AUTOANÁLISIS DE VA­LLE­JO

CA­MI­LA VA­LLE­JO Y SU BA­LAN­CE PO­LÍ­TI­CO Y PER­SO­NAL

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Len­ka Car­va­llo Fo­tos Die­go Ber­na­les

A tra­vés de una re­tros­pec­ti­va de su vi­da po­lí­ti­ca y per­so­nal, Ca­mi­la Va­lle­jo cuen­ta có­mo ha cam­bia­do su vi­da du­ran­te los úl­ti­mos años, des­de su se­pa­ra­ción has­ta un ba­lan­ce de su pa­so por el Con­gre­so.

Hay unos cuan­tos cua­dros por col­gar y al­gu­nas ca­jas en el nue­vo ho­gar de Ca­mi­la Va­lle­jo (29); una ca­sa an­ti­gua, de mu­ros de ado­be y vi­gas a la vis­ta, en Ñu­ñoa. Aquí la dipu­tada co­mu­nis­ta —quien va a la re­elec­ción por el dis­tri­to de La Flo­ri­da— es arren­da­ta­ria des­de fe­bre­ro, cuan­do de­ci­dió con­for­mar su nue­vo nú­cleo fa­mi­liar, in­te­gra­do por su hi­ja Ade­la —que pron­to cum­pli­rá cua­tro años—, su her­mano Joa­quín —es­tu­dian­te de in­ge­nie­ría en so­ni­do en la Uni­ver­si­dad de Chi­le— y su po­lo­lo Abel Zi­ca­vo, músico e in­te­gran­te de la ban­da Mo­ral dis­traí­da, quien en es­ta so­lea­da ma­ña­na ba­ja a des­pe­dir­se mien­tras su ga­to se pa­sea y su hi­ja to­da­vía duer­me.

Ca­mi­la Va­lle­jo son­ríe con su bo­ca per­fec­ta­men­te ro­ja; los ojos le bri­llan tras el mar­co tam­bién ro­jo. No tie­ne pro­ble­mas en ha­blar de su vi­da per­so­nal y de es­te nue­vo mo­men­to en pa­re­ja. Pa­re­ce otra. Tan dis­tin­ta a la jo­ven se­ria y du­ra que ape­nas da­ba en­tre­vis­tas y me­nos se re­fe­ría a sus te­mas ín­ti­mos. Pe­ro —co­mo di­ce aho­ra a CA­RAS— se li­be­ró, se sa­có la co­ra­za, co­mo ella lla­ma a la ima­gen que es­pon­tá­nea­men­te creó pa­ra pro­te­ger­se cuan­do, en 2011, se con­vir­tió en el ros­tro —y el fo­co— del mo­vi­mien­to es­tu­dian­til.

“A ve­ces me pre­gun­to có­mo ha­bría si­do mi vi­da de ha­ber tra­ba­ja­do co­mo geó­gra­fa, de ha­ber he­cho fa­mi­lia y es­tar en pa­re­ja fue­ra

de la ex­po­si­ción pú­bli­ca... Pe­ro es­to es lo que me to­có. Sin bus­car­lo me ele­va­ron has­ta con­ver­tir­me en fi­gu­ra no só­lo en Chi­le sino a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Era tan chi­ca, no sa­bía có­mo afron­tar­lo y tam­po­co te­nía to­das las he­rra­mien­tas pa­ra tra­tar de es­tar a la al­tu­ra de lo que la gen­te es­pe­ra­ba. En­ton­ces me res­guar­dé; me sen­tí muy vul­ne­ra­ble y me hi­ce una es­pe­cie de co­ra­za pa­ra pro­te­ger cier­tas co­sas que con­si­de­ras im­por­tan­tes a los 22 años”.

Así es­tu­vo por mu­cho tiem­po. “To­ma­ba las de­ci­sio­nes en fun­ción de qué van a de­cir, qué van a pen­sar. Con mi ex pa­re­ja, con el mis­mo te­ma de la Ade­la era pu­cha, qui­zá di­gan tan jo­ven y te­nien­do hi­jos...; y no fal­tó el que co­men­tó que era un apro­ve­cha­mien­to po­lí­ti­co… Pe­ro en fin. Mi vi­da ha si­do así, in­ten­sa: me ti­tu­lé, hi­ce cam­pa­ña y de­fen­dí mi te­sis em­ba­ra­za­da… Sú­per fuer­te, ¡no sé có­mo lo hi­ce! (di­ce rien­do)”. —De­be ser muy so­bre­exi­gen­te.

