PU­RA SAN­GRE EN RU­SIA

AL­FRE­DO MO­RENO PA­DRE Y AL­FRE­DO MO­RENO HI­JO

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Al­fre­do Ló­pez Fo­tos Die­go Ber­na­les y Pe­dro Pé­rez Gó­mez

En Mos­cú, la Es­cua­dra Ecues­tre de Pe­ña­flor pre­sen­tó su es­pec­tácu­lo en el Fes­ti­val To­rre Spass­ka­ya, que tu­vo co­mo tras­fon­do la ce­le­bra­ción de los cien años de la re­vo­lu­ción ru­sa.

En me­dio de la Plaza Ro­ja, don­de an­tes pa­sea­ban las cor­tes za­ri­nas y a diez metros de la tum­ba de Le­nin, la Es­cua­dra Ecues­tre de Pe­ña­flor mos­tró las do­tes del ca­ba­llo chi­leno. Un es­pec­tácu­lo ecues­tre que tam­bién ha­bla del ‘cambio de rien­das’ en el cam­po del ex can­ci­ller.

Cuan­do el año pa­sa­do la Es­cua­dra Ecues­tre Pal­mas de Pe­ña­flor pre­sen­tó su es­pec­tácu­lo an­te la rei­na Isa­bel II, en la ce­le­bra­ción de sus 90 años, pa­re­cie­ron con­fir­mar­se to­das las ha­bi­li­da­des del ca­ba­llo chi­leno. En el in­te­rior del Pa­la­cio de Wind­sor, la monarca se le­van­tó de su asien­to, aplau­dió de pie y des­pués pi­dió pa­sar re­vis­ta por ca­da uno de los ejem­pla­res y sus ji­ne­tes. Un con­tin­gen­te que, des­de el fun­do en las pro­xi­mi­da­des de Mo­li­na, se ha trans­for­ma­do en la gran aven­tu­ra de los Mo­reno-Eche­ve­rría, un tra­ba­jo de 25 años que des­per­tó la aten­ción y el en­tu­sias­mo de una de las mu­je­res que más sa­be del mun­do ecues­tre.

Aho­ra esas pe­ri­cias lle­ga­ron has­ta el Fes­ti­val To­rre Spass­ka­ya, un cer­ta­men in­ter­na­cio­nal de ban­das y ca­ba­llos, que es­te año tu­vo co­mo tras­fon­do la ce­le­bra­ción de los cien años de la re­vo­lu­ción de ese país.

En esas are­nas, Al­fre­do Mo­reno Eche­ve­rría, el hi­jo ma­yor del ex can­ci­ller, pre­si­dió las sie­te pre­sen­ta­cio­nes. Una ta­rea que co­men­zó mu­cho an­tes, en el cria­de­ro cer­cano a Mo­li­na, don­de jun­to a su equi­po en­tre­na a más de 150 ani­ma­les y mo­ni­to­rea ca­da una de sus eta­pas de cría. “Aquí nos preo­cu­pa­mos de las eta­pas de na­ci­mien­to, cru­ce y cu­bier­ta de ye­guas, aman­se y los des­te­tes. Ha­ce­mos to­do el pro­ce­so pa­ra lo­grar que ellos apren­dan a con­vi­vir con los hom­bres”, nos di­ce an­tes de par­tir a Mos­cú y mien­tras los pe­ti­ce­ros ce­pi­llan pe­la­jes y cambian he­rra­jes. Lue­go vie­ne el du­ro tra­ba­jo de adies­tra­mien­to. “Es ahí don­de se de­ter­mi­na si un ejem­plar tie­ne des­tre­za pa­ra la es­cua­dra, es de­cir, si tie­ne las cua­li­da­des pa­ra ser par­te de las ex­hi­bi­cio­nes de do­ma hua­sa y de las ta­reas pro­pias del cam­po”, agre­ga.

Des­de el pi­ca­de­ro, el lu­gar de en­tre­na­mien­to, Mo­reno hi­jo con­si­de­ra que es una la­bor de ca­rác­ter pa­tri­mo­nial, “un re­co­rri­do por nues­tra cul­tu­ra y nues­tra his­to­ria, una ma­ne­ra de mos­trar có­mo un ca­ba­llo pa­sa de lo sal­va­je al bai­le”.

EL TRA­BA­JO DE LA ES­CUA­DRA ECUES­TRE TIE­NE CA­RÁC­TER PA­TRI­MO­NIAL, “ES UN RE­CO­RRI­DO POR NUES­TRA CUL­TU­RA Y NUES­TRA HIS­TO­RIA, UNA MA­NE­RA DE MOS­TRAR CÓ­MO UN CA­BA­LLO PA­SA DE LO SAL­VA­JE AL BAI­LE”, DI­CE AL­FRE­DO MO­RENO HI­JO.

