LA AD­VER­TEN­CIA DE LARROULET

Se­gún el ex mi­nis­tro Seg­pres, “exis­te el ries­go de que el go­bierno in­ten­te afec­tar el re­sul­ta­do elec­to­ral”. A su jui­cio, la Ley de Pre­su­pues­to se­rá la gran prue­ba de fue­go pa­ra el re­cién nom­bra­do mi­nis­tro de Ha­cien­da Ni­co­lás Ey­za­gui­rre.

Caras (Chile) - - ENTREVISTA - Por Pau­la Pa­la­cios Fo­tos Die­go Ber­na­les

Se di­ce que se­ría uno de los nom­bres que se re­pe­ti­ría el pla­to en un pró­xi­mo ga­bi­ne­te de Se­bas­tián Pi­ñe­ra. Sin em­bar­go, el aca­dé­mi­co de la Fa­cul­tad de Eco­no­mía y Ne­go­cios de la UDD Cris­tián Larroulet, no acu­sa re­ci­bo, aun cuan­do ad­mi­te que se vi­sua­li­za a fu­tu­ro en el cam­po de las ideas, desechan­do, de pa­so, un even­tual car­go de em­ba­ja­dor o al­go por el es­ti­lo.

En la ac­tua­li­dad tie­ne un rol cla­ve en la cam­pa­ña del ex man­da­ta­rio: co­la­bo­ra en la ela­bo­ra­ción del pro­gra­ma de go­bierno en ma­te­ria ins­ti­tu­cio­nal y en las re­for­mas de mo­der­ni­za­ción del Es­ta­do. Y aun­que es­tá con­ven­ci­do de que las re­for­mas im­ple­men­ta­das por Mi­che­lle Ba­che­let, el ba­jo cre­ci­mien­to y el des­or­den en La Mo­ne­da au­men­tan las po­si­bi­li­da­des de Pi­ñe­ra —en des­me­dro de Ale­jan­dro Gui­llier— de con­ver­tir­se en el pró­xi­mo pre­si­den­te, sí vi­sua­li­za un gran obs­tácu­lo pa­ra el lí­der de Chi­le Va­mos: “Exis­te el ries­go de que el go­bierno in­ten­te afec­tar el re­sul­ta­do elec­to­ral, acen­tuan­do, por ejem­plo, el po­pu­lis­mo”.

Pa­ra el ex mi­nis­tro, el clí­max del des­or­den de Pa­la­cio que­dó en evi­den­cia con la re­cien­te re­nun­cia de las má­xi­mas au­to­ri­da­des de Ha­cien­da, el ex mi­nis­tro Ro­dri­go Val­dés y el ex sub­se­cre­ta­rio Ale­jan­dro Mic­co, y el ex ti­tu­lar de Eco­no­mía, Luis Fe­li­pe Cés­pe­des —por su apo­yo al pro­yec­to mi­ne­ro por­tua­rio Do­min­ga— y apun­ta co­mo úni­ca res­pon­sa­ble a la Pre­si­den­ta. “El mi­nis­tro Val­dés, cons­cien­te de la im­por­tan­cia del pro­gre­so, im­pul­só Do­min­ga que cum­plía con la nor­ma­ti­va me­dioam­bien­tal y era sim­bó­li­co pa­ra el cre­ci­mien­to. Un pro­yec­to de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res que au­men­ta­ba la in­ver­sión. Ade­más, em­ble­má­ti­co des­de el pun­to de vis­ta de la equi­dad, por­que me­jo­ra­ba las con­di­cio­nes de vi­da de la po­bla­ción más vul­ne­ra­ble de la re­gión don­de se em­pla­za­ba. Sin em­bar­go, la mi­ra­da de pro­gre­so de am­bos mi­nis­tros y del sub­se­cre­ta­rio cho­có con una vi­sión po­lí­ti­ca equi­vo­ca­da y tu­vie­ron que ir­se”.

Larroulet ad­vier­te que la par­ti­da del equi­po eco­nó­mi­co ten­drá un cos­to in­ter­na­cio­nal gra­ve en cuan­to a ima­gen. “Ya tres agen­cias eva­lua­do­ras de ries­gos nos han ca­li­fi­ca­do mal; re­mon­tar­lo no se­rá de la no­che a la ma­ña­na. Son dé­ca­das de cons­truc­ción de pres­ti­gio y es­tas re­nun­cias vie­nen a va­li­dar­lo. Es dra­má­ti­co por la se­ñal de po­pu­lis­mo, fal­ta de cum­pli­mien­to de re­glas y de com­pro­mi­sos con el pro­gre­so. En el lar­go pla­zo sig­ni­fi­ca­rá, ade­más, un au­men­to de las ta­sas de in­te­rés pa­ra el país. Es­to no es só­lo Do­min­ga, sino to­dos los pro-

“ES MA­LO PA­RA EL PAÍS QUE UN GO­BIERNO TEN­GA TRES MI­NIS­TROS DE HA­CIEN­DA, TRES DE IN­TE­RIOR Y TRES SEG­PRES. LA INES­TA­BI­LI­DAD Y LA IN­CER­TI­DUM­BRE NOS HA­CEN MAL, DA­ÑA LA PO­LÍ­TI­CA, AU­MEN­TA LA DESAFEC­CIÓN Y LA DES­CON­FIAN­ZA”.

