‘Pi­ñe­ra es­tá preo­cu­pa­do de no ge­ne­rar so­bre-ex­pec­ta­ti­vas’

El di­rec­tor de co­mu­ni­ca­cio­nes del co­man­do de Pi­ñe­ra di­ce que, de sa­lir elec­to su can­di­da­to, go­ber­na­rá una nue­va de­re­cha, más co­nec­ta­da con la cla­se me­dia y con un con­cep­to que aquí ade­lan­ta: cre­ci­mien­to con igual­dad. “Es­to no es só­lo un pro­yec­to de win­ner

Caras (Chile) - - ENTREVISTA - Por Len­ka Car­va­llo Fo­tos Camilo Me­lús

“Es­toy muy con­ten­to, mo­ti­va­do, desafia­do, con la adre­na­li­na que sig­ni­fi­ca es­tar en una cam­pa­ña pre­si­den­cial en­tran­do ya a la rec­ta fi­nal”, di­ce Gonzalo Cor­de­ro, abo­ga­do, mi­li­tan­te de la UDI, uno de los ana­lis­tas po­lí­ti­cos de cen­tro­de­re­cha más re­co­no­ci­dos y hoy di­rec­tor de co­mu­ni­ca­cio­nes de la cam­pa­ña de Se­bas­tián Pi­ñe­ra. Pa­ra ello no só­lo de­jó los es­pa­cios de opinión que ejer­cía en ra­dio T13 o El Dí­na­mo, se des­hi­zo de su par­ti­ci­pa­ción en la fir­ma de co­mu­ni­ca­cio­nes Azer­ta, que fun­dó con Cristina Bi­tar. “Hoy la so­cie­dad im­po­ne es­tán­da­res de trans­pa­ren­cia y que­ría evi­tar cual­quier con­flic­to de in­te­rés, así co­mo evi­tar al­gún re­pro­che in­di­rec­to a la cam­pa­ña o al Pre­si­den­te Pi­ñe­ra”, afir­ma Cor­de­ro, quien hoy es vis­to co­mo pro­ba­ble di­rec­tor de la Se­cre­ta­ría de Co­mu­ni­ca­cio­nes o di­rec­tor de po­lí­ti­cas pú­bli­cas de la Pre­si­den­cia, si es que su can­di­da­to sa­le elec­to, cla­ro. Es­tu­vo a pun­to de con­se­guir­lo cuan­do ase­so­ró a Joa­quín La­vín en la pre­si­den­cial de 1999. En esa opor­tu­ni­dad, el ac­tual al­cal­de de Las Con­des per­dió por 30 mil vo­tos fren­te a Ricardo La­gos.

Hoy, su lle­ga­da al co­man­do ha si­do vis­ta por al­gu­nos co­mo la to­ma de po­se­sión de la UDI del ti­món co­mu­ni­ca­cio­nal de la cam­pa­ña.

“Pa­ra na­da —nie­ga ca­te­gó­ri­co—. Cuan­do el pre­si­den­te me lo pro­pu­so, en­ten­dí que era un plan­tea­mien­to per­so­nal y así lo re­sol­ví. Es­toy aquí y es­ta­ré mien­tras con­ser­ve la con­fian­za per­so­nal y pro­fe­sio­nal del pre­si­den­te, de na­die más”.

“ES­TO NO ES­TÁ GA­NA­DO”

“Un can­di­da­to que va ga­na­dor es me­jor que uno que es­tá per­dien­do”, di­ce en res­pues­ta a las vo­ces que in­di­can que Pi­ñe­ra de­be­ría es­for­zar­se más —da­da la si­tua­ción de sus ad­ver­sa­rios y del propio go­bierno— por ser elec­to en pri­me­ra vuel­ta, y que pa­ra ello de­bie­ra ven­cer —acu­san— una ac­ti­tud so­ber­bia y triun­fa­lis­ta, y ter­mi­nar con fra­ses co­mo que la eco­no­mía es­tá me­jo­ran­do por­que “se sa­be que vie­ne Pi­ñe­ra”. Cor­de­ro lo de­fien­de: “Al pre­si­den­te se le pue­den de­cir mu­chas co­sas, me­nos que es so­ber­bio. De he­cho, es­ta dis­cu­sión de si pue­de ga­nar en pri­me­ra vuel­ta o no, en el co­man­do nos car­ga. Es dar por sen­ta­do que la gen­te tie­ne de­ci­di­do vo­tar por él, pe­ro cual­quier día su­fres un tras­pié y to­do lo que ha­bías ga­na­do, se pier­de. Di­cho en buen chi­leno, en la puer­ta del horno se que­ma el pan. Es­ta es una pe­ga que se ha­ce día a día y has­ta que lle­gue la elec­ción y se cuen­te el úl­ti­mo vo­to, es­to no es­tá ga­na­do”. —De he­cho, uno de los te­mo­res que sue­le es­cu­char­se en la cen­tro­de­re­cha es que en cual­quier momento pue­de sur­gir otro es­cán­da­lo que es­ta vez sí pu­die­ra des­ban­car a Pi­ñe­ra... ¿A eso se re­fie­re?

