EL HOM­BRE FAN­TÁS­TI­CO

Pro­ta­go­nis­ta del pri­mer lar­go­me­tra­je chi­leno ga­na­dor de una es­ta­tui­lla, el ac­tor habla del po­der del ar­te, po­lí­ti­ca, de sus 30 años en TVN y de có­mo es­te pre­mio lo re­ju­ve­ne­ció.

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Silvia Pe­ña P. Fo­tos Die­go Ber­na­les Pro­duc­tor Mar­ce­lo Ma­da­ria­ga Ma­qui­lla­je y pe­lo Pía Be­dre­gal As­si­ten­te de pro­duc­ción Jo­sé Ser­ve­llon

Francisco Re­yes, pro­ta­go­nis­ta de Una mu­jer fan­tás­ti­ca, el lar­go­me­tra­je chi­leno ga­na­dor del Os­car, habla so­bre sus 30 años en TVN, po­lí­ti­ca y el po­der de la pre­cia­da es­ta­tui­lla do­ra­da.

El pa­sa­do 4 de mar­zo Francisco Re­yes (63) y Pa­blo La­rraín

(pro­duc­tor de la pe­lí­cu­la) es­ta­ban an­sio­sos, pla­nea­ban la ma­ne­ra de acer­car­se al es­ce­na­rio lo más rá­pi­do po­si­ble si es que ga­na­ban el Os­car. Te­nían que apro­ve­char los po­cos mi­nu­tos dis­po­ni­bles pa­ra unir­se al res­to del equi­po, ins­ta­la­do en otro sec­tor del tea­tro Dolby en Los Angeles. “Es­tá­ba­mos dis­cu­tien­do si sa­lía­mos rá­pi­da­men­te o si nos mo­vía­mos de una vez de nues­tros asien­tos pa­ra es­tar más cer­ca. Pa­re­cía­mos ca­ba­llos de ca­rre­ra cuan­do es­cu­cha­mos: A fan­tas­tic Wo­man y sal­ta­mos sin ningún plan. Fue co­mo el es­ta­lli­do de un vol­cán, una li­be­ra­ción enor­me. Aho­ra en­tien­do a la gen­te que llo­ra cuan­do le en­tre­gan un pre­mio, por­que la emo­ción es muy fuer­te, uno sal­ta, gri­ta... es co­mo un gol, ade­más ha­bía mu­cha ten­sión acu­mu­la­da”.

Lue­go, en bam­ba­li­nas, vino la ce­le­bra­ción ‘a la chi­le­na’: abra­zos, brin­dis, ri­sas y una co­mi­da con to­dos los no­mi­na­dos y ga­na­do­res. “Pa­sé por unos días de tan­ta fe­li­ci­dad que eso que­da re­gis­tra­do en el cuer­po, creo que an­do con un au­ra di­fe­ren­te. Y por otro la­do, es­tu­vi­mos en un pun­to his­tó­ri­co. O sea, que­ra­mos o no, es el pri­mer Os­car a un lar­go­me­tra­je chi­leno en la his­to­ria, por lo tan­to, ya es­ta­mos uni­dos: Le­lio, los La­rraín, to­dos los ac­to­res que par­ti­ci­pa­mos en la pe­lí­cu­la. Fui­mos par­te de un hi­to”.

Una se­ma­na y me­dia des­pués de ese epi­so­dio y ya de re­gre­so en Chi­le, lue­go de vi­si­tar a su hi­jo Is­mael que es­tá es­tu­dian­do un post­gra­do en Co­lum­bia, Francisco Re­yes, el ac­tor fan­tás­ti­co —po­le­ra, jeans y za­pa­ti­llas— ya ha pro­ce­sa­do es­ta ex­pe­rien­cia. Y or­ga­ni­za sus tiem­pos pa­ra com­bi­nar las gra­ba­cio­nes de una nue­va te­le­se­rie ves­per­ti­na en TVN, don­de com­par­te ro­les con Carolina Arre­gui, Fe­li­pe Braun y An­to­nia Ze­gers, en­tre otros. “Es la his­to­ria de un en­fer­mo ter­mi­nal, que es mi hi­jo, y có­mo en­fren­ta los úl­ti­mos me­ses de vi­da”, cuen­ta. Ade­más, aca­ban de con­fir­mar­le el pro­ta­gó­ni­co en Mar­tí­nez, un lar­go­me­tra­je es­ta­dou­ni­den­se-me­xi­cano que cuen­ta la vi­da de un chi­leno re­si­den­te en Mé­xi­co, el pri­mer fru­to de su ex­po­si­ción a nue­vos mer­ca­dos. En tea­tro es­ta­rá to­do abril, jun­to a Nes­tor Can­ti­lla­na, en La desobe­dien­cia de Mar­te, de Juan Vi­llo­ro, en el tea­tro de la Uni­ver­si­dad Finis Te­rrae. —Su­po del fes­te­jo en Chi­le por el Os­car, hu­bo gen­te que fue a la Pla­za Ita­lia.

—Sí, me lle­ga­ban fo­tos. Ade­más cuan­do hi­cie­ron el anun­cio re­ven­tó el What­sapp, los mails, to­do. Una se­ma­na des­pués ter­mi­né de res­pon­der los sa­lu­dos. Aho­ra con dis­tan­cia, es co­mo si hu­bie­ra caí­do un me­teo­ri­to, una co­sa muy loca... al re­cor­dar los mo­men­tos en que es­tu­vi­mos arri­ba de ese es­ce­na­rio, se me vuel­ven a po­ner los pe­los de pun­ta. —Una pos­tal de co­lec­ción; los cin­co so­bre el es­ce­na­rio.

