EL CON­FLIC­TO SE­GÚN CAYUQUEO

En las úl­ti­mas se­ma­nas han re­cru­de­ci­do los ata­ques a ca­mio­nes en el sur del país. Tras la au­to­ría de és­tos, fac­cio­nes ma­pu­ches que reivin­di­can la vio­len­cia co­mo ca­mino. Pa­ra en­ten­der el re­cla­mo de es­te pue­blo ori­gi­na­rio el pe­rio­dis­ta y es­cri­tor ma­pu­che re

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Pe­dro Cayuqueo

Por los ca­mio­nes que­ma­dos en el sur del país apa­re­cen co­mo res­pon­sa­bles fac­cio­nes ma­pu­ches que reivin­di­can la vio­len­cia. Pa­ra en­con­trar una so­lu­ción, el pe­rio­dis­ta y es­cri­tor Pe­dro Cayuqueo re­co­mien­da re­vi­sar la his­to­ria ofi­cial.

Siem­pre tu­ve pro­ble­mas con la his­to­ria. Con la de Chi­le y a me­di­da que fui cre­cien­do, con la de Ar­gen­ti­na. Los pro­fe­so­res me ha­bla­ban del “Desas­tre de Cu­ra­la­ba” y yo pen­sa­ba; ¿Por qué desas­tre si fue la ma­yor vic­to­ria de nues­tros an­te­pa­sa­dos? ¿Aca­so el abue­lo Al­ber­to Mi­lla­queo era un men­ti­ro­so?

Apren­dí le­yen­do vie­jos ma­nua­les es­co­la­res que las ma­chi eran bru­jas; el pi­llán, un de­mo­nio; y nues­tros an­ces­tros una ban­da de ca­za­do­res-re­co­lec­to­res, si­tua­dos un pel­da­ño arri­ba de zo­rros y pu­mas en la es­ca­la evo­lu­ti­va. De ci­vi­li­za­ción ma­pu­che, ni ha­blar.

Nues­tra es­pi­ri­tua­li­dad, su­pers­ti­cio­nes; nues­tra me­di­ci­na, cosa de bru­jos; nues­tro ar­te, ba­ra­ti­jas de fe­ria cos­tum­bris­ta; nues­tra len­gua, un dia­lec­to me­nor, ya ca­si des­apa­re­ci­do y de nu­la uti­li­dad en la vi­da mo­der­na. Apren­dí que los ma­pu­ches, per­dón, qui­se de­cir los “arau­ca­nos”, ha­bía­mos ha­bi­ta­do en­tre los ríos Bio­bío y Tol­tén en el sur de Chi­le.

“Ha­bía­mos ha­bi­ta­do”. Así bien en el pa­sa­do, en pretérito plus­cuam­per­fec­to.

Mu­chas co­sas la ver­dad me ha­cían rui­do. Al­gu­nas me cau­sa­ban ri­sa. Sien­do un ni­ño nun­ca vi en mi lu­gar de ori­gen, allá en Rag­nin­tu­leu­fu, a nin­gún lon­ko car­gan­do días en­te­ros un pe­sa­do tron­co pa­ra ga­nar­se el pues­to. Cau­po­li­cán, con­ta­ban mis pro­fe­so­res, lo hi­zo por 3 o 4 días. Así les ga­nó a to­dos y fue nom­bra­do to­qui en la Gue­rra de Arau­co.

Aque­lla ima­gen siem­pre me pa­re­ció su­rrea­lis­ta, al­go tor­pe, una bur­da ca­ri­ca­tu­ra de don Kal­fu­li­kan. To­da­vía, ca­da vez que me cru­zo con su es­ta­tua en la cén­tri­ca ave­ni­da que lle­va su nom­bre en Te­mu­co re­fle­xiono so­bre ello. So­bre có­mo la his­to­ria ofi­cial nos re­tra­ta. Y tam­bién so­bre có­mo nos mien­te.

Aman­kay, mi hi­ja de 12 años, un día pa­sean­do por Te­mu­co pre­gun­tó quién era ese muscu­loso Tar­zán con el tron­co al hom­bro. Un obre­ro fo­res­tal, le res­pon­dí. Mi res­pues­ta le hi­zo sen­ti­do. Es lo que hu­bie­ra es­pe­ra­do yo de mis pro­fe­so­res cuan­do te­nía su edad. Una piz­ca de ho­nes­ti­dad in­te­lec­tual. Y de pen­sa­mien­to crí­ti­co. Aque­llo no su­ce­dió.