Lyec­tos de in­ver­sio­nes fu­tu­ras. Chi­le pier­de la con­fian­za po­lí­ti­ca, fi­nan­cie­ra y eco­nó­mi­ca”, di­ce Larroulet, quien agre­ga que es­ta cri­sis en el ga­bi­ne­te gol­pea­rá tam­bién el clima in­terno. “Es ma­lo pa­ra el país que un go­bierno ten­ga tres mi­nis­tros de Ha­cien­da, tres de In­te­rior y tres Seg­pres. La ines­ta­bi­li­dad y la in­cer­ti­dum­bre nos ha­cen mal, da­ña la po­lí­ti­ca, au­men­ta la desafec­ción y la des­con­fian­za”.

Qué se “lar­gue” la bi­lle­te­ra fis­cal en tiem­po de elec­cio­nes, di­ce, se­ría la ma­yor di­fi­cul­tad pa­ra un triun­fo de Se­bas­tián Pi­ñe­ra, y es uno de los gran­des te­mo­res del ex mi­nis­tro. “Es­te go­bierno ha im­pul­sa­do po­lí­ti­cas po­pu­lis­tas, que en lo eco­nó­mi­co se re­fle­jan en el de­te­rio­ro de las cuen­tas fis­ca­les, en el au­men­to del dé­fi­cit, que ha afec­ta­do nues­tra ca­li­fi­ca­ción de ries­go. Por tan­to, el ma­yor pe­li­gro se­ría acen­tuar ese po­pu­lis­mo, lo que ve­re­mos en los pró­xi­mos días cuan­do el go­bierno en­víe el pro­yec­to de ley de Pre­su­pues­to y co­mien­cen los de­ba­tes en torno a és­te”. —¿Se­rá la prue­ba de fue­go so­bre cuál Ni­co­lás Ey­za­gui­rre regresa; si el mi­nis­tro de Ha­cien­da de La­gos o el de Ba­che­let?

—Es el desafío más im­por­tan­te que tie­ne Ey­za­gui­rre, ya que en el mandato de La­gos fue el au­tor y ges­tor de la re­gla del Ba­lan­ce Es­truc­tu­ral (te­ner un pre­su­pues­to muy aus­te­ro pa­ra el año siguiente); cosa que es­te go­bierno de­jó de cum­plir y que Ro­dri­go Val­dés se com­pro­me­tió a re­to­mar. Se­ría muy gra­ve que el pa­dre de la re­gla no la cum­plie­ra. —¿Qué in­ter­pre­ta­ría us­ted co­mo po­pu­lis­mo en la pró­xi­ma ley de pre­su­pues­to?

—Un au­men­to del gas­to fis­cal en ge­ne­ral —que pa­ra el 2018 de­bie­ra fluc­tuar en­tre un 2% a 3%— o en cier­tas par­ti­das pre­su­pues­ta­rias, co­mo el re­ajus­te de re­mu­ne­ra­cio­nes a fun­cio­na­rios pú­bli­cos que no cal­ce con la si­tua­ción eco­nó­mi­ca del país. —¿Qué le di­ce su ol­fa­to so­bre có­mo ac­tua­rá Ey­za­gui­rre?

—Es­te go­bierno se equi­vo­có en tres co­sas: en el diag­nós­ti­co ini­cial, en las re­for­mas y en la im­ple­men­ta­ción de ellas. En esos tres ele­men­tos siem­pre ha es­ta­do pre­sen­te Ni­co­lás Ey­za­gui­rre. La con­se­cuen­cia de esos errores se tra­du­ce hoy en el de­seo de cambio de los chi­le­nos, que quie­ren pro­gre­so y equi­dad; por­que cuan­do no hay cre­ci­mien­to, no hay pro­gre­so. El peor fa­vor que le han he­cho a Gui­llier es no lo­grar que la eco­no­mía crez­ca. Tra­ba­jo y edu-

ca­ción son dos pi­la­res pa­ra la equi­dad, pe­ro no se ha ge­ne­ra­do em­pleo ni se ha prio­ri­za­do la edu­ca­ción de los más po­bres al en­fo­car­se en la par­ti­cu­lar sub­ven­cio­na­da y al des­ti­nar la reforma tri­bu­ta­ria al 20% de los es­tu­dian­tes más ri­cos de la edu­ca­ción su­pe­rior. —¿No le “com­pra” en­ton­ces al mi­nis­tro que su prio­ri­dad se­rá el cre­ci­mien­to?