En Mos­cú mos­tra­ron la cul­tu­ra pas­cuen­se, los bailes de La Tirana, la cue­ca y un emo­ti­vo cru­ce de ban­de­ras chi­le­nas y ru­sas. Una or­ques­ta­da co­reo­gra­fía que, ade­más de los diez ca­ba­llos en es­ce­na, tu­vo ji­ne­tes, bai­la­ri­nes, fol­clo­ris­tas, la mú­si­ca de Car­men Val­dés y ve­te­ri­na­rios que con­for­ma­ron una de­le­ga­ción de 37 per­so­nas. “Es­to ha si­do una lar­ga pre­pa­ra­ción”, pro­si­gue Mo­reno hi­jo. “Más de un año de tra­ba­jo pa­ra fi­nal­men­te pre­sen­tar una ho­ra veinte mi­nu­tos de es­pec­tácu­lo”.

Em­pe­zó jun­to a su pa­dre y aho­ra ese amor por las ta­reas del cam­po quie­re trans­mi­tir­lo a hi­jos y so­bri­nos. “El si­gue es­tan­do pre­sen­te, es el fun­da­dor de es­ta obra. Co­men­zó muy jo­ven y no­so­tros vi­mos có­mo pu­so to­da su pa­sión. Aho­ra por ra­zo­nes de su tra­ba­jo, me ha to­ca­do a mí es­tar más en­ci­ma. Pe­ro el mo­tor si­gue sien­do él, su co­ra­zón es­tá en la es­cua­dra”, cuen­ta.

Al­fre­do Mo­reno Char­me, el pa­dre, se su­ma a la con­ver­sa­ción. “A mi pa­pá le gus­ta­ba pes­car, en cambio yo pre­fe­ría mil ve­ces pa­sar la tar­de con un arrie­ro y sus ca­ba­llos”. Fue ha­ce 25 años que en­con­tró el fun­do Pal­mas de Pe­ña­flor, bau­ti­za­do así por la im­po­nen­te co­lo­nia de esos ár­bo­les en el pre­dio. Ha­bía si­do una ha­cien­da ex­pro­pia­da du­ran­te la Reforma Agra­ria. Su com­pra fue una ma­ra­tó­ni­ca ad­qui­si­ción a más de 80 pro­pie­ta­rios y su re­cu­pe­ra­ción du­ró más de tres años. “Pa­ra mí se tra­ta­ba de una zo­na hua­sa im­por­tan­te, don­de apren­dí de las ar­tes del adies­tra­mien­to, el he­rra­je, y mu­chos otros ofi­cios”, re­la­ta. For­mó su pro­pio cria­de­ro, co­men­zó a par­ti­ci­par de los tor­neos y for­mó el es­pec­tácu­lo de la Es­cua­dra Ecues­tre, don­de al com­pás de rit­mos cue­que­ros, bailes nor­ti­nos y sau sau, los ca­ba­llos se des­li­zan con pa­sos de tro­te y de cos­ta­do. Una ha­bi­li­dad só­lo com­pa­ra­ble a la dan­za de los ca­ba­llos de la Es­cue­la de Vie­na. En la cru­za­da siem­pre lo apo­ya­ron su mu­jer Ana Ma­ría Eche­ve­rría y sus hi­jos Al­fre­do, Fe­li­pe, Fran­cis­co y Ani­ta.

¿Hay cambio de rien­das en Pe­ña­flor? Le pre­gun­ta­mos a Al­fre­do Mo­reno pa­dre si se ima­gi­na co­mo par­te del equi­po gu­ber­na­men­tal de Se­bas­tián Pi­ñe­ra en ca­so de ser ele­gi­do pre­si­den­te. “Es al­go que no he pen­sa­do. Por el mo­men­to, co­mo pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción de la Pro­duc­ción y del Co­mer­cio (CPC), mi me­ta no es otra que se­guir re­pre­sen­tan­do al em­pre­sa­ria­do chi­leno en el ex­te­rior”, di­ce ca­si in­mu­ta­ble mien­tras pre­pa­ra los ape­ros pa­ra mos­trar el mis­mo show de ca­ba­llos de Ru­sia en Lo Bar­ne­chea y el Par­que Pa­dre Hur­ta­do.

El pa­so de cos­ta­do de los ca­ba­llos, una téc­ni­ca de des­li­za­mien­to y bai­le que ma­ra­vi­lló a Isa­bel de In­gla­te­rra y aho­ra a los ru­sos en el Krem­lin.

Al­fre­do Mo­reno hi­jo y en el fun­do Pal­mas de Pe­ña­flor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.