca de 28 mil mi­llo­nes de pe­sos. Eso es 12 ve­ces el apor­te ex­cep­cio­nal al Se­na­me.

—Cuan­do ha­bla de la pres­crip­ción ad­mi­nis­tra­ti­va, ¿qué quie­re de­cir?

—En el ca­so de la po­li­cía es­tos de­li­tos, des­de el pun­to de vis­ta ad­mi­nis­tra­ti­vo, pres­cri­ben a los seis me­ses. Es una ex­cep­ción de la po­li­cía. Lo ex­pli­có el con­tra­lor Jor­ge Ber­mú­dez fren­te al Con­gre­so y so­li­ci­tó una re­vi­sión. Ya que pa­ra el res­to de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos son cua­tro años.

—¿No ten­drían san­ción en Ca­ra­bi­ne­ros?

—No es po­si­ble que la Con­tra­lo­ría les abra un jui­cio de cuen­tas pa­ra que de­vuel­van el di­ne­ro.

—¿A quié­nes les atri­bu­ye una res­pon­sa­bi­li­dad en el ca­so del Pacogate y Mi­li­co­ga­te?

—Hay res­pon­sa­bi­li­dad ge­ne­ral del po­der po­lí­ti­co. Hoy la Co­man­dan­cia en Je­fe del Ejér­ci­to dis­po­ne de gas­tos re­ser­va­dos que fluc­túan en­tre los 2.000 y 2.500 mi­llo­nes de pe­sos al año, de­pen­dien­do del cam­bio por­que una par­te es en dó­la­res. Y los usuarios só­lo es­tán obli­ga­dos a emi­tir un cer­ti­fi­ca­do anual que de­be de­cir: “es­to se in­vir­tió bien”. No es ne­ce­sa­rio el res­pal­do de una fac­tu­ra. ¿Por qué se le en­tre­ga a un fun­cio­na­rio pú­bli­co 2.500 mi­llo­nes de pe­sos sin nin­gún ti­po de con­trol? Es­te es un pro­ble­ma gra­ve de di­se­ño de po­lí­ti­cas pú­bli­cas. So­la­men­te du­ran­te su pe­rio­do cual­quier co­man­dan­te en je­fe dis­po­ne de una su­ma de has­ta 10 mil mi­llo­nes de pe­sos pa­ra gas­tar a su an­to­jo. Es po­ner una ten­ta­ción in­ne­ce­sa­ria fren­te a un fun­cio­na­rio pú­bli­co que tie­ne un suel­do de 3 mi­llo­nes de pe­sos.

El Ca­so Pacogate es­ta­lló cuan­do un ban­co de­tec­tó un de­pó­si­to ex­tra­ño. “Lo cu­rio­so es que du­ran­te mu­cho tiem­po hu­bo depósitos ‘ra­ros’, pe­ro nin­gún eje­cu­ti­vo se dio cuenta. Ahí uno se pre­gun­ta: ¿estaban in­vo­lu­cra­dos los eje­cu­ti­vos de los ban­cos en es­ta red?”, se­ña­la Weibel.

—Ul­ti­ma­men­te han apa­re­ci­do ci­vi­les in­vo­lu­cra­dos.

—Es una red que te­nía la cos­tum­bre de co­rrom­per. Ya hay más de 70 per­so­nas for­ma­li­za­das, ¡y na­die se dio cuenta! Una anéc­do­ta, cuan­do me lle­gó el informe del ca­bo Cruz, quien ha­bía apos­ta­do más de 2.400 mi­llo­nes de pe­sos en el ca­sino Mon­ti­ce­llo, en el equi­po pen­sa­mos que se ha­bían equi­vo­ca­do, por­que gas­tar 2.400 mi­llo­nes de pe­sos apos­tan­do es al­go to­tal­men­te fue­ra del ran­go. En­ton­ces no pu­bli­ca­mos la his­to­ria. Pe­ro un se­gun­do informe ra­ti­fi­có la ci­fra y des­pués tu­vi­mos la de­cla­ra­ción del pro­pio Cruz. Hu­bo al­gu­nas aler­tas que lle­ga­ron a la Uni­dad de Aná­li­sis Fi­nan­cie­ro (UAF), pe­ro el or­ga­nis­mo es­tá com­pues­to por una de­ce­na de per­so­nas in­ca­pa­ces de pro­ce­sar esos da­tos, ima­gí­na­te que so­lo en el Ca­sino Mon­ti­ce­llo hay unas 2.000 per­so­nas que apues­tan más de 150 mi­llo­nes de pe­sos al año. Tam­bién en am­bos ca­sos fa­lló la Con­tra­lo­ría. Y la ex­pli­ca­ción del con­tra­lor fue que era muy di­fí­cil fis­ca­li­zar ese en­tra­ma­do de ren­di­ción de cuen­tas de ho­no­ra­rios.

