BEN­JA­MÍN VI­CU­ÑA SE COM­PRO­ME­TE

En me­dio de los ru­mo­res de bo­da se­cre­ta con la China Suárez y tras de­bu­tar con la se­gun­da par­te de la se­rie de Fox Si­tia­dos, el ac­tor re­pa­sa su tra­ba­jo, el cual ha es­ta­do aso­cia­do a im­por­tan­tes he­chos po­lí­ti­cos. Cree que tie­ne una mi­sión ahí, le desea lo

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Pau­la Palacios

Con­ver­ti­do en pa­dre otra vez y es­tre­nan­do la se­gun­da tem­po­ra­da de la se­rie Si­tia­dos, Vi­cu­ña nos habla de sus nue­vos ho­ri­zon­tes, su vi­da en Ar­gen­ti­na y có­mo es­tá ha­cien­do ro­les más ma­du­ros.

CON EU­GE­NIA SUÁREZ MÁS LOS TU­YOS, LOS MÍOS Y LOS NUES­TROS CON­FOR­MAN UNA FA­MI­LIA QUE LO TIE­NE TRANQUILO. “ES­TOY MÁS ASEN­TA­DO QUE NUN­CA. YA DECLARÉ MI RE­SI­DEN­CIA EN AR­GEN­TI­NA Y TAM­BIÉN MIS PRIN­CI­PIOS, QUE ES ES­TAR CER­CA DE MIS HI­JOS".

Lle­gó ha­ce unos días a Chi­le en me­dio de ru­mo­res de que se ha­bía ca­sa­do en se­cre­to con la ac­triz ar­gen­ti­na Eu­ge­nia Suárez, lue­go de que cir­cu­la­ran por In­ter­net fo­to­gra­fías de am­bos be­sán­do­se al in­te­rior de una igle­sia en Car­me­lo, Uru­guay. An­te la ex­pec­ta­ción que se creó en Chi­le y Ar­gen­ti­na con es­ta pa­re­ja que se enamo­ró el 2015 —en me­dio de acu­sa­cio­nes de in­fi­de­li­dad por par­te de la ex mu­jer del ac­tor Pam­pi­ta Ar­dohain— fue el pro­pio Ben­ja­mín Vi­cu­ña quien sa­lió a acla­rar que las imá­ge­nes da­ban cuen­ta de una ce­re­mo­nia ín­ti­ma don­de ade­más de ce­le­brar el cumpleaños de la China y el bau­ti­zo de su re­cién na­ci­da hi­ja Mag­no­lia, apro­ve­cha­ron de ben­de­cir sus ar­go­llas, an­ti­ci­pan­do el ma­tri­mo­nio que se vie­ne, el cual —ase­gu­ran sus cer­ca­nos— es­ta­ría pre­vis­to pa­ra la pri­ma­ve­ra.

Si bien Vi­cu­ña ha re­co­no­ci­do que le cos­tó asu­mir su vi­da gi­ta­na, a sus 39 años ad­mi­te que en el país tras­an­dino en­con­tró su lu­gar. Con Suárez más los tu­yos, los míos y los nues­tros con­for­man una fa­mi­lia que lo tie­ne tranquilo. “Es­toy más asen­ta­do que nun­ca. Ya declaré mi re­si­den­cia en Ar­gen­ti­na y tam­bién mis prin­ci­pios, que es es­tar cer­ca de mis hi­jos”, ase­gu­ra el ac­tor que ha­ce unos días re­gre­só con la se­gun­da tem­po­ra­da de la se­rie Si­tia­dos en Fox Pre­mium App y TV y que pa­ra es­te año pre­pa­ra el es­treno de la pe­lí­cu­la Pac­to de fuga, ba­sa­da en el es­ca­pe de 49 pre­sos po­lí­ti­cos en 1990. —Al­gu­nos si­guen cre­yen­do que se ca­só en Uru­guay.

