MA­CRON, EL NUE­VO NA­PO­LEÓN

El pri­mer mi­nis­tro fran­cés es vis­to co­mo una fi­gu­ra de aper­tu­ra en la que­bra­da es­ce­na de la Unión Eu­ro­pea, pe­ro sus gus­tos y ape­go por las for­mas del an­ti­guo im­pe­rio tam­bién lo ha­cen due­ño de un es­ti­lo pom­po­so de­trás de su au­ra mo­der­nis­ta. Jun­to a Bri­gitt

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Al­fre­do Ló­pez J.

De­trás del au­ra mo­der­nis­ta de Em­ma­nuel Ma­cron, es­tá su arrai­go al an­ti­guo im­pe­rio. Por eso, jun­to a su es­po­sa Bri­git­te, po­drían ser la nue­va ver­sión de Na­po­león y Jo­se­fi­na.

Si Na­po­león re­su­ci­ta­ra en­con­tra­ría en Em­ma­nuel Ma­cron una suerte de ge­me­lo ideo­ló­gi­co, un vi­ge­si­mo­quin­to pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca fe­liz de lle­var tam­bién el tí­tu­lo de co­prín­ci­pe de Andorra y gran maes­tre de la Le­gión de Ho­nor. Or­gu­llo­so de esas es­ca­ra­pe­las que lo han blin­da­do co­mo un hom­bre jo­ven que mue­ve sus hi­los pro­gre­sis­tas con efi­cien­cia en las ru­das li­des de la Unión Eu­ro­pea. Se­gún sus ad­ver­sa­rios, per­ma­nen­te­men­te es­tá de­mos­tran­do una ‘des­me­di­da ob­se­sión’ por an­ti­guas for­mas mo­nár­qui­cas y su in­te­rés por ce­le­brar los mo­men­tos re­pu­bli­ca­nos ba­jo pre­cep­tos de gran boa­to y pro­to­co­lo.

Cuan­do el pa­sa­do 21 de di­ciem­bre ce­le­bró sus cua­ren­ta años lo hi­zo en un cas­ti­llo que es­tá a más de 180 ki­ló­me­tros de Pa­rís, na­da me­nos que en el his­tó­ri­co y fas­tuo­so cas­ti­llo de Cham­bord, un edi­fi­cio re­na­cen­tis­ta que mez­cla estilos me­die­va­les en pleno cen­tro del va­lle de La Loi­re. Una mag­ní­fi­ca cons­truc­ción de ocho to­rres, 440 ha­bi­ta­cio­nes, 365 chi­me­neas y 84 es­ca­le­ras que dan la bien­ve­ni­da a un bos­que de 31 ki­ló­me­tros que an­tes era un co­to de ca­za pa­ra los re­yes.

Ma­cron ad­mi­ra ese lu­gar que fue cons­trui­do en 1515 por Francisco I y que tu­vo en sus pla­nos ori­gi­na­les a Leor­nar­do da Vin­ci,

quien cru­zó Fran­cia a mu­la des­de Ita­lia tra­yen­do con­si­go ade­más tres de sus obras cum­bre: San Juan Bau­tis­ta, la Vir­gen, el ni­ño Jesús y Santa Ana, jun­to a su icó­ni­ca Gio­con­da. Fue su úl­ti­mo lu­gar de des­can­so don­de mu­rió co­mo un sa­bio pro­te­gi­do por las cor­tes. Esos epi­so­dios fun­da­men­ta­les en la his­to­ria de las ideas son las que tam­bién con­mo­vie­ron, si­glos des­pués a Na­po­león, quien tam­bién hi­zo de Cham­bord una se­gun­da re­si­den­cia. Esa pa­sión pa­tri­mo­nial, con una fuer­te em­pa­tía por los va­lo­res na­cio­na­lis­tas ga­los, tam­bién fue de­bi­li­dad de Luis XIV, Char­les de Gau­lle y el pre­si­den­te Gis­card d’Es­taing, co­no­ci­do por su es­tric­to apo­yo al fe­de­ra­lis­mo eu­ro­peo.

