GY­PSY Mu­chas ideas, po­ca ener­gía

ES UNA SE­RIE HE­CHA DE GES­TOS SIN CON­TUN­DEN­CIA Y UNA AM­BI­GÜE­DAD QUE POR LAR­GOS MO­MEN­TOS NO ES MÁS QUE UN DE­VE­NIR DESABRIDO DE NEU­RO­SIS BURGUESAS QUE SÓ­LO ES­TA­LLAN BA­JO CON­DI­CIO­NES CON­TRO­LA­DAS.

Caras (Chile) - - TELEVISIÓN - Por Os­car Con­tar­do

An­tes de que Sam Tay­lor-Johnson se hi­cie­ra co­no­ci­da por di­ri­gir la ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de 50 som­bras de Gray, ha­bía lo­gra­do fa­ma co­mo ar­tis­ta vi­sual. En esa épo­ca, los años 90, al­can­za­ba re­co­no­ci­mien­to por sus vi­deos de bo­de­go­nes de fru­ta pu­drién­do­se len­ta­men­te o ce­le­bri­da­des gra­ba­das en ex­ten­sas se­cuen­cias de llan­to. Cua­dros fi­jos que obli­ga­ban al es­pec­ta­dor de la obra a ha­cer­se de pa­cien­cia pa­ra apre­ciar trans­for­ma­cio­nes pe­que­ñas. Al­go pa­re­ci­do ocu­rre con Gy­psy, la se­rie de Net­flix en la que Tay­lor-Johnson di­ri­gió los pri­me­ros dos ca­pí­tu­los.

Gy­psy es la his­to­ria de una si­có­lo­ga —Jean Ho­llo­way, in­ter­pre­ta­da por Nao­mi Watts— que vi­ve en un en­sue­ño de su­bur­bio: una lin­da ca­sa con jar­dín, en un ba­rrio ama­ble, con un ma­ri­do exi­to­so y una hi­ja ru­bia. Ella go­za de los be­ne­fi­cios de tra­ba­jar un par de días a la se­ma­na en Nue­va York en una con­sul­ta de te­ra­peu­tas en­can­ta­do­res y bien ves­ti­dos. To­do pa­re­ce es­plén­di­do si no fue­ra por los de­ta­lles, el más gra­ve de to­dos es que la si­có­lo­ga co­mien­za a in­ter­ve­nir en la vi­da de sus pa­cien­tes, fa­bri­can­do una identidad de fan­ta­sía que le per­mi­te acer­car­se a quie­nes los ro­dean. Una es­pe­cie de si­có­pa­ta de ba­ja in­ten­si­dad que par­ce­la sus ho­ra­rios en­tre sus ro­les de ma­dre, es­po­sa, pro­fe­sio­nal y es­pía de vi­das aje­nas. La tra­ma, sin em­bar­go, re­sul­ta es­tar tan de­li­ca­da­men­te ar­ma­da y tan es­cru­pu­lo­sa­men­te dis­pues­ta que ter­mi­na di­lu­yén­do­se en his­to­rias que pro­me­ten más de lo que fi­nal­men­te rin­den.

Lo que en el pa­pel cuen­ta con to­dos los in­gre­dien­tes que ase­gu­ra­rían un re­la­to atrac­ti­vo, aca­ba en una es­pe­cie de ejer­ci­cio de tai chi emo­cio­nal exas­pe­ran­te y len­to co­mo los vi­deos de ar­te de Sam Tay­lor-Jonh­son. Sin em­bar­go, lo que es efec­ti­vo en una ga­le­ría de ar­te, pue­de que no fun­cio­ne co­mo pro­duc­to de en­tre­ten­ción.

En Gy­psy hay de­ma­sia­das ideas y muy po­ca ener­gía en ex­plo­tar­las. Es una se­rie he­cha de ges­tos sin con­tun­den­cia y una am­bi­güe­dad que por lar­gos mo­men­tos no es más que un de­ve­nir desabrido de neu­ro­sis burguesas que só­lo es­ta­llan ba­jo con­di­cio­nes con­tro­la­das.

Gy­psy po­dría ha­ber si­do la nue­va se­rie que cues­tio­na­ra los ro­les de gé­ne­ro y el or­den de las ins­ti­tu­cio­nes de la cla­se me­dia ilus­tra­da y li­be­ral nor­te­ame­ri­ca­na, pe­ro no re­sul­tó ser más que una es­pe­cie de Si­co­sis de ba­rrio al­to, con una ru­bia es­cin­di­da en el rol de Nor­man Ba­tes y un ma­ri­do mus­cu­la­do en el pa­pel de la ma­dre.

En Net­flix.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.