—Ya es­tán las can­di­da­tu­ras ins­cri­tas. Co­mo di­jo Ju­lio César: “la suer­te es­tá echa­da”. Pe­ro con­fío en que no hay ab­so­lu­ta­men­te na­da que pu­die­ra afec­tar­lo; en ese sen­ti­do es­ta­mos to­tal­men­te tran­qui­los, no hay nin­gún te­mor.

—¿Pon­dría las ma­nos al fue­go?

—Así co­mo el dipu­tado Hu­go Gutiérrez in­ven­tó lo de Exal­mar de la na­da, sin pre­jui­cio que eso des­pués tu­vie­ra un re­sul­ta­do ju­di­cial don­de no con­ven­ció a na­die, ma­ña­na él o cual­quie­ra po­drían in­ven­tar otra co­sa... Aho­ra, que ten­ga sus­ten­to, es otra his­to­ria. En ese sen­ti­do mi tran­qui­li­dad es ab­so­lu­ta.

EL TE­MOR OCUL­TO DE NUES­TROS AD­VER­SA­RIOS...

Cor­de­ro afir­ma que es el “pun­to de in­fle­xión” por el que hoy atra­vie­sa el país lo que fun­da­men­ta el “momento es­te­lar de Pi­ñe­ra”. “Hay una de­silu­sión res­pec­to de lo que sig­ni­fi­có el go­bierno de la Nue­va Ma­yo­ría, de las re­for­mas que se pro­me­tie­ron y una im­ple­men­ta­ción que ha lle­va­do a una sen­sa­ción de es­tan­ca­mien­to y de frus­tra­ción por par­te de la cla­se me­dia. Eso en con­tras­te con el re­cuer­do muy cer­cano de un go­bierno (el de Pi­ñe­ra) que, con to­das sus di­fi­cul­ta­des, ha­cía que el país fun­cio­na­ra. El Pre­si­den­te Pi­ñe­ra en­car­na muy bien esa ca­pa­ci­dad, ese di­na­mis­mo pa­ra vol­ver a po­ner el país en mar­cha, pa­ra ge­ne­rar nuevas opor­tu­ni­da­des. Y tam­bién pa­ra que, más allá de lo que sig­ni­fi­ca go­ber­nar y re­en­cau­sar el país eco­nó­mi­ca­men­te, con­tri­buir a con­so­li­dar una cen­tro­de­re­cha más mo­der­na, me­jor co­nec­ta­da con el Chi­le de hoy”.

Re­fle­xio­na: “Creo que tras la crí­ti­ca de nues­tros ad­ver­sa­rios de que Pi­ñe­ra se ha de­re­chi­za­do, se ocul­ta un te­mor de que ba­jo su li­de­raz­go nues­tro sec­tor se con­vier­ta, efec­ti­va­men­te, en una cen­tro­de­re­cha más am­plia que co­nec­te mu­cho me­jor con la cla­se me­dia chi­le­na ac­tual”.

Al­go que pre­ten­den lo­grar, co­mo ade­lan­ta en es­ta en­tre­vis­ta, a tra­vés de dos ejes pro­gra­má­ti­cos fun­da­men­ta­les: ga­ran­ti­zar un “cre­ci­mien­to con so­li­da­ri­dad”, y una “cla­se me­dia pro­te­gi­da”.

“Es­to no es só­lo un pro­yec­to de win­ners. El te­ma es ge­ne­rar in­cen­ti­vos pa­ra la com­pe­ten­cia, li­ber­tad pa­ra la crea­ción de ri­que­za, pe­ro en un am­bien­te equi­ta­ti­vo, de opor­tu­ni­da­des. Eso es al­go que vie­ne en nues­tro pro­gra­ma pre­si­den­cial, jun­to con el apo­yo a un sec­tor que se sien­te muy des­va­li­do en cuan­to a sus gran­des te­mo­res, co­mo la ve­jez, la sa­lud, la edu­ca­ción”.

