VI­DAS PO­SI­BLES

4 3 2 1, la nue­va no­ve­la de Paul Auster, na­rra los años de apren­di­za­je de un hé­roe pos­mo­derno, que se for­ma a sí mis­mo en su asi­mi­la­ción de te­mas trans­ver­sa­les co­mo la fa­mi­lia, los amigos, la edu­ca­ción y la po­lí­ti­ca.

Caras (Chile) - - LETRAS Y PALABRAS - Por Ro­mi­na Reyes

Isaac Rez­ni­koff lle­ga a EE.UU. des­de Minsk el pri­mer día del si­glo XX. En el bar­co re­ci­be un con­se­jo: aban­do­nar su ape­lli­do ju­dío por un nom­bre ame­ri­cano pa­ra su nue­va vi­da en Amé­ri­ca. La his­to­ria es con­ta­da a Ar­chie Fer­gu­son por su ma­dre, ini­cian­do así 4 3 21 (Seix Ba­rral), la no­ve­la de Paul Auster don­de un mis­mo per­so­na­je vi­ve cua­tro vi­das dis­tin­tas. Cua­tro vi­das que re­pre­sen­tan el am­plio es­pec­tro social que en­car­nó el sue­ño es­ta­dou­ni­den­se du­ran­te la se­gun­da mi­tad del si­glo pa­sa­do.

La no­ve­la de Auster tie­ne as­pi­ra­ción mo­nu­men­tal: en cer­ca de no­ve­cien­tas pá­gi­nas el au­tor de Tri­lo­gía de Nue­va York, Le­via­tán y La in­ven­ción de la so­le­dad aban­do­na el de­ta­lle y la ca­sua­li­dad pa­ra per­se­guir una ha­za­ña téc­ni­ca: per­so­na­jes que se trans­for­man, mueren o se enamo­ran de­pen­dien­do de pe­que­ños cam­bios en la tra­ma. Fer­gu­son na­ce en 1947, co­mo Auster. Es hijo de una fo­tó­gra­fa y un co­mer­cian­te. Du­ran­te el pri­mer apar­ta­do de la no­ve­la, de­di­ca­do a la in­fan­cia, las tra­mas son si­mi­la­res. Pe­ro a par­tir de un even­to que afec­ta el ne­go­cio fa­mi­liar —en una un ro­bo, en otra un in­cen­dio, la com­pra de la tien­da o la muer­te del pa­dre—, esas vi­das se dis­pa­ran en di­rec­cio­nes dis­tin­tas: la fa­mi­lia se em­po­bre­ce, se afian­za co­mo cla­se me­dia em­pren­de­do­ra, se en­ri­que­ce o aban­do­na su ba­rrio en Nue­va Jer­sey por la vi­da in­te­lec­tual de Man­hat­tan.

Fer­gu­son, el hé­roe ame­ri­cano re­tra­ta­do por Auster, es la car­ne de una ge­ne­ra­ción que res­pon­dió al áni­mo belicista de la ge­ne­ra­ción an­te­rior, pro­ta­go­nis­ta de dos gue­rras mun­dia­les, con un in­di­vi­dua­lis­mo que mar­ca has­ta hoy. No es casual que Fer­gu­son, en sus cua­tro ver­sio­nes, as­pi­re a una ca­rre­ra de es­cri­tor, a ve­ces des­de el pe­rio­dis­mo, otras des­de la no­ve­la. Una pro­fe­sión in­di­vi­dua­li­zan­te e in­di­vi­dua­lis­ta por ex­ce­len­cia.

Des­de una ve­re­da de es­pec­ta­dor, Fer­gu­son ob­ser­va las lu­chas de los otros con dis­tin­tos gra­dos de com­pro­mi­so. Así es co­mo se abor­dan las re­vuel­tas es­tu­dian­ti­les de 1968. Así es co­mo en una lí­nea tem­po­ral Fer­gu­son es acé­rri­mo se­gui­dor de Ken­nedy mien­tras en otra opi­na que la po­lí­ti­ca es inú­til.

Auster mue­ve la tra­ma sin ma­yor pa­ra­fer­na­lia: los cua­tro Fer­gu­son vi­ven pa­ra­le­la­men­te los vein­te años que trans­cu­rren en las pá­gi­nas del li­bro, abor­dan­do te­mas trans­ver­sa­les co­mo la fa­mi­lia, los amigos, la edu­ca­ción y la po­lí­ti­ca. Años de apren­di­za­je de un per­so­na­je que se for­ma a sí mis­mo mien­tras de fon­do se cons­tru­ye la na­ción nor­te­ame­ri­ca­na en la for­ma del sue­ño que co­no­ce­mos hoy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.