EL RE­GRE­SO DE MCQUEEN

Dos pe­lí­cu­las y un do­cu­men­tal traen de vuel­ta el ge­nio del di­se­ña­dor lon­di­nen­se que se sui­ci­dó en 2010 y que de­jó un va­cío gi­gan­te en el mun­do de la mo­da.

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Fran­co Fa­so­la

El ho­lli­gan de la mo­da se sui­ci­dó en 2010 en el pun­to más al­to de su ca­rre­ra. Hoy, dos pe­lí­cu­las y un do­cu­men­tal re­pa­san la vi­da del di­se­ña­dor in­glés ahon­dan­do en sus pro­ce­sos crea­ti­vos y su vi­da per­so­nal y la­bo­ral.

Si al­guien no co­no­ce el to­ne­la­je de Ale­xan­der McQueen —y de lo re­le­van­te de su pér­di­da— es co­mo si Lio­nel Mes­si se hu­bie­se sui­ci­da­do en el me­jor mo­men­to de su ca­rre­ra. Lla­ma­do por al­gu­nos el hoo­lli­gan de la mo­da, Ale­xan­der McQueen, quien mu­rió col­ga­do y con so­bre­do­sis el 11 de fe­bre­ro de 2010, si­gue sien­do re­fe­ren­te obli­ga­to­rio pa­ra ha­blar de ele­gan­cia, trans­gre­sión, ar­te y mo­da, to­do mez­cla­do en pro­por­cio­nes per­fec­tas.

Hi­jo de ta­xis­ta y pro­fe­so­ra, McQueen partió des­de aba­jo y bri­lló rá­pi­da­men­te mostrando en su tra­ba­jo una se­lec­ta ba­te­ría de ob­se­sio­nes y un ex­tra­ño te­mor a su pro­pia crea­ción, cu­ya pues­ta en es­ce­na en pa­sa­re­la siem­pre fue im­pe­ca­ble­men­te in­quie­tan­te.

Tras li­de­rar Gi­venchy —y an­tes de crear su pro­pia fir­ma—, ade­más de ser ele­gi­do cua­tro ve­ces el me­jor di­se­ña­dor de In­gla­te­rra, su ca­ris­ma lo lle­vó a co­la­bo­rar per­ma­nen­te­men­te con fi­gu­ras co­mo Da­vid Bo­wie, Björk o Lady Ga­ga.

De eso y tam­bién de su arrollador le­ga­do ha­blan los nue­vos pro­yec­tos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos que re­pa­san su fi­gu­ra.

Aún sin nom­bre, pe­ro ba­sa­da en la bio­gra­fía Blood Be­neath the Skin de An­drew Wilson, es­tá en pleno pro­ce­so de ro­da­je la cin­ta que ten­drá a Jack O’Con­nell en­car­nan­do al di­se­ña­dor. “En 2009, Ale­xan­der McQueen hi­zo uno de sus más gran­des es­pec­tácu­los: una im­pre­sio­nan­te y her­mo­sa re-ela­bo­ra­ción de los me­jo­res di­se­ños en sus úl­ti­mos 15 años. Fue un show que de­di­có a su ma­dre y uno en el que tra­tó de dar sen­ti­do a su vi­da y su ar­te. La pe­lí­cu­la ex­plo­ra el pro­ce­so crea­ti­vo de McQueen en los me­ses pre­vios al des­fi­le, que pro­por­cio­nan un re­tra­to ín­ti­mo del hom­bre de­trás de la mar­ca glo­bal, una ce­le­bra­ción en mo­vi­mien­to de un ge­nio vi­sio­na­rio cu­yos di­se­ños han tras­cen­di­do la mo­da pa­ra con­ver­tir­se en ar­te”, ade­lan­tó la pro­duc­ción de la cin­ta.

Ade­más tam­bién es­tá en ro­da­je The Rip­per, que exa­mi­na su re­la­ción crea­ti­va con la edi­to­ra de mo­da de la re­vis­ta Tatler Isa­be­lla Blow, quien se sui­ci­dó tam­bién en 2007. El úl­ti­mo pro­yec­to so­bre el di­se­ña­dor es el do­cu­men­tal McQueen, con guión de Pe­ter Et­ted­gui, quien ya se des­pa­chó un gran do­cu­men­tal so­bre Mar­lon Bran­do en 2015 (Lis­ten to me, Mar­lon). Di­ri­gi­do por Ian Bon­hô­te, la tra­ma acá se con­cen­tra en pre­sen­tar su im­pre­sio­nan­te ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y per­so­nal, in­clu­yen­do su es­ta­da en Sa­vi­lle Row co­mo apren­diz.

Los pro­duc­to­res de la cin­ta ex­pli­can su in­te­rés en la his­to­ria de es­te ex­tra­te­rres­tre de la mo­da. “Los di­se­ños fe­ro­ces y tier­nos de McQueen crea­ron un len­gua­je emo­cio­nal y fí­si­co com­ple­ta­men­te nue­vo. La pe­lí­cu­la ce­le­bra un Mo­zart de nues­tra épo­ca; ge­nio, be­lle­za, tra­ge­dia y do­lor”.

Ian Bon­hô­te, di­rec­tor del pro­yec­to que de­be­ría es­tar pron­to a es­tre­nar­se, ex­pli­ca su co­ne­xión con el per­so­na­je: “Me mu­dé a Lon­dres des­de Pa­rís en los años ’90, en par­te de­bi­do a McQueen. Su sen­ti­do del es­ti­lo se con­vir­tió en sinónimo de la ener­gía cru­da de la ciu­dad y no sé de nin­gún otro di­se­ña­dor con­tem­po­rá­neo pa­ra en­cen­der una res­pues­ta vis­ce­ral in­me­dia­ta de una au­dien­cia”.

Fi­gu­ra ineludible, su pa­so arrollador por las pa­sa­re­las del mun­do de­jó hue­lla, tal co­mo él mis­mo de­cía: “Te­ne­mos que rom­per el mol­de, es el re­to de un crea­dor. De lo con­tra­rio, ¿qué sen­ti­do tie­ne? Hay que ha­cer co­sas que na­die más pue­de ha­cer”.

“LA PE­LÍ­CU­LA CE­LE­BRA UN MO­ZART DE NUES­TRA ÉPO­CA; GE­NIO, BE­LLE­ZA, TRA­GE­DIA Y DO­LOR”, DI­CEN LOS PRO­DUC­TO­RES DEL DO­CU­MEN­TAL MCQUEEN, DI­RI­GI­DO POR IAN BON­HÔ­TE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.