PRI­ME­ROS QUIEBRES

Caras (Chile) - - ENTREVISTA -

LSe co­no­cie­ron en 2002 cuan­do él co­mo es­tu­dian­te de bi­blio­te­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Playa An­cha y di­ri­gen­te gre­mia­lis­ta fue a dar una char­la a jó­ve­nes a un ho­tel en Con­cep­ción, a la que Asun­ción ha­bía asis­ti­do. La jo­ven —a quien su ma­ri­do apo­da Cho­chi— es­tu­dia­ba allá edu­ca­ción di­fe­ren­cial en la Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián. Ha­bía par­ti­do al sur, di­ce, “arran­can­do de su ca­sa” y pa­ra su­pe­rar una de­pre­sión que le ge­ne­ró la cam­pa­ña pre­si­den­cial de su pa­dre de 1999 cuan­do en­fren­tó a Ri­car­do La­gos, don­de no pu­do so­por­tar la pre­sión me­diá­ti­ca y la po­li­ti­za­ción que ha­bía en el am­bien­te.

Lue­go de in­ter­cam­biar al­gu­nas pa­la­bras en el ho­tel, en la no­che com­par­tie­ron unas piz­zas en el de­par­ta­men­to de un ami­go en co­mún, pe­ro a ella no le in­tere­só en par­ti­cu­lar por­que no que­ría na­da con el gre­mia­lis­mo. Fue­ron ami­gos por ca­si tres años, has­ta que en 2005 Asun­ción con­ge­ló sus es­tu­dios pa­ra tra­ba­jar en la nue­va cam­pa­ña pre­si­den­cial de su pa­pá, don­de nin­guno de los Lavín-León se plan­tea­ba la po­si­bi­li­dad de no par­ti­ci­par, ya que era par­te de la di­ná­mi­ca fa­mi­liar. A ella se le pi­dió ar­mar un equi­po “po­la­roid” con jó­ve­nes dis­pues­tos a re­co­rrer el país fo­to­gra­fian­do la cam­pa­ña. Asun­ción se acor­dó de Isaac que tra­ba­ja­ba en la fun­da­ción Jai­me Guz­mán, a quien ade­más de los fotógrafos, le pi­dió la ayu­da­ra a for­mar una red de vo­lun­ta­rios en las uni­ver­si­da­des de to­do Chi­le.

Co­men­za­ron a tra­ba­jar más jun­tos, aun­que ase­gu­ran que la la­bor so­cial los unió en otro plano y ter­mi­na­ron enamo­rán­do­se. En ma­yo de 2005 co­men­zó el po­lo­leo que, se­gún Isaac, le tra­jo más de un pro­ble­ma. “Mu­cha gen­te de la UDI me qui­tó el sa­lu­do por­que no le creían a Lavín su aper­tu­ra va­ló­ri­ca y de an­dar fir­man­do pier­nas. Sem­bró la des­con­fian­za, que el vo­to va­le más que las con­vic­cio­nes”, cuen­ta él.

El quie­bre de Gi­vo­vich con Joa­quín Lavín se re­mon­ta al 2008 cuan­do, en su car­go de je­fe de in­for­má­ti­ca de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Hue­chu­ra­ba, pro­ta­go­ni­zó un es­cán­da­lo con la edil ex UDI, Carolina Pla­za, de­bi­do a la in­ves­ti­ga­ción de la em­pre­sa GMA, sa­lien­do más tar­de del car­go por su­pues­tas ano­ma­lías en una li­ci­ta­ción ma­ne­ja­da por él. “La UDI nun­ca me per­do­nó que ha­ya des­ta­pa­do el primer ca­so de co­rrup­ción del par­ti­do has­ta ese mi­nu­to in­có­lu­me, don­de es­ta­ban in­vo­lu­cra­dos sus al­cal­des. Fue la épo­ca de ca­sos gra­ves de co­rrup­ción en la Con­cer­ta­ción, en que se po­li­ti­zó to­do y me ti­ran una acu­sa­ción en con­tra de ha­ber arre­gla­do una li­ci­ta­ción de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, en que ni si­quie­ra fui for­ma­li­za­do. Cuan­do qui­se ha­blar pa­ra defenderme, Joa­quín me pi­dió que me es­con­die­ra has­ta que ter­mi­na­ra el pro­ce­so, pa­ra no da­ñar a la UDI. Cum­pli­do ese pla­zo y libre de los car­gos, tam­po­co pu­de ha­cer­lo...”.

Asun­ción re­cuer­da que dis­cu­tió con su pa­dre por im­pe­dir­le a su ma­ri­do su de­re­cho a ré­pli­ca, pe­ro ter­mi­nó ce­dien­do al en­ten­der que po­día per­ju­di­car­lo si re­flo­ta­ba la po­lé­mi­ca. Fue en­ton­ces que par­tie­ron los pri­me­ros ro­ces fa­mi­lia­res: Gi­vo­vich de­jó de ir a la ca­sa de sus sue­gros y las vi­si­tas de Asun­ción se dis­tan­cia­ron. Su ma­dre en tan­to, se man­te­nía le­jos de la pe­lea chi­ca y nun­ca de­jó de ir a ver­la.

A pe­sar de la des­con­fian­za mu­tua en­tre al­cal­de y yerno, Lavín le pi­dió a Gi­vo­vich —que en­ton­ces es­ta­ba sin tra­ba­jo— se ins­ta­la­ra en Vi­ña y tra­ba­ja­ra en su cam­pa­ña se­na­to­rial por la V Re­gión Cos­ta, car­go que le du­ró po­co “por­que Vir­gi­nia Re­gi­na­to, que ha­bía sa­li­do sal­pi­ca­da con GMA, le ad­vir­tió que si yo es­ta­ba en la cam­pa­ña le qui­ta­ría su apo­yo”, se­ña­la Isaac.

En­ton­ces la pa­re­ja em­pe­zó a co­la­bo­rar des­de San­tia­go co­mo una vuel­ta de mano, ya que Lavín ha­bía pa­ga­do los abo­ga­dos en el Ca­so GMA y los man­te­nía eco­nó­mi­ca­men­te. Su fun­ción, cuen­tan, era a tra­vés de su em­pre­sa GES Con­sul­to­res in­ter­me­diar con los pro­vee­do­res y per­so­nal; ne­go­ciar con las im­pren­tas, man­dar a ha­cer afi­ches, pa­lo­mas, re­ti­rar di­ne­ros de la ofi­ci­na de Lavín pa­ra ha­cer com­pras, ar­mar ba­tu­ca­das, par­tien­do mu­chas ve­ces a es­con­di­das en la no­che has­ta la V Re­gión pa­ra re­po­ner ma­te­rial en las ca­lles y pla­zas; fun­cio­nes que Asun­ción en un mo­men­to asu­mió so­la, ya que Isaac por esos días ha­bía si­do ope­ra­do de nue­vo de una ca­de­ra.

La pa­re­ja cuen­ta que una vez fi­na­li­za­da la cam­pa­ña, lle­gó el mo­men­to de or­de­nar las pla­tas, “en­ton­ces cuan­do em­pie­zo a re­ci­bir fac­tu­ras de los pro­vee­do­res yo de­bía fac­tu­rar­las a su vez a la cam­pa­ña, y fue ahí cuan­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.