—Fue co­mo un sue­ño, una cues­tión tan rá­pi­da, tan “guaaa”, efí­me­ra. Que­dan los re­gis­tros, los sa­lu­dos, que­da to­da esa explosión que tam­bién se vi­vió en Chi­le. Fue co­mo si hu­bié­se­mos me­ti­do un gol en el mun­dial. Han pa­sa­do al­gu­nos días, pe­ro es­tá aden­tro, que­dó aden­tro. Uno va por la ca­lle y la gen­te mues­tra el de­do pa­ra arri­ba, sa­lu­da, te abra­za. Hay men­sa­jes pre­cio­sos que di­cen: “gra­cias por ha­ber­nos da­do es­ta ale­gría a los chi­le­nos”, va más allá del ci­ne.

—¿Se sien­te dis­tin­to con un Os­car en el cu­rrí­cu­lum? —Sí. A pe­sar de que no soy el ícono de la pe­lí­cu­la, par­ti­ci­pé y que­ra­mos o no, que­dó es­cri­to en la his­to­ria. —¿Lo tra­tan dis­tin­to aho­ra?

—La gen­te co­no­ce más o me­nos mi tra­yec­to­ria, me han se­gui­do en te­le­se­ries, en fin, pe­ro hoy día es­tu­ve en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca con los alum­nos y sen­tí otra re­la­ción, una ad­mi­ra­ción, un res­pe­to más pro­fun­do. Al­gu­nos ami­gos me han di­cho: “pu­ta, ya no eres el mis­mo Pancho, ¿có­mo te lla­mas aho­ra?” y les res­pon­do: “Dí­gan­me Os­car” (bro­mea).

Francisco tie­ne 63, pe­ro su ener­gía y ac­ti­tud le qui­tan dé­ca­das. Ríe se­gui­do con los ojos y las arru­gas cor­tan sus me­ji­llas, mien­tras habla mue­ve las ma­nos con his­trio­nis­mo y cal­ma. Es un imán pa­ra la gen­te, se le acer­can hom­bres, mu­je­res, lo fe­li­ci­tan. Si­gue de ga­lán den­tro y fue­ra de la pan­ta­lla y el Os­car le sien­ta bien. Cre­ció en una fa­mi­lia cer­ca­na al ar­te. An­tes de ser ac­tor es­tu­dió ar­qui­tec­tu­ra y mú­si­ca, to­ca trom­pe­ta y al­go de piano. Ha te­ni­dos dos ma­tri­mo­nios, cin­co hi­jos, un nie­to: Si­món, fi­ló­so­fo; Gabriel, di­bu­jan­te plás­ti­co y que hoy es­tu­dia fi­lo­so­fía hin­dú en In­dia; Ro­cío, can­tan­te lí­ri­ca (ma­má de Lu­cas); Is­mael, pin­tor y Eli­sa que es­tu­dia co­mu­ni­ca­ción au­dio­vi­sual en la UC. —¿Có­mo es su fa­ce­ta de abue­lo?

—Di­ver­ti­do, en­tre­te­ni­do, aho­ra es­tán vi­vien­do en Ham­bur­go, así que los veo po­co, pe­ro de re­pen­te me arran­co, cuan­do fui a Ma­drid por los Go­ya, pa­sé a ver­los. —¿Có­mo se sien­ten los 63?

—(Ríe) Un ti­po de esa edad es un vie­jo, ¿ver­dad? —De la ter­ce­ra edad.

—Cla­ro, me sien­to de ter­ce­ra edad cuan­do el cuer­po no re­fle­ja co­mo ayer. Co­mo di­ce Pa­blo Mi­la­nés: “el amor ya no lo re­fle­jo co­mo ayer” (can­ta). Uno va en­ve­je­cien­do y due­len más co­sas, te can­sas más. —¿Pe­sa el tiem­po?

—Eso sí, tengo la cer­te­za que me que­da me­nos tiem­po. —Pe­ro el Os­car lo re­ju­ve­ne­ció.

—Evi­den­te­men­te. Cuan­do uno es jo­ven tie­ne la sen­sa­ción de que el tiem­po es eterno, hoy eso no exis­te, sé que es li­mi­ta­do, si quie­ro pro­yec­tar­me a 20 años no fun­cio­na, por­que voy a es­tar se­gu­ra­men­te más jo­di­do fí­si­ca­men­te o no voy a po­der mo­ver­me. Uno tie­ne la sen­sa­ción de que la co­sa se es­tá ter­mi­nan­do, es di­fí­cil, tris­te... Una pe­na por­que me gus­ta­ría se­guir vi­vien­do eter­na­men­te. Tengo ro­llos co­mo cual­quier per­so­na, me cues­ta la vi­da, pe­ro me gus­ta... Sin em­bar­go, la na­tu­ra­le­za es lo su­fi­cien­te­men­te sa­bia, te va po­nien­do cie­go, sor­do, te va apa­gan­do, has­ta que pre­fie­res ter­mi­nar.

TRANS­FOR­MA­CIÓN SO­CIAL

Cuan­do Se­bas­tián Le­lio lo lla­mó pa­ra co­no­cer­lo se en­tu­sias­mó de in­me­dia­to. “Me pa­re­cía un di­rec­tor muy in­tere­san­te, con una bús­que­da de otro ti­po de na­rra­ción, de te­mas dis­tin­tos. Me con­tó más o me­nos de qué iba la pe­lí­cu­la y me pi­dió ha­cer una prue­ba a cá­ma­ra con Da­nie­la”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.