—Sí, aun­que aho­ra di­go: pa­ra qué, me­jor suel­ta, tran­qui­lí­za­te, no tie­nes por qué abor­dar­lo to­do, pa­ra que es­tar siem­pre a la al­tu­ra de lo que to­dos es­pe­ran de ti... ¡Ya no! Hay un mo­men­to en que tie­nes que ser tú mis­ma y ha­cer lo que quie­res, no lo que los otros es­pe­ran que ha­gas. Por­que son mu­chas las de­man­das: ser bue­na ma­dre, bue­na hi­ja, pa­re­ja, bue­na her­ma­na, bue­na dipu­tada, di­ri­gen­te, mi­li­tan­te… Y eso en al­gún mo­men­to te ha­ce ex­plo­tar. No es po­si­ble sos­te­ner al­go así en el tiem­po. —¿Eso le pa­só?

—Sí, cuan­do ter­mi­nó mi re­la­ción con Ju­lio. Ahí se jun­tó to­do: lo nues­tro ya no fun­cio­na­ba; ha­bían pa­sa­do las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias y vi­ví un pe­río­do de mu­cha pre­sión. Tam­po­co voy a cul­par a mi rol co­mo dipu­tada o la exi­gen­cia po­lí­ti­ca: sim­ple­men­te se jun­ta­ron mu­chos fac­to­res... Fue des­pués de esos mo­men­tos ál­gi­dos que sen­tí que ha­bía que su­pe­rar­lo y de­cir bas­ta. Asu­mir en to­do sen­ti­do que no siem­pre me la pue­do. ¡Y me sa­qué un tre­men­do pe­so de en­ci­ma! —Aun­que de­be ha­ber si­do muy du­ro asu­mir la pér­di­da de una re­la­ción.

—Es­tu­ve un año vi­vien­do so­la con mi hi­ja, al­go que nun­ca ha­bía he­cho. Fue du­ro, he te­ni­do mo­men­tos de do­lor, de ale­gría, de frus­tra­ción, pe­na, éx­ta­sis, pe­ro ha si­do un apren­di­za­je. —Asu­mir que, fi­nal­men­te, no era la mu­jer per­fec­ta que mu­chos pen­sa­ban...

C—Na­die pue­de ser así. Cuan­do im­pul­sas esa cons­truc­ción so­cial, se te vuel­ve en con­tra; no po­día res­pon­der y fa­vo­re­cer a que otros se sin­tie­ran de­cep­cio­na­dos o se frus­tra­ran con­mi­go só­lo por­que de­jé que me pu­sie­ran la va­ra muy al­ta. Ima­gí­na­te, cum­plí 23 años sien­do pre­si­den­ta de la FECH, ¡una ca­bra chi­ca! No que­ría, me ate­rra­ba la idea de di­ri­gir la Fe­de­ra­ción de Es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, ¡me mo­ría de sus­to!, pe­ro me lo pi­die­ron y al fi­nal asu­mí la ta­rea po­lí­ti­ca. —No pa­re­cía así des­de afue­ra.

—Por­que me hi­ce de mi es­cu­do. Asu­mí mi rol con se­rie­dad, pa­ra co­mu­ni­car de la me­jor ma­ne­ra lo que se es­ta­ba dis­cu­tien­do. Tam­bién co­men­cé a en­ten­der la in­ten­cio­na­li­dad de al­gu­nos de sa­car­me del fo­co de la de­man­da es­tu­dian­til y cen­trar­se en mi apa­rien­cia, mi vi­da pri­va­da; sen­tí que se me po­día fa­ran­du­li­zar, con­ver­tir­me en un fac­tor que con­ta­mi­na­ra el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til. Me pu­se más fir­me, du­ra, y así fui am­plian­do la co­ra­za. Sa­bien­do ade­más que así co­mo te ele­van, te de­jan caer. Es lo que pa­só des­pués con la en­cues­ta CEP, con el ni­vel de re­cha­zo, con to­da es­ta cons­truc­ción que se hi­zo, don­de pa­sé de es­tar muy arri­ba y des­pués aba­jo. —Us­ted re­co­no­ció que le do­lían los twit­ters que se es­cri­bían en su con­tra.

—Hay gen­te que se cree con la ca­pa­ci­dad de in­ter­pre­tar lo que sien­tes y pien­sas, sin co­no­cer­te. Eso a ve­ces due­le: Pe­ro si la Ca­mi­la es­tá por pu­ro in­te­rés…; no le in­tere­sa na­die, es fría... ¿Qué sa­ben ellos? Due­le que te des­hu­ma­ni­cen; esa idea que siem­pre tra­tan de cons­truir de que soy co­mo una má­qui­na, fría, cal­cu­la­do­ra, sin sen­ti­mien­tos. Ok. Ca­paz que pro­yec­ta­ra al­go de eso, pe­ro tam­bién creo que ha­bía al­go in­ten­cio­na­do, de que­rer mos­trar­me co­mo al­guien frí­vo­lo, que ac­tua­ba por la pla­ta y las apa­rien­cias. In­ten­ta­ron afec­tar mi ima­gen. —Sin em­bar­go, con Ka­rol Ca­rio­la, na­da de eso pa­só.

