ETERNO PA­VA­ROT­TI

Diez años des­pués de la muer­te de Lu­ciano Pa­va­rot­ti, el re­cuer­do del ge­nial te­nor con­ti­núa im­bo­rra­ble en­tre aque­llos que le co­no­cie­ron. Ed­win Tinoco, quien fue­ra su asis­ten­te per­so­nal du­ran­te más de una dé­ca­da, re­me­mo­ra en un li­bro el la­do más ín­ti­mo y de

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por So­ra­ya Mel­gui­zo des­de Ita­lia

El li­bro Pa­va­rot­ti y yo re­ve­la las anéc­do­tas del te­nor, de la mano de quien fue su asis­ten­te per­so­nal por 12 años y co­no­ció to­dos sus se­cre­tos.

El 6 de sep­tiem­bre de 2007 el mun­do des­pe­día a una de las vo­ces más fa­mo­sas de la lí­ri­ca. Lu­ciano Pa­va­rot­ti mo­ría a cau­sa de un tu­mor de pán­creas a los 71 años en su ca­sa de Mó­de­na, ro­dea­do de su se­gun­da mu­jer, Ni­co­let­ta Man­to­va­ni, y de sus cua­tro hi­jas. ‘Big Lu­ciano’, co­mo era co­no­ci­do en el mun­do an­glo­sa­jón, con­tri­bu­yó a po­pu­la­ri­zar la ópe­ra has­ta con­ver­tir­la en un fe­nó­meno de ma­sas. El pe­ruano Ed­win Tinoco, su asis­ten­te per­so­nal du­ran­te 12 años, re­ve­la al­gu­nos de sus se­cre­tos en Pa­va­rot­ti y yo (Edi­to­rial Ali­ber­ti), don­de re­pa­sa su vi­da al la­do del te­nor ita­liano. Uno de los re­cuer­dos que per­ma­ne­cen gra­ba­dos en la me­mo­ria del ex asis­ten­te es el día en el que co­no­ció al di­vo. Era 1995 y tra­ba­ja­ba co­mo en­car­ga­do en un ho­tel de cin­co es­tre­llas de Li­ma. Pa­va­rot­ti ha­bía acu­di­do a la ciu­dad pa­ra ofre­cer un con­cier­to y na­da más co­no­cer­le le ofre­ció que se con­vir­tie­ra en su asis­ten­te du­ran­te los días que te­nía pre­vis­to es­tar en Pe­rú. Un día an­tes de aban­do­nar el ho­tel, el te­nor le pre­gun­tó: ‘¿Cuán­to tiem­po ne­ce­si­tas pa­ra ve­nir­te con no­so­tros?’. “Cin­co mi­nu­tos”, le res­pon­dí. “En­ton­ces el ‘maes­tro’ lla­mó a otro co­la­bo­ra­dor y le di­jo que pre­pa­ra­ra mis bi­lle­tes, que me iba con ellos”, cuen­ta Ed­win. Una se­ma­na des­pués de aque­lla conversación, es­ta­ba vo­lan­do ha­cia Bra­sil pa­ra re­unir­se con el can­tan­te del que nun­ca más se se­pa­ra­ría.

‘Cic­cio’ (gor­di­to, en ita­liano), co­mo le so­lía lla­mar Pa­va­rot­ti, se ocu­pa­ba ab­so­lu­ta­men­te de to­do. Des­de pre­pa­rar­le la agen­da has­ta ha­cer­le la ma­le­ta o res­pon­der al te­lé­fono al mis­mí­si­mo Frank Si­na­tra. “Ciao, soy Frank. Quiero ha­blar con Lu­ciano”, me di­jo. “¿Pe­ro qué Frank?”, le res­pon­dí. “Frank Si­na­tra”. “Me que­dé mu­do. No le re­co­no­cí. No po­día creer que es­tu­vie­ra ha­blan­do con él”, cuen­ta divertido. Eso fue en 1995. Con los años se acos­tum­bró a sa­lu­dar a otros per­so­na­jes in­ter­na­cio­na­les co­mo Lady Di, Bill Clin­ton o Liz Ty­lor. “Pe­ro quien más me im­pre­sio­nó fue Nel­son Man­de­la. Fue en un con­cier­to de los Tres Te­no­res en Su­dá­fri­ca. Du­ran­te el des­can­so en­tró en los

ca­me­ri­nos y le re­ga­ló al ‘maes­tro’ el li­bro Un lar­go ca­mino ha­cia la li­ber­tad, re­cuer­da. “Es­tre­char­le la mano fue in­creí­ble. Trans­mi­tía una ener­gía que te re­co­rría to­do el cuer­po”.

