Ído­lo pop de la po­lí­ti­ca IN­GLE­SA

Fue apuntado co­mo cul­pa­ble de ate­mo­ri­zar a los vo­tan­tes in­de­ci­sos con un pro­gra­ma so­cia­lis­ta que im­pli­có el triun­fo del Bre­xit, sin em­bar­go, me­ses des­pués y gra­cias al apo­yo de la ju­ven­tud se con­vir­tió en el po­lí­ti­co con ma­yor fu­tu­ro del Reino Uni­do.

Caras (Chile) - - ECOS - Por Ol­ga Ma­llo

JEd Shee­ran, Katy Perry y Ra­diohead eran par­te del show, sin em­bar­go fue una es­tre­lla ines­pe­ra­da quien sa­có los más de­li­ran­tes aplau­sos en Glas­ton­bury a fi­nes de ju­nio: el lí­der del Par­ti­do La­bo­ris­ta bri­tá­ni­co, Je­remy Corbyn. Por pri­me­ra vez en la his­to­ria del fes­ti­val más grande del Reino Uni­do, un po­lí­ti­co se di­ri­gía a los asis­ten­tes, que des­de el pri­mer día en­to­na­ron su nom­bre al rit­mo de una nue­va ver­sión de la can­ción The Se­ven Na­tions Army de Whi­te Stri­pes, cu­yo es­tri­bi­llo se con­vir­tió en: “Oh Je­remy Corbyn” y fue el ver­da­de­ro himno del even­to.

Una drás­ti­ca vuel­ta de tuer­ca so­lo un año des­pués de que el pro­pio Corbyn can­ce­la­ra su apa­ri­ción en la ver­sión 2016 del mis­mo fes­ti­val tras el triun­fo del Bre­xit, que pu­so se­ria­men­te en ries­go su fu­tu­ro co­mo ca­be­za del Par­ti­do La­bo­ris­ta. Tras la de­rro­ta de la op­ción que fa­vo­re­cía la per­ma­nen­cia del Reino Uni­do en Eu­ro­pa, y que él apo­ya­ba, el po­lí­ti­co fue apuntado co­mo cul­pa­ble de ate­mo­ri­zar a los vo­tan­tes in­de­ci­sos con un pro­gra­ma de­ma­sia­do so­cia­lis­ta y de no re­pre­sen­tar a una ma­yo­ría de miem­bros de su par­ti­do con sus pro­cla­mas de iz­quier­da, con­si­de­ra­das ex­tre­mas pa­ra un país que has­ta ese en­ton­ces, y so­bre to­do en los días que si­guie­ron al re­fe­rén­dum, se per­ci­bía con fuer­tes ten­den­cias con­ser­va­do­ras. Co­mo re­sul­ta­do de es­tas acu­sa­cio­nes post Bre­xit, su par­ti­do con­vo­có a elec­cio­nes in­ter­nas, y tras una du­ra cam­pa­ña, sor­pre­si­va­men­te ga­nó con una ma­yo­ría del 62% so­bre su ri­val Owen Smith. Fue só­lo en­ton­ces que, tan­to los me­dios co­mo el elec­to­ra­do, co­men­za­ron a to­mar en se­rio a es­te per­so­na­je del que an­tes de mo­fa­ban in­clu­so por su des­ali­ña­da ves­ti­men­ta. To­do ser­vía pa­ra des­acre­di­tar al par­la­men­ta­rio re­pre­sen­tan­te de Is­ling­ton y que es­tá en la po­lí­ti­ca des­de los 25 años.

Sin em­bar­go, el pun­to más con­tro­ver­ti­do ha si­do su aso­cia­ción, en los ’80 con los di­ri­gen­tes del mo­vi­mien­to Sein Fein, la ra­ma po­lí­ti­ca del IRA (Ejer­ci­to Re­pu­bli­cano Ir­lan­dés). Y es que du­ran­te sus ca­si cua­tro dé­ca­das en la po­lí­ti­ca, Je­remy Corbyn siem­pre ha res­pal­da­do las cau­sas de iz­quier­da, par­ti­ci­pan­do ac­ti­va­men­te en cam­pa­ñas co­mo la re­nun­cia del Reino Uni­do al uso de ar­mas nu­clea­res o la de vol­ver a na­cio­na­li­zar los fe­rro­ca­rri­les. Por ejem­plo, en el plano in­ter­na­cio­nal fue un fir­me luchador pa­ra la ex­tra­di­ción de Au­gus­to Pi­no­chet du­ran­te el arres­to do­mi­ci­lia­rio en Lon­dres, cau­sa a la que se sen­tía cer­cano ade­más por es­tar casado en­ton­ces con la chi­le­na Clau­dia Brac­chit­ta, ma­dre de sus tres hi­jos.

