LETIZIA Y FE­LI­PE Con­tra to­da amenaza

Cre­cie­ron ba­jo la som­bra fuer­te y so­be­ra­na de Juan Car­los y do­ña So­fía, pe­ro cuan­do in­te­rrum­pie­ron su ve­rano pa­ra vi­si­tar a las víctimas del aten­ta­do en Bar­ce­lo­na, to­do cam­bió. Ellos aho­ra en­car­nan la uni­dad en una Es­pa­ña que ne­ce­si­ta fuerza pa­ra en­fren­ta

Caras (Chile) - - ECOS - Por Al­fre­do Ló­pez

Las fa­mo­sas ‘po­sa­das’ en For­men­te­ra, esa tra­di­ción que ins­ta­la­ron los Bor­bón pa­ra de­jar­se fo­to­gra­fiar por la pren­sa real du­ran­te los días de des­can­so, pa­sa­ron a se­gun­do plano. Ese mo­men­to, don­de las in­fan­tas Leo­nor y So­fía, son­ríen con sus mas­co­tas y ves­ti­dos de ve­rano, fue un des­te­llo fu­gaz de la apa­ren­te cal­ma que sig­ni­fi­ca agos­to en la agen­da de la fa­mi­lia real. Na­da tu­vo más co­ber­tu­ra ni con­ci­tó más aten­ción que la vi­si­ta re­lám­pa­go de Fe­li­pe VI y Letizia a Catalu­ña lue­go de los aten­ta­dos de Las Ram­blas, una ac­ción que fue vis­ta por el mun­do co­mo una se­ñal de unión y de­fen­sa.

Los ac­tos te­rro­ris­tas, reivin­di­ca­dos por el gru­po is­la­mis­ta ra­di­cal Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI), de­ja­ron quin­ce muertos y un cen­te­nar de he­ri­dos lue­go de que una ca­mio­ne­ta arra­sa­ra con to­do lo que se cru­za­ba en su ca­mino en el pun­to ur­bano más cén­tri­co de Bar­ce­lo­na. Ese mis­mo día y con una di­fe­ren­cia mí­ni­ma de ho­ras, otro vehícu­lo ma­tó a una mu­jer e hi­rió a seis per­so­nas en la lo­ca­li­dad tu­rís­ti­ca de Cam­brils, si­tua­da a unos 100 ki­ló­me­tros al sur de la Ciu­dad Con­dal. Pa­ra na­die es un se­cre­to que Catalu­ña es un lu­gar his­tó­ri­co en la re­sis­ten­cia de las co­mu­ni­da­des ibé­ri­cas fren­te a la mo­nar­quía, un ejem­plo de au­to­no­mía con po­der eco­nó­mi­co que ha si­do vis­ta con aten­ción por otras co­mu­ni­da­des po­ten­tes, co­mo el País Vas­co o Galicia.

Des­de que la in­fan­ta Cris­ti­na e Iñaki Ur­dan­ga­rín se ca­sa­ron en 1997 en la ca­te­dral de San­ta Ma­ría del Mar, ro­dea­dos de los an­ti­guos mu­ros me­die­va­les de la ciu­dad de Bar­ce­lo­na y a po­cas cua­dras del lu­gar de los aten­ta­dos, no se ha­bía vis­to otro ges­to igual en tie­rras ca­ta­la­nas. Ese mo­men­to del pa­sa­do, que le­van­tó sim­pa­tías y odio­si­da­des, fi­nal­men­te que­dó co­mo un ac­to de­ses­pe­ra­do de la mo­nar­quía pa­ra man­te­ner una Es­pa­ña uni­da de ca­ra al fu­tu­ro.

Pe­ro es­ta vez las co­sas es­tu­vie­ron del la­do de la Co­ro­na. Co­mo nun­ca los re­yes Fe­li­pe y Letizia eran re­ci­bi­dos con ova­ción por un pue­blo que, le­jos de las di­fe­ren­cias his­tó­ri­cas, veía a una pa­re­ja so­be­ra­na que ex­pre­sa­ba solidaridad y so­bre to­do en­car­na­ba la unión en una Es­pa­ña frá­gil fren­te al te­rro­ris­mo mun­dial.

Par­ti­ci­pa­ron de los ac­tos de ho­me­na­je a las víctimas en Bar­ce­lo­na jun­to al pre­si­den­te del go­bierno es­pa­ñol, Ma­riano Ra­joy. Lue­go vi­si­ta­ron los hos­pi­ta­les de Bar­ce­lo­na y Cam­brils. “Es­te aten­ta­do no po­drá con­tra no­so­tros. No te­ne­mos mie­do ni lo ten­dre­mos nun­ca”, di­jo Fe­li­pe mien­tras su mu­jer le to­ma­ba la mano con va­len­tía. Ella, ha­blan­do con los he­ri­dos, él reunién­do­se con los ser­vi­cios po­li­cia­les pa­ra re­ca­bar más in­for­ma­ción. Era to­do lo que ne­ce­si­ta­ban pa­ra que su ima­gen de Es­ta­do al­can­za­ra por fin ese rol uni­fi­ca­dor que los Bor­bón han per­se­gui­do por si­glos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.