SU CAM­PA­ÑA CON­TRA EL CÁN­CER

Caras (Chile) - - PORTADA -

Ce­ci­lia Bolocco lle­va va­rios años en su cru­za­da con­tra el cán­cer de ma­ma, una en­fer­me­dad si­len­cio­sa y que “no tie­ne edad”, co­mo ella des­cri­be; “pue­de apa­re­cer an­tes de los 30 años co­mo des­pués de los 70”. Y des­mi­ti­fi­ca eso de que só­lo aquellas con an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res tie­nen las ma­yo­res pro­ba­bi­li­da­des de con­traer el mal: “Só­lo co­rres­pon­den al 15% de los ca­sos, es de­cir, el 85% res­tan­te no se re­la­cio­na con cau­sas ge­né­ti­cas o he­re­di­ta­rias. A cual­quie­ra le pue­de pa­sar”.

Ade­más, es­tá con­ven­ci­da de que los do­lo­res, en es­pe­cial los afec­ti­vos, in­ci­den en el ori­gen de es­ta en­fer­me­dad que ca­da día mata en­tre tres y cua­tro mu­je­res en Chi­le. “Fui a dar una char­la al Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Cán­cer y di­je an­te el au­di­to­rio: ‘Es­toy se­gu­ra de que mu­chas de us­te­des sa­ben exac­ta­men­te por qué con­tra­je­ron el cán­cer de ma­ma: por una pe­na muy gran­de’. Y to­das las que es­ta­ban ahí asin­tie­ron. Eso es así: la pe­na enferma”.

—Cuan­do mi her­mano mu­rió en un accidente de au­to de ma­ne­ra muy trá­gi­ca y re­pen­ti­na, los mé­di­cos de mi ma­dre —que te­nía an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res— nos di­je­ron que de­bía es­tar mu­cho más aler­ta, por­que lo más pro­ba­ble era que lo desa­rro­lla­ra pro­duc­to del do­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.