Via­ja­ban al­re­de­dor del mun­do con de­ce­nas de ma­le­tas car­ga­das de acei­te, pas­ta y sal­sa de to­ma­te. Pa­va­rot­ti ado­ra­ba co­mer y co­ci­nar. Los ho­te­les de lu­jo de­bían ins­ta­lar una co­ci­na en la sui­te pa­ra que el te­nor se pu­sie­ra de­lan­te de los fo­go­nes. Otra de sus pa­sio­nes era ju­gar a las cartas. In­clu­so lle­gó a echar una par­ti­da du­ran­te la fies­ta de su bo­da con Ni­co­let­ta Man­to­va­ni. Apa­sio­na­do por las co­sas sen­ci­llas, tam­bién te­nía al­gu­nas ma­nías, co­mo dor­mir en sá­ba­nas ne­gras o cu­brir las ven­ta­nas con pa­pel de alu­mi­nio pa­ra que no en­tra­ra la luz.

Pa­va­rot­ti con­si­guió ser el nú­me­ro uno gra­cias a una afor­tu­na­da mez­cla de ta­len­to, es­fuer­zo y ca­ris­ma. En 1965 triun­fó en el pres­ti­gio­so Tea­tro alla Sca­la de Mi­lán con ‘La Bohè­me’ ba­jo la di­rec­ción de Her­ber von Ka­ra­jan. Un con­cier­to que le abrió las puer­tas de los tea­tros del mun­do más im­por­tan­tes, co­mo el Me­tro­po­li­tan de Nue­va York. Pe­ro su fa­ma ad­qui­rió pro­por­cio­nes des­co­no­ci­das pa­ra un can­tan­te de ópe­ra gra­cias a su unión con Plá­ci­do Do­min­go y José Ca­rre­ras en aquel pri­mer con­cier­to de los Tres Te­no­res en 1990, que se con­vir­tió en un even­to mu­si­cal y me­diá­ti­co. “Cuan­do se en­con­tra­ban los tres era di­ver­sión to­tal”, re­cuer­da Ed­win. “Lue­go, cuan­do el ‘maes­tro’ en­fer­mó, Plá­ci­do me lla­ma­ba a mí to­dos los días pa­ra sa­ber có­mo se en­con­tra­ba. No que­ría mo­les­tar­lo. José vino mu­chas ve­ces a Ita­lia pa­ra vi­si­tar­lo”.

Los Tres Te­no­res fue­ron un an­tes y un des­pués en la vi­da de Pa­va­rot­ti. Los afi­cio­na­dos re­cuer­dan to­da­vía sus con­cier­tos ba­jo la Torre Eif­fel en 1993 o an­te más de 250.000 per­so­nas en el Hy­de Park de Lon­dres. En 1992 Pa­va­rot­ti se em­bar­có en una nue­va aven­tu­ra mu­si­cal. En ‘Pa­va­rot­ti and Friends’ el di­vo ita­liano se subió al es­ce­na­rio al la­do de es­tre­llas del pop y del rock pa­ra unir la mú­si­ca li­ge­ra a la lí­ri­ca en fa­vor de or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias.

El li­bro de Tinoco ha es­ta­do ca­si cua­tro años en un ca­jón. En 1993 la viu­da del te­nor, Ni­co­let­ta Man­to­va­ni, ame­na­zó con una de­man­da con­tra el ex asis­ten­te pa­ra evi­tar que fue­ra pu­bli­ca­do. “Yo ha­bía fir­ma­do un pac­to de con­fi­den­cia­li­dad, al­go nor­mal cuan­do se tra­ba­ja pa­ra un per­so­na­je fa­mo­so”, ex­pli­ca. “Pe­ro nun­ca he pre­ten­di­do ha­cer da­ño a na­die. So­la­men­te he tra­ta­do de ha­cer un ho­me­na­je a la per­so­na que me cam­bió la vi­da. Me pa­re­ce jus­to re­cor­dar­lo en su dé­ci­mo aniver­sa­rio. No vol­ve­ré a ha­blar nun­ca más”, in­sis­te.

El li­bro es un ho­me­na­je pla­ga­do de anéc­do­tas de la vi­da co­ti­dia­na del ‘maes­tro’, co­mo se re­fe­ri­rá siem­pre Tinoco a Pa­va­rot­ti du­ran­te nuestra conversación. No ha que­ri­do pro­fun­di­zar en la par­te más po­lé­mi­ca y pri­va­da de la vi­da del te­nor, qui­zás el gran te­mor de la viu­da. La re­la­ción de Pa­va­rot­ti con su se­cre­ta­ria, 34 años me­nor, era un se­cre­to a vo­ces. Pe­ro unas fo­to­gra­fías de la pa­re­ja be­sán­do­se pu­bli­ca­das por una revista ita­lia­na en 1996, pre­ci­pi­tó el di­vor­cio de su pri­me­ra

LU­CIANO JUN­TO A NI­CO­LET­TA MAN­TO­VA­NI Y SU HI­JA ALI­CE. SU VIU­DA Y SE­CRE­TA­RIA SE OPU­SO SIEM­PRE A LA PU­BLI­CA­CIÓN DE TINOCO POR LOS LÍOS POR LA HE­REN­CIA DEL TE­NOR.

mu­jer, Adua Ve­ro­ni, y ma­dre de sus tres pri­me­ras hi­jas —Lo­ren­za, Cristina y Giu­lia­na—, des­pués de ca­si cua­ren­ta años jun­tos.

