LO QUE DE­JÓ EL CAM­BIO DE MAN­DO

Don Francisco fue el pri­me­ro en en­trar al Con­gre­so, los nue­vos sub­se­cre­ta­rios lle­ga­ron jun­tos en bus, la ban­ca­da del Fren­te Am­plio se to­mó va­rias sel­fies y Ce­ci­lia Bo­loc­co bri­lló en una re­la­ja­da jor­na­da en Val­pa­raí­so.

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Fo­tos Bernardita Ben­nett

Sin tem­blo­res ni ma­ni­fes­ta­cio­nes, el tras­pa­so de la ban­da pre­si­den­cial de­jó va­rias pos­ta­les: Don Francisco, Ce­ci­lia Bo­loc­co y el Fren­te Am­plio re­ci­bie­ron al nue­vo pre­si­den­te de Chi­le.

No hu­bo tem­blo­res co­mo ha­ce ocho años, tam­po­co ma­ni­fes­ta­cio­nes afue­ra del Con­gre­so que em­pa­ña­ran la ce­re­mo­nia. En la ca­lu­ro­sa ma­ña­na del pa­sa­do 11 de mar­zo so­bra­ron las son­ri­sas, los abra­zos y el am­bien­te cí­vi­co cru­zó el cam­bio de man­do en­tre Mi­che­lle Ba­che­let y Se­bas­tián Pi­ñe­ra. In­clu­so, el go­ber­nan­te de Bo­li­via, Evo Mo­ra­les, pi­dió “dis­cul­pas” al pue­blo chi­leno, pre­ci­san­do que nun­ca ha si­do su in­ten­ción ofen­der­lo y le deseó mu­cha suerte a su “her­mano Pi­ñe­ra”.

El pri­me­ro en lle­gar al edi­fi­cio del Par­la­men­to de 60.000 m², cu­ya cons­truc­ción se ini­ció en oc­tu­bre de 1988, fue Don Francisco, quien nun­ca ha fal­ta­do a un cam­bio de man­do. El ani­ma­dor co­men­tó la fal­ta de ram­pas pa­ra si­llas de rue­da en la en­tra­da. Lue­go se es­ta­cio­nó un bus, don­de ba­ja­ron bro­mean­do los nue­vos sub­se­cre­ta­rios y sub­se­cre­ta­rias. “Es­to es co­mo un pa­seo de cur­so”, co­men­tó una de ellas.

Em­pe­zó el des­fi­le de in­vi­ta­dos por la al­fom­bra ro­ja que a ra­tos no te­nía na­da que en­vi­diar­le al gla­mour y la ele­gan­cia de otras red car­pet co­mo la del Fes­ti­val de Vi­ña del Mar.

Sin nin­gu­na di­fi­cul­tad, An­ge­la Je­ria, la ma­dre de la man­da­ta­ria —quien cum­plió 91 años— subió las es­ca­li­na­tas sa­lu­dan­do aten­ta­men­te a to­dos.

Ce­ci­lia Bo­loc­co y la pri­me­ra da­ma ar­gen­ti­na, Ju­lia­na Awa­da, fue­ron las más fo­to­gra­fia­das. Le si­guió la al­cal­de­sa de Mai­pú, Cathy Ba­rri­ga, quien en ningún mo­men­to guar­dó su te­lé­fono.

Quie­nes no pa­sa­ron inad­ver­ti­dos fue­ron los nue­vos le­gis­la­do­res del Fren­te Am­plio, el can­tan­te de 72 años Flor “Mo­tu­da” Alar­cón, quien lle­gó con su ha­bi­tual ca­pa blan­ca es­tre­lla­da y un som­bre­ro con an­te­nas y Pa­me­la Ji­les, a quien só­lo le fal­tó el aba­ni­co pa­ra re­crear su per­so­na­le de "la abue­la" en te­le­vi­sión.

En con­tras­te y qui­zá sa­bien­do que eran sus úl­ti­mas ho­ras co­mo ge­ne­ral di­rec­tor de Ca­ra­bi­ne­ros, Bruno Vi­lla­lo­bos man­tu­vo la se­rie­dad en su ros­tro en to­do mo­men­to.

Con el Sa­lón de Ho­nor en su capacidad má­xi­ma, Pi­ñe­ra re­ci­bió por se­gun­da vez de Ba­che­let la ban­da y pio­cha de O`Hig­gins en una ce­re­mo­nia que du­ró 10 mi­nu­tos. Des­de el lu­gar pa­ra la pren­sa, un pe­rio­dis­ta ar­gen­tino co­men­ta­ba —sor­pren­di­do— la dis­ten­di­da re­la­ción en­tre am­bas au­to­ri­da­des. Más tar­de, el re­por­te­ro re­cor­da­ría que Cris­ti­na Kirch­ner no asis­tió a la asun­ción de Mau­ri­cio Ma­cri, por lo que de­bió re­em­pla­zar­la el pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma.

