LA RE­BE­LIÓN PER­FEC­TA

Caras (Chile) - - ESPECIAL BELLEZA & SALUD -

La si­có­lo­ga Ne­rea de Ugar­te en­ca­be­za el mo­vi­mien­to so­cial La re­be­lión del cuer­po que bus­ca edu­car so­bre los efec­tos ne­ga­ti­vos que tie­nen los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro so­bre las ni­ñas y ado­les­cen­tes. Ello, ba­sa­do en la en­cues­ta Adi­mark Uni­le­ver (2016) que afir­ma que 1 de ca­da 2 ni­ñas chi­le­nas sien­te pre­sión por su ima­gen fí­si­ca y ca­si el 40% de mu­je­res en­tre 10 y 17 años aban­do­na al­gu­na ac­ti­vi­dad fí­si­ca pú­bli­ca por no sen­tir­se se­gu­ra de có­mo se ve fí­si­ca­men­te.

A jui­cio de la si­có­lo­ga, es­ta in­se­gu­ri­dad que se ha apo­de­ra­do de nues­tras me­no­res tie­ne di­rec­ta re­la­ción con la in­dus­tria que ha im­pues­to cá­no­nes de be­lle­za pa­ra ven­der más. “Mien­tras más inal­can­za­ble el es­te­reo­ti­po, más in­ten­ta­rán las mu­je­res pa­re­cer­se a és­te. El mo­de­lo de ne­go­cio ha si­do ge­ne­rar in­se­gu­ri­dad y ren­ta­bi- li­zar con eso; in­se­gu­ri­dad per­so­nal que re­per­cu­te en de­pre­sión y an­sie­dad, don­de el cuer­po tie­ne pro­ta­go­nis­mo im­por­tan­te y mu­chas ve­ces exis­te una ima­gen cor­po­ral dis­tor­sio­na­da que nos des­mo­ti­va y ba­ja el áni­mo. Por años fui­mos in­cons­cien­tes y cóm­pli­ces de ello, no nos di­mos cuen­ta del im­pac­to que es­to tie­ne en la cons­truc­ción de iden­ti­dad y se­gu­ri­dad fe­me­ni­na, en las bre­chas y vio­len­cia de gé­ne­ro”.

La re­de­fi­ni­ción de la be­lle­za co­men­zó a cam­biar ha­ce al­gu­nos años en mo­men­tos en que se vi­si­bi­li­zó que es­ta mirada es­te­reo­ti­pa­da de la mu­jer tam­bién era una for­ma de vio­len­cia y cuan­do las co­rrien­tes fe­mi­nis­tas em­pe­za­ron a cues­tio­nar que sus cuer­pos fue­ran un es­pa­cio pú­bli­co de opi­nión y no uno pro­pio, sos­tie­ne De Ugar­te; idea que comparte Ca­mi­la Na­va­rre­te. “Las per­so­nas sue­len juz­gar y creer que tie­nen po­tes­tad so­bre los fí­si­cos de los de­más, so­bre to­do de mu­je­res. A los hom­bres no se les so­me­te al es­cru­ti­nio pú­bli­co por su as­pec­to. En­ton­ces, se opi­na y se en­jui­cia sin dar­se cuen­ta que es­tos co­men­ta­rios pue­den ser muy hi­rien­tes y da­ñi­nos. La gen­te pa­sa por al­to que el cuer­po es una cues­tión per­so­nal y cuan­do me agreden por ese la­do, ¡lo pa­ro en se­co! ‘¿Quién eres tú pa­ra eva­luar­me y de­cir­me si de­bo o no ba­jar de pe­so, ali­sar­me el ca­be­llo o de­jar de ha­cer­me ta­tua­jes?’. Por otro la­do, se sue­le li­gar la del­ga­dez con bue­na sa­lud, éxi­to y fe­li­ci­dad, cuan­do en ver­dad esas co­sas son par­te del ser y no de un fí­si­co en par­ti­cu­lar”.

Pa­ra Ne­rea, el re­du­cir l os atri­bu­tos f eme­ni­nos a una co­sa fí­si­ca, se­xual y no a sus ca­pa­ci­da­des, f or­ta­le­zas, po­ten­cia­li­da­des y pro­pó­si­tos, per­pe­tua­rá a l a mu­jer en es­pa-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.