—No, lo nues­tro fue una ben­di­ción de ar­go­llas en un lu­gar muy es­pe­cial pa­ra no­so­tros por nues­tra his­to­ria y biografía.

—¿UNA BEN­DI­CIóN QUE SIG­NI­fi­CA MA­TRI­MO­NIO EN EL COR­TO PLA­ZO?

—Sig­ni­fi­ca com­pro­mi­so y apro­ve­char de agra­de­cer es­te mo­men­to in­creí­ble con la lle­ga­da de una hi­ja ma­ra­vi­llo­sa, que vino en un mo­men­to per­so­nal de paz, de ma­yor ma­du­rez y a una fa­mi­lia con va­rios her­ma­nos, de mu­cho amor, que es el prin­ci­pio de to­do. —¿MUY DIS­TIN­TO SER PA­PÁ A LOS 40?

—No pier­des la capacidad de asom­bro ser­lo nue­va­men­te, siem­pre es di­fe­ren­te e im­pre­sio­nan­te ver a una mu­jer con ese des­plie­gue, ese ins­tin­to. Aflo­ra la hem­bra. Al prin­ci­pio co­mo pa­pá cues­ta en­con­trar tu lu­gar, pe­ro así co­mo hoy las mu­je­res es­tán en una lu­cha por la igual­dad, soy de la ge­ne­ra­ción de pa­dres que de­man­da ma­yor par­ti­ci­pa­ción. La guagua ya no es so­lo de la ma­má.

“HAY QUE RE­VI­SAR EL FONDART”

Vi­cu­ña cuen­ta que echó mano pre­ci­sa­men­te a su rol de pa­dre pa­ra in­ter­pre­tar a Agus­tín González en Si­tia­dos que trans­cu­rre quin­ce años des­pués del tér­mino de la pri­me­ra tem­po­ra­da, de­bien­do aho­ra pro­te­ger al bas­tar­do del rey Fe­li­pe III de Es­pa­ña, un ado­les­cen­te de 16 años a quien la co­ro­na in­ten­ta ase­si­nar pa­ra evi­tar que lle­gue al trono. Se tra­ta de su pri­mer per­so­na­je más adul­to y ma­du­ro, que le ha exi­gi­do más en lo ac­to­ral por lo que ha te­ni­do que ali­men­tar­se de su pro­pia ex­pe­rien­cia. “Es muy lin­do lo que em­pie­za a pa­sar con los ac­to­res, sien­to que lo me­jor es­tá por ve­nir”, ase­gu­ra Ben­ja­mín que con­fie­sa si­gue es­pe­ran­do el gran pa­pel de su vi­da. “Pa­ra un ac­tor, mien­tras

más za­pa­tos gas­tes, ma­yor ex­pe­rien­cia. El gran ca­pi­tal que uno tie­ne es la vi­da, lo que vis­te, co­no­cis­te, apren­dis­te. Los gran­des que ad­mi­ro han te­ni­do su ma­yor flo­re­ci­mien­to cuan­do en­cuen­tran su per­so­na­je y cuen­tan la his­to­ria que quieren con­tar a los 50, 60 años. Hay mu­cho de suerte, de que se te cru­ce el guión de tu vi­da, co­mo le ocu­rrió a Ca­ta Saa­ve­dra con La Na­na;a Pan­cha Ga­vi­lán con Vio­le­ta Pa­rra;a Pa­li Gar­cía con Gloria o Al­fre­do Cas­tro con Tony Ma­ne­ro”. —¿Bus­ca en­con­trar uno que lo in­mor­ta­li­ce?

