I ct us VA­LIEN­TE AU­TO­RRE­FE­REN­CIA

Por pri­me­ra vez, la com­pa­ñía aban­do­na su tra­di­cio­nal sa­la de ca­lle Mer­ced pa­ra lan­zar­se al ejer­ci­cio tea­tral más di­fí­cil de sus 60 años, en el GAM has­ta el 29 de ju­lio. Se tra­ta de una nue­va crea­ción co­lec­ti­va, pe­ro es­ta vez di­ri­gi­da por una de las agru­pa

Caras (Chile) - - CULTURA - Por Clau­dia Paz Gon­zá­lez

“¿Es po­si­ble se­pa­rar la vi­da de la obra?

¿Có­mo ope­ra el re­cuer­do y su lí­mi­te en­tre la reali­dad y la fic­ción? ¿Por qué se­guir, por qué in­sis­tir en la re­sis­ten­cia del ofi­cio del tea­tro?”, pre­gun­ta la in­con­fun­di­ble voz de Nis­sim Sha­rim en uno de los pun­tos más al­tos de “Es­to (no) es un tes­ta­men­to”. Es la no­che del es­treno y el pa­triar­ca de la agru­pa­ción fun­da­da en 1955 no es­tá so­bre las ta­blas sino en la pri­me­ra fi­la. Gra­cias a los di­rec­to­res de la pie­za Ita­lo Ga­llar­do y Pi­lar Ron­de­ros, su pre­sen­cia se cue­la en la tra­ma de ma­ne­ra ma­gis­tral. No po­dría ser de otra ma­ne­ra.

Con­ce­bi­da co­mo un ejer­ci­cio do­cu­men­tal pa­ra ce­le­brar un nue­vo aniver­sa­rio, la pie­za es un via­je al pa­sa­do guia­do por Pau­la Sha­rim –quien he­re­dó la di­rec­ción ar­tís­ti­ca de la em­ble­má­ti­ca com­pa­ñía– jun­to a Ma­ría Ele­na Du­vau­che­lle y Jo­sé Se­call, tres re­pre­sen­ta­cio­nes de ge­ne­ra­cio­nes dis­tin­tas de la agru­pa­ción. En una es­ce­no­gra­fía que se apo­ya en mi­nia­tu­ras y una se­rie de dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos y au­dio­vi­sua­les, los ac­to­res re­cons­tru­yen sus vi­das pa­ra ar­mar un emo­ti­vo

behind the sce­nes de la cé­le­bre com­pa­ñía. La im­pron­ta de Nis­sim Sha­rim rei­na en es­ta no­ta­ble pro­duc­ción re­fun­da­cio­nal. Eso es al­go que los lí­de­res de la com­pa­ñía La Lau­ra Pal­mer se en­car­gan de ex­pli­car a co­ro, lue­go de ter­mi­na­da la fun­ción. “Des­de el pri­mer mi­nu­to de es­te pro­ce­so, re­sul­ta­ba evi­den­te que él era la pie­dra an­gu­lar de to­da la his­to­ria. Al­go así co­mo la co­lum­na ver­te­bral. Co­no­ce muy bien to­dos los pla­nos de la com­pa­ñía y tie­ne una me­mo­ria im­pre­sio­nan­te. Fue una co­ne­xión in­me­dia­ta.

Con él hu­bo al­go que flu­yó des­de el co­mien­zo”, con­fie­sa Ita­lo Ga­llar­do mien­tras Pi­lar Ron­de­ros va más allá. “Cuan­do em­pe­za­mos a bu­cear en las he­ri­das, per­so­na­les o so­cia­les, lo­gra­mos en­trar a un te­rreno de má­xi­ma vul­ne­ra­bi­li­dad por lo que tu­vi­mos que te­ner mu­cho cui­da­do pa­ra avan­zar con res­pe­to y no caer en el mor­bo”, con­fie­sa.