—Sí, con­mi­go ha si­do más… El otro día La Se­gun­da pu­so una foto mía en por­ta­da sú­per se­ria cuan­do igual tie­nen fo­tos mías son­rien­do. —¿Se­rá por eso que lla­mó la aten­ción cuan­do se su­po que es­ta­ba em­pa­re­ja­da con un reg­gae­to­ne­ro?

—La gen­te que me co­no­ce en­con­tró gra­cio­sa la reac­ción: ¡si a mí me gus­ta el reg­gae­tón, bai­lo de to­do!; sal­go con ami­gos, tiro la ta­lla, soy sú­per nor­mal. Pe­ro pro­yec­to al­go

muy dis­tin­to. O sea, si en 2011 hu­bie­se di­cho que es­ta­ba con un reg­gae­to­ne­ro pro­ba­ble­men­te ha­bría de­bi­li­ta­do la se­rie­dad de la de­man­da es­tu­dian­til. Por­que es­ta­ba la idea es que yo fue­ra fun­cio­nal al mo­vi­mien­to y que na­da per­so­nal in­ter­fi­rie­ra. —Y lo cum­plió, a ra­ja­ta­bla.

—De al­gu­na ma­ne­ra, sí. Tam­po­co creo que ha­ya es­ta­do mal. Era lo que ha­bía que ha­cer. No pien­so en los costos. Si eso con­tri­bu­yó a for­mar es­ta ima­gen de que yo era una má­qui­na del PC, sin sen­ti­mien­tos, con am­bi­ción de po­der, cal­cu­la­do­ra. La idea del ins­tru­men­to po­lí­ti­co, es el pre­cio que tu­ve que pa­gar. —¿Sien­te que ha cum­pli­do con las ex­pec­ta­ti­vas que exis­tían so­bre us­ted?

—Más que pen­sar en si las cum­plí, pre­fie­ro con­cen­trar­me en mis ex­pec­ta­ti­vas que te­nía so­bre mí. Eso me tran­qui­li­za. Por­que cum­plí y es­toy cum­plien­do. To­do lo que de­man­dá­ba­mos, el 80% de lo que pe­día­mos co­mo mo­vi­mien­to es­tu­dian­til lo es­ta­mos ha­cien­do o ya lo hi­ci­mos. ¡Wow! Ja­más hu­bie­se pen­sa­do el 2011 que el sue­ño de la gra­tui­dad hoy lo es­té rea­li­zan­do. Cla­ro que he co­me­ti­do errores y hay co­sas que po­drían ha­ber­se he­cho me­jor, pe­ro el ca­mino to­ma­do fue co­rrec­to, y es­tá dan­do fru­tos. Aho­ra hay que se­guir pe­lean­do por lo que fal­ta, con­ti­nuar con lo que ya em­pe­cé. —¿Có­mo es es­ta nue­va fa­mi­lia que es­tá for­man­do?

—Ba­cán. Soy sú­per fe­liz. For­ma­mos una nue­va fa­mi­lia con mi her­mano Joa­quín que es­tá es­tu­dian­do in­ge­nie­ría en so­ni­do en la Chi­le, con mi po­lo­lo, la Ade­la que es­tá una se­ma­na con­mi­go y otra con su pa­pá, por­que apli­ca­mos la co­rres­pon­sa­bi­li­dad en la crian­za y en ese sen­ti­do Ju­lio ha si­do un sú­per buen pa­pá. Y mis pa­dres que vi­ven fue­ra de San­tia­go y cuan­do vie­nen se que­dan acá.

—¿Su po­lo­lo tie­ne hi­jos? —No, es que la vi­da de músico es más di­fí­cil y es muy nocturna. —¿Cuán­do se ven?

—Hay mo­men­tos en la no­che en que nos pi­lla­mos; yo lle­go a las 10 pm y él a la me­dia­no­che tie­ne que sa­lir a una to­ca­ta; te­ne­mos un mo­men­to en que co­me­mos jun­tos, yo ha­go dor­mir a la Ade­la y com­par­ti­mos, con­ver­sa­mos de có­mo es­tu­vo el día, de nues­tra vi­da. Nos apa­ña­mos mu­chí­si­mo. Es un muy buen part­ner. Es di­fí­cil pe­ro lo lo­gra­mos. Por eso era im­por­tan­te vi­vir jun­tos. —¿Có­mo se lle­va Ade­la con su ac­tual pa­re­ja?