—Las bús­que­das van cam­bian­do, co­mo tam­bién los in­tere­ses, re­gis­tros y ob­je­ti­vos. Soy in­quie­to y bus­ca­ba aque­llas pe­lí­cu­las que ha­bla­ran por mí. No es ca­sua­li­dad que las co­sas que he he­cho ten­gan que ver con mis in­tere­ses. Hi­ce Los ar­chi­vos del car­de­nal, Imá­ge­nes prohi­bi­das, Ma­nuel Ro­drí­guez, Ka­ra­di­ma, Is­la Daw­son; aho­ra Pac­to de fuga, que tie­nen re­la­ción con Chi­le. Hay una mi­sión ahí, qui­zá sa­ber co­mo país de dón­de ve­ni­mos, no re­pe­tir los erro­res, pa­rar­se me­jor pa­ra el fu­tu­ro. —¿Y los chi­le­nos he­mos apren­di­do de nues­tra his­to­ria?

—Es­ta­mos cons­cien­tes, por lo mis­mo de­be­mos nom­brar­la, mas­ti­car­la, pro­nun­ciar­la. No es­toy de acuer­do con es­con­der ni ol­vi­dar. La his­to­ria es cí­cli­ca y se re­pi­te, des­de la na­tu­ra­le­za que se ma­ni­fies­ta ca­da tan­to, pa­san­do por nues­tra his­to­ria po­lí­ti­ca. —¿Cuál es su mi­ra­da de que Mi­che­lle Ba­che­let le en­tre­gue por se­gun­da vez el gobierno a Se­bas­tián Pi­ñe­ra? —Es­pe­ro y le de­seo lo me­jor al Pre­si­den­te Pi­ñe­ra, oja­lá que

efec­ti­va­men­te go­bier­ne pa­ra to­dos los chi­le­nos y pon­ga ur­gen­cia a te­mas que ten­gan que ver con la in­fan­cia, Se­na­me, educación. Es la me­ta pri­me­ra y co­rrec­ta pa­ra cre­cer. De­be­mos en­fo­car­nos, que­rer­nos más, avan­zar en le­yes co­mo la de iden­ti­dad de gé­ne­ro y otras que si­guen em­pan­ta­na­das. Y oja­lá po­ten­ciar ca­ras nue­vas en po­lí­ti­ca, co­mo ocu­rrió con Beatriz Sán­chez. —¿Qué es­pe­ra del nue­vo Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra?

—Hay que en­ten­der que la cul­tu­ra es más que un mi­nis­te­rio y que una eli­te ar­tís­ti­ca e in­te­lec­tual; la cul­tu­ra es la co­mi­da, el fol­clor, la for­ma de vi­vir, la mú­si­ca, poe­sía, nues­tros re­fe­ren­tes, los pai­sa­jes. Es tan po­ten­te, te­ne­mos tan gran­des ex­po­si­to­res, que no se pue­de re­mi­tir a un te­ma de recursos pa­ra fi­nan­ciar pro­yec­tos, sino que va de la mano con la in­fan­cia y educación. Só­lo así ten­dre­mos una ma­sa opi­nan­te, crítica, nue­vas au­dien­cias. ¡¿Có­mo es po­si­ble que pe­lí­cu­las tan ma­ra­vi­llo­sas co­mo Una mu­jer fan­tás­ti­ca, en Chi­le la ha­yan vis­to ape­nas 50 mil per­so­nas?! Es tre­men­do, habla muy mal de no­so­tros. A pun­to de abrir una sex­ta sa­la Mo­ri, he­mos si­do tes­ti­gos de có­mo y cuán­to cues­ta la ges­tión pri­va­da. Hay que ha­cer una re­vi­sión pro­fun­da del Fondart. El financiamiento de pro­yec­tos no de­bie­ra ser un pre­mio, más bien un de­re­cho o es­pe­cie de sub­ven­ción o cré­di­to co­mo lo es en Ar­gen­ti­na. Que lo sea, se pres­ta pa­ra com­pe­ten­cias, re­ce­los, po­lé­mi­cas... Hay que abrir­se pa­ra que esas pla­tas sean com­par­ti­das y no se ex­clu­ya a la em­pre­sa pri­va­da, que tam­bién pue­da apor­tar y ser un com­ple­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.