ES­PA­CIO SIBARITA

Mi­lle­si­me Es­tu­dio se pre­sen­ta co­mo un club gas­tro­nó­mi­co pri­va­do con se­des en Ma­drid y Mé­xi­co. Su pró­xi­ma lle­ga­da a Santiago se ha man­te­ni­do en es­tric­ta re­ser­va, pe­ro ya hay va­rios em­pre­sa­rios in­tere­sa­dos en unir­se a sus fi­las. Su aplau­di­da gastronomía, di

Caras (Chile) - - GASTRONOMÍA - Por San­dra Ro­jas

Lue­go de in­gre­sar por una en­tra­da clan­des­ti­na, cru­zar las co­ci­nas y re­ci­tar un san­to y se­ña fren­te a unas im­po­nen­tes puer­tas de co­lor ne­gro, los miem­bros de Mi­lle­si­me Es­tu­dio en Alon­so de Cór­do­va –en in­ter­sec­ción con ca­lle El Li­tre en Vi­ta­cu­ra– po­drán su­mer­gir­se en un es­pa­cio se­cre­to en don­de la bue­na me­sa des­ta­ca por su ex­clu­si­vi­dad. Se tra­ta de un club pri­va­do gas­tro­nó­mi­co que na­ció en Ma­drid y que pla­nea ex­ten­der­se a 15 ciu­da­des en los pró­xi­mos cin­co años. Des­pués de Mé­xi­co, Chi­le es el se­gun­do país que se une a es­ta ini­cia­ti­va cu­li­na­ria que pre­ten­de trans­fo­mar­se en una ver­da­de­ra ten­den­cia pa­ra los sibaritas, con mil me­tros cua­dra­dos, más qui­nien­tos de te­rra­za. “Se inau­gu­ra­rá en no­viem­bre, en­tre­gan­do la opor­tu­ni­dad de que nues­tros so­cios pue­dan dis­fru­tar de la me­jor co­mi­da y ac­ce­der a un in­creí­ble res­to­rán. Tam­bién po­drán asis­tir a ac­ti­vi­da­des, ca­tas y de­gus­ta­cio­nes”, ex­pli­ca la es­pa­ño­la San­dra Reig, ge­ren­ta ge­ne­ral de la em­pre­sa, mien­tras re­co­rre las ins­ta­la­cio­nes en ple­na cons­truc­ción. “La en­tra­da pri­va­da pa­ra los miem­bros le da un aire de ex­clu­si­vi­dad. Es lo que lla­ma­mos spea­keasy”, agre­ga, ha­cien­do alu­sión a los ba­res a puer­tas ce­rra­das que na­cie­ron en Es­ta­dos Uni­dos du­ran­te la pri-

me­ra dé­ca­da del si­glo XX. Mien­tras ha­bla, apro­ve­cha de ha­cer un re­co­rri­do por las ins­ta­la­cio­nes que pron­to se trans­for­ma­rán en el club. Las paredes de la­dri­llo y los pri­me­ros sig­nos de decoración se aso­man en­tre el ce­men­to y el rui­do de los tra­ba­ja­do­res. “Com­bi­na­re­mos un es­ti­lo ele­gan­te, cos­mo­po­li­ta y ecléc­ti­co. Cá­li­do, pe­ro no as­fi­xian­te”, di­ce Manuel Quin­ta­ne­ro, pre­si­den­te y fun­da­dor del club a ni­vel mun­dial. “En fran­cés, la pa­la­bra mi­lle­si­me ha­ce alu­sión a la aña­da de los vi­nos. Hay ve­ces que una aña­da es tán ex­cep­cio­nal, que no quie­ren mezl­car­la con nin­gu­na más... Eso es un mi­lle­si­me”, agre­ga el ex­per­to que, du­ran­te años, fue el edi­tor de Res­tau­ra­do­res, una de las revista gas­tro­nó­mi­cas más des­ta­ca­das de España.