EL VO­TO JU­VE­NIL

Una se­rie de trá­gi­cos acon­te­ci­mien­tos en el país, in­clu­yen­do tres ata­ques te­rro­ris­tas con víctimas fa­ta­les y el ho­rro­ro­so in­cen­dio de la to­rre Glen­fell en el cen­tro de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca, cam­bia­ron el en­fo­que de las elec­cio­nes po­nien­do la aten­ción en otros te­mas que dejaban al des­cu­bier­to fa­len­cias del sis­te­ma ba­jo el ré­gi­men con­ser­va­dor, co­mo el re­cor­te en las fuer­zas po­li­cia­les re­cién in­tro­du­ci­do por The­re­sa May o la re­no­va­ción de vi­vien­das so­cia­les li­ci­ta­das a pri­va­dos. Pun­tos que Corbyn ya ha­bía men­cio­na­do en el ma­ni­fies­to la­bo­ris­ta de su cam­pa­ña co­mo ma­te­rias a corregir. El lí­der de­mos­tró ade­más du­ran­te el pe­rio­do preelec­cio­na­rio una per­so­na­li­dad dinámica y fran­ca que fue atra­yen­do ca­da vez a más jó­ve­nes, se­du­ci­dos por su pa­sión ha­cia te­mas sen­si­bles co­mo la edu­ca­ción su­pe­rior gra­tui­ta, el in­cre­men­to en los im­pues­tos cor­po­ra­ti­vos y un ma­yor res­pal­do al NHS (Ser­vi­cio Na­cio­nal de Sa­lud). A es­to se con­tra­po­nía una ca­da vez más in­se­gu­ra May que se re­trac­ta­ba de enun­cia­dos de su pro­gra­ma ape­nas de­mos­tra­ban no ser bien­ve­ni­dos, ac­cio­nes que los bri­tá­ni­cos lla­ma­ron “las vuel­tas en U” del go­bierno, mien­tras la acu­sa­ban de burlarse del elec­to­ra­do.

El mo­men­to de­ci­si­vo pa­ra que Corbyn de­mos­tra­ra un es­ti­lo opues­to al de May ocu­rrió lue­go del in­cen­dio de la Gren­fell To­wer, cuan­do se vio al la­bo­ris­ta con­ver­san­do y abra­zan­do a víctimas y fa­mi­lia­res mos­tran­do una em­pa­tía que no se vio en la man­da­ta­ria. En es­te es­ce­na­rio, el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes tu­vo un to­tal e ines­pe­ra­do vuel­co de­jan­do a la ad­mi­nis­tra­ción de The­re­sa May con mi­no­ría en el Par­la­men­to que la obli­gó a aliar­se con el ir­lan­dés y ul­tra­con­ser­va­dor UDP (Par­ti­do de Unión De­mo­crá­ti­ca), pa­ra pa­sar le­yes de su in­te­rés en la Ca­ma­ra de los Co­mu­nes, pe­ro de­jan­do al país en un es­ta­do de pro­fun­do caos e ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca.

Ya na­die ve co­mo im­po­si­ble que Je­remy Corbyn lle­gue al po­der en un fu­tu­ro. El ini­cio de las ne­go­cia­cio­nes con Bruselas res­pec­to a có­mo se­rá la sa­li­da de Eu­ro­pa ha tor­na­do más re­mo­ta la po­si­bi­li­dad de una nue­va elec­ción na­cio­nal es­te año, sin em­bar­go no son po­cos los ana­lis­tas que pre­di­cen nue­vos co­mi­cios pa­ra el 2018. Pa­ra en­ton­ces, el cuar­to de mi­llón de jó­ve­nes que se ins­cri­bió pa­ra vo­tar des­pués del anun­cio de May en abril pa­sa­do, es­ta­rá lis­to pa­ra apo­yar a es­te nue­vo ído­lo pop en que se ha con­ver­ti­do Corbyn o Jez­za, co­mo fa­mi­liar­men­te lo lla­man sus vein­tea­ñe­ros ad­he­ren­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.