—Hay es­pa­cio pa­ra corregir, in­sis­to, con la dis­cu­sión pre­su­pues­ta­ria, pe­ro no es un pro­ble­ma de dis­cur­so, sino de ac­ción. Si en las pró­xi­mas se­ma­nas ve­mos que la Pre­si­den­ta de­tie­ne y mo­di­fi­ca aque­llas re­for­mas que afec­tan el cre­ci­mien­to —co­mo la de Edu­ca­ción Su­pe­rior y la de pen­sio­nes, que no beneficia a los más vul­ne­ra­bles al co­brar un im­pues­to a los tra­ba­ja­do­res, co­mo pre­ten­den—, con en­víos de pro­yec­tos es­pe­cí­fi­cos que ayu­den a re­cu­pe­rar el ba­lan­ce es­truc­tu­ral y la in­ver­sión, se­rían ac­cio­nes con­cre­tas. Ne­ce­si­ta­mos he­chos, no pa­la­bras. —Apun­ta a la ba­ja in­ver­sión, sin em­bar­go, la Pre­si­den­ta di­jo que su go­bierno se­rá el que más con­ce­sio­nes se ha­brá ad­ju­di­ca­do,

con 4.500 mi­llo­nes de dó­la­res; un 105% más que en el de Pi­ñe­ra.

—En el go­bierno de Se­bas­tián, la in­ver­sión lle­gó a ser el 25% del PIB y con Ba­che­let ca­yó al 22% que no ha po­di­do re­cu­pe­rar­se. To­dos sa­be­mos que, por ra­zo­nes po­lí­ti­cas y pre­sio­nes de gru­pos de in­te­rés, de­tu­vo las con­ce­sio­nes de hos­pi­ta­les, cuan­do hoy la prin­ci­pal prio­ri­dad de la ciu­da­da­nía es la sa­lud pú­bli­ca. Es­tos an­te­ce­den­tes re­cha­zan que es­ta ad­mi­nis­tra­ción sea ejem­plo en ma­te­ria de in­ver­sión y con­ce­sio­nes. —¿Có­mo en­tien­de que el ac­tual mi­nis­tro de Eco­no­mía afir­me aho­ra que si Do­min­ga es ren­ta­ble, no ve pro­ble­mas en que se ha­ga?

—Va­lo­ro su de­cla­ra­ción, por­que ese pro­yec­to no es­tá muer­to. Hay que se­guir la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y aho­ra le to­ca al Tri­bu­nal Am­bien­tal de An­to­fa­gas­ta de­ci­dir si cum­ple y res­pe­ta la nor­ma­ti­va me­dioam­bien­tal. —¿No hay una con­tra­dic­ción ahí, al igual que su nom­bra­mien­to, con­si­de­ran­do que pre­si­dió el di­rec­to­rio de Al­to Maipo y es re­sis­ti­do por gru­pos am­bien­ta­lis­tas?

—Es con­fu­so, no lo que di­jo el mi­nis­tro, sino la ac­ti­tud de La Mo­ne­da que ter­mi­nó con la sa­li­da del equi­po eco­nó­mi­co. Hay gru­pos de in­te­rés en to­dos la­dos, y tan­to Jor­ge co­mo Ni­co­lás Ey­za­gui­rre fue­ron mi­nis­tros des­ta­ca­dos, con gran­des acier­tos. Ro­drí­guez Gros­si cam­bió la le­gis­la­ción ener­gé­ti­ca en una si­tua­ción de cri­sis que re­sol­vió el pro­ble­ma. Ellos, in­sis­to, de­ben adop­tar po­lí­ti­cas que, al igual que en el pa­sa­do, re­cu­pe­ren la eco­no­mía. En po­lí­ti­ca pú­bli­ca no bas­ta el nom­bra­mien­to, sino lo que la Pre­si­den­ta les per­mi­ta ha­cer. —Se ins­ta­ló el te­ma del cre­ci­mien­to con sus­ten­ta­bi­li­dad y la man­da­ta­ria di­jo que no se pue­de cre­cer a es­pal­das de la gen­te, apun­tan­do al ex Pre­si­den­te Pi­ñe­ra.

