EMO­CIÓN Y CO­RA­JE

Caras (Chile) - - ENTREVISTA -

Es un plá­ci­do y ca­lu­ro­so atar­de­cer y el ca­len­da­rio mar­ca 28 de no­viem­bre de 2016. So­pla una bri­sa cá­li­da en el ae­ro­puer­to Vi­ru Vi­ru de San­ta Cruz de la Sie­rra, Bo­li­via. Un gru­po de 68 per­so­nas en­tre fut­bo­lis­tas, di­ri­gen­tes y pe­rio­dis­tas li­ga­dos al club bra­si­le­ño de fút­bol Atlé­ti­co Chapecoense as­cien­de por las es­ca­li­na­tas del avión LaMia. Es el vue­lo 2933 y su des­tino fi­nal es Me­de­llín, Co­lom­bia.

Los j uga­do­res del Chapecoense em­bar­can son­rien­tes, il usio­na­dos, bro­mis­tas y con ai­re de cam­peo­nes. De he­cho, via­jan a dispu­tar su pri­me­ra fi­nal de la Co­pa Sud­ame­ri­ca­na fren­te al Atlé­ti­co Me­de­llín.

Tres ho­ras más tar­de, el am­bien­te arri­ba del avión es re­la­ja­do y dis­ten­di­do. Se tra­ta de un vue­lo tran­qui­lo y sin com­pli­ca­cio­nes, no obs­tan­te en una ac­ción te­me­ra­ria y di­fí­cil de ex­pli­car, el ca­pi­tán Mi­guel Qui­ro­ga to­ma la te­rri­ble de­ci­sión de no ha­cer la es­ca­la de reabas­te­ci­mien­to téc­ni­co, tal co­mo lo ha­bría do­cu­men­ta­do en su plan ori­gi­nal de vue­lo en­tre­ga­do a las au­to­ri­da­des ae­ro­náu­ti­cas de San­ta Cruz.

Si bien ll enó su es­tan­que a full an­tes de ele­var­se, se la ju­gó no­más por lle­gar a des­tino con los li­tros jus­tos.

El avión es­tá a 20 mil pies de al­tu­ra y él apues­ta a que su re­ser­va al­can­za­rá pa­ra ate­rri­zar al lí­mi­te, pe­ro sin pro­ble­mas. Son los se­gun­dos fi­na­les de una bru­tal co­li­sión anun­cia­da. Es­tá llo­vien­do, hay mal tiem­po y el tu­pi­do fo­lla­je, tie­rra y ro­ca del ce­rro Gor­do, si­tua­do a una do­ce­na de ki­ló­me­tros del ae­ro­puer­to de Me­de­llín, se in­ter­po­ne vio­len­ta­men­te en la tra­yec­to­ria del LaMia 2933. So­bre­vi­ven al im­pac­to seis per­so­nas: tres ju­ga­do­res del Chapecoense: Jack­son Foll­mann, Alan Rus­chel, Zam­pier Ne­to; el pe­rio­dis­ta Ra­fael Hen­zel; el me­cá­ni­co del avión, Er­win Tu­mi­ri y la au­xi­liar de vue­lo Xi­me­na Suá­rez.

A ca­si un año de la tra­ge­dia, Xi­me­na se ve bien. Só­lo tie­ne una ci­ca­triz vi­si­ble en el bra­zo de­re­cho, ca­mi­na con nor­ma­li­dad y des­plan­te. Es­tá ma­qui­lla­da, vis­te un ves­ti­do cla­ro y vie­ne a mi en­cuen­tro con el mis­mo gar­bo con que lo ha­ría una mo­de­lo de alta cos­tu­ra. Son­ríe de mo­do con­te­ni­do cuan­do en el ho­tel don­de nos reu­ni­mos la gen­te la re­co­no­ce y sa­lu­da.

Su tes­ti­mo­nio lleno de co­ra­je y emo­ción flu­ye na­tu­ral, sin pau­sas no­to­rias, ni ba­ches du­ran­te el re­la­to. Re­ve­la detalles de su

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.