MISS FOR­TA­LE­ZA

María Paz Díaz lle­va diez años en si­lla de rue­das. Des­de en­ton­ces, se con­vir­tió en te­nis­ta pa­ra­olím­pi­ca. Co­no­ció a Fe­de­rer, ju­gó con Na­dal y Mas­sú y aho­ra se pre­pa­ra pa­ra via­jar a Po­lo­nia, don­de re­pre­sen­ta­rá a Chi­le en el con­cur­so Miss wheel­chair 2017. Aq

Caras (Chile) - - PERSONAJE - Por Va­ni­na Ro­sent­hal Fo­tos Claudio Doe­nitz Pro­duc­ción Marcelo Ma­da­ria­ga Maquillaje y pe­lo Carla Ga­sic Agra­de­ci­mien­to Ho­tel Ritz-Carl­ton

María Paz Díaz (28) lle­ga al ho­tel Ritz-Carl­ton de Santiago acom­pa­ña­da de su po­lo­lo gol­fis­ta y su me­jor ami­go fo­tó­gra­fo. Con el pe­lo re­cién cor­ta­do por el mis­mí­si­mo Se­bas­tián Fe­rrer, uñas per­fec­tas y en pun­ta y sin una go­ta de maquillaje, avan­za ha­cia el as­cen­sor que la lle­va­rá al spa, don­de rea­li­za­rá la pri­me­ra se­sión de fo­tos pro­fe­sio­nal pa­ra una revista, jus­to an­tes de via­jar a Po­lo­nia pa­ra con­cur­sar en el Miss wheel­chair 2017, un cer­ta­men de be­lle­za in­ter­na­cio­nal pa­ra mu­je­res en si­lla de rue­das.

No es­tá ner­vio­sa. Des­de que per­dió la mo­vi­li­dad de sus pier­nas pro­duc­to de una ba­la que im­pac­tó en su cuer­po y le pro­vo­có una le­sión me­du­lar, Ma­ri­ta —co­mo la lla­man— prác­ti­ca­men­te per­dió el mie­do: “A los 18 años so­lo pien­sas en tu fu­tu­ro. Cuan­do iba en la am­bu­lan­cia de Cons­ti­tu­ción ca­mino a Tal­ca lo úni­co que me pe­día mi ma­má era que no me que­da­ra dor­mi­da. Yo no que­ría mo­rir­me, sen­tía que mi vi­da to­da­vía no em­pe­za­ba... No que­ría ir­me de es­te mun­do”, re­cor­da­rá du­ran­te la en­tre­vis­ta so­bre el ac­ci­den­te que pro­ta­go­ni­zó ha­ce diez años.

María Paz nun­ca fue de ca­rre­tear. Ni si­quie­ra en su ado­les­cen­cia. Esa noche ca­lu­ro­sa de fe­bre­ro cum­plía me­ses con un po­lo­lo. Por eso la noche la sor­pren­dió fue­ra de la ca­sa. Cuan­do vol­vían, una per­so­na dis­pa­ró a su au­to y una de las ba­las le per­fo­ró el co­lon. Des­de en­ton­ces no sien­te las pier­nas des­de un po­co más arri­ba de las ro­di­llas ha­cia aba­jo. Só­lo un do­lor neu­ro­pá­ti­co que es­tá pre­sen­te to­dos los días, to­do el tiem­po “co­mo si se en­te­rra­ran mi­les de agu­jas”. No hay cu­ra ni re­me­dio, y tu­vo que apren­der a con­vi­vir con

“SIEM­PRE FUI MÁS DE VI­VIR EL DÍA A DÍA. LO QUE YO DI­GO CUAN­DO DOY CHAR­LAS Y CUEN­TO MI HIS­TO­RIA, ES QUE NO ES NE­CE­SA­RIO ES­PE­RAR HAS­TA ES­TAR EN EL PRE­CI­PI­CIO PA­RA DAR­SE CUEN­TA QUÉ ES LO QUE REAL­MEN­TE IM­POR­TA. DES­DE ESE MOMENTO YO EM­PE­CÉ A VA­LO­RAR LA VI­DA”, DI­CE SO­BRE SU AC­CI­DEN­TE, MIEN­TRAS CARLA GA­SIC LA MAQUILLA PA­RA LA PRI­ME­RA FO­TO.

él. La ayu­dó es­pe­cial­men­te su ma­má, su fa­mi­lia (pa­pá, dos her­ma­nas ma­yo­res y un her­mano re­ga­lón) y la Fun­da­ción Te­le­tón, don­de ade­más co­no­ció el te­nis y se con­vir­tió en de­por­tis­ta pa­ra­olím­pi­ca: “Nun­ca las co­sas me han sa­li­do fá­cil. To­da la vi­da me cos­tó el de­por­te, me arran­ca­ba en edu­ca­ción fí­si­ca por­que era in­ca­paz de ha­cer la vol­te­re­ta. Por eso mis amigos de siem­pre me di­cen ‘quién te ha vis­to y quién te ve’. Es sú­per heavy asu­mir que aho­ra soy de­por­tis­ta, y eso es so­la­men­te por­que me lo pro­pu­se. En la Te­le­tón hay ta­lle­res de dis­tin­tos de­por­tes y una vez se me acer­có un pro­fe­sor pa­ra in­vi­tar­me a par­ti­ci­par en te­nis por­que les fal­ta­ba gen­te. Yo ja­más en mi vi­da ha­bía aga­rra­do una ra­que­ta y en­ci­ma te­nía que apren­der a ma­ne­jar y a coor­di­nar­la con la si­lla. Em­pe­cé a ga­nar tor­neos y cuan­do me di cuen­ta es­ta­ba sen­ta­da al la­do de Ro­ger Fe­de­rer, en Aus­tra­lia”, re­cuer­da or­gu­llo­sa. —¿Có­mo lle­ga una de­por­tis­ta pa­ra­olím­pi­ca a com­pe­tir en un con­cur­so de be­lle­za?