Ca­da uno de los so­cios con­ta­rá con una se­rie de be­ne­fi­cios, co­mo la po­se­sión de una lla­ve con la que po­drán abrir una de las 120 ca­vas cli­ma­ti­za­das con una ca­pa­ci­dad pa­ra 18 bo­te­llas de vino. Nu­me­ra­das y per­so­na­li­za­das, es­tán re­ser­va­das pa­ra los so­cios fun­da­do­res que po­drán guar­dar sus vi­nos y con­su­mir­los. Pe­ro no cual­quier per­so­na po­drá for­mar par­te de es­te círculo, pues es im­por­tan­te cum­plir con cier­tos re­qui­si­tos. Pri­me­ro, es ne­ce­sa­rio pa­gar una cuo­ta de ins­crip­ción y lue­go un mon­to anual con va­rios ce­ros que pre­fie­ren man­te­ner en re­ser­va, pe­ro acla­ran que: “La ex­clu­si­vi­dad no es si­nó­ni­mo de caro, sino de li­mi­ta­do y úni­co”. Ade­más, es ne­ce­sa­rio con­tar con la apro­ba­ción de un comité de ad­mi­sión. “Son muy po­qui­tas pla­zas en­fo­ca­das a un per­fil con cier­to es­ti­lo de vi­da y gus­to por la gastronomía. En to­tal son 400 mem­bre­sías nor­ma­les, 100 so­cios fun­da­do­res y 80 em­pre­sas”, co­men­ta Quin­ta­ne­ro, y ade­lan­ta que ya son va­rios los em­pre­sa­rios chi­le­nos co­no­ci­dos que han pa­ga­do la mem­bre­sía, pe­ro que por pro­tec­ción de da­tos aún no pue­den de­ve­lar sus nom­bres.

Una vez en el in­te­rior, di­ver­sos es­pa­cios y ac­ti­vi­da­des re­ci­bi­rán a sus co­men­sa­le, to­do ba­jo un es­tric­to có­di­go de re­ser­va. Den­tro de los am­bien­tes más es­pe­ra­dos, des­ta­ca El Tem- plo, que es el es­ce­na­rio que con­ta­rá con la más al­ta gastronomía del club. Po­see una pro­pues­ta a la car­ta que cam­bia se­ma­nal­men­te y pla­tos ela­bo­ra­dos en una co­ci­na a la vis­ta que se con­vier­te en el centro del es­pec­tácu­lo. “Es­te tam­bién se­rá el lu­gar de en­cuen­tro con gran­des co­ci­ne­ros del mun­do que, a lo lar­go del año, se­rán in­vi­ta­dos pa­ra co­ci­nar de for­ma ex­clu­si­va pa­ra nues­tros so­cios”, co­men­ta Manuel. Chefs co­mo Mit­suha­ru Tsu­mu­ra, Stép­ha­ne Ba­lluet y Lui­gi Ta­glien­ti, son al­gu­nos de los que han pi­sa­do Mi­lle­si­me Mé­xi­co y po­si­ble­men­te ha­gan lo mis­mo en tie­rra chi­le­na. Por lo mis­mo, la es­pe­cia­li­dad de la ca­sa se­rá va­ria­da y mu­ta­ble. Den­tro de los am­bien­tes, el lobby es el úni­co abier­to al pú­bli­co. Se tra­ta de un res­to­rán, bar y te­rra­za que ofre­ce­rá una de­ta­lla­da car­ta de pla­tos y coc­te­le­ría. “De aquí, nos va­mos a Mia­mi, Li­ma, Bo­go­ta, Lon­dres, To­kio... Es un pro­yec­to a ni­vel glo­bal”, con­clu­ye Quin­ta­ne­ro, de pie en mi­tad de la fae­na, mien­tras brin­dan con una co­pa de vino.

La se­de del club en Alon­so de Cór­do­va se­rá idén­ti­ca a la que ya exis­te en Mé­xi­co, con un es­ti­lo cos­mo­po­li­ta, cá­li­do y ecléc­ti­co.

MI­LLE­SI­ME ES­TU­DIO SE EN­CUEN­TRA EN PLE­NA CONS­TRUC­CIÓN EN CHI­LE. LOS MIEM­BROS TEN­DRÁN UNA EN­TRA­DA SE­CRE­TA Y CON­TA­RÁN CON CA­VAS PRI­VA­DAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.