MU­SEO DE LA MO­DA

Caras (Chile) - - LEGADO -

Rei­na el si­len­cio en el sub­sue­lo del Mu­seo de la Mo­da. Con ab­so­lu­ta con­cen­tra­ción un pu­ña­do de mu­je­res, de im­pe­ca­ble de­lan­tal, el pelo to­ma­do, ape­nas una go­ta de ma­qui­lla­je, tra­ba­jan en­tre las fi­las de me­so­nes, to­dos cu­bier­tos de sá­ba­nas blan­cas. Pa­re­cen doc­to­ras en­tre­me­dio de ca­mi­llas. Cla­ro que en lu­gar de en­fer­mos aquí hay ro­pa y ac­ce­so­rios.

Es­ta­mos en el la­bo­ra­to­rio de res­tau­ra­ción y con­ser­va­ción pre­ven­ti­va de es­te mu­seo crea­do en 2007 por Jor­ge Ya­rur Bas­cu­ñán y uno de los más re­co­no­ci­dos del mun­do en su área.

Aquí de­ce­nas de pie­zas son cui­da­do­sa­men­te tra­ta­das pa­ra lue­go, ape­nas una mí­ni­ma par­te, ser ex­hi­bi­das en la ga­le­ría del pri­mer pi­so, don­de es­te año el mu­seo ce­le­bró su pri­me­ra dé­ca­da con una ex­po­si­ción de Mar­co Correa y otra de Dia­na de Ga­les que se aca­ba de inau­gu­rar pa­ra con­me­mo­rar los 20 años de su muer­te.

Bas­ta con des­co­rrer una de las sá­ba­nas pa­ra que aso­me con to­do su co­lo­ri­do una blu­sa del re­co­no­ci­do di­se­ña­dor Yves Saint Lau­rent de 1979. Pris­ci­la Al­va­ra­do, res­tau­ra­do­ra tex­til, cuen­ta que se tra­ta de una mu­se­li­na de seda con al­gu­nos da­ños me­no­res de­ba­jo de los bra­zos y que hu­bo que re­for­zar. Más allá, un ves­ti­do de 1962 —del di­se­ña­dor Nor­man No­rel— que al­gu­na vez per­te­ne­ció a Ma­rilyn Monn­roe. “Con el tiem­po se ha ido de­gra­dan­do y va­rias len­te­jue­las se han caí­do”, di­ce la es­pe­cia­lis­ta.

Lue­go muestra una po­lle­ra de bro­ca­to con da­ta de 1870, en per­fec­to es­ta­do de con­ser­va­ción. “Hay que guar­dar­la en el de­pó­si­to, por lo que se le hi­zo una pro­tec­ción y se le pu­so un re­lleno pa­ra que no se de­for­me, con un fo­rro fal­so”.

Más allá, As­trid Ca­ro­ca, la res­tau­ra­do­ra no tex­til, muestra en lo que ha es­ta­do tra­ba­jan­do: una cha­que­ta con­fec­cio­na­da de po­lí­me­ros y que usó Mi­chael J. Fox en Vol­ver al fu­tu­ro. “El pro­ble­ma es que es un ma­te­rial que se au­to­des­tru­ye con el oxí­geno. Te­ne­mos que con­ser­var­lo en una ca­ja her­mé­ti­ca y li­bre de oxí­geno, a una tem­pe­ra­tu­ra y una hu­me­dad es­pe­cial”, des­cri­be.

Ca­da pie­za —cu­yos va­lo­res mu­chas ve­ces son in­cal­cu­la­bles— es col­ga­da en gan­chos de ma­de­ra, fo­rra­dos en gé­ne­ro es­pe­cial­men­te acol­cha­dos por un ar­te­sano. Za­pa­tos, som­bre­ros y car­te­ras son pre­ser­va­dos en ca­jas de car­tón, tam­bién he­chas por un es­pe­cia­lis­ta en­tre­na­do mi­nu­cio­sa­men­te en es­ta ta­rea. Y así, con de­di­ca­ción to­tal, ca­da pie­za se guar­da ba­jo es­tric­tas me­di­das de pre­ser­va­ción en las bo­de­gas de con­ser­va­ción don­de só­lo muy po­cos —ni si­quie­ra la pren­sa— tie­nen ac­ce­so.

ES­TE TRA­JE DE YSL ES RE­CU­PE­RA­DO CON MI­MO POR LA ES­PE­CIA­LIS­TA PRIS­CI­LA AL­VA­RA­DO. ABA­JO, UN TO­CA­DO EN SU CA­JA DE CON­SER­VA­CIÓN HE­CHA A LA ME­DI­DA. MIEN­TRAS EN EL PER­CHE­RO LAS PREN­DAS YA CLA­SI­FI­CA­DAS ES­PE­RAN SER RES­TAU­RA­DAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.