LA PRIMAVERA DE Ton­ka

Li­be­ra­da, des­cla­si­fi­ca los ini­cios de la re­la­ción con su ma­ri­do, Mar­co An­to­nio Ló­pez. Una “aven­tu­ra trans­for­ma­do­ra” que in­clu­yó su con­ver­sión al ju­daís­mo “por amor”. “Oja­lá ten­ga­mos la bendición de ser ma­má y de ser pa­pá”, con­fie­sa.

Caras (Chile) - - PORTADA - Por Sonia Li­ra Fo­tos Ja­vie­ra Ey­za­gui­rre Pro­duc­ción To­ta Eche­ni­que Ma­qui­lla­je y pe­lo Ale del San­te pa­ra M.A.C. y Ke­ras­ta­se

TTon­ka To­mi­cic lle­ga dis­pues­ta a una me­ta­mor­fo­sis. Apa­re­ce en el sa­lón con su pe­lo cas­ta­ño, en jeans y po­le­ra gris. Su look es más bien in­ver­nal. Allí la es­pe­ra un equi­po de pro­fe­sio­na­les que la con­ver­ti­rá en ru­bia, con to­da la car­ga sim­bó­li­ca que es­to im­pli­ca. Co­mo Ma­rilyn Mon­roe de­jó cla­ro gra­cias a su per­so­na­je en Los ca­ba­lle­ros las pre­fie­ren ru­bias. Eso sí, lo de Ton­ka no es un pla­ti­na­do al es­ti­lo de Lo­re­lei Lee, sino un ru­bio miel de Gar­nier Nu­tris­se.

Al­gu­nos bro­tes en los ár­bo­les anun­cian el cambio de es­ta­ción y la ani­ma­do­ra de Bien­ve­ni­dos se en­tre­ga a las ma­nos de los es­ti­lis­tas. Di­ce que no le te­me a los ries­gos. Ni a los pe­que­ños, co­mo pue­de ser el cambio de co­lor de pe­lo, ni tam­po­co a los gran­des. Me­nos aho­ra que se re­en­con­tró con la fe en un pro­ce­so don­de siem­pre la acom­pa­ñó su ma­ri­do, Mar­co An­to­nio Ló­pez, y que in­clu­yó una con­ver­sión al ju­daís­mo por amor.

Es el cambio de Ton­ka a una es­ta­ción más es­pi­ri­tual y co­lo­ri­da. —¿Cuál ha si­do su ma­yor ries­go? —To­mo to­dos los días co­mo una gran aven­tu­ra. Tra­to de con­cen­trar­me en el día a día. No me que­do pe­ga­da en el pa­sa­do y aco­to las fantasías fu­tu­ras.

—¿Nun­ca ha sen­ti­do que sal­ta al va­cío? —Sí, pe­ro ca­da vez que he te­ni­do que sal­tar ha si­do con el es­tó­ma­go y con el co­ra­zón. —¿Su ma­tri­mo­nio con Mar­co An­to­nio Ló­pez (Pa­ri­ved) fue un sal­to?

—No­so­tros so­mos pa­re­ja, so­mos fa­mi­lia ha­ce mu­chos años. (Se que­da pen­san­do). Te voy a de­cir al­go que nun­ca he con­ta­do: la aven­tu­ra más emo­cio­nan­te y trans­for­ma­do­ra —de la que al prin­ci­pio no me per­ca­té, pe­ro que aho­ra veo con cla­ri­dad— ocu­rrió en ca­lle Lyon, ca­mino al au­to que ha­bía es­ta­cio­na­do cer­ca de Elio­do­ro Yá­ñez. Mi­ré al hom­bre que gen­til­men­te me acom­pa­ña­ría y, sin pen­sar­lo, lo to­mé fir­me del bra­zo, co­mo si ese ges­to fue­ra co­ti­diano en­tre no­so­tros. Ca­mi­na­mos jun­tos que­rien­do que el tiem­po no pa­sa­ra y, de he­cho, se­gui­mos has­ta el día de hoy más uni­dos que nun­ca. Soy afor­tu­na­da de com­par­tir lo co­ti­diano y lo ex­tra­or­di­na­rio con un ser hu­mano es­pec­ta­cu­lar, só­li­do, in­te­li­gen­te, pe­ro so­bre to­do co­nec­ta­do es­pi­ri­tual­men­te. Una luz úni­ca y mis­te­rio­sa. —¿Y le fal­tan aven­tu­ras por vi­vir?

—Mu­chas. Me en­can­ta­ría te­ner un rol so­cial, tra­ba­jar por una cau­sa. De­vol­ver to­do lo que la vi­da me ha da­do y que es mu­cho. Me sien­to una afor­tu­na­da y pri­vi­le­gia­da. Agra­dez­co to­dos los días des­de que me le­van­to y pue­do ver mis de­dos (Cie­rra los ojos y lue­go los abre pa­ra ob­ser­var sus ma­nos) has­ta la fa­mi­lia que ten­go. ¡Es tan fá­cil per­der­se! —¿Se sin­tió per­di­da?

