DA­NIE­LA VE­GA ‘Si no hu­bie­se si­do artista hoy no es­ta­ría vi­va’

Caras (Chile) - - PORTADA -

Da­nie­la Ve­ga quie­re ser li­bre. Una pa­la­bra o sen­sa­ción que na­da tie­ne que ver con es­tar pre­sa den­tro de un cuer­po o en una cár­cel, sino con te­ner las he­rra­mien­tas pa­ra mo­ver­se sin ata­du­ras. “Mien­tras más li­ber­tad sin­ta­mos co­mo mu­je­res, más va­le la pe­na la vi­da”, co­men­ta la ac­triz tran­se­xual y cantante de 28 años, pro­ta­go­nis­ta de Una mu­jer fan­tás­ti­ca, premiada con un Teddy co­mo Me­jor Lar­go­me­tra­je y con el Oso de Pla­ta al Me­jor Guión en el fes­ti­val de Ci­ne de Ber­lín.

Ella co­men­zó su tran­si­ción de hom­bre a mu­jer a los 14 años. A los 18, ya es­ta­ba lis­ta. Y si bien era lo que es­ta­ba es­pe­ran­do y pre­pa­ran­do por años, cuan­do lle­gó el día al­go le fal­ta­ba y se hun­dió en una de­pre­sión. “Sen­tí que se me aca­ba­ron los proyectos, que no te­nía na­da más por ha­cer. Con una sen­sa­ción de es­tar re­man­do so­la en un océano gi­gan­te; no veía tie­rra fir­me. El error fue creer que ese era el fi­nal y no en­ten­der que te­nía mu­cho por vi­vir”, re­cuer­da. Ahí fue cuan­do su me­jor ami­go, el ac­tor Ma­tías In­fan­te, la sa­có de la ca­ma y la in­vi­tó a can­tar en una obra de tea­tro de la Uni­ver­si­dad Ar­cis don­de él es­tu­dia­ba. “Cuan­do su­bí al es­ce­na­rio, sen­tí que ese era mi lu­gar. Fue co­mo vol­ver al úte­ro de mi ma­dre y no qui­se sa­lir de ahí nun­ca más. El ar­te fue co­mo un vien­to po­de­ro­so que me lle­vó a tie­rra fir­me. Si no hu­bie­se to­ma­do la de­ci­sión de ser artista, hoy no es­ta­ría vi­va”, dice.

Co­men­zó a ir de oyen­te a cla­ses de tea­tro en la Ar­cis, don­de to­ma­ba no­tas e in­ter­ve­nía. “No pi­do per­mi­so ja­más. A lo más te van a de­cir que no, pe­ro por úl­ti­mo, ¡in­tén­ta­lo!”. Re­cuer­da que en esos días em­pe­zó a co­rrer­se la voz en la es­cue­la de que “ha­bía una pen­de­ja trans pa­tu­dí­si­ma, que que­ría ac­tuar”. Es­to lle­gó a oí­dos del di­rec­tor Mar­tín de la Pa­rra, quien el 2010 la lla­mó pa­ra ha­cer una obra so­bre la tran­se­xua­li­dad. Des­de en­ton­ces, nun­ca más se ba­jó de los es­ce­na­rios.

En 2015 de­bu­tó en el ci­ne con La Vi­si­ta y es­te año to­có el cie­lo de mano del di­rec­tor Se­bas­tián Le­lio y de Una mu­jer fan­tás­ti­ca, al pun­to que el si­tio nor­te­ame­ri­cano es­pe­cia­li­za­do In­die­wi­re la pu­so en­tre las fa­vo­ri­tas al Os­car 2018.

Las re­glas es­tán he­chas pa­ra rom­per­las, dice con­ven­ci­da. “Ca­da una de no­so­tras es­tá en es­ta vi­da por un mo­ti­vo y eso lo va­mos des­cu­brien­do en el ca­mino. La re­bel­día es fun­da­men­tal en las per­so­nas, el cues­tio­nar­se esos es­pa­cios mo­ra­les que te en­tre­gan cuan­do chi­ca. Sien­do muy pe­que­ña, me di cuenta de que era tran­se­xual, pe­ro no sa­bía có­mo co­mu­ni­car­lo. Esa re­bel­día de la que ha­blo, tie­ne que ver con de­cir un día: ‘¡no aguan­to más!, ten­dré que abrir la bo­ca pa­ra vi­vir más dig­na­men­te’”. Y así lo hi­zo, al pun­to que afir­ma que ni su fa­mi­lia ni ella re­cuer­dan que es tran­se­xual has­ta que da una en­tre­vis­ta o en ins­tan­cias de ex­po­si­ción.

Da­nie­la pa­só ma­los mo­men­tos an­tes de tran­si­cio­nar por­que no sa­bía en­ca­jar: “Mi men­sa­je pa­ra cual­quier per­so­na que es­té pa­san­do por una si­tua­ción de cam­bio, más allá de re­fun­dar el gé­ne­ro, es que sean lo más re­bel­des y dig­nos que pue­dan. Lo úni­co im­po­si­ble es vi­vir eter­na­men­te, el res­to pue­des cons­truir­lo de la ma­ne­ra en que tú quie­ras. La vi­da te per­te­ne­ce. Es­ta­mos vi­vien­do un pro­ce­so re­fun­da­cio­nal en Chi­le don­de nos es­ta­mos cues­tio­nan­do to­dos esos es­pa­cios que an­tes eran in­to­ca­bles. Sien­to que va­mos en ca­mino ha­cia al­go. Si va­mos bien o no, el tiem­po lo di­rá”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.