VENEZUELA EN EL ABIS­MO

Ca­si un cen­te­nar de muer­tos en las pro­tes­tas más cruen­tas de la his­to­ria y un quie­bre al in­te­rior del Pa­la­cio de Mi­ra­flo­res tie­nen al go­bierno en es­ta­do gra­ve. Mien­tras los in­ten­tos por avan­zar ha­cia un diá­lo­go en­tre opo­si­ción y ofi­cia­lis­mo, fra­ca­san desd

Caras (Chile) - - CONTENIDO - → Por Clau­dia Paz Gon­zá­lez

Ro­ger San­to­do­min­go, au­tor de la bio­gra­fía no au­to­ri­za­da De verde a Ma­du­ro, en­tre­ga las claves pa­ra en­ten­der la de­ba­cle de de­mo­cra­cia en Venezuela.

Po­cos co­mo Ro­ger San­to­do­min­go han es­cru­dri­ña­do tan pro­fun­da­men­te en la vi­da de Ni­co­lás Ma­du­ro, el hom­bre que hoy tie­ne a la na­ción ca­ri­be­ña por las cuer­das. Se co­no­cie­ron cuan­do él era co­rres­pon­sal de la BBC y el ac­tual man­da­ta­rio re­cién asu­mía co­mo pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal. Fue una en­tre­vis­ta hu­ma­na que mar­có a fue­go al au­to­de­no­mi­na­do he­re­de­ro de la re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na. De he­cho, nun­ca más vol­vió a dar en­tre­vis­tas en las que no pu­die­ra te­ner el con­trol to­tal del re­sul­ta­do fi­nal. “De­ci­di es­cri­bir su his­to­ria du­ran­te la úl­ti­ma in­ter­ven­ción de Hu­go Chá­vez, cuan­do le le­van­ta el bra­zo y lo pos­tu­la co­mo su su­ce­sor”, re­cuer­da el tam­bién po­li­tó­lo­go ve­ne­zo­lano. “No hay du­da de que hoy atra­vie­sa por su peor cri­sis de le­gi­ti­mi­dad. En su in­ten­to por po­si­cio­nar­se co­mo su­pre­mo sa­cer­do­te del cha­vis­mo, ha caí­do en un po­zo de

con­tra­dic­cio­nes. De­fen­sor de la vio­len­cia co­mo he­rra­mien­ta ideo­ló­gi­ca, en un co­mien­zo fue vis­to con ilu­sión por la opo­si­ción que co­no­cía su aris­ta de hom­bre de fe que bus­ca el diá­lo­go. Pe­ro los he­chos de­mos­tra­ron lo con­tra­rio. Hoy, las ca­lles de Venezuela se han vuel­to ex­tre­ma­da­men­te pe­li­gro­sas. La ta­sa de ase­si­na­tos del país es la más al­ta del mun­do. En 2016, la ci­fra de muer­tos su­peró los 28 mil, se­gún el Ob­ser­va­to­rio de la Vio­len­cia, un gru­po in­de­pen­dien­te ve­ne­zo­lano que con­fir­ma que fi­nal­men­te son los po­bres los más afec­ta­dos por la ola de vio­len­cia”, sostiene San­to­do­min­go.

Des­de su pa­so co­mo cho­fer por el sis­te­ma de au­to­bu­ses de Ca­ra­cas has­ta el nom­bra­mien­to co­mo can­ci­ller, en De verde a Ma­du­ro (Ran­dom Hou­se Mon­da­do­ri), San­to­do­min­go re­cons­tru­ye la som­bra de un hom­bre de ba­jo per­fil que apro­ve­chó la so­le­dad del po­der de Chá­vez pa­ra con­ver­tir­se en su he­re­de­ro. “No tie­ne ideas que de­fen­der, pe­ro sí es un ti­po con suer­te que ha sa­bi­do pe­ne­trar las re­des del po­der has­ta do­mi­nar­las”, afir­ma. A su jui­cio, “la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal fa­ci­li­tó la de­ba­cle de Venezuela. No su­po ac­tuar a tiem­po ni leer las se­ña­les de lo que ahí se es­ta­ba ges­tan­do des­de an­tes que asu­mie­ra Ma­du­ro. Es­to se veía ve­nir, pe­ro la di­plo­ma­cia de los pe­tro­dó­la­res fue más fuer­te. Pien­sa que las divisas del pe­tró­leo ve­ne­zo­lano han fi­nan­cia­do las cam­pa­ñas de la ma­yo­ría de los man­da­ta­rios de iz­quier­da de La­ti­noa­mé­ri­ca e in­clu­so más allá. En Es­pa­ña, la jus­ti­cia in­ves­ti­ga a la agru­pa­ción de iz­quier­da Po­de­mos por ha­ber re­ci­bi­do más de sie­te mi­llo­nes de eu­ros del go­bierno ve­ne­zo­lano”, afir­ma.