—Co­mo de­cía don Pa­tri­cio Ayl­win, el cre­ci­mien­to es com­pa­ti­ble con el res­pe­to am­bien­tal. Y Pi­ñe­ra si­gue esa re­gla. El ha he­cho con­tri­bu­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas, co­mo el Par­que Tan­tau­co; un ejem­plo de cui­da­do me­dioam­bien­tal. Re­cor­de­mos que co­mo go­bierno ex­pan­dió los par­ques na­tu­ra­les y lle­gó in­clu­so a un acuer­do con Dou­glas Tomp­kins pa­ra que tras­pa­sa­ra sus tie-

rras al Es­ta­do. Tra­tar de gol­pear­lo por ese la­do cho­ca con la opi­nión de la ma­yo­ría. En la úl­ti­ma CEP si­gue li­de­ran­do en con­fian­za. —¿A quién ve en su equi­po eco­nó­mi­co?

—Mi re­gla es no es­pe­cu­lar so­bre el ga­bi­ne­te has­ta que el pre­si­den­te sea ele­gi­do. Eso sí és­te des­de el pri­mer día de­be reac­ti­var la eco­no­mía, ge­ne­ran­do con­fian­za y cer­ti­dum­bre en el área de in­ver­sión, em­pleo y pro­duc­ti­vi­dad. —Al­gu­nos ha­blan de ga­nar en pri­me­ra vuel­ta, ¿có­mo se com­ba­te ese exi­tis­mo?

—De­mos­tran­do con nú­me­ros que no es así, que nin­gu­na elec­ción se ga­na mien­tras no se de­po­si­te el úl­ti­mo vo­to. No hay exi­tis­mo que val­ga; in­sis­to, es­ta elec­ción no es­tá ga­na­da. —Pi­ñe­ra an­ti­ci­pó su in­ten­ción de mo­di­fi­car la ley de des­pe­na­li­za­ción del abor­to y se te­me que fre­ne el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio.

—Se­bas­tián ha te­ni­do una po­si­ción trans­pa­ren­te en es­tos te­mas y se de­be res­pe­tar su de­ci­sión. Al fi­nal, to­da ley de­pen­de del Eje­cu­ti­vo y del Con­gre­so. Co­mo él bien di­ce, de­be­mos re­cu­pe­rar el sen­ti­do de la uni­dad na­cio­nal y ha­brá que bus­car acuer­dos.

—Su di­rec­tor de co­mu­ni­ca­cio­nes Gon­za­lo Cor­de­ro, pien­sa lo con­tra­rio, an­ti­ci­pó el fin de la po­lí­ti­ca de los con­sen­sos.

—El se re­fie­re a que se ter­mi­na­ron los acuer­dos por una­ni­mi­dad. En 2018 ha­brá que bus­car­los, pe­ro sa­bien­do que hay un sec­tor po­lí­ti­co que no quie­re y otro ma­yo­ri­ta­rio que sí; me re­fie­ro al mun­do de la an­ti­gua Con­cer­ta­ción, que es­tá or­gu­llo­so de lo que se hi­zo y que no apo­ya la re­tro­ex­ca­va­do­ra de la Nue­va Ma­yo­ría que, a mi jui­cio, se aca­bó. Con ellos es­tá la gran opor­tu­ni­dad de Se­bas­tián. —De lle­gar Pi­ñe­ra a La Mo­ne­da, ¿ten­drá pro­ble­mas de go­ber­na­bi­li­dad?

—Los cam­bios tec­no­ló­gi­cos y la glo­ba­li­za­ción ha­cen más di­fí­cil go­ber­nar en la ac­tua­li­dad. Es una ten­den­cia mun­dial, pe­ro no se­rá gra­ve en Chi­le ni en el go­bierno de Pi­ñe­ra co­mo al­gu­nos in­ten­tan ins­ta­lar con cam­pa­ñas de te­rror. Hoy se ven di­fi­cul­ta­des, gru­po de pre­sión en las ca­lles, en las re­des so­cia­les y to­dos los man­da­ta­rios de­ben es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra es­ta nue­va reali­dad.

“VA­LO­RO SU DE­CLA­RA­CIÓN (DEL MI­NIS­TRO DE ECO­NO­MÍA), POR­QUE DO­MIN­GA NO ES­TÁ MUER­TO. HAY QUE SE­GUIR LA INS­TI­TU­CIO­NA­LI­DAD Y AHO­RA LE TO­CA AL TRI­BU­NAL AM­BIEN­TAL DE AN­TO­FA­GAS­TA DE­CI­DIR SI CUM­PLE Y RES­PE­TA LA NOR­MA­TI­VA ME­DIOAM­BIEN­TAL”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.