—Pa­sé una épo­ca des­co­nec­ta­da de la fe, pe­ro hoy la ten­go pro­fun­da­men­te arrai­ga­da. —¿De qué re­li­gión?

—Es una fe en Dios. —Se lo pre­gun­to por­que se ca­só por el ri­tual ju­dío.

—Sí, pa­ra ca­sar­me tu­ve que con­ver­tir­me. Me con­ver­tí por amor. Pe­ro no me sien­to de una re­li­gión. Me sien­to co­nec­ta­da a Dios. —El ma­tri­mo­nio es un ri­tual, ¿por qué de­ci­die­ron ha­cer­lo así el 2014?

—Por­que sen­ti­mos que era ma­ra­vi­llo­so ha­cer una tren­za in­vi­si­ble y dar­le un sello di­vino a nues­tra re­la­ción. Fue un pa­so que los dos vi­vi­mos co­mo ne­ce­sa­rio. No co­mo una ga­ran­tía de fe­li­ci­dad, sino co­mo al­go pro­fun­do en el al­ma. —¿Sien­te que po­dría se­llar su re­la­ción con otro pa­so co­mo es te­ner hi­jos? —Oja­lá ten­ga la suer­te de po­der ser ma­má.

—¿No se ha da­do?

—Bueno, una pro­po­ne y Dios dis­po­ne. Las co­sas se van dan­do. Ten­go 41, así que hay unos añi­tos to­da­vía. Oja­lá ten­ga­mos la suer­te y la bendición de ser ma­má y de ser pa­pá. Es­pe­ra­mos de co­ra­zón te­ner una opor­tu­ni­dad. —¿Usa­ría la cien­cia?

—Si fue­ra ne­ce­sa­rio apro­ve­cha­ría la cien­cia al cien­to por cien­to. Pe­ro tam­bién creo que sa­bría cuán­do pa­rar; des­ape­gar­me de al­go que no te co­rres­pon­de. —Pa­só por un mo­men­to de des­co­ne­xión es­pi­ri­tual ¿En qué eta­pa de su vi­da?

—Coin­ci­dió con una vo­rá­gi­ne la­bo­ral ha­ce unos años. Cuan­do una co­mien­za a tra­ba­jar en los me­dios, lo más di­fí­cil es el ni­vel de ex­po­si­ción en los pro­gra­mas de fa­rán­du­la y en las re­des so­cia­les. En­ton­ces, la úni­ca ma­ne­ra de so­bre­vi­vir a los co­men­ta­rios y a las mentiras es ha­cién­do­se fuer­te in­ter­na­men­te; cen­trar­se en uno. Así lo hi­ce, y en eso mi ma­ri­do me ayu­dó mu­cho. Me gus­ta la mu­jer en la que me he trans­for­ma­do. Ha­ce unos dos años que me sien­to ‘al cien’, con mu­cho ca­mino to­da­vía por re­co­rrer, pe­ro có­mo­da en mi ser. —¿La muer­te de Fe­li­pe fue una prue­ba?

—Lo de Fe­li­pe (Ca­mi­roa­ga) me mos­tró lo frá­gil que es la vi­da. En ese sen­ti­do, tam­bién fue un ga­ti­llan­te en re­en­con­trar­me con la es­pi­ri­tua­li­dad. Pe­ro yo he te­ni­do prue­bas de fe in­creí­bles.

—¿Cuá­les?

—Mi her­ma­na ca­si se mu­rió y hoy ella es­tá co­mo nue­va. El di­rec­tor clí­ni­co del lu­gar don­de fi­nal­men­te lle­gó nos di­jo: “Si vi­ve, no sé co­mo va a vi­vir”. Pe­ro no­so­tros ac­ti­va­mos ca­de­nas de ora­ción, ener­gé­ti­cas y de amor que hi­zo mi­la­gros. He te­ni­do prue­bas de fe ma­ra­vi­llo­sas ¡Reales! Y otras que no te pue­do con­tar (ríe). DO­LOR POR NABILA

Ton­ka ya es ru­bia. Lle­ga a la se­sión de fo­tos y es to­da co­lor. En el backs­ta­ge flo­tan pa­ñue­los Hermès con es­tam­pa­dos vi­bran­tes. Fren­te al es­pe­jo, la ani­ma­do­ra se con­cen­tra co­mo si fue­ra a prac­ti­car un de­por­te de al­to ren­di­mien­to. —¿Qué di­jo su ma­ri­do de es­te cambio?

—Le en­can­tó. “Te ves be­lla”, me di­jo. (ríe). He te­ni­do el pe­lo de to­dos los co­lo­res y

creo que hay ru­bios y ru­bios. Es­te es cá­li­do, miel y me en­can­ta. Es la me­ta­mor­fo­sis que se ne­ce­si­ta pa­ra la primavera. —¿LOS CA­BA­LLE­ROS LAS PRE­fiE­REN RU­BIAS?

—Creo que los hom­bres tie­nen de­bi­li­dad por las ru­bias. Siem­pre una ru­bia lla­ma la aten­ción. Aho­ra, lo im­por­tan­te es que esa aten­ción se man­ten­ga en el tiem­po. —¿SON LAS CAS­TA­ñAS MáS IN­TE­LI­GEN­TES?

