EL HO­RI­ZON­TE DE AL­FRE­DO MO­RENO

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Juan An­drés Que­za­da Fo­tos Francisco Pe­re­da

El mi­nis­tro de De­sa­rro­llo So­cial cuen­ta que la ta­rea de li­de­rar el plan en La Arau­ca­nía y re­for­mar el sis­te­ma de pro­tec­ción de me­no­res “es el desafío más gran­de” que ha te­ni­do.

Tie­ne so­bre sus hom­bros los desafíos más em­ble­má­ti­cos del nue­vo gobierno, co­mo el plan en La Arau­ca­nía, la re­es­truc­tu­ra­ción del Se­na­me y la dis­mi­nu­ción de la po­bre­za. Pe­ro el mi­nis­tro de De­sa­rro­llo So­cial no se po­ne ner­vio­so. Cuen­ta que se­gui­rá la ru­ta del diá­lo­go y los acuer­dos co­mo lo ha he­cho en to­dos sus tra­ba­jos. "Hay que es­cu­char más, ser más abier­tos, es­tar más aten­tos, ser más trans­pa­ren­tes y tra­ba­jar más con to­dos los sec­to­res".

El in­ge­nie­ro co­mer­cial Al­fre­do Mo­reno (61) ha tra­ba­ja­do en gran­des em­pre­sas co­mo Fa­la­be­lla, Pen­ta y Ban­co de Chi­le; pre­si­dió la Fun­da­ción Te­le­tón y has­ta ha­ce po­cos me­ses li­de­ra­ba la Con­fe­de­ra­ción de la Pro­duc­ción y del Co­mer­cio (CPC). Ha si­do vi­sio­na­rio al crear em­pre­sas co­mo Te­le­mer­ca­dos Eu­ro­pa e in­ver­ti­do en sus hobbys, co­mo la crian­za de ca­ba­llos de fi­na san­gre. En 2010, al­gu­nos po­lí­ti­cos y di­plo­má­ti­cos apos­ta­ron a que fra­ca­sa­ría co­mo canciller, pe­ro ter­mi­nó sien­do uno de los mi­nis­tros me­jor eva­lua­dos del pri­mer gobierno de Pi­ñe­ra.

Hoy, des­de su ofi­ci­na en el Mi­nis­te­rio de De­sa­rro­llo So­cial —al in­te­rior de La Mo­ne­da—, de­cla­ra con con­vic­ción que, de to­das las ac­ti­vi­da­des que ha rea­li­za­do en su vi­da, el ser­vi­cio pú­bli­co “es la más sa­tis­fac­to­ria”. Y no es un es­lo­gan, pre­ci­sa. "Aquí no es el di­ne­ro ni las pre­ben­das la mo­ti­va­ción, es la ale­gría de po­der ha­cer un bien a una per­so­na. Yo he te­ni­do —y apro­ve­cha­do— mu­chas opor­tu­ni­da­des que otros no, Chi­le me ha da­do mu­cho y el Pre­si­den­te me dio es­ta po­si­bi­li­dad ex­traor­di­na­ria de ser­vir al país en un mo­men­to cla­ve, po­der de­vol­ver y dar­le la mano a mu­chos chi­le­nos con me­nos opor­tu­ni­da­des", ex­pli­ca.

—En al­gu­nos sec­to­res exis­te cier­ta des­con­fian­za ha­cia los em­pre­sa­rios que se de­di­can a la po­lí­ti­ca, ¿có­mo bus­ca re­ver­tir esa sen­sa­ción?

—Te­ne­mos que ha­cer un es­fuer­zo enor­me. Vi­vi­mos en una so­cie­dad ac­tual don­de hay mu­cha des­con­fian­za en­tre las per­so­nas y en las ins­ti­tu­cio­nes, co­mo la Igle­sia Ca­tó­li­ca, los go­bier­nos, los po­lí­ti­cos, sin­di­ca­tos y em­pre­sa­rios, co­mo us­ted se­ña­la.

aTam­bién exis­te des­con­fian­za en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, la gen­te ya no con­fía en lo que ve es­cri­to. A ve­ces, a los que nos to­ca es­tar cer­ca de La Mo­ne­da, los oí­dos se nos ta­pan un po­co y eso no pue­de pa­sar. Por eso, des­de el gobierno y la po­lí­ti­ca hay que es­cu­char más y es­tar más aten­tos, ser más trans­pa­ren­tes, más abier­tos, tra­ba­jar más con to­dos los sec­to­res.

Al­fre­do Mo­reno vie­ne lle­gan­do de una reunión con ex can­ci­lle­res —con­vo­ca­da por el mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Ro­ber­to Am­pue­ro— don­de el gru­po re­for­zó la pos­tu­ra única de Chi­le an­te la de­man­da de Bo­li­via en La Ha­ya.