—Sú­per bien. Es que ella es una vie­ja chi­ca, se lle­va bien con to­do el mun­do y la quie­ren mu­cho; sien­te que su fa­mi­lia va más allá que las re­la­cio­nes san­guí­neas y lo di­ce.

Hoy, Ca­mi­la Va­lle­jo ha he­cho del com­ba­te al ma­chis­mo un nue­vo fren­te. Ha­ce po­co co­rri-

gió en un twit­ter a Gior­gio Jack­son acu­sán­do­lo de que­rer ex­pli­car de su bo­ca una fra­se su­ya a pro­pó­si­to del CAE. “Sue­le pa­sar; que hay hom­bres que se arro­gan el de­re­cho de in­ter­pre­tar y afir­mar lo que yo pien­so: es que ella qui­so de­cir tal cosa... Es un ‘mi­cro­ma­chis­mo’; tú di­ces al­go y el otro —un hom­bre— re­pi­te exac­ta­men­te lo mis­mo y a ve­ces has­ta lo ce­le­bran a él y no a ti... En­ton­ces fue in­tere­san­te por­que Gior­gio di­jo que es­ta­ba se­gu­ro de que yo es­ta­ba “muy frus­tra­da por có­mo que­dó el pro­yec­to so­bre la gra­tui­dad” de la reforma edu­ca­cio­nal pe­ro yo sí apro­bé el 60% de co­ber­tu­ra mien­tras que Gior­gio y Ga­briel (Bo­ric) lo re­cha­za­ron. En el fon­do te­ne­mos di­fe­ren­cias y yo de­fien­do mi po­si­ción po­lí­ti­ca. De ahí el twitt de vuel­ta”. —¿Qué otros ma­chis­mos iden­ti­fi­ca co­ti­dia­na­men­te en el Par­la­men­to?

—Que no te den la pa­la­bra cuan­do la pi­des; ok, sé que es ma­chis­ta que te la den an­tes só­lo por ser mu­jer, pe­ro dá­me­la cuan­do yo la so­li­ci­to, y si la pi­do pri­me­ro, con ma­yor razón. Pe­ro cuan­do ya se la otor­gan por se­gun­da vez al hom­bre y tú es­tás es­pe­ran­do. O cuan­do pre­gun­tas al­go y a la úni­ca que no res­pon­den es a tí, eso tam­bién me pa­sa mu­cho, aun­que no sé si por­que soy mu­jer o por el ti­po de pre­gun­tas que ha­go (ríe). Lo otro que es tí­pi­co es que te di­gan: ¿por qué tan se­ria? Son­ría, que así si se ve más bo­ni­ta... Y to­dos los días los co­men­ta­rios so­bre tu ro­pa, de có­mo te ves… Pe­ro lo que más me mo­les­ta es cuan­do ha­blan con vio­len­cia de gé­ne­ro. Me des­com­po­ne. Eso pa­só en el Con­gre­so por ejem­plo cuan­do se dis­cu­tió la ley de abor­to, o con la crea­ción del Mi­nis­te­rio de la Mu­jer. Es una agre­sión per­ma­nen­te. Y no só­lo de la gen­te de Chi­le Va­mos tam­bién hay par­la­men­ta­rios ma­chis­tas y has­ta mu­je­res de nues­tro pro­pio sec­tor. —¿Con­si­de­ra un ma­chis­mo cuan­do se le creen his­to­rias con otros hom­bres, co­mo le ocu­rrió con un dipu­tado de la UDI? ¿Cuál es la posverdad de ese ru­mor?

—(Ríe) Eso par­tió de una fies­ta del aniver­sa­rio del Con­gre­so. Bai­lé con varios, con Ga­briel (Bo­ric), con Gior­gio (Jack­son), y en­tre ellos es­ta­ba (Jai­me) Be­llo­lio. No so­mos ami­gos, pe­ro él es miem­bro de la Co­mi­sión de Edu­ca­ción y uno de los que más va de la de­re­cha, si no el úni­co. En­ton­ces en esa fies­ta tam­bién bai­lé con él y se in­ven­tó es­te ca­güín.

—El ru­mor cir­cu­ló fuer­te.