En­tre los asis­ten­tes se es­cu­cha re­pe­ti­da­men­te que la obra de­be­ría con­ver­tir­se en un do­cu­men­to his­tó­ri­co que re­co­rrie­ra to­dos los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les del país. “Pa­ra no ol­vi­dar”, di­cen. Los aplau­sos obli­gan a Sha­rim, Du­vau­che­lle y Se­call a re­gre­sar al es­ce­na­rio. Nis­sim Sha­rim per­ma­ne­ce sen­ta­do en la pri­me­ra fi­la con am­bas ma­nos apo­ya­das en un bas­tón ne­gro que lo ayu­da a mo­vi­li­zar­se des­de que una en­fer­me­dad a la es­pal­da lo obli­gó a ale­jar­se de las ta­blas. “Me gus­tó mu­cho. Es una for­ma muy in­te­li­gen­te de pa­sar revista a los su­ce­sos de las úl­ti­mas cin­co dé­ca­das de es­te país. Lo nues­tro da pa­ra es­to y mu­cho más. La his­to­ria del Ic­tus es un ca­mino con rai­gam­bres muy se­rios”, co­men­ta a CARAS, mi­nu­tos an­tes de que una pe­que­ña mul­ti­tud for­mó es­pon­tá­nea­men­te un círcu­lo a su al­re­de­dor.

‘CUAN­DO HA­BLA­MOS DE ESA IDEA DE QUE LOS AÑOS DE GLO­RIA DEL IC­TUS FUE­RON SÓ­LO DE LOS SE­TEN­TA A LOS OCHEN­TA, NO HAY TE­MOR’.

En el vino de honor, los ac­to­res ape­nas lo­gran avan­zar en­tre abra­zos y fe­li­ci­ta­cio­nes. “La pri­me­ra par­te del pro­ce­so fue muy du­ra por­que fue­ron lar­gas ho­ras de con­fe­sión, ellos re­gis­tran to­dos y ellos se­lec­cio­nan los epi­so­dios de ca­da uno. Lo otro fue apren­der a ma­ni­pu­lar ob­je­tos y mi­nia­tu­ras”, re­co­no­ce Jo­sé Se­call lue­go de re­ci­bir un lar­go y emo­ti­vo abra­zo de su hi­ja Ade­la. “Co­no­cer la his­to­ria de quie­nes es­tán de­trás de los per­so­na­jes es un ejer­ci­cio muy en­ri­que­ce­dor. No quie­ro he­rir sus­cep­ti­bi­li­da­des pe­ro ho­nes­ta­men­te sien­to que an­tes la mís­ti­ca era muy su­pe­rior, por eso hay que ha­cer más obras co­mo es­ta. Pa­ra re­cu­pe­rar y en­ten­der me­jor el pa­sa­do, ¡es­to es lo que ne­ce­si­ta­mos! Con esa pro­duc­ción se mar­ca un pun­to in­tere­san­te en nues­tra his­to­ria co­mo com­pa­ñía”, ex­pli­ca.

Ro­dea­da de los in­te­gran­tes de La Lau­ra Pal­mer, Ma­ría Ele­na Du­vau­che­lle se da un mo­men­to pa­ra des­ta­car la com­pe­ne­tra­ción en­tre am­bas com­pa­ñías. “Fue una fu­sión má­gi­ca, in­ten­sa, de mu­cho tra­ba­jo in­terno pe­ro trans­for­ma­do­ra que da cuenta de la tras­cen­den­cia de lo que he­mos he­cho. Cuan­do ha­bla­mos de esa idea de que los años de glo­ria del Ic­tus fue­ron só­lo de los se­ten­ta a los ochen­ta, no hay te­mor. Ade­más por­que lo cier­to es que pue­de que ha­ya­mos perdido al­gu­na vi­si­bi­li­dad en un mo­men­to pe­ro el pú­bli­co siem­pre ha es­ta­do con no­so­tros. La prue­ba es que se­gui­mos ahí, en el mis­mo lu­gar y he­mos te­ni­do obras muy exi­to­sas en los úl­ti­mos años, co­mo Oku­pa­ción que es­tu­vo lar­go tiem­po en car­te­le­ra. A su la­do, Pau­la Sha­rim asien­te con la ca­be­za.

“Lo más di­fí­cil fue sa­lir a es­ce­na sin la pro­tec­ción de un per­so­na­je”, ad­mi­te, al tiem­po que no es­ca­ti­ma elogios pa­ra su pa­dre. “El arro­jo con que en­fren­tó es­te tra­ba­jo fue im­pre­sio­nan­te. Con qué hi­dal­guía tras­pa­sa el man­do del tea­tro pa­ra es­ta nue­va eta­pa que aho­ra co­mien­za”, dice.

‘Lo nues­tro da pa­ra es­to y mu­cho más. La his­to­ria del Ic­tus es un ca­mino con rai­gam­bres muy se­rios’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.