“Es per­fec­ta­men­te po­si­ble re­pli­car esa fór­mu­la de tra­ba­jo, fi­jar po­si­cio­nes y a acuer­dos en otros mi­nis­te­rios co­mo es­te. No es que en­tre los ex can­ci­lle­res no ten­ga­mos di­fe­ren­cias, sino que pri­vi­le­gia­mos las co­sas que te­ne­mos en co­mún por el bien del país", afir­ma.

Justamente ese se­rá su plan pa­ra en­fren­tar las ta­reas en­co­men­da­das por el pre­si­den­te, co­mo el de­sa­rro­llo so­cial en La Arau­ca­nía, la dis­mi­nu­ción de la po­bre­za y la ur­gen­te re­for­ma al sis­te­ma de pro­tec­ción de me­no­res y ado­les­cen­tes.

"Es­ta es la ta­rea más bo­ni­ta y desafian­te que he te­ni­do en mi vi­da y la es­toy ha­cien­do con el ma­yor de los en­tu­sias­mos. Me to­có ser canciller en un área don­de no te­nía esos co­no­ci­mien­tos y fue una ex­pe­rien­cia fan­tás­ti­ca. Hoy son mu­chos los pro­ble­mas so­cia­les de los chi­le­nos, cru­za­dos por múl­ti­ples fac­to­res, y hay mu­cho que ha­cer pa­ra lo­grar que gran­des co­mu­ni­da­des sal­gan ade­lan­te".

—El cam­bio en es­ta car­te­ra es bien ra­di­cal: de un mi­nis­tro co­mu­nis­ta (Mar­cos Ba­rra­za) que di­jo que no ha­bía te­rro­ris­mo en La Arau­ca­nía, a us­ted, un em­pre­sa­rio de de­re­cha que li­de­ró la CPC. ¿Se­rá di­fí­cil es­ta transición?

—Es­toy re­cién lle­gan­do y no sa­bría de­cir­le, pe­ro más que la di­fi­cul­tad de la transición, la ta­rea re­le­van­te es lo­grar lo que ha pe­di­do el pre­si­den­te: que el te­ma so­cial sea un se­llo de to­do el gobierno. Es­to es re­sol­ver los pro­ble­mas de las per­so­nas más dé­bi­les, pe­ro tam­bién de la gran cla­se me­dia que te­ne­mos en Chi­le, don­de hay per­so­nas que son vul­ne­ra­bles a una se­rie de even­tos que no es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra en­fren­tar, co­mo una en­fer­me­dad gra­ve o un des­em­pleo pro­lon­ga­do.

—Apar­te de la preo­cu­pa­ción ló­gi­ca de es­te mi­nis­te­rio en los más po­bres, ¿su ges­tión es­ta­rá en­fo­ca­da en la cla­se me­dia?

—Por su­pues­to, apar­te de las per­so­nas más po­bres, te­ne­mos que tra­ba­jar con un con­cep­to un po­co más am­plio. En Chi­le ya se avan­zó de la po­bre­za "por in­gre­so" a la po­bre­za "mul­ti­di­men­sio­nal", es de­cir, to­man­do en cuen­ta otros fac­to­res que abar­can la po­bre­za. Hay chi­le­nos y chi­le­nas que, de acuer­do a su in­gre­so, la es­ta­dís­ti­ca no los ca­li­fi­ca co­mo vul­ne­ra­bles, pe­ro sí lo son al no te­ner igual­dad de opor­tu­ni­da­des. Quie­nes vi­ven en barrios tan pe­li­gro­sos que no pue­den sa­lir a la ca­lle des­pués de una cier­ta ho­ra; los jó­ve­nes que te­ne­mos hoy en el Se­na­me; los ni­ños que hoy es­tán fue­ra de los co­le­gios o las co­mu­ni­da­des ale­ja­das que no tie­nen ac­ce­so a agua po­ta­ble, son vul­ne­ra­dos en sus de­re­chos. Te­ne­mos que ha­blar de po­bre o per­so­nas vulnerable más allá de la es­ta­dís­ti­ca. Por ello, in­de­pen­dien­te de crear opor­tu­ni­da­des pa­ra que to­dos pue­dan sa­lir ade­lan­te con ta­len­to y es­fuer­zo, hay que dar­le una mano a los que no pue­den sa­lir por sí so­los, co­mo ni­ños y los an­cia­nos.

—¿Sien­te que es el mi­nis­tro con más pe­so en sus hom­bros?

—No, to­dos los mi­nis­te­rios tie­nen ta­reas muy re­le­van­tes, in­clu­so aque­llas ta­reas que us­ted men­cio­na (Se­na­me, Arau­ca­nía, po­bre­za, in­mi­gan­tes) no só­lo son mías ni de es­te mi­nis­te­rio. La Arau­ca­nía es­ta­rá a car­go del in­ten­den­te de la re­gión, Luis Ma­yol; la in­fan­cia es un te­ma de Jus­ti­cia de don­de de­pen­de hoy el Se­na­me; la se­cre­ta­ría ge­ne­ral de la Pre­si­den­cia va a te­ner una ta­rea muy pre­pon­de­ran­te en la bús­que­da de acuer­dos...