En­tre los aplau­sos de sus fa­mi­lia­res —en­tre ellos mu­chos ni­ños— los mi­nis­tros ju­ra­ron o pro­me­tie­ron. La más con­ten­ta fue la vo­ce­ra Ce­ci­lia Pérez, quien vuelve en gloria y ma­jes­tad a La Mo­ne­da. El se­na­dor An­drés Alla­mand, quien co­mo él mis­mo ha re­co­no­ci­do, le ha­bría gus­ta­do es­tar ahí, aplau­dió con fuer­za a su mu­jer, la mi­nis­tra del Me­dio Am­bien­te, Mar­ce­la Cu­bi­llos.

To­man­do el “vue­li­to” del buen am­bien­te po­lí­ti­co de la jor­na­da, esa noche en La Mo­ne­da, en su pri­mer dis­cur­so, Pi­ñe­ra subió la voz pa­ra de­cir que re­em­pla­za­ría la ló­gi­ca de la re­tro­ex­ca­va­do­ra “por la sa­na cul­tu­ra del diá­lo­go, los acuer­dos y la co­la­bo­ra­ción” en­tre to­dos los sec­to­res po­lí­ti­cos.

DE NE­GRO, LA PO­PU­LAR AL­CAL­DE­SA DE MAI­PÚ, CATHY BA­RRI­GA. LA DIPU­TADA RN MAR­CE­LA SA­BAT, UNA DE LAS MÁS VO­TA­DAS DE SU SEC­TOR EN LAS ÚL­TI­MAS ELEC­CIO­NES. EL MI­NIS­TRO DEL TRA­BA­JO, NI­CO­LÁS MONC­KE­BERG, JUN­TO A SU MU­JER, ISA­BEL MAR­GA­RI­TA CRUZ Y SUS CUA­TRO HI­JOS. LA ES­PON­TA­NEI­DAD DE CE­CI­LIA PÉREZ MO­MEN­TOS AN­TES DE JU­RAR CO­MO MI­NIS­TRA. CE­CI­LIA BO­LOC­CO FUE UNA DE LAS IN­VI­TA­DAS MÁS FO­TO­GRA­FIA­DAS DE ESA MA­ÑA­NA. PA­RA MU­CHOS, LA EX MISS UNI­VER­SO SE­RÍA UNA GRAN PARLAMENTARIA. LA SE­NA­DO­RA DC POR MA­GA­LLA­NES, CAROLINA GOIC. CON 39 AÑOS, EL TI­TU­LAR DE LA SEG­PRES, GON­ZA­LO BLU­MEL, ES EL MI­NIS­TRO MÁS JO­VEN DEL GA­BI­NE­TE.

SO­BRIA Y ELE­GAN­TE, LA AL­CAL­DE­SA DE PRO­VI­DEN­CIA EVELYN MATTHEI, LLE­GÓ ACOM­PA­ÑA­DA DE SU HI­JO JOR­GE DESORMEAUX. EL PRE­SI­DEN­TE DE AR­GEN­TI­NA, MAU­RI­CIO MA­CRI Y SU MU­JER, JU­LIA­NA AWA­DA, EN CE­RRO CAS­TI­LLO. EL ÚL­TI­MO AC­TO OFI­CIAL DEL EX GE­NE­RAL DI­REC­TOR DE CA­RA­BI­NE­ROS, BRUNO VI­LLA­LO­BOS, A QUIEN MI­CHE­LLE BA­CHE­LET LO MAN­TU­VO EN SU CAR­GO. DE LOS PRO­GRA­MAS DE FA­RÁN­DU­LA A LOS SA­LO­NES DEL CON­GRE­SO, LA DIPU­TADA PA­ME­LA JI­LES SE RO­BÓ LAS MI­RA­DAS DE LA PREN­SA. LA FLA­MAN­TE MI­NIS­TRA DEL ME­DIO AM­BIEN­TE, MAR­CE­LA CU­BI­LLOS, JUN­TO A SU MA­RI­DO, EL SE­NA­DOR AN­DRÉS ALLA­MAND. LA CO­LO­RI­DA BAN­CA­DA DE DIPU­TADOS DEL FREN­TE AM­PLIO CON FLORCITA MO­TU­DA Y MAI­TE ORSINI A LA CA­BE­ZA. FIEL A SU ES­TI­LO IN­FOR­MAL, EL DIPU­TADO GABRIEL BORIC LLE­GÓ CON UN ESTILOSO MONT­GO­MERY NE­GRO. LOS DIPU­TADOS DE LA UDI JAI­ME BELLOLIO Y LA EX AL­CAL­DE­SA DE SAN VI­CEN­TE VIR­GI­NIA TRON­CO­SO. EL EX CHI­CO REALITY AN­DRÉS LONGTON SI­GUE EL CA­MINO DE SU PA­DRE, AR­TU­RO LONGTON, QUIEN FUE DIPU­TADO DE RN POR VA­RIOS PE­RÍO­DOS. A LOS 91 AÑOS, ÁN­GE­LA JE­RIA CON UNA SOR­PREN­DEN­TE VI­TA­LI­DAD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.