El he­re­de­ro del gra­fi­ti

Caras (Chile) - - CULTURA - Por Marcelo Si­mo­net­ti

Des­de ha­ce más de un año, los mu­ros de Val­pa­raí­so han co­men­za­do a con­vi­vir con las obras de un mu­cha­cho que de­jó de la­do la si­co­lo­gía pa­ra vi­vir del spray, la bro­cha y el ro­di­llo. Su nom­bre ar­tís­ti­co es Gio­va, y si­gue la sen­da de otros gran­des del gra­fi­ti co­mo Inti Cas­tro y Se­co Sánchez.

La ma­ña­na del 10 de mar­zo de es­te año, Gio­van­ni Zamora (26) de­ja­ba en el sue­lo dos ta­rros de pin­tu­ra, jun­to a la bro­cha, el ro­di­llo y un spray, y se en­fren­ta­ba, ma­nos en ja­rra, a uno de los mu­ros del ca­lle­jón Al­mi­ran­te Mu­ñoz, en el co­ra­zón del ba­rrio Puer­to, en Val­pa­raí­so. Sa­bía muy bien lo que ha­bría de pin­tar —por­que ha­bía he­cho bo­rra­do­res en su cro­que­ra to­man­do co­mo mo­de­lo a su propio her­mano, Maximiliano— y, tam­bién, aque­llo que que­ría trans­mi­tir con su pin­tu­ra.

“Qui­se mos­trar el co­ti­diano de mu­chos chi­le­nos que no es­tán con­for­mes con su tra­ba­jo. Y que de­ben vi­vir en esa ru­ti­na, atra­pa­dos por una cor­ba­ta, pa­ra lue­go ju­bi­lar y so­bre­vi­vir con una pen­sión que no les al­can­za pa­ra na­da. Ese mu­ral es una in­vi­ta­ción a sa­car­se la cor­ba­ta, pa­ra que nos de­mos cuen­ta de que hay co­sas que no es­ta­mos ha­cien­do bien, co­sas que po­de­mos me­jo­rar”, cuen­ta Gio­va.

La cor­ba­ta es uno de los tra­ba­jos más re­pre­sen­ta­ti­vos de su obra au­to­ral. Jus­to en la pa­red de en­fren­te hay otro: una chi­ca que hu­ye, con un spray en la mano, la bo­ca cu­bier­ta, los pe­chos des­nu­dos. Se tra­ta de un ho­me­na­je-crí­ti­ca a la igual­dad de gé­ne­ro. Dos días de­mo­ro en ca­da obra. Es rá­pi­do, Gio­va.

Hijo de un pa­dre que de­jó la pin­tu­ra pa­ra con­cen­trar­se en la in­ge­nie­ría —ha­bía cin­co cria­tu­ras que ali­men­tar— y so­brino de un tío pin­tor, Gio­van­ni di­bu­jó des­de muy ni­ño. Con ocho años ya te­nía no­cio­nes de pin­tu­ra al óleo. La vi­da lo llevó por los ca­mi­nos de la si­co­lo­gía, ca­rre­ra que es­tu­dió y ejer­ció un par de años, has­ta que se dio cuen­ta de que no era lo su­yo, que so­lo que­ría pin­tar y vi­vir del ar­te.

“Arren­da­mos un ta­ller con un ami­go. En esos días, la cons­truc­to­ra que res­tau­ra el Mer­ca­do Puer­to ne­ce­si­ta­ba pin­tar los pa­ne­les que ro­dean los tra­ba­jos. Nos fa­ci­li­ta­ron los ma­te­ria­les y lo hi­ci­mos. Así sur­gió la idea de pin­tar en la ca­lle, de ha­cer gra­fi­tis, mu­ra­les, y vi­vir de eso”.

Gio­va traía con­si­go la tradición del mu­ra­lis­mo me­xi­cano, muy su­rrea­lis­ta; tam­bién la in­fluen­cia de la bri­ga­da Ra­mo­na Parra —don­de has­ta el día de hoy co­la­bo­ra— y de las Aztks crew, una agru­pa­ción del ba­rrio de Mi­ra­flo­res, de don­de apren­dió el uso del spray. De ahí que sus obras sean tan par­ti­cu­la­res, una suer­te de sin­cre­tis­mo de es­tas ten­den­cias, que se gra­fi­ca en el uso de la bro­cha, el ro­di­llo (pro­pios del mu­ra­lis­mo) y el spray.

“Quiero que las paredes sean el es­pe­jo de la so­cie­dad, que la gen­te pue­da ver­se re­fle­ja­da en los mu­ros”, di­ce Gio­va. A eso ha vol­ca­do su tra­ba­jo au­to­ral, pe­ro tam­bién es a lo que apun­ta la ONG en la que participa: Val­pa­raí­so en Co­lo­res. Di­ri­gi­da por Horacio Sil­va —el ma­na­ger del cé­le­bre mu­ra­lis­ta Inti Cas­tro—, es­ta agru­pa­ción pro­mue­ve un mo­de­lo de in­ter­ven­ción a tra­vés del ar­te ur­bano, en el en­ten­di­do de que la pin­tu­ra pue­de cam­biar la no­ción de un es­pa­cio, dar­le iden­ti­dad e iden­ti­fi­ca­ción.

