RICKY MAR­TIN: MULTIFACÉTICO

Tie­ne dos hi­jos, en­con­tró el amor y se­rá uno de los pro­ta­go­nis­tas de The As­sas­si­na­tion of Gian­ni Ver­sa­ce, la nue­va tem­po­ra­da de Ame­ri­can Cri­me Story que re­la­ta la muer­te de uno de los di­se­ña­do­res ita­lia­nos más re­co­no­ci­dos de la his­to­ria. A los 45 años, ho

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por: Suzy Ma­loy / The in­ter­view Peo­ple Adap­ta­ción: San­dra Ro­jas

El puer­to­rri­que­ño se luce con shows mu­si­ca­les en Las Ve­gas al mis­mo tiem­po que ex­plo­ta sus do­tes ac­to­ra­les en la ter­ce­ra tem­po­ra­da de Ame­ri­can Cri­me Story, jun­to a Pe­né­lo­pe Cruz y Ed­gar Ra­mí­rez.

“Mi hi­jo y su fo­to­gra­fía”, es­cri­be Ricky en una de sus úl­ti­mas ac­tua­li­za­cio­nes de Ins­ta­gram. En ella ve­mos al bo­ri­cua de 45 años po­san­do pa­ra el len­te de uno de sus ge­me­los, Va­len­tino y Mat­teo, que na­cie­ron por in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial en 2008. Nue­ve años des­pués, el puer­to­rri­que­ño se ex­hi­be co­mo un pa­pá cho­cho que ha­ce ma­la­ba­res pa­ra com­ple­men­tar su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca, con la fa­mi­lia y el amor. Su ho­mo­se­xua­li­dad ya no es te­ma pa­ra na­die, ni tam­po­co su pró­xi­mo ma­tri­mo­nio con el ar­tis­ta vi­sual si­rio Jwan Yo­sef. Es que lue­go de su pu­bli­ci­ta­da sa­li­da del cló­set, el in­tér­pre­te de La mor­di­di­ta pa­re­ce ha­ber en­con­tra­do el ca­mino a la fe­li­ci­dad y no só­lo le llue­ve pros­pe­ri­dad en el ám­bi­to per­so­nal, sino que los pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les tam­bién bri­llan con luz pro­pia. Mien­tras se luce con una ca­de­na de shows mu­si­ca­les en el Tea­tro Park del ca­sino Mon­te Carlo de Las Ve­gas, sa­ca a re­lu­cir sus do­tes ac­to­ra­les al par­ti­ci­par en The As­sas­si­na­tion of Gian­ni Ver­sa­ce, la ter­ce­ra tem­po­ra­da de Ame­ri­can Cri­me Story, pro­du­ci­da por Ryan Murphy pa­ra FX, que se es­tre­na­rá a prin­ci­pios del pró­xi­mo año y, que en diez ca­pí­tu­los, re­la­ta­rá la trá­gi­ca muer­te en 1997 de uno de los di­se­ña­do­res ita­lia­nos más re­co­no­ci­dos de la his­to­ria. Com­par­tien­do pan­ta­lla con el ac­tor ve­ne­zo­na­lo Ed­gar Ra­mí­rez, que in­ter­pre­ta a Gian­ni Ver­sa­ce, y Pe­né­lo­pe Cruz en la piel de su her­ma­na, Do­na­te­lla, Ricky da­rá vi­da a la ex pa­re­ja de Gian­ni, An­to­nio D’Ami­co, quien es­tu­vo con él en sus úl­ti­mos mo­men­tos de vi­da, an­tes de ser ase­si­na­do a ti­ros en su lu­jo­sa man­sión en ple­na cos­ta de Mia­mi. Si bien las gra­ba­cio­nes no han es­ta­do exen­tas de po­lé­mi­ca, la se­rie es una de las más es­pe­ra­das por los fa­ná­ti­cos de la mo­da y el ar­tis­ta ha pues­to to­da su fe en ello.

—¿Ha­bló con An­to­nio D’Ami­co an­tes de co­men­zar a gra­bar?

–Sí, lo hi­ce y fue de­ma­sia­do emo­cio­nan­te pa­ra mí. Sen­tí el amor que él te­nía por Gian­ni, que es in­des­truc­ti­ble, y eso me hi­zo llo­rar. Por lo que qui­se que aquel sen­ti­mien­to atra­ve­sa­ra ca­da ins­tan­te de mi in­ter­pre­ta­ción.

—En­car­na a un per­so­na­je muy emo­cio­nal, ¿có­mo lo ha­ce pa­ra vol­ver a ca­sa des­pués de un lar­go día de gra­ba­ción?

—Me he en­tre­ga­do por com­ple­to a es­te rol, así que cuan­do ma­ne­jo de vuel­ta a ca­sa, me sien­to en el au­to por unos mo­men­tos, abro la ven­ta­na y gri­to y llo­ro con to­das mis fuer­zas. Tra­to de de­jar sa­lir to­das las emo­cio­nes an­tes de en­trar a ca­sa. Es­to me ayu­da a re­to­mar mi ba­lan­ce emo­cio­nal.

—¿Ha cre­ci­do sen­ti­men­tal­men­te con es­te per­so­na­je?

—La re­la­ción que te­nían Gian­ni con An­to­nio po­see mu­chas si­mi­li­tu­des con co­sas que he te­ni­do que atra­ve­sar en mi vi­da, así que ac­tuar en es­ta se­rie me ha ayu­da­do a cre­cer co­mo per­so­na de una for­ma es­pi­ri­tual.

—¿Lo sin­tió co­mo al­go per­so­nal?

—Soy un hom­bre gay que vi­ví en el cló­set por mu­chos años. Ver a Gian­ni sen­ta­do en fren­te de un pe­rio­dis­ta ha­blan­do so­bre su reali­dad, es al­go que me iden­ti­fi­ca. Ellos no po­dían ha­blar so­bre su re­la­ción co­mo lo ha­go yo hoy, por lo que me frus­tra pro­fun­da­men­te.

—¿Có­mo fue tra­ba­jar con Pe­né­lo­pe Cruz?

—Llo­ra­mos y reí­mos de­ma­sia­do. Ella me da­ba lin­dos con­se­jos to­dos los días y nos trans­for­ma­mos en muy bue­nos ami­gos. Es in­creí­ble có­mo una tra­ge­dia co­mo el ase­si­na­to de Ver­sa­ce pue­de jun­tar a tan­tas per­so­nas.

—Si mira ha­cia atrás en su vi­da... ¿di­ría que hoy es más fe­liz que nun­ca?

—No hay nin­gu­na du­da acerca de eso. De­cla­ré mi se­xua­li­dad, ten­go una her­mo­sa pa­re­ja y dos lin­dos hi­jos. Soy un hom­bre ho­mo­se­xual muy afor­tu­na­do, me sien­to ben­de­ci­do.

JUN­TO AL AC­TOR VE­NE­ZO­LANO ED­GAR RA­MÍ­REZ, QUE IN­TER­PRE­TA A GIAN­NI VER­SA­CE Y PE­NÉ­LO­PE CRUZ EN LA PIEL DE SU HER­MA­NA, DO­NA­TE­LLA ES­TA­RÁ MAR­TIN EN SU RE­GRE­SO A LA TE­LE­VI­SIÓN. EN LA FOTO JUN­TO A SU NO­VIO, EL AR­TIS­TA VI­SUAL SI­RIO JWAN YO­SEF Y SUS HI­JOS VA­LEN­TINO Y MAT­TEO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.