—¿Cuál es la di­fe­ren­cia en­tre los “gran­des acuer­dos na­cio­na­les” anun­cia­dos por el pre­si­den­te y las co­mi­sio­nes que creo Ba­che­let en su gobierno tan cri­ti­ca­das por la en­ton­ces opo­si­ción?

—La me­jor for­ma de de­mos­trar la di­fe­ren­cia es en la prác­ti­ca. Yen­do a lo sus­tan­cial, nues­tro pri­mer pa­so se­rá ela­bo­rar un "ma­pa de la vul­ne­ra­bi­li­dad" que arro­je los pro­ble­mas so­cia­les más ur­gen­tes que Chi­le tie­ne que re­sol­ver. El se­gun­do pa­so se­rá con­vo­car a per­so­nas y en­ti­da­des, pri­va­dos, so­cie­dad ci­vil, uni­ver­si­da­des… no a con­ver­sar ni a ase­so­rar, a que se ha­gan car­go, en con­jun­to con el Es­ta­do, de re­sol­ver los pro­ble­mas.

—El gobierno an­te­rior de Pi­ñe­ra fue muy cues­tio­na­do por los me­ca­nis­mos de me­di­ción de la realidad na­cio­nal. Hu­bo po­lé­mi­cas con la Ca­sen, el Cen­so y di­fi­cul­ta­des con la En­cues­ta de Pro­tec­ción So­cial. ¿Cuen­ta con un plan pa­ra ha­cer­se car­go de es­te te­ma?

—Los da­tos de la Ca­sen ya fue­ron to­ma­dos por el gobierno an­te­rior y no­so­tros sim­ple­men­te va­mos a ter­mi­nar el pro­ce­so pa­ra dar a co­no­cer los re­sul­ta­dos en sep­tiem­bre. El te­ma de la

se­rie­dad, res­pon­sa­bi­li­dad y se­gu­ri­dad del ma­ne­jo de da­tos pa­ra me­dir pro­ble­mas es esen­cial y hay que ser muy exi­gen­te pa­ra que po­da­mos con­fiar en las ci­fras, de lo con­tra­rio va­mos a gas­tar ener­gía dis­cu­tien­do so­bre el ter­mó­me­tro cuan­do lo que que­re­mos es re­sol­ver la en­fer­me­dad.

—To­dos se pue­den sen­tar a la me­sa, pe­ro a la ho­ra de ha­cer le­yes o to­mar de­ci­sio­nes, se quie­ra o no, la “ideo­lo­gía” di­vi­di­rá las pos­tu­ras. ¿El gobierno es­tá dis­pues­to a ce­der?

—Mu­chos de los pro­ble­mas so­cia­les que hoy es­ta­mos conversando —co­mo las di­fi­cul­ta­des de al­gu­nos pa­ra sa­lir ade­lan­te por sí so­los— no son ideo­ló­gi­cos y po­de­mos con­cre­tar gran­des acuer­dos. Al­gu­nas so­lu­cio­nes ten­drán que ver con una po­lí­ti­cas pú­bli­ca, otras sig­ni­fi­ca­rán cam­bios en la ley y ahí pue­de ha­ber di­fe­ren­cias que dis­cu­ti­re­mos en el Con­gre­so.

—Al­gu­nos po­lí­ti­cos, co­mo Francisco Vidal, han se­ña­la­do que el plan de Pi­ñe­ra es “arre­ba­tar­le ban­de­ras” a la iz­quier­da en los te­mas so­cia­les. ¿Es así?

—El gobierno tie­ne la ta­rea de cum­plir con la gen­te y ayu­dar­los a re­sol­ver sus pro­ble­mas, dar­les opor­tu­ni­da­des y se­gu­ri­da­des a los que tie­nen me­nos po­si­bi­li­da­des. Es en ese tra­yec­to don­de los po­lí­ti­cos se jue­gan su fu­tu­ro. En cua­tro años más la gen­te juz­ga­rá si he­mos cum­pli­do con lo pro­me­ti­do y nues­tra coa­li­ción me­re­ce se­guir go­ber­nan­do o no.

—Mu­chos ya lo men­cio­nan co­mo la car­ta de Pi­ñe­ra pa­ra su­ce­der­lo en 2022.

—Nun­ca he si­do can­di­da­to a na­da, no soy can­di­da­to a na­da y mi tra­ba­jo es­tá ex­clu­si­va­men­te en­fo­ca­do al ini­cio de un gobierno que tie­ne una enor­me ta­rea por de­lan­te.

“Ser ser­vi­dor pú­bli­co es al­go muy sa­tis­fac­to­rio, no por el di­ne­ro o las pre­ben­das, sino por la ale­gría de po­der ha­cer un bien”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.