TÍ­MI­DO GA­LÁN

Pa­ra al­gu­nos, só­lo es el ga­lán ju­ve­nil del momento, la nue­va ca­ra bo­ni­ta de las te­le­se­ries chi­le­nas. Sin em­bar­go, a los 28 años Matías tra­ba­ja du­ro pa­ra ga­nar el re­co­no­ci­mien­to del pú­bli­co y des­ta­car den­tro de la ge­ne­ra­ción de ac­to­res de re­cam­bio. Par­tió

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por San­dra Ro­jas Fo­tos Jonathan Zamora pa­ra Es­tu­dio Schol­nick Pro­duc­ción Esteban Apa­ri­cio Maquillaje y pe­lo Caro Je­rez

El ac­tor Matías Ass­ler, que in­ter­pre­ta­rá a un mo­derno pro­fe­sor de edu­ca­ción fí­si­ca en We­na Pro­fe de TVN, ha­bla de cuan­do cam­bió sus es­tu­dios en cons­truc­ción por el tea­tro... y con­fie­sa que to­da­vía le in­co­mo­dan los be­sos en el set.

A pri­me­ra vis­ta, pa­re­cie­ra ser un clien­te más que lle­ga has­ta la te­rra­za de un ca­fé en Vi­ta­cu­ra. Tie­ne ade­ma­nes sen­ci­llos, co­mo si no no­ta­ra las mi­ra­das que se po­san so­bre él, es­pe­cial­men­te de mu­je­res. Al­gu­nas lo re­co­no­cen por su par­ti­ci­pa­ción en te­le­vi­sión; otras, só­lo lo ob­ser­van por­que es gua­po. Matías Ass­ler (28) ha­ce ca­so omi­so y res­pon­de ca­da pre­gun­ta con na­tu­ra­li­dad, ha­cien­do hin­ca­pié en su ca­rre­ra, sus pro­yec­tos y pa­sión por el de­por­te. “A ve­ces me mo­les­ta que me de­fi­nan co­mo el ga­lán del momento. Mu­chas ve­ces pre­fe­ri­ría que ha­bla­ran más de mi tra­ba­jo que de mi apa­rien­cia fí­si­ca”, ex­pli­ca sin per­der ese aire re­la­ja­do. Eso sí, se es­fuer­za en de­mos­trar que, co­mo di­ce el cli­ché, es mu­cho más que una ca­ra bo­ni­ta. Tras esos ojos azu­les, se es­con­de un jo­ven que ya ha par­ti­ci­pa­do en cua­tro te­le­se­ries de TVN, trans­for­mán­do­se en un ros­tro se­gu­ro den­tro de la ge­ne­ra­ción de ac­to­res de re­cam­bio.

“Des­de chi­co me gus­ta­ba ac­tuar pa­ra con­se­guir las co­sas que que­ría, era un po­co ma­ni­pu­la­dor”, di­ce rien­do, mien­tras re­cuer­da su pa­so por el co­le­gio, en don­de so­bre­sa­lía por sus tra­ve­su­ras. Pe­se a su tem­pra­na vo­ca­ción, de­ci­dió es­tu­diar In­ge­nie­ra en Cons­truc­ción, ca­rre­ra que nun­ca le gus­tó. “No me sen­tía muy com­ple­to me­ti­do en­tre­me­dio del hor­mi­gón, así que des­pués de un año me cam­bié a tea­tro”, co­men­ta. De­ci­sión de la que no se arre­pien­te. En 2014, cuan­do re­cién sa­lía de la U. Ma­yor, lo lla­ma­ron pa­ra pro­ta­go­ni­zar Vuel­ve Tem­prano, que arra­só en au­dien­cia y pu­so en la pa­les­tra te­má­ti­cas co­mo las dro­gas y la es­ca­sa co­mu­ni­ca­ción

