CIUDADES IMAGINADAS

El hom­bre que tras­la­da­ba las ciudades, no­ve­la per­di­da de Car­los Dro­guett, re­co­ge la his­to­ria de Juan Nú­ñez de Pra­do, sol­da­do es­pa­ñol que fun­da una ciu­dad de nom­bre Bar­co, obli­ga­da a cons­truir­se, des­truir­se y re­cons­truir­se pro­duc­to de los con­flic­tos de la

Caras (Chile) - - LETRAS Y PALABRAS - Por Romina Re­yes

En 1973, Car­los Dro­guett, Pre­mio Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra en 1970, pu­bli­có El hom­bre que tras­la­da­ba las ciudades en Es­pa­ña. Pro­duc­to del gol­pe mi­li­tar y de su co­no­ci­do com­pro­mi­so con la iz­quier­da, la no­ve­la no lle­gó a cir­cu­lar en Chi­le, pa­san­do a ser un es­la­bón per­di­do en la obra de un au­tor cu­yas obras más co­no­ci­das fue­ron tes­ti­mo­nio de su com­pro­mi­so so­cial: Eloy, la his­to­ria de un de­lin­cuen­te crio­llo y Pa­tas de pe­rro, me­tá­fo­ra del ni­ño pro­le­ta­rio que es mi­tad ani­mal y mi­tad hom­bre.

El hom­bre que tras­la­da­ba las ciudades (La po­lle­ra edi­cio­nes) par­te de una trilogía que mues­tra epi­so­dios de la con­quis­ta de Chi­le, re­co­ge la his­to­ria real del sol­da­do Juan Nú­ñez de Pra­do, quien fun­da un pue­blo en la pro­vin­cia de Tu­cu­mán con la es­pe­ran­za de en­con­trar oro y pla­ta pa­ra ex­plo­tar y com­pen­sar así su par­ti­ci­pa­ción en la em­pre­sa con­quis­ta­do­ra. Lo de Nú­ñez se­rá vis­to con ma­los ojos por Pe­dro de Val­di­via, quien bus­ca­ba de igual for­ma en­san­char su te­rri­to­rio. En vez de re­co­no­cer que es­ta­ba en Chi­le, y re­ba­jar su ran­go de go­ber­na­dor a te­nien­te, Nú­ñez de­ci­di­rá mo­ver Bar­co, su ciu­dad, des­ti­nan­do a su po­bla­ción al pe­re­gri­na­je.

La no­ve­la de Dro­guett es el re­la­to de un tras­la­do, una na­rra­ción en mo­vi­mien­to. An­tes que una re­cons­truc­ción his­tó­ri­ca es la cró­ni­ca ima­gi­na­da de una em­pre­sa con­quis­ta­do­ra que re­ve­la su inuti­li­dad. La pro­sa del au­tor es­ca­sa­men­te re­ve­la el pai­sa­je y se cen­tra en pla­nos ce­rra­dos de con­cien­cia de los per­so­na­jes. Así, El hom­bre que tras­la­da­ba ciudades re­ve­la la cruel­dad y des­hu­ma­ni­za­ción de la con­quis­ta es­pa­ño­la en la tra­ge­dia per­so­nal de Nú­ñez de Pra­do.

“To­do ha de ve­nir a su tiem­po, to­do lo trae­re­mos tú y yo, trae­re­mos la ciu­dad, ire­mos con ella a don­de quie­ra que va­mos, es nues­tra, no­so­tros la he­mos he­cho, la es­ta­mos ha­cien­do”, di­rá ese na­rra­dor que avan­za de sub­je­ti­vi­dad en sub­je­ti­vi­dad, con­for­man­do un so­lo dis­cur­so: el del hom­bre mo­derno que fun­da la uto­pía de Amé­ri­ca co­mo ese si­tio don­de es po­si­ble par­tir de ce­ro. Un re­la­to al­ter­na­ti­vo de la con­quis­ta que se ubi­ca en el lu­gar in­ters­ti­cial del que ha­bla­rá el fi­ló­so­fo pos­co­lo­nial Ho­mi K. Bhab­ha en El lu­gar de la cul­tu­ra: ese des­de don­de se pro­du­cen las iden­ti­da­des sub­al­ter­nas. Así, el es­pa­ñol Nú­ñez es an­te to­do un des­te­rra­do, el pri­mer ex­clui­do de los pro­to­es­ta­do na­cio­na­les que tra­za­ron fron­te­ras po­lí­ti­cas ar­bi­tra­ria­men­te en tie­rras an­tes di­vi­di­das so­lo por fron­te­ras na­tu­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.