Es lo que han he­cho en los ce­rros Le­che­ros, La Cruz y Cár­cel.

En el pro­yec­to de in­ter­ven­ción del ce­rro La Cruz, por ejem­plo, par­ti­ci­pó Ge­ró­po­lis, or­ga­nis­mo de­pen­dien­te del De­par­ta­men­to de In­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Val­pa­raí­so. Ellos se en­tre­vis­ta­ron ca­ra a ca­ra con los ve­ci­nos pa­ra sa­ber qué que­rían que apa­re­cie­ra en los mu­ros. Con esa in­for­ma­ción los ar­tis­tas rea­li­za­ron una pro­pues­ta que fue apro­ba­da por los ve­ci­nos an­tes de que los gra­fi­te­ros co­men­za­ran su tra­ba­jo.

Otro ca­so es el de la ca­lle Atahual­pa, en el ce­rro Cár­cel. “Un ba­rrio don­de el ca­rre­te era bra­vo. En mi­tad de la noche, la gen­te ori­na­ba en la puer­ta de las ca­sas, ra­ya­ban las paredes. Los ve­ci­nos de­ci­die­ron cam­biar­le la ca­ra al ba­rrio. En­ton­ces hi­ci­mos una min­ga. No­so­tros lle­va­mos los ma­te­ria­les y los po­bla­do­res pre­pa­ra­ron una pai­la ma­ri­na pa­ra com­par­tir en la ac­ti­vi­dad. Le cam­bia­mos la ca­ra al ba­rrio en fun­ción de los que los pro­pios ve­ci­nos que­rían re­fle­jar en sus mu­ros”, cuen­ta Gio­va.

Al­gu­nos de es­tos tra­ba­jos co­lec­ti­vos han si­do apo­ya­dos por em­pre­sas pri­va­das, pe­ro tam­bién hay en­car­gos de ins­ti­tu­cio­nes y par­ti­cu­la­res que quie­ren te­ner un gra­fi­ti de Gio­va en las paredes que los ro­dean. Co­mo el ca­so de una mu­jer del ce­rro Cor­di­lle­ra que le en­car­gó un re­tra­to de su hijo ase­si­na­do. O el di­rec­tor del Li­ceo Téc­ni­co A-24 de Val­pa­raí­so, quien lo con­vo­có pa­ra res­ti­tuir un mu­ral que el te­rre­mo­to de 2010 ha­bía arrui­na­do. “De­bi­mos pin­tar una ma­chi de 13 me­tros de al­tu­ra, co­mo una suer­te de re­cu­pe­ra­ción de otro mu­ral que ha­bía pin­ta­do en el mis­mo lu­gar Jorge Luis Pa­ja­ri­to, un an­ti­guo mu­ra­lis­ta. Re­cu­pe­ra­mos esa es­qui­na, que tra­di­cio­nal­men­te ha si­do co­no­ci­da co­mo la es­qui­na de la ma­chi, pe­ro con nuestra es­té­ti­ca”.

Gio­va sa­be que el ar­te del gra­fi­ti es efí­me­ro. Que su obra en los mu­ros de la ciu­dad es­tá con­de­na­da a des­apa­re­cer por efec­to del cli­ma, del pa­so del tiem­po, de las mis­mas cir­cuns­tan­cias de la vi­da ci­ta­di­na. “Cuan­do uno pin­ta en la ca­lle, el mu­ro en el que has tra­ba­ja­do de­ja de per­te­ne­cer­te ape­nas ter­mi­nas el mu­ral”, sos­tie­ne. “Ya no es tu­yo, sino de la ciu­dad. Se pier­de el sen­ti­do de pro­pie­dad de la obra. Lo lin­do es que en al­gu­nos ca­sos la gen­te se or­ga­ni­za pa­ra cui­dar­lo, por­que ven que esa obra los re­fle­ja, por­que ge­ne­ra iden­ti­dad, por­que de una ex­tra­ña ma­ne­ra has con­se­gui­do que ellos tam­bién es­tén ahí, en ese mu­ro don­de an­tes no ha­bía na­da”.

LOS GRA­FI­TE­ROS BUS­CAN BA­RRIOS ABAN­DO­NA­DOS O ESTIGMATIZADOS. LA IDEA ES GE­NE­RAR IDEN­TI­DAD, QUE LOS MU­ROS SEAN ES­PE­JOS PA­RA LOS HA­BI­TAN­TES, CO­MO EN ES­TA OBRA DEL PA­SA­JE AL­MI­RAN­TE MU­ÑOZ.

Gio­va y otros ar­tis­tas re­cu­pe­ra­ron la es­qui­na de la ma­chi, una de las paredes ex­ter­nas del Li­ceo Téc­ni­co A-24 de Val­pa­raí­so.

An­tes de pin­tar un mu­ro, Gio­va tra­ba­ja en su cro­que­ra. Aquí su ho­me­na­je-crí­ti­ca a la igual­dad de gé­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.