Men­tre pa­dres e hi­jos. Lue­go de ese me­teó­ri­co co­mien­zo, par­ti­ci­pó en Ca­le­ta del sol (2014), Ma­triar­cas (2015) y El Ca­mio­ne­ro (2016), cu­rrí­cu­lum que le ha per­mi­ti­do ga­nar­se un es­pa­cio en el me­dio. Es­ta vez, la pan­ta­lla chi­ca lo trae en We­na Pro­fe, la nue­va apues­ta ves­per­ti­na del ca­nal na­cio­nal, en don­de in­ter­pre­ta­rá a Ben­ja­mín, un des­or­de­na­do pro­fe­sor de edu­ca­ción fí­si­ca. “Es un per­so­na­je pi­ca­rón, ju­gue­tón, con har­ta ga­rra, que le da ener­gía al co­le­gio. Les sa­ca tro­te a las chi­qui­llas, in­clu­so a al­gu­nas pro­fes. Me sien­to bien iden­ti­fi­ca­do con él, por­que yo soy aman­te del de­por­te, asi que me he po­di­do acer­car bas­tan­te a mi per­so­na­je, no ha si­do di­fí­cil en­trar a esa di­ná­mi­ca”, ex­pli­ca quien com­par­ti­rá es­ce­na con Carolina Arre­gui —su pa­re­ja en pan­ta­lla—, María Elena Swett —que in­ter­pre­ta­rá a Bárbara, la di­rec­to­ra del co­le­gio— y Marcelo Alon­so —co­mo Javier, un mú­si­co frus­tra­do que se ha­ce pa­sar por pro­fe­sor—.

—¿Có­mo ha si­do tra­ba­jar con es­tos ac­to­res chi­le­nos tan re­co­no­ci­dos?

—Ya ha­bía­mos tra­ba­ja­do an­tes en otras pro­duc­cio­nes, y me en­can­ta lo que ellos te en­se­ñan. Sin dar­te una cla­se, sino que so­la­men­te ob­ser­van­do, uno va apren­dien­do la for­ma en que el otro en­fren­ta la es­ce­na. Me sien­to muy agra­de­ci­do de tra­ba­jar con ese elen­co. Con Carola (Arre­gui) y Daniela Nicolás ha­ce­mos un trián­gu­lo amo­ro­so bien en­tre­te­ni­do, lo pa­sa­mos in­creí­ble gra­ban­do.

—¿Te in­co­mo­da ha­cer es­ce­nas un po­co más ín­ti­mas?

—La ver­dad que sí. Es una te­cla que con Carola nun­ca nos ha­bía to­ca­do jun­tos y es sú­per in­có­mo­do. Hay mu­cha gen­te ob­ser­van­do en el set, es po­co na­tu­ral, pe­ro hay que en­tre­gar­se al jue­go y que sal­ga lo más creí­ble po­si­ble.

—Di­ces que no te gus­ta que te tra­ten co­mo el ga­lán de las te­le­se­ries.

—No me po­ne mal, pe­ro pre­fe­ri­ría que eso pa­sa­ra a un se­gun­do plano. Pe­ro tam­bién creo que es la lí­nea de los per­so­na­jes que a uno le to­can, es mo­men­tá­neo. Aho­ra me es­tá to­can­do ser el ga­lán ju­ve­nil, así que tra­to de ha­cer­lo lo me­jor po­si­ble.

—¿Te gus­ta­ría, en­ton­ces, in­ter­pre­tar otro ti­po de pa­pe­les?

—Se­gu­ro, siem­pre he que­ri­do ex­pe­ri­men­tar en otras ca­li­da­des ac­to­ra­les. Me pa­sa que me han to­ca­do ro­les light, si­tua­cio­nes que no son de mu­cha in­ten­si­dad, en­ton­ces uno siem­pre quie­re más, ac­tuar co­sas más fuer­tes, pe­ro tam­po­co es al­go que me ur­ja. Es­toy tran­qui­lo y fe­liz.

—Pe­ro en Vuel­ve Tem­prano tu­vis­te la opor­tu­ni­dad de en­car­nar una his­to­ria bas­tan­te fuer­te...

—Sin du­da, y fue una ex­pe­rien­cia gran­dio­sa. Ha pa­sa­do rá­pi­do el tiem­po y uno va cre­cien­do y ma­du­ran­do. Hoy me sien­to con mu­chas más he­rra­mien­tas que cuan­do en­tré a la te­le­vi­sión. Me sien­to más ca­pa­ci­ta­do, he ga­na­do con­fian­za y creo que eso es fun­da­men­tal. Yo mis­mo de­ci­dí que­dar­me en TVN y es una de­ci­sión de la que no me arre­pien­to pa­ra na­da, por­que creo que he apren­di­do mu­cho. He es­ta­do en te­le­se­ries a las que le ha ido muy bien, y otras a las que le ha ido muy mal, pe­ro creo que el apren­di­za­je es muy lin­do.

