ERI­KA OLI­VE­RA Abu­so y de­por­te Sus dos gran­des ba­ta­llas

Caras (Chile) - - PORTADA -

El 23 de ju­nio de 2016, Eri­ka Oli­ve­ra de­ci­dió ter­mi­nar con su ma­yor pe­sa­di­lla. Ese día fue has­ta un cuar­tel de la PDI a de­nun­ciar un se­cre­to que le pe­só to­da su vi­da: su pa­dras­tro, quien le dio su ape­lli­do, ha­bía abu­sa­do de ella en­tre los 5 y 17 años. A más de un año de esa re­ve­la­ción, la ma­ra­to­nis­ta de 41 años dice que hoy se sien­te or­gu­llo­sa de su va­len­tía. “Más tran­qui­la y más fe­liz de lo que era. Fue li­be­rar­me de mu­chas co­sas que no me ha­cían bien”, co­men­ta.

Esa li­be­ra­ción la mo­ti­vó a dar dos lu­chas en su con­di­ción de mu­jer. La pri­me­ra, in­vi­tar a las víc­ti­mas de abu­sos a “per­der el miedo a ha­blar, a de­cir las co­sas. Es di­fí­cil con­tár­se­lo a al­guien, al­zar la voz. Ca­da uno tie­ne sus tiem­pos y es­pa­cios. Pe­ro cuan­do se sien­tan pre­pa­ra­das, ¡há­gan­lo!; se li­be­ra­rán de un gran pe­so. A mi fa­mi­lia la veo más fe­liz y yo más ali­via­da. Ha­ce mu­chos años co­men­cé a rear­mar­me co­mo per­so­na, tan­to en lo men­tal co­mo emo­cio­nal, pa­ra con­se­guir una tran­qui­li­dad des­de el al­ma”, dice la atle­ta.

La de­por­tis­ta —quien por es­tos días se pre­pa­ra pa­ra los Juegos Olím­pi­cos de Lon­dres—, cuenta que mu­chas mu­je­res se le acer­can pa­ra con­tar­le sus ex­pe­rien­cias: “Agra­dez­co la con­fian­za. Mu­chas ve­ces me trans­for­mo en ese oí­do que ellas no tie­nen y las acon­se­jo. Y si bien nun­ca tu­ve te­ra­pia ni tam­po­co la bus­qué, les re­co­mien­do que bus­quen apo­yo pro­fe­sio­nal pa­ra que las guíen de me­jor ma­ne­ra y ten­gan he­rra­mien­tas pa­ra sa­lir ade­lan­te. Yo ha­blo des­de la ex­pe­rien­cia, pe­ro no ten­go la re­ce­ta”.

Su otra ba­ta­lla y don­de Eri­ka con­cen­tra sus ener­gías es en se­guir fo­men­tan­do el de­por­te a ni­vel ma­si­vo. “Hoy ve­mos a mu­chos ni­ños que no tie­nen los es­pa­cios ni los tiem­pos pa­ra po­der desa­rro­llar­se. La idea no es so­lo con­se­guir cam­peo­nes; soy una con­ven­ci­da de que el ejer­ci­cio es una he­rra­mien­ta pa­ra sur­gir y pre­ve­nir la dro­ga y de­lin­cuen­cia. Si a los me­no­res les en­tre­ga­mos es­pa­cios don­de pue­dan desa­rro­llar­se li­bres, los sa­ca­mos de un círcu­lo y fla­ge­lo que ata­ca fuer­te a nues­tra so­cie­dad”, se­ña­la.

Pa­ra las mu­je­res tam­bién es de gran ayu­da, ase­gu­ra Eri­ka. “A tra­vés del de­por­te pue­den em­po­de­rar­se más en el tra­ba­jo, con su fí­si­co, men­te y emo­cio­nes, en una so­cie­dad don­de el gé­ne­ro fe­me­nino se­gui­mos te­nien­do gran­des obs­tácu­los, co­mo por ejem­plo, la fal­ta de tiem­po. Hoy cum­pli­mos mu­chos ro­les... Pien­so en esa je­fa de ho­gar de ba­rrio, que no tie­ne quien le cui­de a sus hi­jos, que de­be tra­ba­jar pa­ra man­te­ner su ca­sa y no cuenta con lu­ga­res don­de ella ni sus ni­ños pue­dan rea­li­zar ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Oja­lá pu­die­ran con­tar con al­gún es­pa­cio, por­que in­sis­to, el ejer­ci­cio es fun­da­men­tal pa­ra un desa­rro­llo in­te­gral. Lo pa­san bien, des­pe­jan su men­te; co­no­cen y com­par­ten con otras mu­je­res que es­tán en las mis­mas con­di­cio­nes que ellas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.