Se tra­ta, ex­pli­ca, de un seg­men­to que no en­tra en la red social del Es­ta­do. “Es im­po­si­ble que es­te pue­da ha­cer­se car­go de las ne­ce­si­da­des al ni­vel de las per­so­nas de cla­se me­dia. Y, por lo tan­to, el país ne­ce­si­ta ge­ne­rar ri­que­za. El mis­mo ex Pre­si­den­te La­gos ha di­cho que aquí lo más im­por­tan­te pa­ra que ha­ya re­dis­tri­bu­ción es el cre­ci­mien­to, ‘y lo de­más es mú­si­ca’. O cuan­do Os­val­do Ro­sa­les, coor­di­na­dor de la cam­pa­ña de Alejandro Gui­llier, di­jo que si el país si­gue cre­cien­do al 1,5%, en cua­tro años se­rá in­go­ber­na­ble. En­ton­ces pa­ra no­so­tros el cre­ci­mien­to es un eje de cam­pa­ña fun­da­men­tal, pe­ro con so­li­da­ri-

“EL GO­BIERNO DE MICHELLE BACHELET NO SÓ­LO NO HA QUE­RI­DO CRE­CER, LO HA EVI­TA­DO. HA HE­CHO RE­FOR­MAS Y HA TE­NI­DO UNA AC­TI­TUD AN­TE LOS PRO­YEC­TOS DE EM­PREN­DI­MIEN­TO QUE, LE­JOS DE CON­TRI­BUIR A LA IN­VER­SIÓN, LA HA FRE­NA­DO”.

dad, al­go que pro­ba­ble­men­te la cen­tro­de­re­cha nun­ca ha lo­gra­do trans­mi­tir bien. Si no hay cre­ci­mien­to no hay so­li­da­ri­dad po­si­ble, nos que­da­mos en bue­nas in­ten­cio­nes”.

SI­TUA­CIÓN FIS­CAL COM­PLE­JA

El ex co­lum­nis­ta po­lí­ti­co ha­bla con en­tu­sias­mo, pe­ro ad­vier­te con la mis­ma fuer­za, sus preo­cu­pa­cio­nes...: “Tal vez si uno pu­die­ra ha­cer una di­fe­ren­cia, un con­tra­pun­to con lo que fue su pri­mer go­bierno, hoy veo al pre­si­den­te muy preo­cu­pa­do de no ge­ne­rar so­bre-ex­pec­ta­ti­vas; la so­cie­dad es­tá muy exi­gen­te y par­ti­mos con una si­tua­ción fis­cal com­ple­ja, don­de no con­ta­re­mos con los re­cur­sos que hu­bo en otros tiem­pos. Es­te go­bierno es­tá de­jan­do com­pro­mi­sos eco­nó­mi­cos que nos ge­ne­ran un pro­ble­ma de fon­do; ha le­gis­la­do de for­ma tal que se han com­pro­me­ti­do los in­gre­sos fu­tu­ros a gas­tos fu­tu­ros. Es­to me pa­re­ce equi­vo­ca­do, es elu­dir el prin­ci­pio de­mo­crá­ti­co; por­que si el pue­blo eli­ge a un pre­si­den­te es pa­ra que ad­mi­nis­tre su pe­río­do, no pa­ra que le de­jen ama­rra­dos con

com­pro­mi­sos fis­ca­les fu­tu­ros. El go­bierno de Bachelet no só­lo no ha que­ri­do cre­cer, lo ha evi­ta­do. Ha he­cho re­for­mas y ha te­ni­do una ac­ti­tud an­te los pro­yec­tos de em­pren­di­mien­to que, le­jos de con­tri­buir a la in­ver­sión, la ha fre­na­do. —Sin em­bar­go, se co­men­ta que hay em­pre­sa­rios que han fre­na­do al­gu­nos de sus pro­yec­tos has­ta que el go­bierno cam­bie de signo po­lí­ti­co...

—No es así. Me de­di­qué los úl­ti­mos do­ce años de mi vi­da a ase­so­rar in­ten­sa­men­te a gran­des em­pre­sas en el sec­tor pri­va­do. Y te pue­do de­cir con ab­so­lu­ta cer­te­za, con to­tal co­no­ci­mien­to de cau­sa, que no hay na­die que de­je de in­ver­tir un pe­so si tie­ne un pro­yec­to bien eva­lua­do. Pue­de de­jar de ha­cer­lo por ra­zo­nes po­lí­ti­cas, que es otra co­sa; si es­toy en un go­bierno que no me da cer­te­zas en el res­pe­to a las re­glas del jue­go, cla­ro, es per­fec­ta­men­te ra­zo­na­ble que de­jen de in­ver­tir has­ta ver que las co­sas se ha­cen de otra ma­ne­ra. Pe­ro de ahí a de­jar de ga­nar pla­ta pa­ra cau­sar­le un pro­ble­ma, en­tre co­mi­llas, al go­bierno ac­tual, lo du­do. Al fi­nal es la na­tu­ra­le­za hu­ma­na la que man­da y el ca­pi­ta­lis­mo fun­cio­na por es­to.

“PA­RA NO­SO­TROS EL CRE­CI­MIEN­TO ES UN EJE DE CAM­PA­ÑA FUN­DA­MEN­TAL, PE­RO CON SO­LI­DA­RI­DAD, AL­GO QUE PRO­BA­BLE­MEN­TE LA CENTRO DE­RE­CHA NUN­CA HA LO­GRA­DO TRANS­MI­TIR BIEN”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.