—Mi fo­co es­ta­ba en el te­nis, pe­ro a mí de chi­ca me ha gus­ta­do la mo­da, las fo­tos, el maquillaje. Mi­do 1,72 de pie y siem­pre me ima­gi­né ca­mi­nan­do por una pa­sa­re­la. Un día me lle­gó un men­sa­je a tra­vés de Facebook in­vi­tán­do­me a par­ti­ci­par del Miss wheel­chair. Al prin­ci­pio pen­sé que no era cier­to, y cuan­do em­pe­cé a ave­ri­guar y era real me aga­rró una tran­ca enor­me ¡por­que jus­to me ha­bía pues­to brac­kets! Con­tes­té pre­gun­tan­do si eso se­ría un pro­ble­ma, y por su­pues­to me res­pon­die­ron que no, que eran un ac­ce­so­rio, co­mo una jo­ya. —Ima­gino que lo que bus­can no es pre­ci­sa­men­te la be­lle­za tra­di­cio­nal...

—En el fon­do lo que se quie­re de­mos­trar con es­te con­cur­so no es la be­lle­za sino las di­fe­ren­tes ac­ti­tu­des en una mis­ma per­so­na. Ser fe­me­ni­na, ser po­si­ti­va más allá de la si­lla, en­fren­tar mie­dos, ser una lu­cha­do­ra, em­po­de­ra­da y mi­rar siem­pre pa­ra ade­lan­te. —¿Acep­tas­te en­se­gui­da?

—Al prin­ci­pio lo du­dé pe­ro aho­ra en­tien­do que es una opor­tu­ni­dad, que in­clu­so ca­paz pue­de abrir­me puer­tas en el mun­do del te­nis. Ade­más, a par­tir del ac­ci­den­te, sien­to que ten­go una mi­sión y una res­pon­sa­bi­li­dad, y creo que fi­nal­men­te la des­cu­brí, que es lle­var el men­sa­je de que ‘sí se pue­de’, que es­tar así no es im­pe­di­men­to pa­ra sa­lir ade­lan­te. Que no vale la pe­na en­ce­rrar­se ni ren­dir­se, y eso es vá­li­do pa­ra to­das las per­so­nas que tal

vez pue­den ca­mi­nar pe­ro tie­nen otros li­mi­tan­tes, por­que to­do el mun­do los tie­ne, y ese es mi pro­pó­si­to. Más que vol­ver con la co­ro­na quiero mos­trar que uno siem­pre pue­de ven­cer pre­jui­cios y sa­lir ade­lan­te. —¿Y los fre­ni­llos?

—Aho­ra es­toy eva­luan­do si me los sa­co o no. Pe­ro creo que no es­toy dis­pues­ta. Es­ta soy yo, no quiero dis­fra­zar­me de al­go que no me iden­ti­fi­ca. Los brac­kets los que­ría ha­ce tiem­po y co­mo di­go siem­pre, soy co­mo una Bar­bie de Mat­tel, ni la si­lla ni los brac­kets se ven­den por se­pa­ra­do. Es­ta soy yo.

La ac­ti­tud po­si­ti­va y proac­ti­va de María Paz es con­ta­gio­sa. Lla­ma la aten­ción la se­gu­ri­dad con la que se mue­ve, y la ener­gía que irra­dia a su al­re­de­dor. Po­sa con gracia, re­vi­sa las imá­ge­nes, co­rri­ge mo­vi­mien­tos. —¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les apren­di­za­jes que te de­jó el ac­ci­den­te?

—Pien­so que si uno no es­tá bien in­ter­na­men­te, di­fí­cil­men­te pue­da es­tar­lo pa­ra los de­más. Que tu cuer­po, o que tu ca­be­za cam­bie, te ha­ce pa­sar por una cri­sis enor­me. Y ese pro­ce­so de acep­tar­me fue bien fuer­te, pe­ro al mis­mo tiem­po hi­zo que me quie­ra más y que con­fíe más en mí. Aho­ra sé que el fo­co de­be es­tar en las ca­pa­ci­da­des que ten­go, y no en las que no ten­go.

Lo más im­por­tan­te es po­der va­lo­rar la vi­da. Dar­me cuen­ta de que to­dos so­mos frá­gi­les y que en cual­quier momento to­do pue­de mo­di­fi­car­se. El des­tino, el cuer­po, to­do pue­de cam­biar en un mi­nu­to. Por úl­ti­mo, te­ner es­ta vi­da de de­por­te, de re­co­rrer el mun­do, apren­der idio­mas y cul­tu­ras, pa­ra mí ha si­do ge­nial y es im­pa­ga­ble. Si no hu­bie­se te­ni­do el ac­ci­den­te, no po­dría ha­ber­lo lo­gra­do. Por eso no cam­bia­ría na­da de to­do lo que me ha pa­sa­do.

MARÍA PAZ ES TE­NIS­TA PA­RA­OLÍM­PI­CA. JU­GÓ CON RAFAEL NA­DAL CUAN­DO VINO A CHI­LE PA­RA LA DES­PE­DI­DA DE NICOLÁS MAS­SÚ. AC­TUAL­MEN­TE, TAM­BIÉN SE DE­DI­CA A DAR CHAR­LAS MO­TI­VA­CIO­NA­LES EN EM­PRE­SAS, INS­TI­TU­CIO­NES Y CO­LE­GIOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.