—¿Por qué no se fis­ca­li­zó de for­ma más ex­haus­ti­va a Ca­ra­bi­ne­ros?

—Qui­zá ha­bía una im­pre­sión de que no era bueno me­ter­se en esos te­mas. Hu­bo aler­tas de co­rrup­ción da­das por ge­ne­ra­les y ofi­cia­les de dis­tin­to ran­go. Creo que a la luz de los acon­te- ci­mien­tos una me­di­da sen­sa­ta se­ría que to­das las lí­neas de re­cur­sos no sean su­per­vi­sa­das por mi­li­ta­res pa­ra evi­tar que un ca­bo re­ci­ba una orden im­pro­pia de un ge­ne­ral.

—En es­te sen­ti­do, el ge­ne­ral di­rec­tor de Ca­ra­bi­ne­ros, Bruno Vi­lla­lo­bos dice que fir­ma­ba, pe­ro que no sa­bía na­da de te­mas con­ta­bles, ¿qué res­pon­sa­bi­li­dad tie­ne y cuán­to da­ño le ha­ce a la ins­ti­tu­ción que per­ma­nez­ca en el car­go?

— Si él no es­tá involucrado es la me­jor op­ción que tie­ne el go­bierno pa­ra tra­tar de lim­piar es­to. Si él es­tu­vie­ra im­pli­ca­do se­ría un gran error te­ner­lo ahí. Ade­más es una si­tua­ción com­ple­ja pa­ra las au­to­ri­da­des por­que por lo me­nos un ter­cio del al­to man­do pa­só por el área de in­ten­den­cia que es­tá cues­tio­na­da.

—Ca­ra­bi­ne­ros era la ins­ti­tu­ción que más cre­di­bi­li­dad te­nía en la opi­nión pú­bli­ca, ¿có­mo se ha vis­to afec­ta­da?

—De­be ser una si­tua­ción muy des­agra­da­ble pa­ra el ca­ra­bi­ne­ro de a pie y pa­ra los que vi­ven con su sa­la­rio. Es in­gra­to mo­ral y hu­ma­na­men­te.

—Cuan­do par­tió el ca­so la ci­fra que se ma­ne­ja­ba era de 11 mil mi­llo­nes, hoy va en 22 mil mi­llo­nes. ¿Es­pe­ra que au­men­ten los mon­tos aho­ra que hay más in­vo­lu­cra­dos?

—Es una pro­ba­bi­li­dad al­ta, ade­más se es­tá in­ves­ti­gan­do un pe­rio­do, pe­ro es­to ocu­rrió por mu­cho más tiem­po. Es­ta­mos ha­blan­do de can­ti­da­des si­de­ra­les de di­ne­ro, y es en só­lo dos ca­sos de co­rrup­ción co­mo el Pacogate y el Mi­li­co­ga­te. Es­to sin du­da va a destapar otra se­rie de si­tua­cio­nes, por­que fi­nal­men­te los que cai­gan van a ter­mi­nar ha­blan­do. Por eso que na­die se ex­tra­ñe si si­guen sal­tan­do nue­vos ca­sos y aris­tas.

—El con­tra­lor Jor­ge Ber­mú­dez di­jo que ha­bía una de­bi­li­dad or­gá­ni­ca. ¿En el te­ma del Pacogate y del Mi­li­co­ga­te cuál se­ría el gra­do de res­pon­sa­bi­li­dad de fis­ca­li­za­ción?

—El man­do no se de­le­ga. La pri­me­ra in­cum­ben­cia es de los je­fes de Ca­ra­bi­ne­ros y del Ejér­ci­to. Una se­gun­da la tie­ne Con­tra­lo­ría. Y una tre­men­da res­pon­sa­bi­li­dad el po­der po­lí­ti­co.

—¿Cuál es la di­fe­ren­cia en­tre los ca­sos?

—La gran di­si­mi­li­tud es que Ca­ra­bi­ne­ros dio de ba­ja a to­da la gen­te que es­tu­vo in­vo­lu­cra­da. En el Ejér­ci­to es­to no ocu­rrió. Por otro la­do, en Ca­ra­bi­ne­ros el ofi­cial de más al­to ran­go, que es Eche­ve­rría con­fe­só, mien­tras que en el Ejér­ci­to na­die re­co­no­ció na­da.

—Pa­re­ce increíble que la Di­pol­car, a car­go del ge­ne­ral Vi­lla­lo­bos, ha­ya ce­rra­do la in­ves­ti­ga­ción el 2011.

—La Di­pol­car en el ca­so de Ca­ra­bi­ne­ros y la Dine en el ca­so del Ejér­ci­to, in­ves­ti­gan y cie­rran. En el te­ma de Di­pol­car, es un he­cho que Vi­lla­lo­bos tie­ne al­go que ex­pli­car.

Mau­ri­cio Weibel aho­ra in­ves­ti­ga el Ca­so Pacogate.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.