VIO­LA­CIO­NES DE DD.HH.

Caras (Chile) - - REPORTAJE -

Los pro­ble­mas en­tre la is­la y el con­ti­nen­te se arras­tran des­de la fir­ma del Acuer­do de Vo­lun­ta­des fir­ma­do en Val­pa­raí­so en­tre nues­tro país y el rey Ata­mu Te­ke­na en 1888. El tex­to es­cri­to en cas­te­llano, ra­pa nui y tahi­tiano ha­bla de ce­sión de so­be­ra­nía a Chi­le, sin ha­cer alu­sión a la propiedad de la tie­rra, uti­li­za el con­cep­to de “mau te hoa kona” pa­ra re­fe­rir­se a Chi­le, es de­cir, “ami­go del lu­gar”. Sin em­bar­go, la muer­te del mo­nar­ca pas­cuen­se, cu­ya au­top­sia de­ter­mi­nó en­ve­ne­na­mien­to, tam­bién in­tri­ga a sus des­cen­dien­tes. Ni si­quie­ra las dé­ca­das de os­tra­cis­mo y abuso pu­die­ron bo­rrar su re­cuer­do. Ca­be re­cor­dar que des­de la úl­ti­ma dé­ca­da del siglo XIX, la is­la fue arren­da­da a em­pre­sa­rios ove­je­ros, quie­nes con­fi­na­ron a los na­ti­vos a un área de mil hec­tá­reas en lo que es ac­tual­men­te Han­ga Roa. El pe­rí­me­tro fue ce­rra­do con un mu­ro de pie­dra que les im­pe­día sem­brar, ca­zar o pes­car fue­ra del lí­mi­te. Dé­ca­das des­pués, cuan­do lle­gó la Ar­ma­da, las co­sas no me­jo­ra­ron. La his­to­ria cuen­ta que fue el pe­rio­do más vio­len­to pa­ra las mu­je­res lo­ca­les que cons­tan­te­men­te su­fría abu­sos se­xua­les de par­te de los ofi­cia­les que ac­tua­ban con to­tal im­pu­ni­dad. Así lo con­sig­na la do­cu­men­ta­ción que es­tá en ma­nos de los tri­bu­na­les na­cio­na­les y de la CIDH.

“¡No po­de­mos se­guir es­pe­ran­do más. Ese es el sen­ti­mien­to que pre­do­mi­na hoy en Ra­pa Nui!”, ex­cla­ma Le­vian­te Ara­ki del Par­la­men­to Ra­pa Nui, or­ga­nis­mo que en 2010 exi­gió la de­vo­lu­ción de las tie­rras y en­fren­tan­do una re­pre­sión po­li­cial que dio la vuel­ta al mun­do. “Fui­mos es­cla­vos y hoy día di­ría que con ma­ti­ces, es­ta­mos exac­ta­men­te en la mis­ma si­tua­ción. El so­me­ti­mien­to persiste. Hi­cie­ron lo im­po­si­ble pa­ra que na­die so­bre­vi­vie­ra por­que era una or­den que ve­nía des­de arri­ba. Ima­gí­ne­se que cuan­do los in­gle­ses vi­nie­ron a criar ga­na­do y ove­jas, nin­gún ra­pa nui po­día pes­car o tra­ba­jar. Nos han ocu­rri­do vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos muy gra­ves”.

El res­pe­to por los ma­yo­res es una tra­di­ción in­dis­cu­ti­ble en Ra­pa Nui. Lo mis­mo que los do­min­gos en fa­mi­lia, la co­ne­xión con los as­tros y el res­pe­to por la na­tu­ra­le­za. De he­cho, son los mis­mos lu­ga­re­ños quie­nes ex­pli­can que la elec­ción de Pe­te­ro Ed­munds Paoa co­mo al­cal­de du­ran­te seis pe­rio­dos obe­de­ce al man­da­to de los ma­yo­res. Son ellos los que con­fían en su ha­bi­li­dad pa­ra lo­grar que Ra­pa Nui avan­ce ha­cia un des­tino me­jor. El di­ri­gen­te que mi­li­tó du­ran­te 16 años en la DC lo sa­be bien, por eso de­cla­ra que las ne­ce­si­da­des de la is­la hoy son su úni­ca ideo­lo­gía.

En for­ma pa­ra­le­la a l a de­man­da i nter­na­cio­nal, pre­sen­ta­ron an­te l os tri­bu­na­les chi­le­nos una que­re­lla por vio­la­ción a los de­re­chos hu­ma­nos. “En­tre 1888 y 1965 se co­me­tie­ron to­do ti po de atro­ci­da­des y ve­já­me­nes por par­te de agen­tes del Es­ta­do. Lo más in­com­pren­si­ble y que al­can­za ri­be­tes de bur­la es que se atre­vie­ron a es­cri­bir­lo en i nfor­mes y su­ma­rios”, afir­ma el al­cal­de.

Pa­ra Ed­munds exis­te “una he­ri­da abier­ta que ne­ce­si­ta­mos sa­nar, por eso 23 pa­triar­cas y ma­triar­cas, en­tre quie­nes hay so­bre­vi­vien­tes de gra­ves abu­sos, in­ter­pu­sie­ron es­ta de­man­da en la cor­te lo­cal. Si el má­xi­mo tri­bu­nal es­ti­ma que es­ta­mos a destiempo o que los he­chos es­tán pres­cri­tos, va­mos a re­cu­rrir a la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na y si es ne­ce­sa­rio a La Ha­ya. Pa­ra no­so­tros los te­mas de le­sa hu­ma­ni­dad no pres­cri­ben”.

Y re­cal­ca que los is­le­ños ce­die­ron so­be­ra­nía pa­ra pro­te­ger­se, no pa­ra so­me­ter­se. Pa­ra él, es insostenible que has­ta pa­ra las de­ci­sio­nes co­ti­dia­nas se de­pen­da de la apro­ba­ción del con­ti­nen­te. Afir­ma que no quie­ren se­guir “men­di­gan­do re­cur­sos jun­to a otras co­mu­nas de la V Re­gión” que son más po­bres, co­mo Pe­tor­ca o Val­pa­raí­so. “Es in­só­li­to que si­ga­mos sin un ser­vi­cio to­tal de sa­lud que nos per­mi­ta aten­der emer­gen­cias. Ne­ce­si­ta­mos te­ner po­der re­so­lu­ti­vo”.

Aun­que el go­bierno fue no­ti­fi­ca­do de l a de­man­da por la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos en abril pa­sa­do y te­nía un pla­zo de tres me­ses pa­ra con­tes­tar, no l o hi­zo. Si La Mo­ne­da pen­sa­ba que una bue­na ins­tan­cia de bus­car el diá­lo­go po­dría pro­du­cir­se en no­viem­bre cuan­do la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let vi­si­te el te­rri­to­rio pa­ra ofi­cia­li­zar la en­tre­ga de la ad­mi­nis­tra­ción del par­que ar­queo­ló­gi­co a la et­nia, la reali­dad in­di­ca otra co­sa. Las dis­tin­tas or­ga­ni­za­cio­nes ya han ma­ni­fes­ta­do su re­cha­zo a la ac­ción con que la man­da­ta­ria pre­ten­día sa­tis­fa­cer las ex­pec­ta­ti­vas l oca­les. Dejando atrás l as di­fe­ren­cias del pa­sa­do, hoy los ra­pa nui coin­ci­den en que no pue­den acep­tar, en con­ce­sión o ad­mi­nis­tra­ción, al­go que les per­te­ne­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.