—El año pa­sa­do el en­ton­ces se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), Jo­sé Mi­guel In­sul­za de­nun­ció que los paí­ses de la re­gión se ha­bían ne­ga­do a ac­tuar con­tra Venezuela. Ha­ce po­cos días, el ac­tual ti­mo­nel del or­ga­nis­mo, Luis Al­ma­gro, re­pi­tió sus crí­ti­cas y lla­mó a ter­mi­nar la “gue­rra su­cia” del ofi­cia­lis­mo con­tra el pue­blo ve­ne­zo­lano.

—Es­ta­mos fren­te a una ins­ti­tu­ción oxi­da­da, en la que mu­chos de sus aso­cia­dos son aún clien­tes de Venezuela. Có­mo van a re­be­lar­se si han si­do los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cia­dos. El pro­ble­ma es que no ac­tuar aho­ra es de­men­cial. Las po­cas es­ta­dís­ti­cas con­fia­bles mues­tran que la mor­ta­li­dad in­fan­til, las muer­tes du­ran­te el par­to y la malnu­tri­ción se han dis­pa­ra­do. Se­gún da­tos del go­bierno y un informe de

2016 de las Na­cio­nes Uni­das, la ta­sa de mor­ta­li­dad ma­ter­na en Venezuela au­men­tó a

130,7 por ca­da 100 mil na­ci­dos vi­vos en 2016 (el pro­me­dio pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na fue de 68 muer­tes por 100.000 na­ci­dos vi­vos). La ta­sa ge­ne­ral de mor­ta­li­dad in­fan­til en Venezuela fue de 18,6 por mil na­ci­dos vi­vos en 2016, un ré­cord his­tó­ri­co.

—¿Qué le pa­re­ce el cam­bio de ac­ti­tud de la fis­cal Lui­sa Or­te­ga, quien pa­ra el go­bierno se ha con­ver­ti­do en una trai­do­ra a la re­vo­lu­ción tras pre­sen­tar re­cur­sos con­tra la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te?

—No es el pri­mer quie­bre. Lo inusual es que se tra­ta de una fun­cio­na­ria que ha re­pri­mi­do bru­tal­men­te a sus com­pa­trio­tas y re­cién aho­ra mues­tra in­te­rés por cum­plir las for­mas re­pu­bli­ca­nas. Es una ilu­sión pen­sar que el Tri­bu­nal Su­pre­mo to­mó la de­ci­sión de asu­mir po­de­res de la Asam­blea sin ins­truc­cio­nes del Eje­cu­ti­vo o al me­nos sin con­sul­tar­lo. Las fun­cio­nes del Po­der Le­gis­la­ti­vo se­gui­rán sien­do usur­pa­das por los otros dos po­de­res, sin anu­lar­lo por com­ple­to. Ese es el jue­go.

—¿Qué pien­sas del lla­ma­do que hi­zo el en­car­ce­la­do lí­der opo­si­tor Leo­pol­do López a los mi­li­ta­res venezolanos a quie­nes lla­mó a “re­be­lar­se” fren­te a ór­de­nes de “re­pri­mir” las pro­tes­tas con­tra el pre­si­den­te Ma­du­ro?

—Al in­te­rior de la cú­pu­la cha­vis­ta a Ma­du­ro no lo quie­re na­die del ré­gi­men. A es­tas al­tu­ras lo ló­gi­co es que el ré­gi­men es­tu­vie­se caí­do, pe­ro ahí los que creen que ha­rá elec­cio­nes vo­lun­ta­ria­men­te se equi­vo­can. De no es­tar se­gu­ro de ga­nar es im­pro­ba­ble que lla­me a co­mi­cios. La co­rrup­ción al in­te­rior de los uni­for­ma­dos ha he­cho que triun­fe la cul­tu­ra del abu­so. Pe­ro la cri­sis su­peró los peo­res pro­nós­ti­cos y aho­ra afec­ta a to­dos por igual. Par­ti­da­rios y enemi­gos del ré­gi­men.

Las úl­ti­mas in­for­ma­cio­nes ha­blan de un ex­plo­si­vo au­men­to del des­con­ten­to en los cuar­te­les. Ellos tam­bién son víc­ti­mas con­tro­la­das de la in­te­li­gen­cia mi­li­tar ase­so­ra­da por ofi­cia­les de eli­te cu­ba­nos.

(Ma­du­ro) “No tie­ne ideas que de­fen­der, pe­ro sí es un ti­po con suer­te que ha sa­bi­do pe­ne­trar las re­des del po­der has­ta do­mi­nar­las”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.