—No, eso lo in­ven­ta­mos no­so­tras (ríe). —¿POR QUé EN­TON­CES EL MI­TO DE QUE LAS RU­BIAS SON TONTAS?

—Ese mi­to lo in­ven­ta­ron los hom­bres, pe­ro lo ali­men­tan las mu­je­res: po­de­mos ser muy po­co so­li­da­rias en­tre no­so­tras. —¿De qué for­ma?

—Par­ti­ci­pé en una de las mar­chas por #NiU­naMe­nos y fue muy es­pe­cial ser par­te de ese mo­men­to. Pe­ro unas se­ma­nas más tar­de, Cathy Ba­rri­ga fue noticia por al­gún te­ma en par­ti­cu­lar. ¿Qué res­pues­ta ob­tu­vo de las mu­je­res? Bull­ying. No de to­das, pe­ro una gran can­ti­dad la cri­ti­có con pre­jui­cios hi­rien­tes. ¿Dón­de ha­bía que­da­do la em­pa­tía de nues­tro gé­ne­ro? Si real­men­te ac­tuá­ra­mos uni­das, nos con­ver­ti­ría­mos en el se­xo fuer­te. No pier­do la es­pe­ran­za. —SE APRO­Bó LA LEY QUE RE­CO­NO­CE EL DE­RE­CHO DE LA MU­JER A DE­CI­DIR SI ABORTA EN SI­TUA­CIO­NES CO­MO PE­LI­GRO DE MUER­TE, IN­VIA­BI­LI­DAD FE­TAL Y VIO­LA­CIóN. ¿CUáL ES SU OPI­NIóN?

—En lo per­so­nal, es­toy ab­so­lu­ta­men­te en con­tra del abor­to, pe­ro no soy quién pa­ra im­po­ner mi vi­sión a otros. Por eso, es­toy de acuer­do en que se ha­ya apro­ba­do la ley en tres cau­sa­les que le da ga­ran­tías a una mu­jer que pien­sa dis­tin­to pa­ra de­ci­dir en una situa-

“LO DE FE­LI­PE (CA­MI­ROA­GA) ME MOS­TRÓ LO FRÁ­GIL QUE ES LA VI­DA. EN ESE SEN­TI­DO, TAM­BIÉN FUE UN GA­TI­LLAN­TE PA­RA RE­EN­CON­TRAR­ME CON LA ES­PI­RI­TUA­LI­DAD”

ción ex­tre­ma. A su vez, quie­nes no pien­san así tie­nen la ga­ran­tía pa­ra se­guir ade­lan­te con su em­ba­ra­zo. —¿To­ma­ría un ries­go pa­ra ha­cer al­go dis­tin­to al ma­ti­nal?

—Lo que pa­sa es que la in­dus­tria es­tá sú­per di­fí­cil. La te­le es­tá di­fí­cil, los pro­gra­mas sú­per aco­ta­dos. Hoy, el me­jor es­pa­cio pa­ra es­tar, tra­ba­jar y cre­cer son los ma­ti­na­les. Es más, en la te­le­vi­sión de aho­ra, los nue­vos es­te­la­res son las ma­ña­nas. —Fue un año com­pli­ca­do: el doc­tor So­to fue ‘con­ge­la­do’ y Bien­ve­ni­dos (Ca­nal 13) de­bió ha­cer un mea cul­pa por el tra­ta­mien­to que se dio al ca­so de Nabila Ri­fo.

—Ha si­do un año con al­gu­nos es­co­llos pa­ra el pro­gra­ma; con mo­men­tos du­ros pa­ra el equi­po que sig­ni­fi­ca­ron cam­bios pro­fun­dos y la par­ti­da de Pablo Man­rí­quez, di­rec­tor

y fun­da­dor de Bien­ve­ni­dos. Ade­más, es­tán los costos co­mu­ni­ca­cio­na­les que se asu­men gru­pal­men­te, por­que no hay otra for­ma de res­ta­ble­cer las con­fian­zas en un gru­po hu­mano cuan­do hay fa­llas en la ca­de­na. —¿Le do­lió lo ocu­rri­do?

—Me due­le has­ta el día de hoy por­que es un ca­so que, des­de el pri­mer día, me to­có pro­fun­da­men­te. Se tra­ta de la his­to­ria dra­má­ti­ca de una mu­jer que de­be re­co­men­zar su vi­da des­pués de un ata­que bru­tal, ho­rri­ble. Es­te fue un error que re­co­no­ci­mos co­mo Bien­ve­ni­dos y por el cual he­mos pa­ga­do las con­se­cuen­cias, pe­ro que no re­pre­sen­ta ni nues­tro es­pí­ri­tu ni a no­so­tros co­mo se­res hu­ma­nos. Con Mar­tín (Cár­ca­mo) de­ci­di­mos pe­dir dis­cul­pas in­me­dia­ta­men­te por­que lo sen­ti­mos en el al­ma y es nues­tro tra­ba­jo po­ner la ca­ra, tan­to pa­ra las bue­nas co­mo pa­ra las ma­las no­ti­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.