MU­JE­RES AL MAR­GEN

Ro­pa mú­si­ca chi­cos son las me­mo­rias de Viv Al­ber­ti­ne, gui­ta­rris­ta de The Slits, la ban­da de chi­cas que te­lo­nea­ba a The Clash en el Lon­dres de los se­ten­ta. La vi­da an­tes y des­pués del punk, el tes­ti­mo­nio de có­mo es ser gui­ta­rris­ta y punk en un mun­do que re

Caras (Chile) - - LETRAS Y PALABRAS - → Por Ro­mi­na Re­yes Aya­la

En el uni­ver­so del punk del Lon­dres de los ’70, las mu­je­res po­dían ser no­vias o aman­tes. Y si lle­ga­ban a te­ner una as­pi­ra­ción mu­si­cal, se en­fren­ta­ban a reac­cio­nes vio­len­tas o co­men­ta­rios que ten­dían a sub­es­ti­mar sus ca­pa­ci­da­des. Las me­mo­rias de Viv Al­ber­ti­ne, gui­ta­rris­ta de una ban­da punk, par­ten des­de ahí. Ro­pa mú­si­ca chi­cos, las mis­mas co­sas que se­gún su ma­dre eran las úni­cas que le preo­cu­pa­ban a la Al­ber­ti­ne ado­les­cen­te, son las me­mo­rias de cual­quier chi­ca de cla­se obre­ra con as­pi­ra­cio­nes ar­tís­ti­cas: mu­je­res sin un mo­de­lo a se­guir, que no que­rían ser co­mo sus ma­dres, ni co­mo sus pro­fe­so­ras del co­le­gio. Y sin na­die que les mo­ti­va­se a ser mú­si­cos.

Al­ber­ti­ne no es­pe­ra­ba ser fe­liz. Es­pe­ra­ba vi­vir una vi­da in­tere­san­te. Mien­tras las chi­cas de su edad as­pi­ra­ban a un ani­llo de com­pro­mi­so y a un tra­ba­jo de ta­co al­to, ella for­mó con sus ami­gas The Slits, una ban­da que con­vi­vió con The Clash, Sex Pis­tols y Pat­ti Smith. El li­bro de Al­ber­ti­ne tie­ne esa do­ble ca­pa­ci­dad: ser el retrato de una mu­jer jo­ven en una épo­ca ex­plo­si­va, y a la vez, ser­vir co­mo la tras­tien­da al uni­ver­so de los ído­los que desafia­ban el sta­tu quo del Lon­dres que en­fren­ta­ba la se­gun­da mi­tad del si­glo.

Ro­pa mú­si­ca chi­cos es par­te del es­pec­tro de na­rra­ti­vas que con­fir­man el mo­men­to de ex­pan­sión mer­can­til que vi­ve el fe­mi­nis­mo: don­de ya no es só­lo un dis­cur­so alo­ja­do en las aca­de­mias sino que se pre­sen­tan tam­bién en dis­po­si­ti­vos pa­ra el con­su­mo: Per­so­na­jes se­cun­da­rios, de Joy­ce John­son, lar­ga­men­te co­no­ci­da co­mo la no­via de Jack Ke­rouac, pre­sen­ta la mis­ma pers­pec­ti­va pe­ro en el uni­ver­so del beatnik. O

La gue­rra no tie­ne ros­tro de mu­jer de Svetla­na Ale­xié­vich: re­la­tos de la gue­rra des­de el tes­ti­mo­nio de las mu­je­res sol­da­do del Ejér­ci­to Ro­jo.

Dis­cur­sos opa­ca­dos por las historias ofi­cia­les es­cri­tas por hom­bres que ten­sio­nan la fal­sa uni­ver­sa­li­dad del “to­dos”. Es la tram­pa de la que nos sal­va la his­to­ria: pen­sar que las mu­je­res no han pro­ta­go­ni­za­do na­da, cuan­do en reali­dad, siem­pre han es­ta­do ahí, lu­chan­do por tras­cen­der de ser las mu­je­res de, las no­vias de, los per­so­na­jes de otro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.