—No sé si tan­to; otra vez me in­ven­ta­ron al­go pa­re­ci­do con Gior­gio; una pe­rio­dis­ta in­clu­so me pre­gun­tó si la Ade­la era hi­ja su­ya… Pe­ro no pes­co; a es­tas al­tu­ras me río. —Ha­ce po­co Ale­jan­dro Gui­lier di­jo que us­ted apor­ta­ba “be­lle­za y ju­ven­tud” a la cam­pa­ña. ¿Es ma­chis­ta ese co­men­ta­rio?

—Lo que me pa­sa con Ale­jan­dro es que a ve­ces sa­ca ma­las cu­ñas sien­do que es pe­rio­dis­ta, pe­ro yo sé que no pien­sa esas co­sas por­que lo co­noz­co y con­ver­so con él, sé cuál es su vi­sión del país y me tran­qui­li­za por­que me da con­fian­za. —El ha acu­sa­do un cer­co me­diá­ti­co y has­ta eco­nó­mi­co a su can­di­da­tu­ra. ¿Có­mo ve su si­tua­ción?

—El ha si­do con­tra vien­to y ma­rea y ha sor­tea­do ca­da una de las di­fi­cul­ta­des. Ade­más que eli­gió el ca­mino di­fí­cil al op­tar por ser in­de­pen­dien­te; tu­vo que jun­tar fir­mas pa­ra ins­cri­bir su can­di­da­tu­ra y es­to tu­vo efec­tos so­bre el fi­nan­cia­mien­to de par­te de los ban­cos. Va­lo­ro esa va­len­tía vi­nien­do en al­guien que no tie­ne tan­ta tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca, y que no cuen­ta con el en­tre­na­mien­to pa­ra en­fren­tar las di­fi­cul­ta­des. Si lle­ga­mos a ga­nar, ha­brá que sa­car­se el som­bre­ro con él y su equi­po. —¿En ver­dad cree que Gui­llier pue­da ga­nar? —Es­tán las po­si­bi­li­da­des de lo­grar­lo en se­gun­da vuel­ta con Pi­ñe­ra. —Sin em­bar­go, gen­te den­tro del mis­mo go­bierno da por he­cho que ga­na­rá la car­ta de Chi­le Va­mos. Así lo dio a en­ten­der ha­ce po­co en una en­tre­vis­ta Ni­co­lás Ey­za­gui­rre…

—Que al­gu­nos se ha­yan con­ven­ci­do, es co­mo re­ga­lar­le las elec­cio­nes sin si­quie­ra pe­lear­la, de­jar­le la can­cha abier­ta a Pi­ñe­ra, has­ta de pre­pa­rar­le el ca­mino. No co­rres­pon­de a per­so­nas que tie­nen res­pon­sa­bi­li­da­des den­tro del go­bierno y de un con­glo­me­ra­do que de­fi­nió un pro­yec­to so­cial y se la es­tá ju­gan­do por esa apues­ta con mu­cha con­vic­ción. Si ga­na o no Pi­ñe­ra es al­go que de­pen­de de no­so­tros. Pe­ro si lo da­mos por sen­ta­do le es­ta­re­mos re­ga­lan­do la can­di­da­tu­ra y eso no só­lo se­ría una de­rro­ta po­lí­ti­ca pa­ra la iz­quier­da y pa­ra el fu­tu­ro de las trans­for­ma­cio­nes, sino pa­ra Chi­le.

Di­ce que tras el rol que ju­gó con el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til de 2011 per­mi­tió que le pu­sie­ran la va­ra muy al­ta y se im­pu­so no fa­llar; que se pro­te­gió ba­jo una co­ra­za y es­tu­vo años sin son­reír an­te una cámara, y que eso le tra­jo costos. Hoy no te­me ha­blar de su buen mo­men­to per­so­nal, de su pa­re­ja — miem­bro de la ban­da Mo­ral dis­traí­da— con quien hoy for­ma una nue­va fa­mi­lia.

“¡ME GUS­TA EL REG­GAE­TÓN, BAI­LÓ DE TO­DO!; SAL­GO CON AMI­GOS, TIRO LA TA­LLA, SOY SÚ­PER NOR­MAL. PE­RO PRO­YEC­TO AL­GO MUY DIS­TIN­TO. SI EN 2011 HU­BIE­SE DI­CHO QUE ES­TA­BA CON UN REG­GAE­TO­NE­RO PRO­BA­BLE­MEN­TE HA­BRÍA DE­BI­LI­TA­DO LA SE­RIE­DAD DE LA DE­MAN­DA ES­TU­DIAN­TIL”.

“Si da­mos por sen­ta­do que ga­na­rá Pi­ñe­ra le es­ta­re­mos re­ga­lan­do la can­di­da­tu­ra y eso se­ría una de­rro­ta po­lí­ti­ca pa­ra la iz­quier­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.