SO­LE­DAD ONETTO ‘Una mu­jer con au­to­es­ti­ma es si­nó­ni­mo de se­gu­ri­dad’

Caras (Chile) - - PORTADA -

La con­duc­to­ra del no­ti­cie­ro cen­tral de Me­ga se sien­te en una si­tua­ción pú­bli­ca de

pri­vi­le­gio, por la po­si­bi­li­dad que tie­ne de to­mar un mi­cró­fono, fi­jar po­si­cio­nes e in­fluir, lo que —ase­gu­ra— la obli­ga a te­ner una res­pon­sa­bi­li­dad so­cial ma­yor que el res­to. Por ello, So­le­dad Onetto (40) no du­dó en su­mar­se al pro­yec­to de CARAS, de vi­si­bi­li­zar las cau­sas e historias de mu­je­res anó­ni­mas y ha­cer­las pro­pias, en un con­tex­to don­de, es­ti­ma, la reali­dad fe­me­ni­na es otra en com­pa­ra­ción a unas dé­ca­das. “Hay una nue­va mu­jer más in­de­pen­dien­te, más li­be­ral en la crian­za de los ni­ños, en lo se­xual. Lo veo en mi ge­ne­ra­ción y qué de­cir de las que vie­nen; no hay mie­dos, son más li­bres, due­ñas de sí mis­mas, que dan me­nos ex­pli­ca­cio­nes. Mu­je­res que co­no­cen sus de­re­chos y que quie­ren al­zar la voz, pe­ro des­de el res­pe­to, ho­nes­ti­dad y pro­fe­sio­na­lis­mo”.

Aun así, So­le­dad cree que a su gé­ne­ro to­do le si­gue cos­tan­do el do­ble: “El do­ble de pe­ga por la mi­tad de pa­ga. So­cial­men­te es la que cui­da a los ni­ños y a los an­cia­nos; su la­bor es mu­cho más gran­de. Y lo que si­gue pen­dien­te es la cul­pa cons­tan­te por tra­ba­jar y no es­tar con los hi­jos. La crian­za-tra­ba­jo so­lo se re­suel­ve cuan­do el sis­te­ma so­cial te per­mi­te es­tar más tran­qui­la, cuan­do hay un en­torno que con­tie­ne a tus hi­jos y tú pue­das lle­gar más temprano pa­ra es­tar con ellos. Se re­quie­re un cam­bio cul­tu­ral en la mi­ra­da mas­cu­li­na ha­cia no­so­tras; ¡ese es el gran cam­bio! Nues­tra so­cie­dad es­tá do­mi­na­da por hom­bres, don­de pri­ma su mi­ra­da de la com­pe­ten­cia, el lo­gro, de al­can­zar ob­je­ti­vos y me­tas. Que no es ma­lo, pe­ro dis­tin­to a la mi­ra­da fe­me­ni­na —que es lo que fal­ta hoy—, que se da más tiem­po en la re­fle­xión, se da la vuel­ta más lar­ga, que ob­ser­va en 360 gra­dos”.

Des­de que ani­mó el Fes­ti­val de Vi­ña con Fe­li­pe Ca­mi­roa­ga (2009) par­tió su lu­cha pú­bli­ca por el sa­la­rio igua­li­ta­rio. “A igual tra­ba­jo, igual pa­ga; no me ven­gan con co­sas, y lo di­je. Me acuer­do que en ese mo­men­to me lla­mó la mi­nis­tra del Ser­nam pa­ra agra­de­cer­me.

Son cau­sas que de­ben vi­si­bi­li­zar­se, y al fin las con­duc­to­ras de­ja­mos de ser el arroz gra­nea­do de es­tos hom­bres y hoy so­mos una voz im­por­tan­te en la TV, pe­rio­dis­mo y las co­mu­ni­ca­cio­nes... Aun­que fal­tan mu­je­res en di­rec­to­rios de em­pre­sas, en car­gos ge­ren­cia­les”.

Una mu­jer con au­to­es­ti­ma es si­nó­ni­mo de se­gu­ri­dad, es­ti­ma la pe­rio­dis­ta. “Un aplo­mo que re­cién yo tu­ve a los 37, que tie­ne que ver con la ma­du­rez, ex­pe­rien­cia, un ca­mino re­co­rri­do y cier­tos lo­gros pa­ra que tu au­to­es­ti­ma sea só­li­da. Por­que hoy las chi­le­nas ba­ta­llan con men­sa­jes con­tra­rios a lo que ellas qui­zá son o re­pre­sen­tan, co­mo esos men­sa­jes pu­bli­ci­ta­rios que mues­tran mu­je­res de 1.80 me­tro, de 45 ki­los y con un es­te­reo­ti­po dis­tin­to a no­so­tras. Hay una exi­gen­cia ex­ter­na de ser re­gia, ru­bia, fla­ca, exi­to­sa, sin arru­gas, fe­liz; oja­lá ca­sa­da y con ni­ños. Mu­chas caen en el in­ten­to y lo más pro­ba­ble es que no lo lo­gren y ter­mi­nen frus­tra­das. Qué mal­di­ta es­ta so­cie­dad, cuan­do en TV ves a to­do ti­po de hom­bres, par­tien­do por don Fran­cis­co, que en­gor­dan, en­ve­je­cen en pan­ta­lla, pue­den de­cir lo que quie­ren ¡y se vis­ten to­dos los días igual!”. Una reali­dad in­jus­ta pa­ra So­le­dad. “Co­mo me di­jo el pa­dre Fe­li­pe Be­rríos en una en­tre­vis­ta, es­ta­mos pre­sos del con­su­mis­mo, del qué di­rán los otros de no­so­tros. No so­mos li­bres, por­que no so­mos ca­pa­ces de rea­li­zar nues­tros proyectos per­so­na­les”. Por eso su men­sa­je siem­pre apun­ta a la nor­ma­li­dad, na­tu­ra­li­dad, tú pue­des ha­cer­lo, tú pue­des lo­grar­lo. “Es lo que creo y lo que veo. Soy ju­ra­do de dis­tin­tos con­cur­sos de mu­je­res en ma­te­ria de tec­no­lo­gía, em­pren­di­mien­to, don­de ellas son fe­li­ces con su pro­pio desa­rro­llo, que pue­de ser des­de un cul­ti­vo de abe­jas has­ta un más­ter en Lon­dres. La rea­li­za­ción per­so­nal es la mis­ma, y és­ta par­te y se cons­tru­ye en gran me­di­da en la se­gu­ri­dad per­so­nal”, dice la pe­rio­dis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.