La trai­ción no fue una sor­pre­sa pa­ra Ve­ro­ni, que des­cu­brió la in­fi­de­li­dad de su ma­ri­do gra­cias a la con­fe­sión de la pro­pia se­cre­ta­ria un año an­tes. Tinoco re­me­mo­ra el epi­so­dio con de­ta­lle. Pa­va­rot­ti ac­tua­ba en el Ro­yal Al­bert Hall de Lon­dres. Mien­tras la gen­te to­ma­ba sus asien­tos y el te­nor se pre­pa­ra­ba, Adua y Ni­co­let­ta se en­con­tra­ron en el ca­me­rino. “Señora Ve­ro­ni, us­ted de­be sa­ber que las vo­ces que cir­cu­lan son cier­tas: Lu­ciano y yo nos ama­mos”, di­jo Ni­co­let­ta a la to­da­vía es­po­sa de Pa­va­rot­ti. “Adua ni si­quie­ra res­pon­dió”, cuen­ta Ed­win, que pre­fi­rió sa­lir del ca­me­rino en ese momento. En 2003, des­pués de 11 años jun­tos, el te­nor se ca­só con Ni­co­let­ta. Un año an­tes ha­bía na­ci­do Ali­ce, la úni­ca hi­ja de la pa­re­ja.

—¿Qué re­la­ción tie­ne en la ac­tua­li­dad con las dos familias?

—Con Adua Ve­ro­ni y sus tres hi­jas ma­yo­res es ma­ra­vi­llo­sa. Me lla­man “her­ma­ni­to”. Con Ni­co­le­ta Man­to­va­ni nuestra re­la­ción era di­fe­ren­te, de mu­cho res­pe­to, pe­ro di­fe­ren­te. Y di­go era por­que des­de el día que mu­rió el ‘maes­tro’ no he­mos vuel­to a ha­blar.

La muer­te del te­nor su­pu­so un tsu­na­mi pa­ra to­da la fa­mi­lia. A pe­sar de que las hi­jas del pri­mer ma­tri­mo­nio e in­clu­so su ex mu­jer es­tu­vie­ron al la­do del di­vo y de su nue­va fa­mi­lia du­ran­te su en­fer­me­dad, tras su muer­te to­do pre­ci­pi­tó. En una pri­me­ra ver­sión del tes­ta­men­to Pa­va­rot­ti di­vi­dió a par­tes igua­les su he­ren­cia, se­gún mar­ca la ley ita­lia­na. El 50% de sus bie­nes –va­lo­ra­dos en unos 200 mi­llo­nes de dó­la­res— los dis­tri­bu­yó en­tre sus cua­tro hi­jas y el otro 50% fue a pa­rar a su viu­da. Sin em­bar­go, la exis­ten­cia de una se­gun­da ver­sión del tes­ta­men­to, re­dac­ta­da seis se­ma­nas an­tes de mo­rir, y en don­de Ni­co­let­ta re­sul­ta­ba ade­más he­re­de­ra uni­ver­sal del pa­tri­mo­nio en Es­ta­dos Uni­dos del te­nor —tres pi­sos y di­ver­sos bie­nes por va­lor de 15 mi­llo­nes de eu­ros— pro­vo­có un en­fren­ta­mien­to con las hi­jas ma­yo­res. Un año más tar­de, la pri­me­ra fa­mi­lia de Pa­va­rot­ti y su viu­da lle­ga­ron a un acuer­do que no tras­cen­dió. Una dé­ca­da des­pués, las dos familias le han ren­di­do tri­bu­to por se­pa­ra­do.

En sus úl­ti­mas vo­lun­ta­des, Pa­va­rot­ti tam­bién tu­vo un re­cuer­do pa­ra sus amigos y co­la­bo­ra­do­res a los que qui­so agra­de­cer su leal­tad. Tinoco re­ci­bió 500 mil dó­la­res y más de 500 cor­ba­tas, al igual que su his­tó­ri­ca se­cre­ta­ria, Verónica Zeg­gio. “Nun­ca me in­tere­sé de la he­ren­cia, pe­ro las pa­la­bras con las que nos re­co­no­ció a Verónica y a mí en sus úl­ti­mas vo­lun­ta­des en el tes­ta­men­to fue­ron muy bo­ni­tas y es­pe­cia­les”, re­cuer­da. El me­jor le­ga­do que pu­do re­ci­bir, re­co­no­ce Tinoco, es ha­ber­le co­no­ci­do. “Aho­ra soy agen­te de can­tan­tes lí­ri­cos y mi es­po­sa es so­prano. El ‘maes­tro’ me cam­bió la vi­da, me en­se­ñó a amar la lí­ri­ca y una pro­fe­sión”. Qué más se pue­de pe­dir.

Jun­to a Plá­ci­do Do­min­go y José Ca­rre­ras for­mó Los tres te­no­res, uno de los ma­yo­res éxi­tos de su ca­rre­ra.

El pe­ruano Ed­win Tinoco jun­to a Pa­va­rot­ti y su ami­ga Liza Min­ne­lli.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.