Re­cuer­do nos ha­cían re­ci­tar los ver­sos de Alon­so de Er­ci­lla y Zú­ñi­ga en su poe­ma épi­co La Arau­ca­na. Sí, aque­llos de “por rey ja­más re­gi­da ni a do­mi­nio ex­tran­je­ro so­me­ti­da”.

Con el tiem­po en­ten­dí que La Arau­ca­na no era más que una be­lla pie­za de pro­pa­gan­da, es­cri­ta pa­ra jus­ti­fi­car an­te el rey de Es­pa­ña la inope­ran­cia de sus sol­da­dos en los con­fi­nes del mun­do. Hoy creo fue el pri­mer li­bro de cien­cia fic­ción es­cri­to en Amé­ri­ca. Una ver­sión lo­cal de los X-Men de Stan Lee.

Lo cier­to es que en La Arau­ca­na hun­de sus raí­ces lo más ran­cio del na­cio­na­lis­mo chi­leno, aquel que se dis­fra­zó de arau­ca­nis­ta pa­ra com­ba­tir a los rea­lis­tas es­pa­ño­les. El mis­mo que tras pac­tar nues­tra au­to­no­mía con el lon­ko Ma­ri­luan en Ta­pihue (1825), no du­dó en re­tra­tar­nos más tar­de co­mo una tro­pa de sal­va­jes bue­nos pa­ra na­da.

Al­go si­mi­lar acon­te­ce allen­de los An­des, en Puel­ma­pu, la tie­rra ma­pu­che del Es­te. Ol­vi­dos y si­len­cios ca­rac­te­ri­zan su his­to­ria. Y una que otra men­ti­ra no tan pia­do­sa.

“De­sier­to” bau­ti­za­ron los his­to­ria­do­res al ex­ten­so y ri­co te­rri­to­rio de las pam­pas y Pa­ta­go­nia, ha­bi­ta­do ha­cía si­glos por tri­bus in­dí­ge­nas. Y cu­ya prin­ci­pal len­gua fran­ca, la len­gua del co­mer­cio, la di­plo­ma­cia y de la gue­rra, cons­ta fue el Ma­pu­zu­gun. Pe­ro no. La ver­sión ofi­cial di­ce se tra­ta­ba de un de­sier­to in­hós­pi­to y des­ha­bi­ta­do, ocu­pa­do por “tri­bus sal­va­jes” de­di­ca­das al pi­lla­je y el ro­bo de ha­cien­das en el patio tra­se­ro de Bue­nos Ai­res. Ex­pul­sar­las, o so­me­ter­las fue un ac­to pa­trió­ti­co.

Los ar­gen­ti­nos, re­pi­ten has­ta hoy, son nie­tos de grin­gos y eu­ro­peos; des­cien­den de los bar­cos. Eso creían al me­nos has­ta la Gue­rra de las Mal­vi­nas. Allí los in­gle­ses les re­cor­da­ron su ver­da­de­ro lu­gar en el ma­pa.

La his­to­ria, des­de la an­ti­gua Gre­cia, la es­cri­ben y re­la­tan los ven­ce­do­res. In­clu­so cuan­do no ga­nan. Y es que si bien la Co­ro­na es­pa­ño­la per­dió la gue­rra con los ma­pu­ches, sus des­cen­dien­tes chi­le­nos nos ven­cie­ron.

Lo hi­cie­ron en la Pa­ci­fi­ca­ción de la Arau­ca­nía y en la Con­quis­ta del De­sier­to, va­ya eu­fe­mis­mos pa­ra ma­qui­llar dos gue­rras que du­ra­ron dé­ca­das y más tar­de bo­rra­das de la his­to­ria. Sor­pren­de lo po­co y na­da que chi­le­nos y ar­gen­ti­nos sa­ben hoy en día de am­bas.

Se in­sis­te que el con­flic­to tra­ta de los tiem­pos de Co­lón. Na­da más equi­vo­ca­do. Sus orí­ge­nes son re­cien­tes. ¿Se po­drá re­sol­ver al­gún día el con­flic­to si lo que pri­ma en la so­cie­dad chi­le­na es la ig­no­ran­cia de que pa­só con las tie­rras ma­pu­che? ¿Se po­drá po­ner fin al­gún día a la vio­len­cia? El Far West su­re­ño tie­ne una ex­pli­ca­ción. Y una sa­li­da po­lí­ti­ca y pa­cí­fi­ca. Créan­me que aún no es tar­de pa­ra ello.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.