Esos re­fe­ren­tes pe­san en la agen­da de Ma­cron, so­bre to­do cuan­do se le critican sus fuer­tes re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios. En ju­nio del año pa­sa­do y en un he­cho ca­si sin pre­ce­den­tes en la Fran­cia mo­der­na, pi­dió la in­me­dia­ta di­mi­sión de Pie­rre de Vi­lliers, el je­fe de Es­ta­do Ma­yor de los Ejér­ci­tos, quien no to­le­ró un ajus­te de 850 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra el cum­pli­mien­to de las fun­cio­nes mi­li­ta­res de su ins­ti­tu­ción. El pre­si­den­te fue du­ro y di­jo “El je­fe soy yo y no ne­ce­si­to con­se­jos”.

Sus ‘de­cre­ta­zos’, que per­mi­ten a su gobierno im­po­ner le­yes sin de­ba­tes, han ido en au­men­to. De ahí que ese tono enér­gi­co sea com­pa­ra­do con el com­por­ta­mien­to de De Gau­lle cuan­do emi­tía sus ‘or­de­nan­zas’ en tiem­pos de post­gue­rra. Quie­nes lo co­no­cen de cer­ca ase­gu­ran que su ideal de es­ta­do se­ría al­go pa­re­ci­do a lo que so­ña­ba Vol­tai­re en el si­glo de Luis XIV, una eta­pa pa­ra res­ta­ble­cer la po­ten­cia de la cul­tu­ra fran­ce­sa en una Eu­ro­pa que pa­re­ce que­bra­da por las cri­sis de fon­do. Mien­tras eso con­ven­ce a al­gu­nos, otros no le per­do­nan que ha­ya tra­ta­do de ‘va­gos’ a los que ame­na­za­ban con pa­ra­li­zar­se con mo­vi­mien­tos sin­di­ca­lis­tas. De un mo­men­to a otro esa fres­cu­ra que pro­di­ga­ba en su cam­pa­ña elec­to­ral, cuan­do con­fe­só que a los 16 años se ha­bía enamo­ra­do de su pro­fe­so­ra de fran­cés, una mu­jer con un en­ton­ces ma­ri­do ban­que­ro, tres hi­jos y 40 años, pa­re­ce ha­ber­se di­lui­do. Esa com­pa­ñe­ra, Bri­git­te Trog­neux, aho­ra de 64 años, sen­ci­lla­men­te son­ríe y di­ce que el “úni­co de­fec­to de Em­ma­nuel es que es más jo­ven que yo”. Co­mo si fue­ra un re­la­to co­mo el del li­bro El ni­ño que en­lo­que­ció

de amor, del chi­leno Eduar­do Barrios, aquí hay un prin­ci­pio tris­te y un fi­nal apa­ren­te­men­te fe­liz. Los dos per­te­ne­cían a una bur­gue­sía aman­te de los de­ta­lles y el bon vi­vant. El, hi­jo de pres­ti­gio­sos doc­to­res, ella de una fa­mi­lia de tra­di­ción cho­co­la­te­ra. Los Ma­cron, sin em­bar­go, vie­ron con ho­rror es­te ro­man­ce ‘de lo­cos’ y en­vió al hi­jo al in­ter­na­do del Li­ceo Henry-IV. An­tes de par­tir, le es­cri­bió que no la per­de­ría fá­cil­men­te y que vol­ve­ría pa­ra ca­sar­se. Lo hi­zo, el ma­tri­mo­nio fue en 2007, cuan­do él ha­bía cum­pli­do 30 años y ya era un fla­man­te ban­que­ro de Roths­child. Una his­to­ria sin­gu­lar que, inevi­ta­ble­men­te, ha­ce re­cor­dar las in­ten­sas pro­me­sas de Na­po­león a Jo­se­fi­na pre­ci­sa­men­te en tiem­pos en que la iz­quier­da y la de­re­cha es­ta­ban en el sue­lo, un mo­men­to opor­tuno que coin­ci­de con esa ‘am­bi­ción fran­ce­sa’ de po­ner co­ro­nas de lau­rel a los hé­roes pa­trios, pe­ro que al mis­mo tiem­po se con­vier­ten en can­di­da­tos a la gui­llo­ti­na en tiem­pos de in­cer­ti­dum­bre.

Prín­ci­pes del bon vi­vant, Em­ma­nuel y Bri­git­te fue­ron fuer­tes fren­te a sus fa­mi­lias, dos cla­nes bur­gue­ses que vie­ron con ho­rror es­te ro­man­ce de un jo­ven de 16 y una mu­jer de 40 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.