La VOZ de los OCHEN­TA

Gui­ta­rra, ba­jo, ba­te­ría, piano y la in­ter­pre­ta­ción de cua­tro ac­to­res chi­le­nos se fu­sio­nan en Jua­na Rock, el mu­si­cal de rock la­tino que, des­de el 27 de oc­tu­bre, se pre­sen­ta­rá en el Tea­tro NESCAFÉ de las Ar­tes. Mu­si­ca­li­za­do por hits his­tó­ri­cos de So­da Ste­re

Caras (Chile) - - CULTURA - Por San­dra Ro­jas Foto Die­go Ber­na­les

Mien­tras los acor­des de gui­ta­rra y ba­jos eléc­tri­cos dis­per­san rock la­tino por ca­da una de las bu­ta­cas, Paola Vol­pa­to, Etienne Bo­ben­rieth, Elvira Ló­pez y Adriana Stu­ven en­car­nan una his­to­ria en la que el amor por los hi­jos y los sue­ños se to­ma el es­ce­na­rio. Ese es el en­gan­che prin­ci­pal de Jua­na Rock, la nue­va crea­ción de Cul­tu­ra Ca­pi­tal que, di­ri­gi­da por Fe­li­pe Castro, se pre­sen­ta­rá des­de el vier­nes 27 de oc­tu­bre en el Tea­tro NESCAFÉ de las Ar­tes. La obra —de los mis­mos crea­do­res de Mer­cury, la le­yen­da; 80´s, el mu­si­cal; Ce­ra­ti y Si­na­tra—, cuen­ta la his­to­ria de dos jó­ve­nes apa­sio­na­dos por la mú­si­ca que se enamo­ran y de­ben ele­gir si se­guir sus sue­ños o acep­tar el des­tino que sus ma­dres tie­nen pen­sa­do pa­ra ellos. “Mi per­so­na­je es una abo­ga­da que no acep­ta que su hi­ja se de­di­que a la mú­si­ca. El tras­fon­do de la obra es la re­la­ción pre­cio­sa e in­có­mo­da que uno es­ta­ble­ce con los hi­jos cuan­do crecen y quie­ren to­mar un ca­mino que mu­chas ve­ces es ab­so­lu­ta­men­te opues­to al que to­mó uno. Es una obra de­di­ca­da a la fa­mi­lia”, ex­pli­ca Vol­pa­to.

Ca­da una de las es­ce­nas es­tá mu­si­ca­li­za­da por can­cio­nes de So­da Ste­reo, Charly Gar­cía, Mi­guel Ma­teos, Sui Ge­ne­ris, Los Ro­drí­guez, Los Pri­sio­ne­ros y Fi­to Páez e in­ter­pre­ta­das en vi­vo por los mú­si­cos Juan Pablo Or­te­ga (gui­ta­rra), Pa­tri­cio Oso­rio (ba­jo), Dan­te Gon­zá­lez (ba­te­ría) y Ma­ría Jo­sé Illa­nes (piano). “Pa­ra mí, el rock la­tino es una re­mi­nis­cen­cia de mi ju­ven­tud. Pe­ro da lo mis­mo la edad que ten­gas, por­que los te­mas que se to­can son hits, en­ton­ces es­tán en el in­cons­cien­te de to­dos, lo que ge­ne­ra una trans­ver­sa­li­dad bien en­tre­te­ni­da”, agre­ga Elvira Ló­pez Al­fon­so, quien in­ter­pre­ta a una ma­dre roc­ke­ra, con un pa­sa­do glo­rio­so que tu­vo que de­jar los es­ce­na­rios pa­ra man­te­ner a su hi­jo, en­car­na­do por Etienne Bo­ben­rieth. “Al con­tra­rio que su ma­má, él quie­re ha­cer las co­sas bien. Es­tu­diar de­re­cho y ga­nar di­ne­ro aun­que su pa­sión sea otra. De cier­ta for­ma, el mu­si­cal ha­ce alu­sión a có­mo los pa­dres no de­be­rían ma­ne­jar los ta­len­tos de sus hi­jos, sino más bien po­ten­ciar­los”, ex­pli­ca el ac­tor que, al igual que Vol­pa­to, pro­ta­go­ni­zan Per­do­na Nues­tros Pe­ca­dos. Adriana Stu­ven in­ter­pre­ta a Jua­na, una chi­ca que pe­se a amar el rock, es­tu­dia de­re­cho. “Mi per­so­na­je re­pre­sen­ta la idea de per­se­guir los sue­ños. Ella só­lo le ha­ce ca­so a su in­tui­ción”, ex­pli­ca la ac­triz. De es­ta for­ma, el mu­si­cal se al­za co­mo un ho­me­na­je al rock, la fa­mi­lia y la eter­na re­bel­día de la ju­ven­tud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.