Más allá de las te­le­no­ve­las, Matías tam­bién sien­te una gran atrac­ción por el ci­ne. Par­ti­ci­pó en Se bus­ca no­vio pa­ra mi mu­jer (2017) y es­tá es­cri­bien­do un guión jun­to al ga­na­dor de un Pre­mio Os­car, Patricio Es­ca­la (His­to­ria de un oso). Un pro­yec­to que re­cién es­tá en pa­ña­les, pe­ro que se­rá su pri­mer pro­ta­gó­ni­co en la pan­ta­lla grande. La adre­na­li­na es otra de sus pa­sio­nes. Si no es­tá ac­tuan­do, más que se­gu­ro es­tá su­bien­do un ce­rro o co­rrien­do una ola. Prac­ti­ca es­ca­la­da, surf, ska­te, pa­ra­pen­te y snow­board, ac­ti­vi­da­des que le han per­mi­ti­do so­bre­lle­var al­gu­nos de los mo­men­tos más di­fí­ci­les de su vi­da. “Yo no voy al psi­có­lo­go, voy a en­tre­nar. Esa es mi te­ra­pia, a tra­vés del de­por­te bo­to to­das las co­sas ma­las. Allí es don­de real­men­te sien­to paz y en co­ne­xión con la na­tu­ra­le­za”, ex­pli­ca el ac­tor, que ha de­bi­do atra­ve­sar du­ras ex­pe­rien­cias per­so­na­les. En ma­yo par­ti­ci­pó en el pro­gra­ma Vér­ti­go, en don­de re­la­tó un fuer­te epi­so­dio fa­mi­liar. “Mi abue­lo fa­lle­ció ha­ce 5 años, y era un po­co co­mo un pa­dre pa­ra mí. Fue sú­per du­ro. El de­ci­dió qui­tar­se la vi­da... Nun­ca nos di­mos cuen­ta de que su­fría una de­pre­sión muy grande, y qui­so lle­var­se a mi abue­la con él”, re­la­tó en esa oca­sión.

—¿Có­mo te afec­tó la par­ti­da de tus abue­los?

—Fue du­ro por un la­do, bas­tan­te fuer­te, pe­ro tam­bién ha si­do una gran lec­ción de vi­da, que per­mi­te lle­nar­te de va­lor y se­guir ade­lan­te. Uno no pue­de echar­se a mo­rir. En ese momento me to­có ser el pilar de la fa­mi­lia, y he apren­di­do har­to de es­to, uno va cre­cien­do con los do­lo­res más gran­des, pe­ro hay que acep­tar­lo por­que a to­dos nos va a to­car la muer­te en al­gún momento.

—Tu otro abue­lo es el es­cul­tor Federico Ass­ler, ¿có­mo se lle­van?

—Te­ne­mos bue­na re­la­ción, pe­ro nos ve­mos po­co. Mi abue­lo es bas­tan­te er­mi­ta­ño en ese sen­ti­do, vi­ve en el Ca­jón del Mai­po y es­tá un po­co en­ce­rra­do en lo que ha­ce. Pe­ro siem­pre nos jun­ta­mos en sus ex­po­si­cio­nes y te­ne­mos sú­per bue­na on­da. Yo creo que gra­cias a él, mis pa­pas siem­pre me apo­ya­ron cuan­do de­ci­dí ser ac­tor, ya que co­mo él vi­vió de la es­cul­tu­ra to­da su vi­da, el ar­te siem­pre tu­vo ca­bi­da en mi fa­mi­lia.

—Va­rias ve­ces has di­cho que tu sue­ño es con­ver­tir­te en pa­pá... ¿Aún man­tie­nes esa idea?

–La ver­dad es que por mí ya hu­bie­se si­do. Pe­ro más que de­ci­dir cuán­do, lo im­por­tan­te es en­con­trar a la per­so­na in­di­ca­da. Has­ta el día de hoy no la he en­con­tra­do, creo que he es­ta­do cer­ca, pe­ro al fi­nal por una u otra ra­zón no ha fun­cio­na­do.

—¿Es­tás en pa­re­ja?

—Es­toy sol­te­ro y no es que an­de bus­can­do a al­guien pa­ra te­ner un hijo. Creo que hay que es­pe­rar que el amor lle­gue, que flu­ya na­tu­ral­men­te. Por mien­tras, me fo­ca­li­zo en lo pro­fe­sio­nal y mis pro­yec­tos.

‘ME PA­SA QUE ME HAN TO­CA­DO RO­LES LIGHT, SI­TUA­CIO­NES QUE NO SON DE MU­CHA IN­TEN­SI­DAD, EN­TON­CES UNO SIEM­PRE QUIE­RE MÁS, AC­TUAR CO­SAS MÁS FUER­TES’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.